Recetas, Salud y Belleza

La pasión de Cristo

El maracuyá es una fruta  del genero de las plantas pasiflora, también  es conocido como  fruta de la pasión  o passion fruit (en inglés).  Termo del latín pasio (pasión) y floris (flores). En contra  de lo que muchos podáis  pensar por e l nombre,  la fruta  de la pasión no tiene propiedades afrodisíacas es más,   su nombre hace referencia al empleo de estas plantas por los misioneros católicos   para dar a conocer a los indígenas de Sudamérica la doctrina de Pasión de Cristo.

La belleza de la flor de maracuyá y su espectacular diseño encantaron a los Jesuitas que decidieron utilizarlas   haciendo corresponder cada una de las partes de  flor de  la pasiflora con un cierto aspecto de la Pasión de Cristo:    Los tres estigmas – los tres clavos que prendieron Jesús a la Cruz, las cinco anteras –  las cinco llagas, la corona floral – la corona de espinos, las hojas palmeadas y los zarcillos simbolizaban las lanzas y los látigos de los perseguidores de Cristo y las brácteas a la Santísima Trinidad. Además, los tonos de morados de los filamentos  simbolizan la sangre derramada por Jesús y son utilizados  por los cristianos durante la  Semana Santa.

La historia cuenta que en el siglo XVll el Papa Pablo V se quedó maravillado cuando recibió un ramo de  flores  de maracuyá y ordenó que fuesen cultivadas en Roma: las flores que vinieron de Sudamérica fue una señal de  que el evangelio era  para ser predicado también en el “Nuevo Mundo”. En la simbología cristiana, el formato redondo del fruto corresponde al mundo de pecado que Cristo entregó su vida para salvarnos. La naturaleza creada y protegida por Dios es enviada por Él para anunciarnos su amor y cuidado cariñoso a cada día: esto nos enseña este Salmo.
 

“Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento proclama la obra de sus manos. Sin palabras, sin lenguaje, sin voz perceptible, por toda la tierra resuena su eco, ¡sus palabras llegan a los confines del mundo!” Salmo 19:1,3 y 4.
Y como podemos aprender  ahora también lo hace con la flor de maracuyá que nos acuerda que Jesús vino murió y Resucitó para nos salvar y es nuestro camino hacía el Padre.  Que el Espíritu nos ilumine y nos ayude a comprender la dimensión de la Obra de Cristo.

¿Qué os parece si hacemos y degustamos un riquísimo mousse de maracuyá?  Y así acordarnos de el precioso regalo de salvación que Cristo nos dado.

Mousse de Maracuyá

El maracuyá es natural de Sudamérica siendo Brasil  su mayor productor teniendo unas  150 especies. Posee un aroma  tan penetrante y maravilloso que es utilizado por varias empresas famosas para crear nuevos perfumes, entre ellas  Victoria´s Secret, Mary Kay, con  el nombre de passion fruit. Se utiliza ampliamente en la culinaria brasileña tanto en platos dulces como platos salados. Hoy os daré una mousse muy fácil y rica que hace parte de todas las fechas festivas de mi casa.

Ingredientes: 2 maracuyás brasileños grandes o 3 medios (los hay en Alcampo); 1 Lata pequeña de leche condensada, 1 bote de nata para montar.

Para el almíbar: 2 cucharadas soperas de azúcar. Pulpa con semillas de maracuyá. 50 ml de agua.
Modo de preparo: Lavar los frutas, secar y cortar por la mitad, con una cuchara retirar la pulpa (es espesa se parece a clara de huevo), separar dos cucharas para hacer el almíbar. Batir el restante de la semilla con 100 ml de agua, colar e reservar este zumo. En la licuadora  verter la leche condensada,  la nata y el zumo. Batir por 3 minutos. Verter en  las tarrinas, dejar enfriar en la nevera por 2 horas. Mezclar la pulpa con semillas de maracuyá con el azúcar, el agua y llevar al fuego en ebullición por 3 minutos. Dejar que se enfríe en la nevera, taparlo con papel film porque huele mucho. Servir decorado con el almíbar.

¡Os deseamos una Feliz Pascua!

Rosa

Recetas

Bizcocho de Semillas de Amapolas con Sirope de Naranja

Silesian Poppy Tart, como también es conocido.

¡Una popular combinación de sabores hace que este jugoso bizcocho guste a todo el mundo!   ¡Pruébalo seguro que te encantará!
Ingredientes:Para 22 raciones
50 gr de semillas (+-3 cucharas soperas)

60 ml de leche

185 gr de mantequilla reblandecida,

220 gr  de Azúcar extrafino,

240 gr  de harina de trigo tamizada,

60 gr  de almendras,

3 huevos,

1 cucharadas de ralladura de naranja,

125 gr de zumo de naranja;

1 cucharada sopera de levadura Royal


Sirope de naranja:100 gr de azúcar;

160 ml de zumo de naranja

½ copita de cointreau (opcional)


Preparación: Colocar la rejilla  a la mitad del horno y pre-calentarlo a 180-190ºC. Engrasar un molde redondo y profundo de 22 cm; forrar el fondo y los lados con papel de hornear.
Mezclar las semillas y la leche en un cuenco; dejar en reposo 20 minutos.

Entre tanto, batir con las varillas eléctricas la mantequilla, la ralladura y el azúcar  en un cuenco pequeño hasta que la mezcla  quede ligera y esponjosa. Incorporar  los huevos batiendo, uno a uno, esperando a  que queden mezclados antes de añadir el siguiente.
Verter  la mezcla en un cuenco grande; mezclar  la harina almendras y la levadura. Incorporar con una cuchara de madera la mezcla de harina, el zumo de naranja y la mezcla e semillas de amapola. Extender la masa en el molde preparado previamente.

Hornear el bizcocho  durante aproximadamente 35 a 45 minutos. Estará listo  cuando al pinchar con un palillo hasta el fondo este salga limpio. Dejarlo reposar en una rejilla colocada encima de una bandeja; darle la vuelta y verter el sirope caliente sobre el bizcocho también caliente. Recoger el sirope que caiga en la bandeja y echarlo de nuevo sobre el bizcocho.

Sirope de naranja: Mezclar echarlos en un cazo y remover a  fuego lento  con una cuchara de madera sin que llegue a hervir, hasta que se disuelva el azúcar y entonces llevar a ebullición. Dejar que se cocine al fuego lento por 2 minutos.Verter en una jarra resistente al calor.
SUGERENCIAS:Puede usar una cucharadita de esencia de almendra en vez de la ralladura de naranja y leche en vez de l zumo de naranja. Y puede omitir el cointreau.
CONSERVACIÓN: Se conserva con el sirope en recipiente hermético por 2 días. Sin el sirope se puede congelar por 3 meses y cuando estuviere descongelado verter el sirope caliente encima del bizcocho.

En nuestra casa  alrededor de una mesa y en la cocina solemos compartir  momentos preciosos, momentos decisivos,  momentos de resolución de conflictos y muchos momentos de ternura de cariño y de vida. En estos días estuvo con nosotros nuestro hijo y nuera y a cada día nos preparan verdaderos regalos de amor en la cocina. ¡Me encanta cocinar con mi hijo!

 ¡Es un regalo de Dios compartir el mismo amor por la cocina!   ¡Y a Jesús también le gustaba cocinar!

Tanto que en algunas ocasiones cocinó para sus discípulos….    En la Palabra de Dios, la Biblia, leemos que Jesús mismo después de resucitar cocinó para sus discípulos:

” Al desembarcar, vieron unas brasas con un pescado encima, y pan… – Venid a desayunar – le dijo Jesús. Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle “¿quién eres tú?”, porque sabían que era el Señor” San Juan 21: 9 y 12.

Rosa

Uncategorized

Perdonar es sanar


Es impresionante como el perdón libera y relaja las personas que se sienten heridas! Conozco a muchas personas que sufren depresión o  que no disfrutan de su vida al máximo porque su corazón está cargado con tristeza, rencores y sufrimiento do pasado. Quiero que sepas de una cosa:- el perdón es sanador! 

Una vez un profesor nos contó que los Romanos tenían una costumbre muy peculiar. Cuándo alguien era asesinado, se ataba el muerto en las espaldas del asesino y este era obligado a ir por las calles cargando con el muerto y la multitud detrás insultando y tirándole cosas. No he podido verificar si esta historia era verdad, pero esto aclara muy bien cómo nos afecta la falta de perdón.. Dejar de perdonar es castigarse a uno mismo. Es estar con este muerto (algo no perdonado) atado en tu corazón impidiéndote de vivir una vida plena, con tu cónyuge, tus hijos, tus amigos, todos pagando la deuda del ofensor, menos él, porque muchas veces la persona que nos ha hecho daño no se arrepiente, y está por ahí disfrutando de la vida, menos tú y tu familia! Libérate de tu enemigo, porque esta persona que te ha herido no merece que pases la vida ocupándose con ella!

El psicólogo Frederic Luskin, director del proyecto Stanford Forgiveness Projects y autor de varios libros enfocó su vida a estudiar a las personas que se han visto afectadas por conflictos políticos internacionales (víctimas del atentado de las Torres Gemelas) explica que el perdón debe ser visto por quien lo concede como un favor autodirigido que viene a otorgar beneficios internos, no externos.

Hoy vamos ver dos claves para aprender a perdonar:

1- La obsesión con el perdón es tan malsana como la obsesión con la venganza.

EL PERDÓN TOMA TIEMPO

Por supuesto, el perdón toma su tiempo, no es solo un proceso interno esencial para librarse de emociones negativas y reforzar la buena salud mental, también es un camino empinado cuyo recorrido puede implicar años de resentimiento y ansias de tomar represalias en contra de un ofensor.

Un lastre común que dificulta el perdón es que las personas asumen que el hecho de perdonar equivale a minimizar la gravedad de la ofensa, restar importancia a su sufrimiento o permitir que quien los hirió se salga con la suya. No tiene por qué suponer un proceso de reconciliación con el ofensor, sino de liberación personal.

2- Perdonar, porque la herida que sufrimos pudo haber sido causada por nosotros en otras circunstancias

Perdón empático:- Una práctica que impulsa y facilita perdonar es el ejercicio de ponernos en el lugar de la otra persona, es decir, de quien nos lastimó. Una técnica efectiva para esto es el ejercicio de la silla vacía, que consiste en sentarse frente a una silla vacía y vaciarnos emocionalmente como si en ella estuviese sentada la persona que nos ofendió. El proceso incluye cuestionar a esa persona por lo que hizo y, más adelante, cambiar lugares y ocupar su silla para dar respuesta a nuestras propias preguntas.

El ejercicio está pensado para despertar sentimientos de empatía o incluso de lástima hacia el ofensor, lo cual reduce el malestar y las emociones negativas.

Y siempre nos faltan ganas de perdonar, no obstante podemos pedir y contar con la ayuda de Dios!

3:- Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal.

Oración Padre Nuestro Evangélio de Lucas capitúlo 

¿Vamos Hacer algo Divertido ?

Esta chica hace pintura super divertida con su bebe, se puede hacer con los niños, adolescentes…  También es una actividad muy interesante para provecho personal: pensar en la vida, evaluar situaciones o reflexión sobre el perdón.  A disfrutar:

Rosa