Uncategorized

Llaves decoradas

Llaves decoradas, 

una manualidad fácil y rápida.

¿Quién de nosotras al tener que abrir una puerta ha cogido la llave que no era?

Tenemos tantas puertas, de nuestra casa, el trabajo, tal vez el trastero…

En alguna tienda para hacer copias de llaves, les ponen unos círculos alrededor de la llave de plástico de varios colores.

Se pueden hacer de varias maneras. Con esmalte de pintar las uñas quedan muy bien.  Ahora hay muchos colores. 

Yo lo he hecho con una cinta que se usa en scrap  y puedes elegir entre muchos modelos. Se llama washi-tape

¡Espero que os guste y os sirva!

Jesús nos dice:

” pidan y se les dará, busquen y encontraran,  llamen y se les abrirá la puerta” Evangelio de Lucas 11:9

Mayte

Uncategorized

Bien plantadas

¿Te das cuenta de que muchas veces vamos a la iglesia de la misma manera que vamos al cine o de tiendas? En muchas ocasiones la iglesia se reduce al lugar al que vamos cuando, en realidad, debería definir quiénes somos y cómo vivimos.

El justo florecerá como la palmera;Crecerá como cedro en el Líbano.Plantados en la casa de Jehová,En los atrios de nuestro Dios florecerán.Aun en la vejez fructificarán;Estarán vigorosos y verdes,Para anunciar que Jehová mi fortaleza es recto,Y que en él no hay injusticiaSalmo 92:12-15

Somos llamadas a ser plantadas, a crecer en el Señor. No somos llamadas a una reunión, a un lugar, sino a una relación. Y es a través de esa relación con Jesús que somos transformadas cada día más al carácter de Cristo.
Cuando somos plantadas nuestras raíces crecen de manera profunda.Jeremías 17:8 “Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto.

No importa que haga frío o calor, no importa el cansancio, la lluvia o la sequía. Al tener raíces profundas y alargadas en el Señor, no hay nada que nos pueda mover.

Cuando somos plantadas, damos fruto.

Gálatas 5:22-23 “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.”

Damos fruto en nuestro carácter al ser transformadas día a día por Dios. Damos fruto con nuestra vida a través del servicio, a través de las obras que Dios tiene para nosotras.

El objetivo último de Dios no es que vayas a un edificio, sino que seas plantada. No que vayas a la iglesia, sino que seas la iglesia. 

Aquel que es plantado, aun en la vejez fructificará. Aun en la vejez estará listo para seguir haciendo la obra de Dios, para seguir sirviendo y creciendo.

La iglesia no existe para nosotras, sino para el mundo. Nosotras no vamos a la iglesia, somos parte de un movimiento que existe para transformar el mundo. 

¿Estás bien plantada? Entonces crece y da fruto ahí donde el Señor te haya puesto. 

Contenta en Su servicio,

Edurne

Crecimiento Personal, Salud y Belleza, Uncategorized

Aire limpio, vida libre …

Ya decía la famosa frase en latín “mens sana in corpore sano” de las Sátiras de Juvenal.

En la actualidad, por calidad de vida, muchas personas hablan de mudarse al campo, a zonas abiertas, cerca de la naturaleza, sin el ruido continuo ni la contaminación de los vehículos a nuestro alrededor. En la teoría, todo parece más bonito y fácil de realizar. Pero en la realidad, hay que tener mucha fuerza de voluntad para poder trasladarse a un lugar apartado, sin todas las comodidades ni facilidades que la gran urbe te puede ofrecer o a la que te tiene acostumbrada..

No voy a negar que las imágenes de los montes al amanecer y de los cielos estrellados durante las noches de cielo despejado son momentos mágicos y esplendorosos. Sobre todo yo, que me quedo embobada viendo las estrellas o admirando y buscando nuevos detalles en el monte en frente de la casa donde ahora vivo, buscando un nuevo detalle o un nuevo matiz de color marrón o verde; u observando cómo la nieve va desapareciendo por las zonas donde menos se posa el sol. Las imágenes que incluyo son fotos tomadas desde diferentes rincones en Villablino, provincia de León en estas semanas.

Así que aire puro, por supuesto y por todos lados. Cuestas y pendientes empinadas para transitar por las calles del pueblo. Pero también saltarse la dieta está a la orden del día. Los potajes, las castañas, el embutido, los quesos de cabra y vaca, la fruta y la verdura en general … Parecen tener otro sabor y otro olor, lo cual te invita a no dejar de probarlos continuamente. Pero una es bastante cautelosa o al menos lo intenta por bien de la salud; aunque en algunos momentos una no se pueda resistir.

Una tarde noche salimos a cenar unas cuantas chicas compañeras de estudios. Y claro, este kebab del restaurante regentado por un pakistaní estaba realmente contundente.

 ¡A Dios gracias! No fue tan lenta nuestra digestión. Aunque esto me hace pensar en los atracones de comida que nos damos durante las fiestas navideñas. Pensando que después del seis de enero todo volverá a la normalidad. Para personas sanas, esto puede funcionar. Pero en cuanto padezcas de alguna pequeña irregularidad en tus órganos vitales, todas las luces de alarma deben siempre estar encendidas. En algunas revistas, he leído  sobre no cenar al día siguiente o cenar pescado al vapor  o tomar alimentos ligeros como un yogur y alguna fruta; otros comentan sobre los desayunos cargados de nutrientes a basa de zumos naturales combinados con alguna rebanada de pan integral; en otros artículos he leído sobre los grandes aliados de color verde. Por lo general, mi lema es “pon verde en tu vida”; es decir que las comidas copiosas de celebraciones varias no tienen por qué estar reñidas con las ensaladas ya sean frías o calientes, las elaboraciones al vapor o al horno.  Con lo cual queridas amigas, disfrutemos del buen yantar pero de una forma sabia y saludable. 

“¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual habéis recibido de Dios y que no sois vosotros?” 

Primera Carta de San Pablo a los Corintios 6:19 

Nilda

Uncategorized

Es más fácil planear una boda que vivir un matrimonio

El viernes pasado mi esposo y yo celebramos 21 años de haber dicho sí a Dios, y sí el uno al otro. Es más fácil planificar una boda que vivir un matrimonio. Y mucho más fácil soñar con una vida de casados que decidir vivirla.

En estos tiempos en que el matrimonio, como lo conocimos siempre, pareciera batallar por sobrevivir, quiero decirte a ti que quizá todavía no has dado el paso, porque no tienes edad, o porque el momento no ha llegado, o porque te asusta, ¡sí vale la pena! Y no lo digo simplemente porque hayamos cumplido un aniversario más. Lo digo porque Dios lo diseñó y por lo tanto, es bueno, valioso y sin dudas, un reflejo de la manera en que nuestro Creador quiere relacionarse con nosotros. Si no estás convencida, piensa en cómo la Biblia habla de Jesús como el novio que viene a buscar a su novia, la iglesia.

También aprovecho para decirte, si estás en las primeras etapas, si estás batallando por descubrir cómo vivir ahora que eres esposa: es una labor ardua, pero no una misión imposible. Recuerdo muchos momentos de exasperación, de cuestionar. Momentos en los que quise retroceder para no ceder. Momentos de frustración.

Pero recuerdo también muchos momentos de alegrías, de risa y llanto, de descubrir juntos, de vivir múltiples experiencias buenas y malas. Momentos de no saber qué hacer y no obstante, lanzarnos al futuro.

El matrimonio es mucho más que rosas, poemas y besos. Es más que citas románticas y canciones lindas. Es más que Hollywood y telenovelas. Matrimonio es esfuerzo. El esfuerzo de negarse a uno mismo. El esfuerzo de decidir amar en los momentos en que eso sería lo último que quisiéramos hacer. Esfuerzo para tener la humildad de pedir perdón y el valor de perdonar.

Matrimonio es también compromiso. El compromiso de ser fiel a las promesas que hicimos un día. Compromiso de seguir de juntos de la mano cuando ya los años jóvenes se hayan ido y vengan los achaques, las limitaciones.

Matrimonio es aprender. Aprender a saborear los pequeños momentos tanto como los grandes. Aprender a escuchar antes de hablar. Aprender de los errores y enmendarlos.

¿Cómo se logra un matrimonio exitoso, “hasta que la muerte nos separe” o Cristo venga?, dando el cien por ciento de uno mismo, con alegría y sin reservas. Lo de mi cincuenta y tu cincuenta no funciona en las relaciones exitosas porque eso implica egoísmo y reticencia. Se decide seguir cuando entendemos que lo bello del amor es el reconocimiento de que no será perfecto, y aun así no lo cambiamos por nada.

Dedica tiempo a tu matrimonio. No olvides que aunque estás criando hijos, un hermoso privilegio que Dios nos da, un día ellos comenzarán su propia vida, volarán. Dales la bendición de ver en sus padres una relación hermosa, digna de imitar, donde para cada uno la felicidad del otro es prioridad. Es el orden dado por Dios. En todas las listas él pone primero al matrimonio.

El matrimonio, bajo el diseño de Dios, sí funciona. La idea contraria viene del enemigo que siempre quiere distorsionar la verdad. 

Celebramos 21 años y estoy convencida de que ha sido primero que nada, la gracia de Dios y su misericordia. Y sí, ha sido también una decisión mutua de cuidar nuestro matrimonio y crecer en nuestro amor. Han sido los mejores años de mi vida. Disfruto cada segundo de esta aventura. Si tuviera que empezar de nuevo, lo haría sin pensarlo un segundo, incluso sabiendo que no siempre todo será fácil. Yo todavía creo en el matrimonio. 

Bendiciones,

Wendy

Uncategorized

Conociendo el significado del matrimonio para recapacitar sobre las expectativas

El significado del matrimonio.  Este es el título de un buen libro que estoy leyendo. Me gustaría compartir con vosotras algunos pensamientos.

El significado del matrimonio ha ido variando a lo largo de los siglos. El antiguo ideal del matrimonio era una unión permanente, y su propósito era el amor mutuo, la procreación y la protección. Esta idea ha cambiado, y ha dado paso a una nueva realidad, en la que el matrimonio se contempla como un contrato para la gratificación personal.

También es muy común el “matrimonio yo”, donde se ve el matrimonio como vehículo de realización personal , lo que lleva a esperar demasiado de la experiencia marital, sin esperar las cosas que sí puede aportar.

Se habla mucho de encontrar a la persona ideal, a la “media naranja”. Pero, ¿ realmente existe esa persona ideal ? . Si pensamos que nos hemos casado con esa persona ideal, dejemos que pase el tiempo y veamos cómo cambia. El matrimonio conlleva un cambio ineludible una vez iniciada la convivencia. En el transcurso de los años debemos aprender a amar de nuevo a una persona que ya no es la misma con la que me casé, porque habrá cambiado. Entonces habrá que hacer ajustes por parte de los dos. Estos nos pueden llevar a una relación más fuerte , más real y más feliz , pero no porque nuestra pareja sea la ideal, porque no lo es.

Otro factor que se da muy comúnmente, es una cierta “alergia” al compromiso , ya que se busca a la persona perfecta, con quien congeniar y ser totalmente compatible. 

Y debido a que nuestra sociedad ha dejado a Dios de lado, las áreas que antes eran satisfechas por la fe, ahora lo tienen que ser por la pareja. Esperamos demasiado del cónyuge, cuando ciertas necesidades sólo pueden ser satisfechas por Dios.

El autor nos recuerda que en la Biblia se habla del misterio del matrimonio, y lo compara con la relación de Cristo y sus seguidores. El matrimonio, según Dios, no concuerda con ninguna de las dos ideas del matrimonio expresadas al principio. El cristianismo no nos demanda elegir entre realización personal y el sacrificio de todos nuestros deseos por el otro, sino, por el contrario, se trata de una plena realización en generosa entrega mutua . La comprensión del evangelio nos ayudará a experimentar en mayor profundidad la relación de pareja. El matrimonio es el vehículo idóneo para remodelar nuestros corazones de dentro hacia fuera, dando un sólido fundamento para la vida compartida.

Uncategorized

Al amor está en el aire: pequeños detalles para celebrar

Llega febrero y se habla mucho del amor.  Aunque San Valentín es un festivo anglo sajón, se ha infiltrado en España en estos últimos años.  A mi me gustan las oportunidades para celebrar el amor.  

Soy afortunada en saber que soy amada por mi familia y amigos, pero no siempre me siento así, resultado de las relaciones personales o de las hormonas (jeje).  Somos humanos y muchas veces fallamos en demostrar el amor debidamente.  

En estos momentos, cuando todo y todos nos fallan, me doy cuenta de cuánto Dios me ama.  Desde que empecé mi relación con Él y a estudiar la Biblia, he aprendido la dimensión de Su amor, que no depende de mis logros, si no ¡que me ama como soy!.  

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.  

Juan 3:16

Os animo a conocer a Dios a través de su Palabra, que es la Biblia.  Son como cartas de amor contándonos cómo es y cómo nos ama a cada uno.  Os recomiendo empezar por el libro del Nuevo Testamento, del discípulo amado, Juan:  El Evangelio de Juan

Os dejo algunas ideas para que celebréis el amor, ahora en febrero o en cualquier momento oportuno:

Esta idea es muy buena.  A cuántas de nosotras nos gustaría hacer tartas de diferentes formas y nos faltan los diferentes moldes.  Aquí con un molde cuadrado y otro redondo se consigue un corazón. 
Foto: Pinterest
Para un picoteo temático, puedes cortar, como en la foto, los quesos en forma de corazón con un cortador de galletas.  Lo mismo se puede hacer con sandwiches, tortilla, etc …
Foto: Pinterest
Esta idea es sencillita.  Lleva todo que solemos identificar con San Valentín:  el color rojo, la fresa y el chocolate.  Lo más trabajoso es hacer el brownie en moldes para cupcakes pequeños.  Tenemos una receta de brownie en nuestro blog:  BROWNIE … lo demás es montar con las nubes.  También se podrían utilizar plátanos y otra fruta.
Foto: Pinterest
Para hacer cupcakes en forma de corazón, utilizar una uva o algo parecido para lograr la forma deseada.  Una buena, y sencilla idea. 
Foto: Pinterest

Mara

Uncategorized

Comienza el año en la Palabra

Estamos de vuelta a la vida “normal” y si deseamos algo para nuestras seguidoras es que puedan “crecer” en este tema.  Lo hemos elegido especialmente para vosotras. 

Imagino que, como la mayoría de las personas, habrás pasado los últimos días del 2018 y pasarás los primeros del 2019 repasando el año que pasó y fijando objetivos para el nuevo año. 

Y, por si en esos objetivos estás intentando ser más intencional en tu tiempo con Dios, te dejo un plan de lectura para el mes de enero. La idea es que cada día puedas leer uno de estos versículos, meditar en él y aplicarlo a tu vida diaria. 

Voy a dejarte el plan de lectura y también explicarte cómo puedes tener un tiempo devocional diario en caso de que no estés acostumbrada a hacerlo. 

PARA TENER UN TIEMPO DEVOCIONAL EFECTIVO…

Antes de comenzar:  

       • Escoge un horario en el que tengas tiempo suficiente para estar a solas con Dios. La duración del     devocional depende de ti y de los horarios que tengas en tu día.  

  • Escoge un lugar tranquilo y sin distracciones para que puedas concentrarte en tu devocional.   

¿Cómo estudiar la Palabra de Dios? 

1. Ora y pídele a Dios que hable a tu vida a través de lo que vas a leer. Que pueda estar abriendo tu entendimiento para Su Palabra (Efesios 1:17-19). Puedes tener un tiempo de alabanza y adoración en este punto. Para ello utiliza tu himnario, tu libro de coros, un CD de música cristiana, etc. y prepara tu corazón para la Palabra y el tiempo con el Señor.  

2. Lee el pasaje – En primer lugar, averigua cuál es el contexto: en qué libro se encuentra, cual es la finalidad del libro y qué dicen los versículos inmediatamente anteriores y posteriores. Después, lee el versículo o el pasaje que vas a estudiar con detenimiento varias veces. Fíjate en las palabras que conectan los versículos, en las palabras que se repiten y, en general, toma nota de aquellas partes que llaman tu atención. Si cuentas con algún comentario o diccionario bíblico, busca las palabras y su significado. Si no, puedes ir a la concordancia de Tu Biblia, buscar el término y leer otros versículos en los que aparece para que tengas una mayor perspectiva de lo que significa.  

 3. Haz las siguientes preguntas para sacarle todo el jugo al versículo: 

• ¿Quién está hablando? 

• ¿Qué está diciendo? 

• ¿A quién se lo está diciendo? 

• ¿Dónde sucede la acción? 

• ¿Cuándo, en qué momento se ubican estos versículos? 

• ¿Qué personajes aparecen? 

• ¿Por qué y para qué se escribieron estos versículos?  

4. Piensa cómo puedes aplicar lo que has aprendido a tu vida diaria. 

Ese es el objetivo principal de hacer un devocional – aplicar la verdad bíblica a nuestra vida diaria. No ser sólo “oidoras” sino “hacedoras” (Santiago 1:22). Para ello puedes preguntarte: 

• ¿Hay algún mandamiento para obedecer? 

• ¿Hay alguna advertencia o algo que deba evitar? 

• ¿Me está mostrando algún pecado que deba confesar o algo que debo cambiar? 

• ¿Qué puedo aprender sobre Dios en este pasaje?   

• ¿Hay alguna promesa en la que deba confiar?  

• ¿Hay algún ejemplo que pueda seguir?  

• ¿Qué puedo aprender de este pasaje? ¿Cómo puedo ponerlo en práctica? 

• ¿Cómo se relaciona este pasaje con mi vida? 

5. Memoriza un versículo que hable especialmente a tu vida 

Escribe un versículo que te haya hablado especialmente en una tarjeta, un cuaderno o un pedazo de papel. Llévalo contigo durante el día, léelo a menudo e intenta memorizarlo. Puedes ponerlo en un sitio visible para ir leyéndolo durante el día: en la nevera, sobre el fregador, en el baño… donde puedas verlo continuamente.   

Déjame explicarte también el sencillo (y tremendamente efectivo) método de estudio que usamos en Ama a Dios Grandemente para hacer nuestros estudios diarios de la Palabra de Dios:

– Escritura – Escribe los versículos. Te sorprenderás de lo que Dios te revelará solo con tomarte el tiempo de escribir lo que estás leyendo. 

– Observaciones – Anota lo que ves en los versículos que estás leyendo, los datos como la audiencia, repeticiones de palabras, significados de términos, personajes…

– Aplicaciones – Piensa en cómo puedes aplicar el versículo de hoy a tu vida. ¿Qué has aprendido de Dios con ese versículo? ¿De qué manera te habla el versículo a ti? ¿Qué te está diciendo Dios en el día de hoy? ¿Cómo puedes aplicar lo que acabas de leer a tu vida personal? ¿Qué cambios necesitas hacer? ¿Hay alguna acción que debas realizar?

– Oración – Ora teniendo en mente las cosas que has aprendido. Si te ha revelado algo durante tu tiempo en Su Palabra, dale gracias. Si te ha revelado algún pecado en tu vida, confiésalo. Y recuerda, Él te ama. 

PLAN DE LECTURA PARA ENERO 2018

DÍAESCRITURADÍAESCRITURA
1Efesios 3:17-1917Lucas 17:3-4
2Deuteronomio 10:12181 Tesalonicenses 4:1
3Josué 24:1519Salmo 46:1-3
4Salmo 4:320Colosenses 4:2-4
5Proverbios 3:27-3121Job 42:1-5
6Isaías 41:17-2022Tito 2:3-5
7Juan 6:2723Jeremías 29:11-14
8Mateo 5:3-1124Gálatas 5:22-26
9Romanos 8:31-32251 Pedro 4:7-11
10Miqueas 7:18-2026Apocalipsis 2:2-5
112 Corintios 1:527Eclesiastés 9:10
12Nehemías 9:24282 Timoteo 4:1-2
13Salmo 121291 Juan 1:6-7
141 Timoteo 2:9-1030Salmo 103:13-14
15Hebreos 3:12-1431Filipenses 1:6
16Habacuc 3:17-19

¡Feliz Año!

Contenta en Su servicio, 

Edurne

Uncategorized

¡Viva la mora!

Yo tengo 51 años y desde hace unos cuantos años vengo experimentando los síntomas del Climaterio.

En mi última visita al médico me enfadé un montón, pues ella me mandó usar el abanico. Venga! ¿Será que no hay otra opción? Me acordé entonces de que la Mora es un regulador hormonal natural.

Me puse a pesquisar sobre ello y me quedé sorprendida. Si lo pones en Google puedes leer mucho sobre eso. Por cierto, tienes que ir a paginas de confianza y que enseñe datos comprobados y científicos. He leído un montón de ellos. 

Asistí a un video (en portugués) de un documental en mi país, Brasil, donde se entrevistaba a un japonés que trabaja plantando Moras, y comercializa sus hojas para hacer las infusiones, es incluso exportador de las hojas para el Japón. Él enseña los papeles donde se comprueba los beneficios de la Mora. Es una documentación del Ministerio de Salud de Japón que ha producido una pesquisa y presenta un relato donde apunta los beneficios que la Mora aporta a la salud.

Principalmente la Mora Miura. Aquí están algunos de ellos:
– Combate la Diabetes, inhibe la tasa de glucosa

– Normaliza la elevación de la presión arterial.

– Mejora las tasas de Colesterol

– Mejora el funcionamiento del hígado y riñones.

– Mejora el estreñimiento, regulando el intestino y sistema endocrino.

– Tiene efecto bactericida y antinflamatório.

– Previne la Osteoporose.

– Previne la obesidad por la descomposición del azúcar en el intestino delgado.

– Es rica en proteínas y Sales minerales.

– Inhibidor del Cáncer

– Contiene 22 veces mas Calcio que la leche, además de tener mas hierro natural, potasio, magnesio, proteínas, zinco y levadura.

– Contiene propriedades antioxidantes por su combinación con la vitamina C, por ello rejuvenece .Es un tónico muscular, bueno para deportistas.

– Es muy útil en los tratamientos de la Tiroides.

– Auxilia en el tratamiento y prevención de queda de pelo.

¿Y sabes que?Justo después de descubrir estas ventajas de la Mora, salí a caminar con mi marido, decidimos hacer un nuevo recorrido, y exactamente allí estaban perfilados 6 árboles de Mora en la Calle donde íbamos. Llenas de moras y de hojas, jeje. Por supuesto que ahora todos los días de camino por allí me traigo 3 hojitas para mi infusión.

Para hacer la infusión hay que hervir por unos minutos 3 hojas de mora en un litro de agua y tomarla durante el día. Ahora que estamos en verano, me la tomo fría, tiene un sabor muy suave.

Para mí, lo más importante de todo, es que mis sofocos han disminuido casi por completo. Ya no estoy tomando medicinas que tomaba antes. Y solo llevo un mes tomando la infusión. Tengo mas disposición para caminar y duermo mejor.

Doy gracias a mi Dios que siempre me enseña que está conmigo, esto sí, es un Dios vivo que busca el hombre y desea relacionarse con nosotros. ¿Ves como en tan pequeñas cosas del día a día podemos probar de su amistad, presencia y cuidado en nuestras vidas?

El gran amor del Señor nunca se acaba, y su compasión jamás se agota. Cada mañana se renuevan sus bondades; ¡muy grande es su fidelidad!Por tanto, digo:El Señor es todo lo que tengo. ¡ En él esperaré! Lamentaciones 3.22

Sueli

Uncategorized

Hábitos que fortalecen la relación de pareja – Parte 2

Continuamos con nuestra serie de hábitos que fortalecen nuestra relación de pareja. Si no leíste la primera entrada pincha1ª entrada

¿Hemos puesto en práctica alguno de los primeros hábitos propuestos en la entrega anterior? Aquí os ofrezco otros cuatro más, para así seguir incorporando conductas que enriquecen nuestra relación de pareja. Centrémonos siempre en lo que podemos hacer, y no en lo que nos resulta imposible por la razón que sea. Y recordad, ¡siempre podemos hacer algo para mejorar!

  • Desecha la crítica y los reproches porque éstos destruyen el amor. Probablemente nos resulte fácil encontrar faltas en el otro, porque nadie es perfecto, pero eso sólo provocará amargura en los dos. Pasemos por alto las pequeñas faltas y busquemos las cosas buenas. Sólo lo bueno puede cambiar a las personas, y los reproches y las críticas no lo conseguirán.

  • Reíd juntos: Utilicemos el sentido del humor, porque a parte de pasar un buen rato, nos ayudará a solucionar muchos de los problemas menores que tantos dolores de cabeza nos provocan. Además, ¡la risa es contagiosa!

  • Recordad con frecuencia los momentos felices vividos juntos. Hay quien dice que el peor problema con el que se encuentran algunas parejas, es la falta de memoria. Traed a la mente todos esos buenos recuerdos, y alimentarán unas expectativas más positivas sobre vuestra unión,  ayudándoos a valorar a la persona que tenéis al lado.

Ahora es un buen momento para reflexionar, evaluar, y planificar el año que tenemos por delante. ¿Reflexionar sobre qué? ¡Sobre todo en general!, ¿no? Pero cómo no hacerlo de algo tan importante para nuestras vidas como son nuestras relaciones con otras personas.

Y de todas esas relaciones, la relación con nuestra pareja es una de las que más alegrías o tristezas nos proporciona.

Practiquemos estos hábitos que nos ayudarán a mejorar nuestra relación de pareja, y a disfrutar más con ella.

¡Ánimo, y a practicar!

“Enséñanos a pensar cómo vivir para que nuestra mente se llene de sabiduría”

Salmo 90:12 (TLA)

Goyi

Uncategorized

15 minutos diarios que pueden cambiar tu salud mental y física

Este es un reclamo bastante impresionante pero os puedo garantizar que funciona, esta ha sido mi experiencia.  

He tenido dolores en la espalda por casi un año, unos días mejores y otros peores, pero no se me iba.  Tengo que decir que todavía tengo algo de dolor pero ha mejorado muchísimo.  

Hace una semana también tuve una presión en el pecho que me llevó a urgencias.  Pensé que me pasaba algo con el corazón, pero después de algunas horas y muchos chequeos, todo estaba bien, y me comunicaron que era un episodio de ansiedad.  

Sin extenderme mucho, desde el año pasado he estado preocupada con mi hija que se va en un viaje humanitario cristiano de 11 meses por varios países subdesarrollados empezando en este mes de agosto.  A parte de esto mi hijo más pequeño se marcha para estudiar en la universidad por 4 años también este verano.  Mi hija mayor vuelve a casa después de 4 años y eso representa una adaptación a una hija más independiente y adulta.  Todas estas cosas son buenas pero pueden ser causa de mucha ansiedad si la perspectiva no es la correcta. 

Abro mi corazón para que entendáis lo que voy a decir ahora. 

Desde que me pasó esto he estado descansando mucho, he estado leyendo más la Biblia y dándome más tiempo para cosas tan pequeñas pero necesarias como leer más, ver alguna película o conversar tranquilamente con mi hijo y marido, sin nada que me necesite mi atención.  He estado leyendo también sobre cómo luchar en contra este mal y algunos recomiendan la meditación.  También el otro día pusieron la película Resucitado en la tele.  Me acuerdo de una escena en que el guardia romano pasa toda una noche mirando el mar, al lado de Jesús, y cómo Jesús demostró que conocía los dilemas más íntimos de su corazón.  Pensé:  ¡que bonito sería pasar una noche así al lado de Jesús!

Un versículo de la Biblia ha saltado de la página para mi esta semana.  Este es:  

” … echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.” 

1 Pedro 5:7

Entre mis lecturas informativas, la relajación que hago en mi clase de Pilates y este versículo, se me ocurrió una idea.  He estado utilizando esta estrategia por 6 días y lo que ha ocurrido me impacta. 

Paso 15 minutos al día en relajación con Jesús.

Parece ser algo muy sencillo pero muchas, incluida yo, no encontramos 15 minutos enteramente dedicados a oír a Jesús.  La vida demanda nuestro tiempo y atención desde el momento que salimos de la cama.  Es difícil estar un tiempo totalmente aisladas de la vida.  Pero con este experimento, que espero haga parte de mi vida de hoy adelante, veo su vital importancia

Pasos prácticos:

1) Elijo un lugar aislado (la cama, el sofa, y otro lugar confortable).  Me gusta estar acostada por el relajamiento completo de mi cuerpo.  La posición es en la que más te puedas relajar.   

2) Asegurarse de la temperatura:  que sea la ideal para ti.  Aún que tengas que poner la calefacción o el aire por un momento.  Puedes utilizar una manta para abrigarte o un ventilador. 

3) Tener una selección de “música” en Spotify o YouTube.  Yo he buscado sonidos de la naturaleza pues mientras me relajo me transportan a lugares de mi niñez, la playa, el campo, los animales silvestres.  Hay muchas listas de sonidos naturales.  Además, la Biblia dice, que la creación habla del Creador.  Cuando oigo las olas del mar, o la lluvia que cae, los truenos de una tempestad, todo eso me arrima a Dios.  

4) Con un cronómetro, marco 15 minutos.  Pongo el sonido de la naturaleza, y empiezo a imaginar que Jesús está conmigo en este lugar al que me lleva mi imaginación.  En la verdad, creo que Él está conmigo allí, en mi interior, no es una alucinación … Jesús promete en la Biblia estar con nosotros todos los días. 

5) Hay días en que me imagino acostada en su regazo oyendo a unas cascadas.  En otras ocasiones caminamos tomados de la mano por la playa mientras oímos las olas.  Hubo momentos que me imaginaba oyendo las tormentas tropicales en el porche de mi casa en Brasil, sentados los dos en las tumbonas.  Tengo que decir que “hemos estado” en muchos lugares en estos últimos días. 🙂

6) Estos momentos, que empiezan con sencillamente “estar”,  pasan a ser de vez en cuando una conversación o un compartir de lo más profundo.  He abierto mi corazón a Él, y al hacerlo, me he dado cuenta de mis miedos, de mis preocupaciones, de mi estado de ansiedad …  Los he rendido a Sus pies, uno a uno … y hay mucho por rendir todavía. 

RESULTADO:  He notado un cambio en mi ánimo, la presión en el pecho casi se ha ido totalmente, ha cambiado la manera en que empiezo el día (siendo que lo hago por la mañana).  Hay días que noto que los 15 minutos no fueron suficiente y pongo 15 minutos más. 🙂  Si no puedes por la mañana, no dejes de hacerlo aún que sea antes de dormir.  Puede que sea de mucha ayuda para las que en alguna ocasión no podemos conciliar el sueño.   Lo más increíble es que mi espalda ha mejorado bastante esta semana:  ¡lo mejor que ha estado en estos últimos 10 meses!   Todavía siento algo de dolor pero no me impide para nada levantarme por la mañana o agacharme, como era el caso. 

Creo que mi problema con la espalda/ansiedad tiene que ver con momentos en que no puedo entregar todas mis preocupaciones a Dios.  Mi visión destorcida de quién es Dios me impide de confiar plenamente.  Basta pasar tiempo íntegro con Jesús para ver las cosas desde Su perspectiva.  Hay tantos versículos que podría compartir a respecto … queda para la próxima publicación.  

No quiero dar la impresión que ya he llegado.  No, esto es un camino, pero que bueno es estar en este camino en tan buena compañía.  Lo recomiendo.

Mara