Crecimiento Personal, Familia

La autoestima del niño…con una receta.

Es el entorno familiar el principal factor que moldea la autoestima del niño. Es el hogar donde los niños van creciendo y formando su personalidad. 
Lo que sus padres piensan y dicen de él es de fundamental importancia
. Por eso, es recomendable que a los padres no se les escapen los logros que conquistan sus hijos. 
¡Si tu bebé empieza a caminar, alégrese con su conquista! Así aprenderá  a elogiarse a sí mismo y auto-evaluarse positivamente. Sin embargo, nosotros los adultos vemos la situación como una obligación y no como una conquista del bebé o del niño, que no se sentirá suficientemente estimulada para seguir esforzándose para conseguir otros logros, para superarse.
Lo importante en todo el proceso de crecimiento de nuestros hijos es que les demos la posibilidad de ser, de sentirse bien con ellos mismos. Que nuestro esfuerzo esté vinculado al afecto, al cariño, a la observación, a valorar sus calidades y apoyarle cuando algo va mal. Y para eso es necesario conocerles cada día, favoreciendo los encuentros, las conversaciones y el contacto físico.
FRASES POSITIVAS:

MOTIVACIÓN POSITIVA
 (frases dichas por los padres a sus hijos)
ACTITUD PROMOVIDA (en los hijos)
Muy bien. Yo sé que lo harásSoy capaz
Has sido capaz de hacerloSoy capaz
No dudo de tu buena intenciónSoy bueno
Juan tiene un alto concepto de tiJuan es mi amigo
Si necesitas algo, pídemeloAmigo
Sé que lo has hecho sin quererNo lo repetiré
Estoy muy orgulloso de tiSatisfacción
Yo sé que eres buenoSoy bueno
Te felicito por lo que has hechoAlegría, ganas de mejorar
Qué sorpresa más buena me has dadoAlegría
Cuando me necesites, yo te ayudaréAmor
Así me gusta, lo has hecho muy bienSatisfacción
Noto que cada día eres mejorGanas de serlo
Creo lo que me dices, sé que lo harásConfianza
Sabes que quiero para ti lo mejorAmor
Tú te mereces lo mejorSatisfacción
No esperaba menos de tiConfía en mí
Puedes llegar a donde tú quierasPuedo hacerlo
Seguro que las próximas notas son mejoresEstudiar más

“Jesús dijo: Dejad que los niños vengan a mí, y no se lo impidáis porque de los tales es el reino de los cielos” (Mateo 19.14)


RECETA FÁCIL: Manzanas con rulo de queso de cabra


2 manzanas peladas y cortadas en medias rodajas, 2 cucharadas de azúcar, 1 cucharada de zumo de limón, 1 rulo de queso de cabra,tostadas de pan con pasas,mermelada de frutos rojos. Glasear las manzanas con el zumo de limón, el azúcar y una nuez de mantequilla por 3 minutos. Poner sobre las rebanadas de pan una capa de manzana glaseada y sobre la manzana 1 rodaja de queso y una nuez de mermelada. Llevar al horno precalentado por 3 minutos (solo para empezar a fundir el queso) ¡Buen provecho!

Dulce Fragancia

Crecimiento Personal, Espiritualidad, Uncategorized

TRABAJANDO DE CORAZÓN

(Foto de un antiguo tren que transportaba carbón de la mina; ubicado al inicio de la Vía Verde en Villablino, León)

Hace un tiempo llegó a mis manos una revista sobre temas familiares, asuntos que a todos nos interesan porque en cierto modo, como creyentes fieles a Dios, nos gusta verificar que muchos de nuestros pensamientos o planteamientos de la vida están corroborados en la Palabra de Dios. En general, aquellas personas que prefieren y deciden no creer en Dios, muestran su sorpresa y extrañeza. Para muchas de estas personas el concepto de Dios, tener fe en Dios, leer la Biblia, entre otras cosas, son costumbres obsoletas, anticuadas y demasiado conservadoras para este siglo XXI. Solo nos queda orar por estas personas, para que la inmensa misericordia Dios Padre Celestial y Eterno les alcance y antes de que no sea muy tarde como decía el Predicador, puedan reconocer al Señor Jesús como su Salvador y Redentor .

En efecto, la oración es parte de nuestra  vida diaria en todo tiempo  por nosotros y aquellos que nos rodean; pero también por el desempeño diario en el trabajo que estemos desarrollando; como dice en Colosenses:  “ hacerlo todo como para el Señor Jesús”.








Photo by Ben White on Unsplash

Por este motivo, me llamó mucho la atención el artículo que leí en esa revista, escrito por  David Barceló (www.porGracia.es) sobre principios bíblicos dentro de una serie de sermones predicados en abril de 2012 en la Iglesia evangélica de la Gracia en Barcelona, España. Ante todo, quiero agradecer desde Dulce Fragancia a David Barceló por otorgarme el permiso para citar su artículo sobre la Verdad n 10 ¡Trabaja para el Señor!

A continuación, presento lo que David Barceló llama: “Diez verdades sobre el trabajo”

1.- Dios creó el trabajo (Génesis 1:28)

2.- El trabajo es penoso por cause del pecado (Génesis 3: 17-18)

3.- Huye de la pereza (Proverbios 6:6-9)

4.- Huye del trabajo fácil (Proverbios 28:20)

5.- No hay un trabajo más digno que otro (1 Timoteo 6:8)

6.- No comprometas tu integridad (Proverbios 22:1)

7.- Trabajo duro y con excelencia (Proverbios 22:29)

8.- ¡Cuidado con la adicción al trabajo! (Filipenses 4:6)

9.- Guarda el Día del Señor (Éxodo 20:8-11)

10.- ¡Trabaja para el Señor! (Colosenses 3: 22-24; Juan 6:27)

Puede parecer sencillo llevar a la práctica estas diez verdades cuando nos desenvolvemos en actividades de nuestra comunidad de iglesia; pero cuando lo comparamos con nuestro trabajo diario secular, ya sea con jefes o subalternos o con compañeros de clases, ahí la cosa cambia un poco. Nuestra mente justiciera humana nos hace pensar que debemos reclamar por todo y que no merece la pena esforzarse, ya que por lo general no se reconoce mi valía, ni mi entrega. Sin embargo, nuestra identidad nos compromete a agradecer a Dios cada día por el trabajo, a servirle, adorarle y alabarle con nuestro desempeño diario. ¡Marquemos la diferencia!

Pero trabajar para el Señor va más allá, David Barceló nos reta con lo que él denomina ¡Trabaja para el Señor en tu trabajo espiritual! Muchas son las ocupaciones diarias que tenemos en la vida; muchas las excusas que vamos poniendo por falta de tiempo; pero no dejemos de esforzarnos ni de confiar en Dios. Por muy pequeño que sea el momento de intimidad con nuestro Padre Celestial, recordemos que sea un tiempo de calidad y en excelencia.

“Y Jesús les respondió: Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo” (Juan 5: 17)

Nilda

Crecimiento Personal, manualidades

Crecimiento personal creativo

Procesos creativos 

Por lo general, limitamos el concepto de crecimiento personal a terapias de grupo, momentos a solas con el fin de orar o meditar, espacios de tiempo para leer la Biblia u otro libro que consideramos importante o decisivo de acuerdo con nuestro temperamento o personalidad. Todas estas medidas son necesarias y de gran utilidad, sin lugar a dudas.

Al participar en los diversos grupos de manualidades que organizamos bajo el patrocinio de Dulce Fragancia y de Scrap n Chat, sigo comprobando que los talleres que nos ofrecen pueden llegar a ser parte decisiva. Me explico con mayor detalle ahora. Muchas veces, las mujeres de cualquier edad en nuestro entorno no solemos recibir aprobaciones o felicitaciones por aquello que hacemos a diario; ya sean tareas de la casa, de la escuela o del trabajo. Estas experiencias o situaciones se van juntando y acumulando y nuestro auto-estima empieza a resquebrajarse, hasta la ansiedad puede aparecer y podemos entrar en un bucle de stress.
Hace unas semanas y gracias a nuestra gran amiga Soledad de la Fuente, pudimos disfrutar de uno de estos talleres de manualidades en donde el proceso creativo se puede convertir en toda una terapia de crecimiento personal. La propuesta fue decorar y personalizar botellas y bandejas de cristal. Hoy nos vamos a concentrar en los pasos para las bandejas o platos de cristal.
Necesitamos lo que aparece en esta foto:

Una bandeja o plato de cristal, Tijeras, Secador de pelo, Brocha, pinceles o esponjas para aplicar pegamento y barniz. Servilletas de papel o papel de “decoupage” para pegar en el plato. Cola blanca o cola de “decoupage”, Pegamentos especiales como craquelador, Pintura acrílica blanca, Pintura acrílica de colores, Barniz de manualidades, Sellos de scrapbooking, Tinta marca “versafine’ o similar (tinta no de base de agua)

Los pasos a seguir son:

1.Pegar el dibujo de la servilleta con la cola de “decoupage” y dejar secar.

2 .Con una esponja, echar el craquelador; no escatimar en la cantidad . Dejar secar todo lo necesario; ya que va a craquelar igualmente.


3. Con pintura blanca o crema , extender con una esponjita la pintura. Va a empezar a romperse y una vez que termine de secarse, se va a aplicar la pintura de contraste. Esta pintura puede ser de color dorado.


4. Aplicar esta pintura de contraste hasta que se cubra todo el plato o bandeja y dejar secar muy bien.


5. Una vez seco del todo, aplicar varias capas o manos de barniz con una brocha suave. A mayor cantidad de capas de barniz, un acabado mejor.

Amigas, a disfrutar y seguir creando
Hasta luego,

Nilda

Crecimiento Personal

El TE…

El TE, lo mejor para el crecimiento personal

Hoy hablamos de crecimiento personal. Teóricamente hablando, este concepto representa “la capacidad que cada uno de nosotros tiene de tomar las riendas de nuestras vidas, teniendo un control completo de nuestras acciones, estima alta, seguridad completa en nosotros mismos y control de las emociones. Es el saber que tenemos el poder de cambiar las cosas, accionarlas y decidir sobre nosotros y lo que nos rodea, pero en consciencia, con respeto y valorando el que todos los otros pueden y deben hacer lo mismo, es decir, ser los verdaderos protagonistas de nuestras vidas”.
 Esta es la meta del crecimiento personal. ¡Cuán lejos nos encontramos de llegar a este punto! Parece una utopía. Quizá nunca lleguemos, pero eso no nos tiene que desanimar. Son los pequeños logros de cada día los que nos da la felicidad. Como dice Eduardo Galeano:

“La utopía está en el horizonte.Camino dos pasos, ella se aleja dos pasosY el horizonte se corre diez pasos más allá.¿Entonces para qué sirve la utopía?Para eso, sirve para caminar.”
En nuestra vida hay retos, sueños, oportunidades, problemas, rutinas, conflictos, logros, barreras, pérdidas, ganancias, posibilidades, situaciones favorables, situaciones complejas, alegrías, crisis,… 
¿Qué pasos puedo dar en este día a día para poder fomentar mi empoderamiento personal para poder crecer?

      ¡Quiérete a ti misma! 
Quererte a ti misma es sentirte con derecho a las cosas buenas de la vida. Trabaja por esos sueños que tienes, no renuncies a aquello que calificas como bueno para ti, porque este viaje es corto y estás aquí para expresar tu creatividad. 
– P.D.: Si tú no aprendes a quererte a ti misma entonces los demás tampoco lo harán.

   ¡Valórate!  
Valorarte significa tener un gran respeto por ti misma.
Debes respetar tu cuerpo, ideas y sentirte con todo el derecho a disfrutar. El autorrespeto es necesario para una avanzar en el crecimiento personal. En ese autorrespeto es importante aceptar la realidad de cómo eres, con tus talentos, virtudes y habilidades. Pero también es necesario aceptar tus defectos y debilidades y reconocer que hay que mejorarlos, ya que también son parte de ti.
Al reconocer y aceptar estas dos partes de lo que eres, es cuándo podremos dejar a un lado el papel de sentirnos  víctima y dejar de pensar; “me dijeron que no  podía hacer”, o “me rechazaron”, para convertirme en una persona responsable de mí misma y de mis actos. Esto nos ayudará a enfrentar mejor cualquier situación de la vida, llevar a cabo nuestros proyectos e ir avanzando en nuestras metas.

     ¡ Sé creativa!
La creatividad es algo que existe en todas nosotras, pero que a medida que vamos creciendo las circunstancias que experimentamos hace que la creatividad empieze a no tener sentido. Al dejar de practicar la creatividad tendemos a pensar y actuar ante los conflictos de la misma manera. Ser creativos es lo que nos ayuda a cambiar nuestro estilo de vida, proporcionándonos nuevas estrategias para enfrentar situaciones nuevas. Si lo que hasta ahora has hecho en tu vida no te ha resultado satisfactorio, modifica tus estrategias mediante la creatividad.
 Es el momento de tomarnos un té, siempre mejor en compañía, con las amigas, en un grupo de Scrap Booking… Y yo también lo hago con Dios, porque en momentos con Él, hablando con Él, elaboramos las mejores estrategias para enfrentar la vida. Dios es la fuente de amor, de perdón, de paz, de un nuevo comienzo.

Con cariño, 

Raili

Espiritualidad

Ser antes que hacer

Mi esposo salió ayer a un viaje a la selva con un grupo de hermanos. Algunos de ellos llegaron desde Argentina para ver “en directo” el ministerio que se está haciendo entre los indígenas de la selva de Venezuela. Y uno de ellos compartió algo que me ha dado que pensar:

Ser antes que hacer.

Los cristianos comprometidos con la obra de Cristo estamos siempre ocupados en hacer. Soñamos y oramos por hacer cosas grandes para Dios, en hacer un impacto a nuestro alrededor, en conseguir las metas que nos hemos trazado en nuestro servicio al Señor.
Ministerio. Servicio. Hacer.

Pero, muchas veces, nos olvidamos del ser. Nos olvidamos de que antes de hacer cosas para Dios tenemos que ser discípulos. Tenemos que ser adoradores. Tenemos que ser estudiosos de la Palabra. Tenemos que ser parte de una relación entre nosotras y Dios.
Comunión. Adoración. Ser.

La única manera de tener un ministerio efectivo es siendo. Ser antes que hacer.
Mis hijos están acostumbrados a vernos hacer muchas cosas, a servir a Dios de muchas maneras y de hacer ministerio hasta el agotamiento. Tienen en casa un ejemplo continuo de trabajo para el Reino y estoy muy contenta por eso. Creo que es algo que está forjando su carácter y les está dando una idea clara y práctica de cómo ser adultos que aman y sirven a Dios.

Pero me puse a pensar si también están recibiendo de nosotros la instrucción en el “ser”. ¿Estamos siendo ejemplos en comunión? ¿Estamos siendo ejemplos en nuestro tiempo de oración, de alabanza y de estudio de la Palabra de Dios? ¿Estamos enseñándoles a ser discípulos como lo más importante de todo?

No siempre. No de manera constante ni intencional al menos.
¿Cómo ayudarlos a entender que “ser” siempre tiene que venir antes que “hacer”? ¿Qué disciplinas espirituales necesitamos enseñarles y, sobre todo, en qué aspectos de nuestra relación con Dios debemos ser ejemplo a nuestros hijos? ¿De qué manera lo hacemos?
Oración

Desarrollar la disciplina de la oración lleva tiempo y esfuerzo. Lo primero que tienes que enseñarles es que no hay oraciones “correctas” o “incorrectas”. Orar no es nada más que hablar con Dios. Ayúdalos a entender que pueden hablar con Él de cualquier cosa: preocupaciones, cosas que les gustan, cosas que no les gustan, peticiones, acciones de gracias… Enséñales a orar versículos de la Biblia, ayúdales a perder el miedo de orar en público, ora por ellos y con ellos. Anota las peticiones de oración de los miembros de la familia y amigos para que puedan estar todos orando por eso.
Lectura de la Palabra

Enseñemos a nuestros hijos a leer una porción de la Biblia todos los días. No solamente a leerla, sino también a pensar en ella, en qué dice, y, sobre todo, a buscar cómo aplicar a su vida diaria lo que han leído. Anímalos también a memorizar la Palabra de Dios. Puedes encontrar planes de lectura para ti y para tus hijos (con devocionales y actividades específicas para ellos) en Ama a Dios Grandemente.
Alabanza y adoración

Asociamos la alabanza al “tiempo de canto en la iglesia” y poco más. Pero esto no debe ser así. Seamos ejemplo de adoración para nuestros hijos. Enseñémosles que cualquier momento y lugar es bueno para adorarle, que no se trata de las canciones que cantas, del tono que usas o de que haya instrumentos o no. Que la alabanza y la adoración a Dios son una actitud del corazón.

Ayudemos a nuestros hijos (y a nosotras mismas en el proceso) a ser antes que hacer.
Contenta en Su servicio,

Edurne

Crecimiento Personal

La ansiedad, una emoción que está de moda

Las emociones son tan variadas como los colores. Son reacciones que se vivencían como una fuerte conmoción del estado de ánimo. Esta vivencia puede tener un acento placentero, cuando experimentamos emociones positivas como pueden ser alegría, alivio, dicha, deleite, gratificación, etc.

Pero también pueden tener un efecto no placentero, como la ira, el miedo, remordimiento, indignación, irritabilidad, etc. Todos pasamos por una amplia gama de emociones. Pero, ¿por qué es importante sentir emociones?

Las emociones nos activan para responder mejor y para tener más energía ante situaciones importantes. Movilizan nuestra memoria y nuestro lenguaje. Cambian nuestro comportamiento porque nos preparan para la acción. Por ejemplo, ante situaciones de peligro sentimos miedo; frente a la pérdida sentimos tristeza; frente al daño sentimos ira; frente a la amenaza sentimos ansiedad y frente al éxito sentimos alegría.

Es genial poder sentir emociones, pero ¿cuándo son un problema las emociones? Cuando nos generan malestar psicológico como pérdida de control y mucha tensión. Cuando activan nuestro cuerpo dando lugar a palpitaciones o respiración agitada. Cuando generan comportamientos como evitar ir a determinados sitios o evitar hablar.

La ansiedad es una emoción, una respuesta emocional que surge ante una situación en la que percibimos amenaza.

Un grado de ansiedad es útil. Es una emoción natural que nos pone en alerta ante un posible resultado negativo preparándonos para cambiar dicho resultado. Pero otras veces nos activamos excesivamente y nos ponemos muy nerviosas. Sufrimos fracasos, no porque nos falte capacidad, sino por estos niveles de ansiedad extremos nos bloquean impidiendo que demos una respuesta correcta. Pongamos un ejemplo de cómo podemos perder un trabajo por miedo a ir a la entrevista:

– Situación: Tengo una entrevista de trabajo.
Tenemos dos formas diferentes de interpretar la situación:
Pensamiento persona A: “No me van coger, me voy a poner nerviosa y lo voy a hacer mal”.
Pensamiento persona B: “Voy a ir tranquila y lo haré lo mejor posible. Después de todo, si no me cogen me va servir de experiencia para otras entrevistas”:

Sentimientos:
Persona A: Siente ansiedad y miedo además de taquicardia, sudoración de manos, respiración agitada, etc.
Persona B: Tranquilidad.

De estas emociones se derivan estas conductas:
Persona A: NO va a la entrevista
Persona B: SÍ va a la entrevista.

Una de las formas de reducir el alto grado de ansiedad es atacar la respuesta física a la ansiedad: taquicardia, respiración agitada, sudoración de manos, sequedad de boca, etc. Y, ¿cómo lo conseguimos? Aprendiendo a respirar correctamente de forma pausada y profunda y aprendiendo a relajarnos. Ambas son dos armas poderosas para trabajar nuestras emociones. Te aconsejo que te entrenes en la RELAJACIÓN MUSCULAR PROGRESIVA de Edmund Jacobson. Jacobson argumentaba que ya que la tensión muscular acompaña a la ansiedad, uno puede reducir la ansiedad aprendiendo a relajar la tensión muscular. La clave por lo tanto está en que no podemos estar físicamente relajados y a la vez sentir ansiedad.

Si estás ansiosa, si estás bajo presión, o estás nerviosa porque debes enfrentar alguna situación difícil, sientes un estado de tensión muscular alto, esta técnica te permitirá un nivel de relajación elevados.

Pero además de la relajación te animo a tener en cuenta, como yo lo he hecho y me ha sido de gran ayuda, la invitación que nos hace a todos Jesucristo en la Biblia:

“Echa toda tu ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de ti”.

Raili

Crecimiento Personal

Amigas intencionales

Dice la Real Academia Española que intencional es sinónimo de deliberado, algo que se hace a propósito. Y quizá, luego de leer el título de este artículo, te preguntes qué tiene que ver todo eso con la amistad. ¡Mucho!

Hace un tiempo he descubierto que dada la naturaleza de los tiempos que vivimos: largas distancias, muchas ocupaciones y responsabilidades, las amistades sin querer se descuidan o quedan completamente abandonadas. Incluso he escuchado a algunos decir que “no hay tiempo para eso”.

Es ahí donde entra la palabra intencional. Las amistades, si queremos que sean profundas y de calidad, necesitan que les dediquemos tiempo; que a propósito busquemos el espacio para compartir y conectarnos a un nivel más allá del mensaje de texto o la llamada telefónica ocasional.

Tengo una amiga que me ha enseñado mucho al respecto. Quizá porque es life coach (mentora personal) o porque simplemente le apasiona todo lo relacionado con cultivar amistades. Vivimos a 42 millas de distancia (67 kilómetros). ¡Eso es muchísimo! Y si añadimos el factor tráfico, entonces la distancia pudiera parecer más larga. De hecho, con un tráfico normal nos toma 50 minutos recorrela. Sin embargo, eso no ha sido obstáculo para cultivar nuestra amistad. Cada mes hacemos tiempo para reunirnos, aunque sea una vez, y salimos juntas a comer. Esas dos, tres horas son una bendición. Y sé que hablo por las dos.

Ahora bien, no solo somos intencionales en hacer tiempo para vernos, también lo somos en apoyarnos, en preguntarnos cómo puedo orar por ti, qué proyectos tienes para esta semana. Ella es una de esas amigas que me acerca a Dios y me ayuda a crecer.

Y en eso también tenemos que actuar de manera deliberada. Al escoger las amistades tenemos que ser sabias. Como mujeres cristianas necesitamos primero que nada alguien que ame a Dios como nosotras y nos desafíe a buscarle más, a conocer su Palabra, a profundizar en nuestra relación con él.

Además es sabio escoger amigas que te ayuden a ser tu mejor versión. Alguien que te impulse a alcanzar tus metas, se interese por tus sueños, y que al lograrlos se alegre contigo genuinamente. Una amiga que cuando tal vez te desanimes, ore por ti y te ayude a mirar las cosas desde otro ángulo. Y por supuesto, lo mismo en dirección opuesta; es decir, ser nosotras esa clase de amigas.

¿Sabes? Las mujeres somos un poco complicadas también en este aspecto. Una verdadera amistad está libre de celos, de competencia. Una amistad a la manera de Dios es aquella en la que actuamos con toda sinceridad. Me gusta decirlo así: es una relación en la que puedo ser yo misma sin temor a rechazo o a cómo la persona tomará cada palabra o acto de mi parte. Y claro, si surgen conflictos, buscamos solucionarlos. Por experiencia sé que mientras más tiempo lo dejamos, más difícil se hace.

Con los años también he descubierto que quizá no vamos a tener muchas amigas así, pero si queremos algunas, o si ya las tenemos, es necesario ser intencionales y cuidar la relación.

La amistad fue idea de Dios; él llamó a Abraham amigo, y Jesús nos llama amigos. Creo que una vida plena y abundante también es aquella donde disfrutamos de amigos de verdad. Hagamos nuestra parte para ser amigas intencionales.

Bendiciones,

Wendy

Publicado originalmente en wendybello.com  

Uncategorized

¿Qué quieres de mí?

Una buena pregunta que nos propone nuestra colaboradora Edurne en su blog EL VIAJE DE UNA MUJER.

¿Qué quieres de mí?
¿Alguna vez has levantado los ojos al cielo y le has preguntado a Dios qué es lo que quiere de ti?
No entiendo. No aguanto. No sé por qué está sucediendo esto. No te siento cerca.
¿Qué quieres de mí? 

Yo le hago esa pregunta cada vez que sucede algo “extra” en nuestra vida. Señor, he renunciado a todo para servirte. Señor, mira todo lo que estamos sufriendo…y encima ¿esto? 
¿Qué más quieres de mí?  Esa misma pregunta se la hizo el pueblo de Israel a Dios en el libro de Miqueas. El capítulo 6 nos muestra un diálogo entre Dios y el pueblo de Israel. En ese diálogo, Dios les dice:
Pueblo mío, ¿qué te he hecho, o en qué te he molestado? Responde contra mí.” (Miqueas 6:3)
Dios no había hecho más que bien a Israel, pero el pueblo le había pagado con rechazo y rebelión. ¿Te suena de algo? ¿No se parece a la época en la que estamos viviendo? Hoy en día incluso los creyentes en Cristo se rebelan contra Dios y lo rechazan.
Israel responde con gran amargura e ironía:
¿Con qué me presentaré ante Jehová, y adoraré al Dios Altísimo? ¿Me presentaré ante él con holocaustos, con becerros de un año? ¿Se agradará Jehová de millares de carneros, o de diez mil arroyos de aceite? ¿Daré mi primogénito por mi rebelión, el fruto de mis entrañas por el pecado de mi alma?” Miqueas 6:6-7

¿Qué quieres de mí? Le dice Israel. ¿Qué haga holocaustos? ¿Qué traiga ofrendas en un número imposible o que te dé mi primer hijo? ¿Qué más quieres de mí?
Es esta una pregunta hecha desde el resentimiento, desde la amargura. Israel está diciéndole a Dios: “pides demasiado de mí, es imposible satisfacerte”.
Y Dios, con Su infinita misericordia, se vuelve a Israel y le dice:
Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios.” Miqueas 6:8
En otras palabras: no hace falta que inventes nada, que busques nada o que hagas nada.
Te quiero a ti. Quiero tu corazón.

Eso es lo que Dios quería de Israel. Eso es lo que Dios quiere de ti hoy.

El Señor quiere que le amemos y vivamos conforme a Su Palabra. Fíjate qué específico es en Su requerimiento a Israel:

1 – Quiero que hagas justicia
Actuar de manera justa con respecto a los demás o, lo que es lo mismo, tratar a los demás como queremos que nos traten a nosotros.Mateo 7:12“Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos

2 – Quiero que ames misericordia
Que des a otros la medida de misericordia que esperas recibir de Dios y que ames hacerlo, que no lo hagas por compromiso o por obligación, sino con un corazón genuino.
Colosenses 3:12“Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia

3 – Quiero que te humilles ante tu Dios
Que recuerdes quién es Dios y quién eres tú. Que tengas un corazón humilde que impregne toda tu vida y que surja de manera espontánea en cada aspecto de tu existencia.Solo cuando amamos a Dios y queremos agradarle y someternos a Su voluntad para nuestra vida podemos vivir con un corazón humilde y entregado. Filipenses 2:3-4 “Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros

Muchas veces vivimos frustradas haciendo una cosa y la otra y la de más allá intentando agradar a Dios cuando, en realidad, lo que Dios quiere es que permanezcamos cerca de Él, en comunión con Él.

Intentamos hacer la obra de Dios sin tener relación con el Dios de la obra. En nuestra fuerza, a nuestro criterio, según nuestra opinión.

Con un corazón lejos de Él.

Con una vida de oración vacía o inexistente. Leyendo la Biblia por obligación más que por el deleite de ver lo que Dios tiene para nosotras cada día.

Hoy te animo a que puedas hacer lo que Dios quiere de ti y que lo hagas de todo tu corazón. Él está más preocupado de Su relación contigo que del millón de cosas que puedas hacer en Su nombre.

Contenta en Su servicio,

Edurne

Crecimiento Personal, Familia

¿Qué es el hombre?

Quiero empezar por recomendar esta lectura, por Juan Varela Álvarez, Director y Fundador del INFFA. INSTITUTO DE FORMACIÓN FAMILIAR

¿QUÉ ES SER HOMBRE? Los roles tradicionales de masculinidad están en crisis. El concepto rancio del superhombre que todo lo puede profesional, económica, y sexualmente se desmoronó ya hace tiempo, alentado en su caída por el avance de las mujeres en los distintos ámbitos que antes estaban reservados sólo para los hombres. Ante todo esto, el mundo masculino se derrumba intentando reubicarse en el nuevo escenario social con cambios demasiado rápidos. Frente a este panorama repetimos la pregunta del millón: ¿Qué significa ser hombre hoy?Esta es la pregunta planteada y el reto al que nos enfrentamos. La imagen del hombre y su identidad como varón han sufrido un desgaste histórico. La pérdida de identidad y por lo tanto de autoridad, ha sumido al hombre en una … (continuar leyendo)

Como mujeres, esposas y madres, se nos intenta engañar muy sutilmente de quién es un hombre y por ello debemos estar muy atentas. No queda demás reflexionar de cómo Dios creó al hombre y para qué! 
Debemos apoyar a nuestros maridos, hijos a que el código varonil inventado por la sociedad no les “..castre la auténtica masculinidad perpetuando en muchos hombres un modelo inmaduro y desconectado de su realidad.” (artículo arriba compartido).
Debemos orar por nuestros maridos y educar a nuestros hijos con los valores que Dios nos dio, y abandonar la mentira que esclaviza al hombre para ser más femenino y a la mujer más masculina. Son roles que confunden y trastocan el modelo familiar que Dios estableció y que llevan al matrimonio sufrir graves crisis que acaban en la mayoría de las veces en roturas de los vínculos sanos en el matrimonio. 
El marido debe ser el ejemplo sano varonil para sus hijos, con el carácter que Dios le dio y la mujer disfrutar de su feminidad, maternidad y mostrar sus cualidades emocionales (que tanto quiere eliminar el mundo a través de mentiras de contenido espiritual) para que sus hijos respeten realmente y entiendan quién y qué es el hombre y su papel correcto. También es importante tener en mente quién y qué es la mujer y su valor correcto. Así sabrán, sin lugar a dudas, cual es su verdadera identidad como hombres en Dios.
Como mujeres luchemos en oración, luchemos a lado de nuestros maridos respetándoles, valorando sus vidas, y amándoles con todo nuestro corazón. Con eso, que como matrimonios y padres seamos luz para nuestros hijos y que sus anhelo lleguen a ser el querer reflejar la verdadera identidad en Dios como hombres!
A parte de leer el artículo, os recomiendo leer :

Salvaje de corazón, John Eldredge. Descubre el héroe que hay en ti. Alcanza tu propósito divino y sé el hombre que debes ser.
En Salvaje de Corazón, John Eldredge invita a los hombres a recuperar su corazón masculino, definido en la imagen de un Dios apasionado. E invita a las mujeres a descubrir el secreto del alma de los hombres, y a deleitarse en la fortaleza y valentía con que fueron creados.

Una servidora,

Susana

Crecimiento Personal

¿Eres perfeccionista?

24 octubre, 2018

PERFECCIONISMO VS. EXCELENCIA

El perfeccionismo versus un deseo profundo de alcanzar la excelencia en todo, pero ¿Cuál es la diferencia? 

Amiga, ¿Eres perfeccionista? ¿Vives una vida estresada por la exigencia de tus propios sentimientos para obtener la perfección en todo? Te animo a cambiar el chip y cambiar tu sentido de perfeccionismo personal por una vida enfocada en un deseo profundo de alcanzar la excelencia en todo lo que haces. 

  • Deberás cambiar tu meta de obtener resultados perfectos por la meta de obtener una satisfacción genuina personal en el hecho de que has dado tu mejor esfuerzo y que has hecho el mejor intento posible.
  • La clave aquí será que cuando falles en cualquier aspecto de llegar a tu meta dando tu mejor esfuerzo, deberás aprender a ser generosa y buena contigo misma y contentarte con los resultados, sabiendo que de los fallos (que todos cometemos) siempre se aprende. Es más…

APRENDE A ANTICIPAR Y AMAR LAS LECCIONES QUE TUS FALLOS TE APORTAN.

Young Architect using cell phone at desk

¿CUÁLES SON LOS PENSAMIENTOS QUE GUÍAN TU VIDA? La consejera estadounidense June Hunt en sus libros Esperanza para el Corazón, nos da varias formas de autoevaluar la salud emocional de nuestras motivaciones personales en las áreas más importantes de nuestras vidas, como en las relaciones, la familia y el trabajo. En su artículo, El perfeccionismo: la presión por lograr la perfección, Hunt nos explica la diferencia entre estas dos actitudes.

EL PERFECCIONISMO DICE QUE…

  • En realidad lo mejor que yo pueda hacer no será suficiente.
  • Debo ascender en el trabajo y mejorar en todo lo que hago.
  • Debo tener una casa impecable.
  • Debo sacar solamente las más altas calificaciones/notas en todo.
  • Prefiero estar muerta a ser mediocre.
  • Estoy segura que lo hice mejor que mis amigas.
  • No puedo descansar hasta que consiga la perfección en esto.
  • Lo más doloroso en la vida es ser un fracaso.
  • Tengo que hacerlo mejor.
  • Me siento frustrada.
  • Puedo ser perfecta si me esfuerzo más.
  • Tengo pavor a la hora de iniciar un nuevo proyecto incierto.

EL DESEO DE LA EXCELENCIA DICE…

  • Estoy satisfecha con dar lo mejor de mí.
  • Guardo la esperanza de conseguir un ascenso, ¡sería maravilloso!
  • Quiero mantener limpia mi casa.
  • Me gustaría sacar las más altas calificaciones/notas posibles para mis habilidades.
  • Me siento competente en muchas áreas de mi vida.
  • Lo hice mejor que nunca.
  • Estaré contenta con hacer lo mejor que pueda.
  • El fracaso de vez en cuando es parte natural de la vida.
  • Me gustaría intentarlo de nuevo y hacerlo mejor.
  • Me siento satisfecha por haberlo intentado.
  • Espero obtener la excelencia si estoy haciendo mi mejor esfuerzo.

Así,  la primera persona acaba siendo idealista en todo, mientras la segunda, tiene un concepto equilibrado y sano de si misma, y por consecuencia tiene más paz y alegría a la hora de emprender algo nuevo. Estas son algunas actitudes características de cada una: 

El idealista..

  • Exige el éxito
  • Permanece en sus errores
  • Teme el fracaso
  • Se pone a la defensiva cuando se le critica
  • Se enfoca en lo que ha logrado
  • Detesta perder por temor a sentirse rechazado

El realista…

  • Desea el éxito
  • Aprende de sus errores
  • Acepta el fracaso
  • Se beneficia cuando se le critica
  • Se enfoca en cómo se logra
  • No le gusta perder pero todavía se siente aceptado

¡Vamos a poner estas nuevas actitudes en práctica amigas! 

christmas-stressd71af05eb4f26f31a7a5ff0000312631

En fiestas familiares…

Disfruta de que estáis todos juntos, recuerda que para muchos no es el mejor momento, faltan seres queridos, algunas situaciones tensas se agudizan en estos días. No juzgues cada detalle, especialmente los que están fuera de tu control. En lo que esté en tus manos haz lo mejor que puedas en cuanto a regalos, comidas especiales, visitas, etc. No te juzgues a ti misma ni juzgues a los demás muy severamente. Recuerda qué es lo importante de las fiestas familiares para ti y tu familia y esfuérzate en la medida de lo posible por contribuir lo mejor de ti. Recuerda que muchas veces puedes lograr esto sin gastar tanto dinero, ¡se creativa!

P40B-perfectionist-woman-cutting-hedge

En tu trabajo…

No compitas con los demás, las comparaciones no te llevan a nada bueno. Aprende a trabajar en equipo, alégrate por los logros de los demás. No vivas en los logros o los fracasos del pasado. Quédate con los buenos consejos de las críticas de las personas y elimina los sentimientos negativos que ellas te aporten. Perdona a las personas que te hacen daño y no pagues mal por mal.

talkng

En la crianza de tus hijos…

Tus hijos no necesitan padres perfectos, necesitan padres que les apoyen y les enseñen las lecciones más importantes de la vida. ¡Cuidado! el perfeccionismo causa mucho daño a los hijos. Ayúdales a aprender de sus errores, así que no acentúes cada error que ellos comenten.

Amiga, toma unos momentos conmigo y piensa, ¿que pensamientos guían mis decisiones, mis actitudes, mis emociones…? Aquí te dejo unos tesoros de la Biblia que me han ayudado mucho en esta área de la búsqueda de la excelencia. Espero que los disfrutes, ¡prepárate un buen café y las leemos juntas!

Angela

s3d3

No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. Filipenses 3:12

Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres. No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor.Romanos 12:18-19

Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres;Colosenses 3:23

Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.Romanos 12:3

¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo? Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos. Mateo 6:27-33

Angela