Crecimiento Personal

El TE…

El TE, lo mejor para el crecimiento personal

Hoy hablamos de crecimiento personal. Teóricamente hablando, este concepto representa “la capacidad que cada uno de nosotros tiene de tomar las riendas de nuestras vidas, teniendo un control completo de nuestras acciones, estima alta, seguridad completa en nosotros mismos y control de las emociones. Es el saber que tenemos el poder de cambiar las cosas, accionarlas y decidir sobre nosotros y lo que nos rodea, pero en consciencia, con respeto y valorando el que todos los otros pueden y deben hacer lo mismo, es decir, ser los verdaderos protagonistas de nuestras vidas”.
 Esta es la meta del crecimiento personal. ¡Cuán lejos nos encontramos de llegar a este punto! Parece una utopía. Quizá nunca lleguemos, pero eso no nos tiene que desanimar. Son los pequeños logros de cada día los que nos da la felicidad. Como dice Eduardo Galeano:

“La utopía está en el horizonte.Camino dos pasos, ella se aleja dos pasosY el horizonte se corre diez pasos más allá.¿Entonces para qué sirve la utopía?Para eso, sirve para caminar.”
En nuestra vida hay retos, sueños, oportunidades, problemas, rutinas, conflictos, logros, barreras, pérdidas, ganancias, posibilidades, situaciones favorables, situaciones complejas, alegrías, crisis,… 
¿Qué pasos puedo dar en este día a día para poder fomentar mi empoderamiento personal para poder crecer?

      ¡Quiérete a ti misma! 
Quererte a ti misma es sentirte con derecho a las cosas buenas de la vida. Trabaja por esos sueños que tienes, no renuncies a aquello que calificas como bueno para ti, porque este viaje es corto y estás aquí para expresar tu creatividad. 
– P.D.: Si tú no aprendes a quererte a ti misma entonces los demás tampoco lo harán.

   ¡Valórate!  
Valorarte significa tener un gran respeto por ti misma.
Debes respetar tu cuerpo, ideas y sentirte con todo el derecho a disfrutar. El autorrespeto es necesario para una avanzar en el crecimiento personal. En ese autorrespeto es importante aceptar la realidad de cómo eres, con tus talentos, virtudes y habilidades. Pero también es necesario aceptar tus defectos y debilidades y reconocer que hay que mejorarlos, ya que también son parte de ti.
Al reconocer y aceptar estas dos partes de lo que eres, es cuándo podremos dejar a un lado el papel de sentirnos  víctima y dejar de pensar; “me dijeron que no  podía hacer”, o “me rechazaron”, para convertirme en una persona responsable de mí misma y de mis actos. Esto nos ayudará a enfrentar mejor cualquier situación de la vida, llevar a cabo nuestros proyectos e ir avanzando en nuestras metas.

     ¡ Sé creativa!
La creatividad es algo que existe en todas nosotras, pero que a medida que vamos creciendo las circunstancias que experimentamos hace que la creatividad empieze a no tener sentido. Al dejar de practicar la creatividad tendemos a pensar y actuar ante los conflictos de la misma manera. Ser creativos es lo que nos ayuda a cambiar nuestro estilo de vida, proporcionándonos nuevas estrategias para enfrentar situaciones nuevas. Si lo que hasta ahora has hecho en tu vida no te ha resultado satisfactorio, modifica tus estrategias mediante la creatividad.
 Es el momento de tomarnos un té, siempre mejor en compañía, con las amigas, en un grupo de Scrap Booking… Y yo también lo hago con Dios, porque en momentos con Él, hablando con Él, elaboramos las mejores estrategias para enfrentar la vida. Dios es la fuente de amor, de perdón, de paz, de un nuevo comienzo.

Con cariño, 

Raili

Espiritualidad

Ser antes que hacer

Mi esposo salió ayer a un viaje a la selva con un grupo de hermanos. Algunos de ellos llegaron desde Argentina para ver “en directo” el ministerio que se está haciendo entre los indígenas de la selva de Venezuela. Y uno de ellos compartió algo que me ha dado que pensar:

Ser antes que hacer.

Los cristianos comprometidos con la obra de Cristo estamos siempre ocupados en hacer. Soñamos y oramos por hacer cosas grandes para Dios, en hacer un impacto a nuestro alrededor, en conseguir las metas que nos hemos trazado en nuestro servicio al Señor.
Ministerio. Servicio. Hacer.

Pero, muchas veces, nos olvidamos del ser. Nos olvidamos de que antes de hacer cosas para Dios tenemos que ser discípulos. Tenemos que ser adoradores. Tenemos que ser estudiosos de la Palabra. Tenemos que ser parte de una relación entre nosotras y Dios.
Comunión. Adoración. Ser.

La única manera de tener un ministerio efectivo es siendo. Ser antes que hacer.
Mis hijos están acostumbrados a vernos hacer muchas cosas, a servir a Dios de muchas maneras y de hacer ministerio hasta el agotamiento. Tienen en casa un ejemplo continuo de trabajo para el Reino y estoy muy contenta por eso. Creo que es algo que está forjando su carácter y les está dando una idea clara y práctica de cómo ser adultos que aman y sirven a Dios.

Pero me puse a pensar si también están recibiendo de nosotros la instrucción en el “ser”. ¿Estamos siendo ejemplos en comunión? ¿Estamos siendo ejemplos en nuestro tiempo de oración, de alabanza y de estudio de la Palabra de Dios? ¿Estamos enseñándoles a ser discípulos como lo más importante de todo?

No siempre. No de manera constante ni intencional al menos.
¿Cómo ayudarlos a entender que “ser” siempre tiene que venir antes que “hacer”? ¿Qué disciplinas espirituales necesitamos enseñarles y, sobre todo, en qué aspectos de nuestra relación con Dios debemos ser ejemplo a nuestros hijos? ¿De qué manera lo hacemos?
Oración

Desarrollar la disciplina de la oración lleva tiempo y esfuerzo. Lo primero que tienes que enseñarles es que no hay oraciones “correctas” o “incorrectas”. Orar no es nada más que hablar con Dios. Ayúdalos a entender que pueden hablar con Él de cualquier cosa: preocupaciones, cosas que les gustan, cosas que no les gustan, peticiones, acciones de gracias… Enséñales a orar versículos de la Biblia, ayúdales a perder el miedo de orar en público, ora por ellos y con ellos. Anota las peticiones de oración de los miembros de la familia y amigos para que puedan estar todos orando por eso.
Lectura de la Palabra

Enseñemos a nuestros hijos a leer una porción de la Biblia todos los días. No solamente a leerla, sino también a pensar en ella, en qué dice, y, sobre todo, a buscar cómo aplicar a su vida diaria lo que han leído. Anímalos también a memorizar la Palabra de Dios. Puedes encontrar planes de lectura para ti y para tus hijos (con devocionales y actividades específicas para ellos) en Ama a Dios Grandemente.
Alabanza y adoración

Asociamos la alabanza al “tiempo de canto en la iglesia” y poco más. Pero esto no debe ser así. Seamos ejemplo de adoración para nuestros hijos. Enseñémosles que cualquier momento y lugar es bueno para adorarle, que no se trata de las canciones que cantas, del tono que usas o de que haya instrumentos o no. Que la alabanza y la adoración a Dios son una actitud del corazón.

Ayudemos a nuestros hijos (y a nosotras mismas en el proceso) a ser antes que hacer.
Contenta en Su servicio,

Edurne

Crecimiento Personal

La ansiedad, una emoción que está de moda

Las emociones son tan variadas como los colores. Son reacciones que se vivencían como una fuerte conmoción del estado de ánimo. Esta vivencia puede tener un acento placentero, cuando experimentamos emociones positivas como pueden ser alegría, alivio, dicha, deleite, gratificación, etc.

Pero también pueden tener un efecto no placentero, como la ira, el miedo, remordimiento, indignación, irritabilidad, etc. Todos pasamos por una amplia gama de emociones. Pero, ¿por qué es importante sentir emociones?

Las emociones nos activan para responder mejor y para tener más energía ante situaciones importantes. Movilizan nuestra memoria y nuestro lenguaje. Cambian nuestro comportamiento porque nos preparan para la acción. Por ejemplo, ante situaciones de peligro sentimos miedo; frente a la pérdida sentimos tristeza; frente al daño sentimos ira; frente a la amenaza sentimos ansiedad y frente al éxito sentimos alegría.

Es genial poder sentir emociones, pero ¿cuándo son un problema las emociones? Cuando nos generan malestar psicológico como pérdida de control y mucha tensión. Cuando activan nuestro cuerpo dando lugar a palpitaciones o respiración agitada. Cuando generan comportamientos como evitar ir a determinados sitios o evitar hablar.

La ansiedad es una emoción, una respuesta emocional que surge ante una situación en la que percibimos amenaza.

Un grado de ansiedad es útil. Es una emoción natural que nos pone en alerta ante un posible resultado negativo preparándonos para cambiar dicho resultado. Pero otras veces nos activamos excesivamente y nos ponemos muy nerviosas. Sufrimos fracasos, no porque nos falte capacidad, sino por estos niveles de ansiedad extremos nos bloquean impidiendo que demos una respuesta correcta. Pongamos un ejemplo de cómo podemos perder un trabajo por miedo a ir a la entrevista:

– Situación: Tengo una entrevista de trabajo.
Tenemos dos formas diferentes de interpretar la situación:
Pensamiento persona A: “No me van coger, me voy a poner nerviosa y lo voy a hacer mal”.
Pensamiento persona B: “Voy a ir tranquila y lo haré lo mejor posible. Después de todo, si no me cogen me va servir de experiencia para otras entrevistas”:

Sentimientos:
Persona A: Siente ansiedad y miedo además de taquicardia, sudoración de manos, respiración agitada, etc.
Persona B: Tranquilidad.

De estas emociones se derivan estas conductas:
Persona A: NO va a la entrevista
Persona B: SÍ va a la entrevista.

Una de las formas de reducir el alto grado de ansiedad es atacar la respuesta física a la ansiedad: taquicardia, respiración agitada, sudoración de manos, sequedad de boca, etc. Y, ¿cómo lo conseguimos? Aprendiendo a respirar correctamente de forma pausada y profunda y aprendiendo a relajarnos. Ambas son dos armas poderosas para trabajar nuestras emociones. Te aconsejo que te entrenes en la RELAJACIÓN MUSCULAR PROGRESIVA de Edmund Jacobson. Jacobson argumentaba que ya que la tensión muscular acompaña a la ansiedad, uno puede reducir la ansiedad aprendiendo a relajar la tensión muscular. La clave por lo tanto está en que no podemos estar físicamente relajados y a la vez sentir ansiedad.

Si estás ansiosa, si estás bajo presión, o estás nerviosa porque debes enfrentar alguna situación difícil, sientes un estado de tensión muscular alto, esta técnica te permitirá un nivel de relajación elevados.

Pero además de la relajación te animo a tener en cuenta, como yo lo he hecho y me ha sido de gran ayuda, la invitación que nos hace a todos Jesucristo en la Biblia:

“Echa toda tu ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de ti”.

Raili

Crecimiento Personal

Amigas intencionales

Dice la Real Academia Española que intencional es sinónimo de deliberado, algo que se hace a propósito. Y quizá, luego de leer el título de este artículo, te preguntes qué tiene que ver todo eso con la amistad. ¡Mucho!

Hace un tiempo he descubierto que dada la naturaleza de los tiempos que vivimos: largas distancias, muchas ocupaciones y responsabilidades, las amistades sin querer se descuidan o quedan completamente abandonadas. Incluso he escuchado a algunos decir que “no hay tiempo para eso”.

Es ahí donde entra la palabra intencional. Las amistades, si queremos que sean profundas y de calidad, necesitan que les dediquemos tiempo; que a propósito busquemos el espacio para compartir y conectarnos a un nivel más allá del mensaje de texto o la llamada telefónica ocasional.

Tengo una amiga que me ha enseñado mucho al respecto. Quizá porque es life coach (mentora personal) o porque simplemente le apasiona todo lo relacionado con cultivar amistades. Vivimos a 42 millas de distancia (67 kilómetros). ¡Eso es muchísimo! Y si añadimos el factor tráfico, entonces la distancia pudiera parecer más larga. De hecho, con un tráfico normal nos toma 50 minutos recorrela. Sin embargo, eso no ha sido obstáculo para cultivar nuestra amistad. Cada mes hacemos tiempo para reunirnos, aunque sea una vez, y salimos juntas a comer. Esas dos, tres horas son una bendición. Y sé que hablo por las dos.

Ahora bien, no solo somos intencionales en hacer tiempo para vernos, también lo somos en apoyarnos, en preguntarnos cómo puedo orar por ti, qué proyectos tienes para esta semana. Ella es una de esas amigas que me acerca a Dios y me ayuda a crecer.

Y en eso también tenemos que actuar de manera deliberada. Al escoger las amistades tenemos que ser sabias. Como mujeres cristianas necesitamos primero que nada alguien que ame a Dios como nosotras y nos desafíe a buscarle más, a conocer su Palabra, a profundizar en nuestra relación con él.

Además es sabio escoger amigas que te ayuden a ser tu mejor versión. Alguien que te impulse a alcanzar tus metas, se interese por tus sueños, y que al lograrlos se alegre contigo genuinamente. Una amiga que cuando tal vez te desanimes, ore por ti y te ayude a mirar las cosas desde otro ángulo. Y por supuesto, lo mismo en dirección opuesta; es decir, ser nosotras esa clase de amigas.

¿Sabes? Las mujeres somos un poco complicadas también en este aspecto. Una verdadera amistad está libre de celos, de competencia. Una amistad a la manera de Dios es aquella en la que actuamos con toda sinceridad. Me gusta decirlo así: es una relación en la que puedo ser yo misma sin temor a rechazo o a cómo la persona tomará cada palabra o acto de mi parte. Y claro, si surgen conflictos, buscamos solucionarlos. Por experiencia sé que mientras más tiempo lo dejamos, más difícil se hace.

Con los años también he descubierto que quizá no vamos a tener muchas amigas así, pero si queremos algunas, o si ya las tenemos, es necesario ser intencionales y cuidar la relación.

La amistad fue idea de Dios; él llamó a Abraham amigo, y Jesús nos llama amigos. Creo que una vida plena y abundante también es aquella donde disfrutamos de amigos de verdad. Hagamos nuestra parte para ser amigas intencionales.

Bendiciones,

Wendy

Publicado originalmente en wendybello.com  

Uncategorized

¿Qué quieres de mí?

Una buena pregunta que nos propone nuestra colaboradora Edurne en su blog EL VIAJE DE UNA MUJER.

¿Qué quieres de mí?
¿Alguna vez has levantado los ojos al cielo y le has preguntado a Dios qué es lo que quiere de ti?
No entiendo. No aguanto. No sé por qué está sucediendo esto. No te siento cerca.
¿Qué quieres de mí? 

Yo le hago esa pregunta cada vez que sucede algo “extra” en nuestra vida. Señor, he renunciado a todo para servirte. Señor, mira todo lo que estamos sufriendo…y encima ¿esto? 
¿Qué más quieres de mí?  Esa misma pregunta se la hizo el pueblo de Israel a Dios en el libro de Miqueas. El capítulo 6 nos muestra un diálogo entre Dios y el pueblo de Israel. En ese diálogo, Dios les dice:
Pueblo mío, ¿qué te he hecho, o en qué te he molestado? Responde contra mí.” (Miqueas 6:3)
Dios no había hecho más que bien a Israel, pero el pueblo le había pagado con rechazo y rebelión. ¿Te suena de algo? ¿No se parece a la época en la que estamos viviendo? Hoy en día incluso los creyentes en Cristo se rebelan contra Dios y lo rechazan.
Israel responde con gran amargura e ironía:
¿Con qué me presentaré ante Jehová, y adoraré al Dios Altísimo? ¿Me presentaré ante él con holocaustos, con becerros de un año? ¿Se agradará Jehová de millares de carneros, o de diez mil arroyos de aceite? ¿Daré mi primogénito por mi rebelión, el fruto de mis entrañas por el pecado de mi alma?” Miqueas 6:6-7

¿Qué quieres de mí? Le dice Israel. ¿Qué haga holocaustos? ¿Qué traiga ofrendas en un número imposible o que te dé mi primer hijo? ¿Qué más quieres de mí?
Es esta una pregunta hecha desde el resentimiento, desde la amargura. Israel está diciéndole a Dios: “pides demasiado de mí, es imposible satisfacerte”.
Y Dios, con Su infinita misericordia, se vuelve a Israel y le dice:
Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios.” Miqueas 6:8
En otras palabras: no hace falta que inventes nada, que busques nada o que hagas nada.
Te quiero a ti. Quiero tu corazón.

Eso es lo que Dios quería de Israel. Eso es lo que Dios quiere de ti hoy.

El Señor quiere que le amemos y vivamos conforme a Su Palabra. Fíjate qué específico es en Su requerimiento a Israel:

1 – Quiero que hagas justicia
Actuar de manera justa con respecto a los demás o, lo que es lo mismo, tratar a los demás como queremos que nos traten a nosotros.Mateo 7:12“Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos

2 – Quiero que ames misericordia
Que des a otros la medida de misericordia que esperas recibir de Dios y que ames hacerlo, que no lo hagas por compromiso o por obligación, sino con un corazón genuino.
Colosenses 3:12“Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia

3 – Quiero que te humilles ante tu Dios
Que recuerdes quién es Dios y quién eres tú. Que tengas un corazón humilde que impregne toda tu vida y que surja de manera espontánea en cada aspecto de tu existencia.Solo cuando amamos a Dios y queremos agradarle y someternos a Su voluntad para nuestra vida podemos vivir con un corazón humilde y entregado. Filipenses 2:3-4 “Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros

Muchas veces vivimos frustradas haciendo una cosa y la otra y la de más allá intentando agradar a Dios cuando, en realidad, lo que Dios quiere es que permanezcamos cerca de Él, en comunión con Él.

Intentamos hacer la obra de Dios sin tener relación con el Dios de la obra. En nuestra fuerza, a nuestro criterio, según nuestra opinión.

Con un corazón lejos de Él.

Con una vida de oración vacía o inexistente. Leyendo la Biblia por obligación más que por el deleite de ver lo que Dios tiene para nosotras cada día.

Hoy te animo a que puedas hacer lo que Dios quiere de ti y que lo hagas de todo tu corazón. Él está más preocupado de Su relación contigo que del millón de cosas que puedas hacer en Su nombre.

Contenta en Su servicio,

Edurne

Crecimiento Personal, Familia

¿Qué es el hombre?

Quiero empezar por recomendar esta lectura, por Juan Varela Álvarez, Director y Fundador del INFFA. INSTITUTO DE FORMACIÓN FAMILIAR

¿QUÉ ES SER HOMBRE? Los roles tradicionales de masculinidad están en crisis. El concepto rancio del superhombre que todo lo puede profesional, económica, y sexualmente se desmoronó ya hace tiempo, alentado en su caída por el avance de las mujeres en los distintos ámbitos que antes estaban reservados sólo para los hombres. Ante todo esto, el mundo masculino se derrumba intentando reubicarse en el nuevo escenario social con cambios demasiado rápidos. Frente a este panorama repetimos la pregunta del millón: ¿Qué significa ser hombre hoy?Esta es la pregunta planteada y el reto al que nos enfrentamos. La imagen del hombre y su identidad como varón han sufrido un desgaste histórico. La pérdida de identidad y por lo tanto de autoridad, ha sumido al hombre en una … (continuar leyendo)

Como mujeres, esposas y madres, se nos intenta engañar muy sutilmente de quién es un hombre y por ello debemos estar muy atentas. No queda demás reflexionar de cómo Dios creó al hombre y para qué! 
Debemos apoyar a nuestros maridos, hijos a que el código varonil inventado por la sociedad no les “..castre la auténtica masculinidad perpetuando en muchos hombres un modelo inmaduro y desconectado de su realidad.” (artículo arriba compartido).
Debemos orar por nuestros maridos y educar a nuestros hijos con los valores que Dios nos dio, y abandonar la mentira que esclaviza al hombre para ser más femenino y a la mujer más masculina. Son roles que confunden y trastocan el modelo familiar que Dios estableció y que llevan al matrimonio sufrir graves crisis que acaban en la mayoría de las veces en roturas de los vínculos sanos en el matrimonio. 
El marido debe ser el ejemplo sano varonil para sus hijos, con el carácter que Dios le dio y la mujer disfrutar de su feminidad, maternidad y mostrar sus cualidades emocionales (que tanto quiere eliminar el mundo a través de mentiras de contenido espiritual) para que sus hijos respeten realmente y entiendan quién y qué es el hombre y su papel correcto. También es importante tener en mente quién y qué es la mujer y su valor correcto. Así sabrán, sin lugar a dudas, cual es su verdadera identidad como hombres en Dios.
Como mujeres luchemos en oración, luchemos a lado de nuestros maridos respetándoles, valorando sus vidas, y amándoles con todo nuestro corazón. Con eso, que como matrimonios y padres seamos luz para nuestros hijos y que sus anhelo lleguen a ser el querer reflejar la verdadera identidad en Dios como hombres!
A parte de leer el artículo, os recomiendo leer :

Salvaje de corazón, John Eldredge. Descubre el héroe que hay en ti. Alcanza tu propósito divino y sé el hombre que debes ser.
En Salvaje de Corazón, John Eldredge invita a los hombres a recuperar su corazón masculino, definido en la imagen de un Dios apasionado. E invita a las mujeres a descubrir el secreto del alma de los hombres, y a deleitarse en la fortaleza y valentía con que fueron creados.

Una servidora,

Susana

Crecimiento Personal

¿Eres perfeccionista?

24 octubre, 2018

PERFECCIONISMO VS. EXCELENCIA

El perfeccionismo versus un deseo profundo de alcanzar la excelencia en todo, pero ¿Cuál es la diferencia? 

Amiga, ¿Eres perfeccionista? ¿Vives una vida estresada por la exigencia de tus propios sentimientos para obtener la perfección en todo? Te animo a cambiar el chip y cambiar tu sentido de perfeccionismo personal por una vida enfocada en un deseo profundo de alcanzar la excelencia en todo lo que haces. 

  • Deberás cambiar tu meta de obtener resultados perfectos por la meta de obtener una satisfacción genuina personal en el hecho de que has dado tu mejor esfuerzo y que has hecho el mejor intento posible.
  • La clave aquí será que cuando falles en cualquier aspecto de llegar a tu meta dando tu mejor esfuerzo, deberás aprender a ser generosa y buena contigo misma y contentarte con los resultados, sabiendo que de los fallos (que todos cometemos) siempre se aprende. Es más…

APRENDE A ANTICIPAR Y AMAR LAS LECCIONES QUE TUS FALLOS TE APORTAN.

Young Architect using cell phone at desk

¿CUÁLES SON LOS PENSAMIENTOS QUE GUÍAN TU VIDA? La consejera estadounidense June Hunt en sus libros Esperanza para el Corazón, nos da varias formas de autoevaluar la salud emocional de nuestras motivaciones personales en las áreas más importantes de nuestras vidas, como en las relaciones, la familia y el trabajo. En su artículo, El perfeccionismo: la presión por lograr la perfección, Hunt nos explica la diferencia entre estas dos actitudes.

EL PERFECCIONISMO DICE QUE…

  • En realidad lo mejor que yo pueda hacer no será suficiente.
  • Debo ascender en el trabajo y mejorar en todo lo que hago.
  • Debo tener una casa impecable.
  • Debo sacar solamente las más altas calificaciones/notas en todo.
  • Prefiero estar muerta a ser mediocre.
  • Estoy segura que lo hice mejor que mis amigas.
  • No puedo descansar hasta que consiga la perfección en esto.
  • Lo más doloroso en la vida es ser un fracaso.
  • Tengo que hacerlo mejor.
  • Me siento frustrada.
  • Puedo ser perfecta si me esfuerzo más.
  • Tengo pavor a la hora de iniciar un nuevo proyecto incierto.

EL DESEO DE LA EXCELENCIA DICE…

  • Estoy satisfecha con dar lo mejor de mí.
  • Guardo la esperanza de conseguir un ascenso, ¡sería maravilloso!
  • Quiero mantener limpia mi casa.
  • Me gustaría sacar las más altas calificaciones/notas posibles para mis habilidades.
  • Me siento competente en muchas áreas de mi vida.
  • Lo hice mejor que nunca.
  • Estaré contenta con hacer lo mejor que pueda.
  • El fracaso de vez en cuando es parte natural de la vida.
  • Me gustaría intentarlo de nuevo y hacerlo mejor.
  • Me siento satisfecha por haberlo intentado.
  • Espero obtener la excelencia si estoy haciendo mi mejor esfuerzo.

Así,  la primera persona acaba siendo idealista en todo, mientras la segunda, tiene un concepto equilibrado y sano de si misma, y por consecuencia tiene más paz y alegría a la hora de emprender algo nuevo. Estas son algunas actitudes características de cada una: 

El idealista..

  • Exige el éxito
  • Permanece en sus errores
  • Teme el fracaso
  • Se pone a la defensiva cuando se le critica
  • Se enfoca en lo que ha logrado
  • Detesta perder por temor a sentirse rechazado

El realista…

  • Desea el éxito
  • Aprende de sus errores
  • Acepta el fracaso
  • Se beneficia cuando se le critica
  • Se enfoca en cómo se logra
  • No le gusta perder pero todavía se siente aceptado

¡Vamos a poner estas nuevas actitudes en práctica amigas! 

christmas-stressd71af05eb4f26f31a7a5ff0000312631

En fiestas familiares…

Disfruta de que estáis todos juntos, recuerda que para muchos no es el mejor momento, faltan seres queridos, algunas situaciones tensas se agudizan en estos días. No juzgues cada detalle, especialmente los que están fuera de tu control. En lo que esté en tus manos haz lo mejor que puedas en cuanto a regalos, comidas especiales, visitas, etc. No te juzgues a ti misma ni juzgues a los demás muy severamente. Recuerda qué es lo importante de las fiestas familiares para ti y tu familia y esfuérzate en la medida de lo posible por contribuir lo mejor de ti. Recuerda que muchas veces puedes lograr esto sin gastar tanto dinero, ¡se creativa!

P40B-perfectionist-woman-cutting-hedge

En tu trabajo…

No compitas con los demás, las comparaciones no te llevan a nada bueno. Aprende a trabajar en equipo, alégrate por los logros de los demás. No vivas en los logros o los fracasos del pasado. Quédate con los buenos consejos de las críticas de las personas y elimina los sentimientos negativos que ellas te aporten. Perdona a las personas que te hacen daño y no pagues mal por mal.

talkng

En la crianza de tus hijos…

Tus hijos no necesitan padres perfectos, necesitan padres que les apoyen y les enseñen las lecciones más importantes de la vida. ¡Cuidado! el perfeccionismo causa mucho daño a los hijos. Ayúdales a aprender de sus errores, así que no acentúes cada error que ellos comenten.

Amiga, toma unos momentos conmigo y piensa, ¿que pensamientos guían mis decisiones, mis actitudes, mis emociones…? Aquí te dejo unos tesoros de la Biblia que me han ayudado mucho en esta área de la búsqueda de la excelencia. Espero que los disfrutes, ¡prepárate un buen café y las leemos juntas!

Angela

s3d3

No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. Filipenses 3:12

Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres. No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor.Romanos 12:18-19

Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres;Colosenses 3:23

Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.Romanos 12:3

¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo? Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos. Mateo 6:27-33

Angela

Uncategorized

Perdonar es sanar


Es impresionante como el perdón libera y relaja las personas que se sienten heridas! Conozco a muchas personas que sufren depresión o  que no disfrutan de su vida al máximo porque su corazón está cargado con tristeza, rencores y sufrimiento do pasado. Quiero que sepas de una cosa:- el perdón es sanador! 

Una vez un profesor nos contó que los Romanos tenían una costumbre muy peculiar. Cuándo alguien era asesinado, se ataba el muerto en las espaldas del asesino y este era obligado a ir por las calles cargando con el muerto y la multitud detrás insultando y tirándole cosas. No he podido verificar si esta historia era verdad, pero esto aclara muy bien cómo nos afecta la falta de perdón.. Dejar de perdonar es castigarse a uno mismo. Es estar con este muerto (algo no perdonado) atado en tu corazón impidiéndote de vivir una vida plena, con tu cónyuge, tus hijos, tus amigos, todos pagando la deuda del ofensor, menos él, porque muchas veces la persona que nos ha hecho daño no se arrepiente, y está por ahí disfrutando de la vida, menos tú y tu familia! Libérate de tu enemigo, porque esta persona que te ha herido no merece que pases la vida ocupándose con ella!

El psicólogo Frederic Luskin, director del proyecto Stanford Forgiveness Projects y autor de varios libros enfocó su vida a estudiar a las personas que se han visto afectadas por conflictos políticos internacionales (víctimas del atentado de las Torres Gemelas) explica que el perdón debe ser visto por quien lo concede como un favor autodirigido que viene a otorgar beneficios internos, no externos.

Hoy vamos ver dos claves para aprender a perdonar:

1- La obsesión con el perdón es tan malsana como la obsesión con la venganza.

EL PERDÓN TOMA TIEMPO

Por supuesto, el perdón toma su tiempo, no es solo un proceso interno esencial para librarse de emociones negativas y reforzar la buena salud mental, también es un camino empinado cuyo recorrido puede implicar años de resentimiento y ansias de tomar represalias en contra de un ofensor.

Un lastre común que dificulta el perdón es que las personas asumen que el hecho de perdonar equivale a minimizar la gravedad de la ofensa, restar importancia a su sufrimiento o permitir que quien los hirió se salga con la suya. No tiene por qué suponer un proceso de reconciliación con el ofensor, sino de liberación personal.

2- Perdonar, porque la herida que sufrimos pudo haber sido causada por nosotros en otras circunstancias

Perdón empático:- Una práctica que impulsa y facilita perdonar es el ejercicio de ponernos en el lugar de la otra persona, es decir, de quien nos lastimó. Una técnica efectiva para esto es el ejercicio de la silla vacía, que consiste en sentarse frente a una silla vacía y vaciarnos emocionalmente como si en ella estuviese sentada la persona que nos ofendió. El proceso incluye cuestionar a esa persona por lo que hizo y, más adelante, cambiar lugares y ocupar su silla para dar respuesta a nuestras propias preguntas.

El ejercicio está pensado para despertar sentimientos de empatía o incluso de lástima hacia el ofensor, lo cual reduce el malestar y las emociones negativas.

Y siempre nos faltan ganas de perdonar, no obstante podemos pedir y contar con la ayuda de Dios!

3:- Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal.

Oración Padre Nuestro Evangélio de Lucas capitúlo 

¿Vamos Hacer algo Divertido ?

Esta chica hace pintura super divertida con su bebe, se puede hacer con los niños, adolescentes…  También es una actividad muy interesante para provecho personal: pensar en la vida, evaluar situaciones o reflexión sobre el perdón.  A disfrutar:

Rosa

Salud y Belleza

Rutina de belleza

Para conseguir dar cuenta de realizar nuestras tareas diarias con éxito, necesitamos establecer algunas reglas, algunos límites y seguir una rutina.

Significado de rutina:
Costumbre o hábito adquirido de hacer algo de un modo determinado, que no requiere tener que reflexionar o decidir.

Rutina Matinal

Muchas veces, como maquilladora, procuro animar a las mujeres a tener un tiempo para sí mismas por la mañana, y muchas dicen que no hay tiempo, que la mañana es muy ocupada y por eso no pueden maquillarse.

Para alcanzar algunos objetivos necesitamos sacrificar algo que nos guste mucho. En este caso, unos 20 minutos de sueño ya resuelven esta cuestión. Un maquillaje sensilla, no va a llevar más que eso para ser hecho, y la buena noticia es que con la práctica, esos 20 minutos podrán convertirse en 10.

Cuidar de la piel y maquillarse, exige de nosotros una cierta dedicación, debemos seguir algunos pasos y disponer de algún tiempo. Si hacemos una analogía con nuestra vida espiritual, veremos que no será diferente, también necesitaremos dedicarnos y disponer de tiempo. En ambas situaciones, quien gana somos nosotras mismas y las personas que conviven con nosotras.

importante:
“Acuérdate de que es el Señor, tu Dios, quien te da la fuerza para adquirir vigor.” (Deuteronomio 8,18)

Dios es un Dios de detalles, si tiene dificultad en realizar cualquier tarea, ore, Él dará la fuerza necesaria!

A continuación se presentan algunos ítems necesarios para hacer un maquillaje básico para el día a día:

1) Filtro solar

2) Base, BB cream o correctivo (elija lo que dé el resultado mejor en su piel)

3) Polvo facial para sellar cualquiera de los ítems arriba.

4) Blush (preferentemente en color coral, melocotón o rosa, esos colores dan aspectos de salud)

5) Mascara de cilios

6) Brillo de labios

Con pocos productos es posible hacer un maquillaje sencillo y bonito.

Que Dios os bendiga y capacite a cada una de vosotras a cuidar tanto de la belleza externa, como de la belleza interior.

Andréia

Crecimiento Personal, La Biblia

¿Huésped o habitante?

“Entonces Cristo habitará en el corazón de ustedes a medida que confíen en él. Echarán raíces profundas en el amor de Dios, y ellas los mantendrán fuertes” (Efesios 3:17)

Este versículo comienza con una palabra que indica consecuencia o fin al que se encamina algo: “entonces” (en la NTV) o “para” (en otras versiones).  La presencia y acción del Espíritu Santo en nosotros es la presencia de Cristo mismo. Pero, sin ponernos demasiado exegéticas, esto fue lo que vino a mi mente mientras lo leía: el Espíritu Santo nos fortalece pero a medida que confiamos en Cristo, y entonces él habitará en nuestro corazón. Permíteme explicarme. 

Hay una gran diferencia en tener a alguien como huésped o visitante y alguien que habita en nuestra casa. La persona que habita se establece, goza de los mismos derechos que el resto de sus habitantes. 

Muchas veces aunque decimos que Cristo vive en nuestro corazón, lo tenemos más bien como un huésped pero no le dejamos habitar, establecerse. ¿Por qué? Varias razones pero esta que Pablo revela aquí me llegó mucho: por falta de confianza, o falta de fe. Cristo se establece, se adueña de nuestro corazón, cuando voluntariamente lo dejamos al mostrar que confiamos en él. 

Normalmente no abrimos la puerta a extraños, y si lo hacemos, solo les dejamos llegar hasta la sala. Algunas amistades tienen acceso a nuestro comedor y cocina. Pero solo los más íntimos han estado en nuestra recámara, ¿cierto? Igual pasa con el Señor. Le limitamos el acceso a áreas de nuestra vida porque, la verdad sea dicha, no confiamos plenamente, incluso cuando lo digamos de labios para afuera.

Te confieso que esta palabra que te comparto me confrontó a mí. Solo la confianza en Cristo, confianza real, hará que él pueda establecerse, habitar en nuestros corazones. Confianza real es confiar cuando no entiendo, cuando llegan los huracanes, cuando el viento sopla, me quedo sin trabajo, llega la enfermedad, se rompen las cosas en casa y hay que reemplazarlas, la muerte ronda, las relaciones se rompen, y aun así poder decir: confío en que él tiene mi vida en sus manos, voy a estar bien.

Ahora mira, el resultado de confiar así es que nos arraigamos en el amor de Dios y eso nos mantiene fuertes. ¡Tremendo! ¿Te percataste? Cuando vienen los embates normales de esta frágil vida terrenal, lo que nos mantiene fuertes es tener raíces en el amor de Dios.  Eso fue justo lo que el Espíritu Santo me hizo notar. Los vientos me estaban derribando porque en el fondo mi corazón dudaba del amor de Dios.

El mismo Pablo nos enseña en Romanos que nada nos puede separar del amor de Dios. Dios nos dice que nos ama con amor eterno. Nos dice que nos ama con amor inagotable. Pero nos toca a nosotros decidir aceptar y creer en ese amor.  Justo por eso Pablo les dice en el versículo 18 que espera que ellos puedan comprender la medida del amor de Dios, y que puedan experimentarlo (v. 19), a pesar de lo incomprensible que es para nuestra mente humana.

Mi amiga lectora, si logramos aunque sea captar esta simple verdad, los embates de la vida no nos derribarán tan fácilmente: DIOS NOS AMA Y SU AMOR GARANTIZA QUE TODO LO QUE NOS SUCEDE TIENE COMO FIN NUESTRO BIEN. Es difícil entender un amor así, lo sé, pero es ahí donde entra la confianza de la que hablábamos antes, la fe.

Vamos a abrir el corazón, con plena confianza, y dejar que Cristo se convierta en residente no huésped. Y, confiando en él, agarrarnos con uñas y dientes al amor de Dios y allí encontrar la fuerza.

Cristo no se impone, él espera que confiemos y al confiar estemos dispuestas a abrir la puerta de nuestro corazón y dejarle entrar a todas las habitaciones.

El amor de Dios es incomprensible, pero real, y lo único que nos mantendrá firmes, incluyo cuando el suelo parezca desaparecer bajo nuestros pies.

Bendiciones,

Wendy

Este artículo forma parte del libro “Vivir en la luz”, ahora disponible en forma impresa. Para adquirir tu copia, sigue este enlace