Crecimiento Personal, Familia

Trayendo chispas al matrimonio

Artículo adaptado del original: Familia.com.br

Fotos en Pinterest

En ocasión de San Valentín, aprovecho para hablar de algo que debe estar en la agenda todo el tiempo. El matrimonio no puede ser descuidado. 

Imagina que tienes un jardín y no lo riegas, no retiras las hierbas malas, no remueves las piedras que puedan estorbar el crecimiento … ¿qué va a pasar? Ya lo sabes … 

Esta es la realidad de toda relación: las palabras tienen mucho valor. La Biblia dice que la lengua es un instrumento que sirve para el bien o para el mal. Yo aconsejo que la utilicemos para llevar una buena relación dentro del matrimonio. 
Te propongo una prueba. Pronuncia alguno de estos diez elogios a diario y verás la diferencia en tu marido. Los hombres no tienen la reputación de ser buenos comunicadores. Tienen necesidades emocionales y cuando son suplidas, eso les anima a dirigirse hacia lo que podemos llamar “nuestro hombre ideal.” Vale la pena hacer la prueba y ver lo que pasa, ¿verdad?

1. Soy feliz por haberme casado contigo.
Ellos necesitan sentirse seguros en el matrimonio, necesitan una comunicación directa, sin rodeos. Dilo en el momentos que menos se lo espera, sin que tenga que hacer algo para merecerlo. Los elogios espontáneos parecerán más genuinos y sinceros. 

2. ¡Admiro tu esfuerzo por proveer para nuestra familia!
Los hombres, digan o no, evalúan su papel por la manera que proveen total o parcialmente para la familia. Reconocer el esfuerzo de cualquier persona es importante, especialmente cuando se trata de un hombre. 

3. ¡Estoy muy orgullosa de ti!
Tienes que ser su fan número uno. En la vida diaria, él oirá muchos comentarios negativos que le intentan derribar. En el hogar, le vendrá bien saber que es admirado. Se sentirá más seguro de si mismo para afrontar el mundo. 

4. ¡Eres un papá estupendo!
Si tienes hijos, comenta cómo admiras su esfuerzo para ser un buen papá. La sociedad quizás ponga más importancia al rol de la mamá, pero sabemos que él tiene un papel importantísimo en la vida de tus hijos. Díle lo buen padre que es. 

5. ¡Qué actrativo eres!
Nosotros todos cambiamos con el tiempo. Es importante que sepa que los cambios no le hacen menos atractivo para ti. Por lo general, los hombres demuestran su amor a través de la intimidad física, es importante que sepan lo que piensas de su apariencia. 

6. ¡Gracias por arreglar las cosas …!
Es importante agradecer lo manitas que es. No importa su nivel de capacidad en esta area, se sentirá muy bien sabiendo que su esfuerzo no pasa desapercebido. 


7. ¡Gracias por ayudar en casa!

No importa cuanto haga, cada vez que se esfuerza en ello, muestra tu gratitud. La tendencia es que trate de hacerlo más veces para oír lo mismo. Ojo, no busques la perfección pues esto no es bueno para nadie. 

8. ¡Tú me haces reír!
Dile que él trae mucha energía positiva que ilumina tu día. Aunque él sea más callado, puedes darle un cumplido por lo bien que lo pasas estando con él. 

9. ¡Eres muy fuerte!
La próxima vez que lleve una carga, las bolsas de la compra, puedes decirlo. 🙂 Ellos viven para recibir cumplidos. Haciendo esto tú, de forma genuina, puedes esperar reciprocidad pronto. Haz la prueba. 

10. ¡Me encanta pasar tiempo contigo!
La vida es dura y pasa muy rápidamente, no dejes de decirle que con él disfrutas ver el tiempo pasar. Entra en su mundo y vive aventuras con él. Que seais los mejores amigos. 

La Biblia nos enseña mucho de ser positivos en los comentarios que hacemos y que seamos genuinos en lo que decimos.  Debemos actuar así en todos los niveles, cuanto más en nuestra familia y matrimonio.  Se hace gratuitamente, sin querer nada a cambio, pero verás que el cambio vendrá.  Seguid estos pasos y tened paciencia. 

Efesios 4:29
No salga de vuestra boca ninguna palabra mala, sino sólo la que sea buena para edificación, según la necesidad del momento, para que imparta gracia a los que escuchan.

Mara

Cosas de Casa, Crecimiento Personal

Las 3 Rs para un mundo sostenible: reciclar, reutilizar y reducir

Esta no es una publicación que nos hará sentirnos bien. Espero, entretanto, que la realidad alarmante nos inspire a hacer cambios en nuestra vida para ayudar y colaborar, pues la responsabilidad de de todos nosotros. Las cifras son inquietantes. La tierra es nuestra casa. Cuidémosla.

1.Reciclar: en las tiendas hay diferentes modelos de cubos para la basura y reciclado. En nuestra experiencia, se hacen pequeños rápidamente. Es de asustar la cantidad de envases, cajas, plásticos, latas que echamos a diario. Nosotros utilizamos diferente bolsas y allí vamos metiendo los diferentes envases. Os invitamos a colaborar con ideas en los comentarios. Este es un problema de que todas somos responsables.

2. Reutilizar: somos una sociedad de consumo. El reutilizar hasta poco no era muy popular. Felizmente, esto va poco a poco cambiando. Podemos reutilizar muchas cosas en nuestra vida: frascos de vidrio en la cocina, bolsas de plástico (mejor aún conseguir las que no se echan y puedes utilizar vez tras vez en el supermercado), ropas que pasan de niños a niños, etc. Pensad que ropas acumulan rápidamente en las basuras. La ropa barata, resultado de explotaciones infantiles o de los menos favorecidos en países subdesarrollados nos llevan a comprar más y más. Tenemos mucho más de lo que necesitamos. Hagamos decisiones responsables. ¿Qué ideas más nos puedes aportar con relación a la reutilization?

3. Reducir: un tema que está relacionado con el anterior. Una vez que lo reutilizamos, podemos reducir. Lo importantes es consumir responsablemente: comprar lo justo. Esto se puede reflejar en todo: la comida que acabamos por tirar, la ropa que compramos sin pensar dos veces, los muebles o utensilios domésticos que son superfluos, etc. ¿Puedes aportar más ideas?

Espero que esta publicación sea más como un diálogo. Este es un tema muy relevante que tiene que ver con todas nosotras, no importa dónde vivamos.

La Biblia dice que Dios ha creado todo lo que tenemos:

Del SEÑOR es la tierra y todo lo que hay en ella; el mundo y los que en él habitan. Porque El la fundó sobre los mares, y la asentó sobre los ríos.n –Salmo 24:1-2

Y nosotros somos responsables con el cuidado de todas las cosas: nuestro es todo para disfrutar, pero la responsabilidad nuestra es de cuidar de todo.

Tú le haces señorear sobre las obras de tus manos; todo lo has puesto bajo sus pies: ovejas y bueyes, todos ellos, y también las bestias del campo, las aves de los cielos y los peces del mar, cuanto atraviesa las sendas de los mares. Salmo 8:6-8

Los cielos son los cielos del SEÑOR; pero la tierra la ha dado a los hijos de los hombres. Salmos 115:16

Hablemos del tema …

Mara

Crecimiento Personal, Familia

Explorando el mundo en la sobremesa

Hola, soy Susie … con una idea para cuando recibas invitados en casa. Ahora que el tiempo es mejor, es un buen momento para recibir en casa a nuevas familias o personas que hayas conocido este año.  En España hay personas de todo el mundo, y te animo a invitar a casa los amigos internacionales que tengas o que quieras conocer mejor.

Uso un atlas mundial como un registro de invitados. Esto funciona entre familias y parejas, y es genial para solteros.  Después de comer, en la sobremesa, sacamos el atlas e invitamos a cada persona a mostrarnos en el mapa ese lugar donde nació o se crió. ¿A quién no le gusta hablar de su historia personal?  Los demás pueden preguntar y comentar, y es un tiempo de aprender mucho de primera mano sobre otra cultura. 

Luego, pido que cada invitado esriba su nombre y lugar de origen en un papel que guardo dentro del atlas en la página del mapa de su país. Es una manera simple de mostrar interés en mis invitados y profundizar en el conocimiento de su familia y cultura; además, sirve para recordar momentos gratos de compañerismo. 

Este atlas funciona como registro de invitados, y es un recordatorio para mi familia de que cada persona y cada cultura tienen valor, porque somos creados por el mismo Dios quien ama a todos.  

Porque Dios amó al mundo y envió a Su Hijo … Evangelio de Juan 3:16 

Susie

manualidades

¿por qué hacer manualidades?

No se si os habéis preguntado alguna vez por qué nos gustan tanto las manualidades, o por qué las hacemos.

Pues pensando un poco en ello e indagando por Internet es que se me ha ocurrido escribir este artículo.

He encontrado artículos que dan una prioridad a las manualidades con muchos beneficios, y sí, yo ya lo estaba experimentando y cuando lo lees pues tiene bastante de razón.

Son ideales para desarrollar la concentración y disminuir el estrés, incluso a contribuir con el medio ambiente pues también se utilizan materiales reciclados, a los niños los estimulan en la destreza manual, la creatividad y la perseverancia.

Expresan creatividad y a veces decimos que no tenemos creatividad, pero eso no es cierto porque hemos sido creados a imagen de Dios, y ¿no es Dios un Dios de creatividad? pues El que ha creado todo, todo el universo, el mundo y todo lo que en el hay. Si pues tenemos creatividad, que no sabemos que la tenemos por diferentes motivos pasados, por nuestro alejamiento de Dios mismo, por malas experiencias o incluso porque no tenemos una buena autoestima de nosotros mismos.

Se utilizan en personas mayores, o personas con discapacidades, con enfermos de Alzheimer, o demencia, pero también en niños y en personas que estamos bien.(o que pensamos que estamos bien)

Nos ayudan a abstraernos de nuestros problemas, enfermedades…en diferentes etapas de nuestra vida, y nos ayudan a reforzar la concentración y olvidarnos por un momento de las malas circunstancias que estamos pasando, y poder relacionarnos con otras personas, con el entorno y sobretodo como he dicho antes que refuerzan la autoestima. Todo va relacionado con el cuerpo y la mente.

No necesariamente tenemos que gastar mucho, podemos utilizar materiales reciclados, sencillos y baratos.

Y hacer cosas hechas por nosotras mismas nos dan la satisfacción de saber que puedo hacer cosas y son bonitas.

Myriam

(espaciohogar.com)

Uncategorized

15 minutos diarios que pueden cambiar tu salud mental y física

Este es un reclamo bastante impresionante pero os puedo garantizar que funciona, esta ha sido mi experiencia.  

He tenido dolores en la espalda por casi un año, unos días mejores y otros peores, pero no se me iba.  Tengo que decir que todavía tengo algo de dolor pero ha mejorado muchísimo.  

Hace una semana también tuve una presión en el pecho que me llevó a urgencias.  Pensé que me pasaba algo con el corazón, pero después de algunas horas y muchos chequeos, todo estaba bien, y me comunicaron que era un episodio de ansiedad.  

Sin extenderme mucho, desde el año pasado he estado preocupada con mi hija que se va en un viaje humanitario cristiano de 11 meses por varios países subdesarrollados empezando en este mes de agosto.  A parte de esto mi hijo más pequeño se marcha para estudiar en la universidad por 4 años también este verano.  Mi hija mayor vuelve a casa después de 4 años y eso representa una adaptación a una hija más independiente y adulta.  Todas estas cosas son buenas pero pueden ser causa de mucha ansiedad si la perspectiva no es la correcta. 

Abro mi corazón para que entendáis lo que voy a decir ahora. 

Desde que me pasó esto he estado descansando mucho, he estado leyendo más la Biblia y dándome más tiempo para cosas tan pequeñas pero necesarias como leer más, ver alguna película o conversar tranquilamente con mi hijo y marido, sin nada que me necesite mi atención.  He estado leyendo también sobre cómo luchar en contra este mal y algunos recomiendan la meditación.  También el otro día pusieron la película Resucitado en la tele.  Me acuerdo de una escena en que el guardia romano pasa toda una noche mirando el mar, al lado de Jesús, y cómo Jesús demostró que conocía los dilemas más íntimos de su corazón.  Pensé:  ¡que bonito sería pasar una noche así al lado de Jesús!

Un versículo de la Biblia ha saltado de la página para mi esta semana.  Este es:  

” … echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.” 

1 Pedro 5:7

Entre mis lecturas informativas, la relajación que hago en mi clase de Pilates y este versículo, se me ocurrió una idea.  He estado utilizando esta estrategia por 6 días y lo que ha ocurrido me impacta. 

Paso 15 minutos al día en relajación con Jesús.

Parece ser algo muy sencillo pero muchas, incluida yo, no encontramos 15 minutos enteramente dedicados a oír a Jesús.  La vida demanda nuestro tiempo y atención desde el momento que salimos de la cama.  Es difícil estar un tiempo totalmente aisladas de la vida.  Pero con este experimento, que espero haga parte de mi vida de hoy adelante, veo su vital importancia

Pasos prácticos:

1) Elijo un lugar aislado (la cama, el sofa, y otro lugar confortable).  Me gusta estar acostada por el relajamiento completo de mi cuerpo.  La posición es en la que más te puedas relajar.   

2) Asegurarse de la temperatura:  que sea la ideal para ti.  Aún que tengas que poner la calefacción o el aire por un momento.  Puedes utilizar una manta para abrigarte o un ventilador. 

3) Tener una selección de “música” en Spotify o YouTube.  Yo he buscado sonidos de la naturaleza pues mientras me relajo me transportan a lugares de mi niñez, la playa, el campo, los animales silvestres.  Hay muchas listas de sonidos naturales.  Además, la Biblia dice, que la creación habla del Creador.  Cuando oigo las olas del mar, o la lluvia que cae, los truenos de una tempestad, todo eso me arrima a Dios.  

4) Con un cronómetro, marco 15 minutos.  Pongo el sonido de la naturaleza, y empiezo a imaginar que Jesús está conmigo en este lugar al que me lleva mi imaginación.  En la verdad, creo que Él está conmigo allí, en mi interior, no es una alucinación … Jesús promete en la Biblia estar con nosotros todos los días. 

5) Hay días en que me imagino acostada en su regazo oyendo a unas cascadas.  En otras ocasiones caminamos tomados de la mano por la playa mientras oímos las olas.  Hubo momentos que me imaginaba oyendo las tormentas tropicales en el porche de mi casa en Brasil, sentados los dos en las tumbonas.  Tengo que decir que “hemos estado” en muchos lugares en estos últimos días. 🙂

6) Estos momentos, que empiezan con sencillamente “estar”,  pasan a ser de vez en cuando una conversación o un compartir de lo más profundo.  He abierto mi corazón a Él, y al hacerlo, me he dado cuenta de mis miedos, de mis preocupaciones, de mi estado de ansiedad …  Los he rendido a Sus pies, uno a uno … y hay mucho por rendir todavía. 

RESULTADO:  He notado un cambio en mi ánimo, la presión en el pecho casi se ha ido totalmente, ha cambiado la manera en que empiezo el día (siendo que lo hago por la mañana).  Hay días que noto que los 15 minutos no fueron suficiente y pongo 15 minutos más. 🙂  Si no puedes por la mañana, no dejes de hacerlo aún que sea antes de dormir.  Puede que sea de mucha ayuda para las que en alguna ocasión no podemos conciliar el sueño.   Lo más increíble es que mi espalda ha mejorado bastante esta semana:  ¡lo mejor que ha estado en estos últimos 10 meses!   Todavía siento algo de dolor pero no me impide para nada levantarme por la mañana o agacharme, como era el caso. 

Creo que mi problema con la espalda/ansiedad tiene que ver con momentos en que no puedo entregar todas mis preocupaciones a Dios.  Mi visión destorcida de quién es Dios me impide de confiar plenamente.  Basta pasar tiempo íntegro con Jesús para ver las cosas desde Su perspectiva.  Hay tantos versículos que podría compartir a respecto … queda para la próxima publicación.  

No quiero dar la impresión que ya he llegado.  No, esto es un camino, pero que bueno es estar en este camino en tan buena compañía.  Lo recomiendo.

Mara