Crecimiento Personal, Espiritualidad, Familia, Uncategorized

¿Perder un hijo y vencer el dolor? Sí, se puede.

El 12 de Septiembre del año 2003, murió nuestro hijo mayor David, mientras practicaba submarinismo frente a la isla de Es Vedrá en Ibiza, a la edad de 29 años.

Él era el mayor de nuestros seis hijos y su muerte nos dejó como familia, completamente conmocionados, devastados y en estado de shock. Unas horas antes estábamos tranquilamente cenando cuando sonó el teléfono para anunciarnos que David no había vuelto a casa, que estaba pescando y que siempre llegaba antes de esa hora.

Entonces, recuerdo: el corazón empezó a latirme fuertemente pero procuré con todas mis fuerzas aferrarme a lo que estaba haciendo, intentando captar el sentido de la película que veía en la televisión, a pesar de que intuía que algo iba mal, muy mal.

Las horas que precedieron al hallazgo de su cuerpo fueron interminables. Mi hermana Patri estuvo conmigo durante estas horas angustiosas de búsqueda, y de incertidumbre, siendo para mí un bastión de incalculable valor. Me transmitió una serenidad y una paz extraordinarias que me permitieron afrontar los primeros momentos sin derrumbarme.

CUANDO EL MUNDO SE DESMORONA
El desenlace se produjo cuando recibí la llamada de mi esposo, al que acompañaban el resto de nuestros hijos, al comunicarme que habían hallado el cuerpo… Y entonces, en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, la vida que conoces se detiene. Tu mundo se desmorona y crees (Continuar leyendo en Protestante Digital)

Gina

Crecimiento Personal, entretenimiento

Libro: “Salvaje de Corazón”

 Salvaje de Corazón , por John Eldredge

En esta ocasión, vamos a presentar el libro Salvaje de Corazón (Wild at Heart). Este libro ha sido escrito por John Eldredge. Como se pueden imaginar es un autor nacido en los Estados Unidos, concretamente en los Angeles. Su niñez la vivió en los barrios de las afueras de los Angeles, barrios que no le gustaban. Pero los veranos iba al rancho de su abuelo en Oregon. John está casado y dirige el ministerio Ransomed Heart en Colorado Springs donde ayuda a las personas para que puedan descubrir cómo  restaurar y recuperar un corazón herido y  para poder vivir en el amor verdadero de Dios.

Para más información pueden acudir a la webhttp://www.ransomedheart.com/
¿Dónde conseguir el libro? En librerías cristianas, en  Amazon.com  y también hay versiones en formato pdf descargables desde Internet

El libro está dividido en  doce capítulos. Cada capítulo presenta muchos ejemplos de la vida real y de relatos o imágenes de películas. De este modo, el lector puede verse reflejado o verse como la persona que no quiere llegar a ser. Con los primeros tres vamos al descubrimiento de la identidad salvaje del hombre; aunque también presenta algunos atisbos de la personalidad de la mujer; solo con el  fin de poder comprobar que hombre y mujer son diferentes en esencia. . Los siguientes dos capítulos nos presentan ese punto en el que el daño o la herida aparecieron en la vida del hombre y trunca sus anhelos o deseos. Con el capítulo seis y siete , nos encontramos con el amor incondicional de Dios quien busca lo mejor para cada uno.  En los capítulos ocho y nuevo están claramente definidas las batallas a las cuales el hombre debe enfrentarse con el fin de superarlas y subir un peldaño más en su reafirmación como hombre. En el capítulo diez, el autor quiere mostrar cómo el hombre va al encuentro de su damisela, no sin inconvenientes ni obstáculos, hasta con la sombra del divorcio en algunos casos, pero juntos el hombre y la mujer pueden salir a flote y vivir la aventura de la vida. En esta línea esperanzadora terminan los dos siguientes capítulos , invitando al hombre a confiar y depender de Dios para adentrarse en esa aventura a la desconocido de la mano de Dios, acompañado por su familia más cercana.
Podemos decir, este libro no es para mí, porque soy mujer. Nada más lejos de la realidad. En efecto, John Eldredge se dirige principalmente al varón. Pero no dudes en leerlo si tu pareja o esposo te comenta algunos capítulos o pasajes del libro. Esta compenetración te servirá para continuar siendo parte primordial en la aventura de la vida de tu pareja o marido; o quizás hasta de tus hijos varones.  Por supuesto, porque como dice el propio autor en la contraportada “todo hombre fue niño una vez”. Lo más normal es tener sueños, ambiciones, deseos; pero a veces surgen inconvenientes o desgracias que van alejando a la persona de su primera meta. Si revisamos la evolución del hombre desde la Antigüedad ya sea de forma bíblica o científica, encontramos que  la naturaleza del varón es cazadora,  buscadora de la aventura y demostrar su ferocidad,  con una personalidad ávida de proezas y al rescate de princesas o damiselas con el único objetivo de ser su héroe; son esos insaciables deseos de correr riesgos, de cometer locuras, de exponerse en su entorno.  Así que amigos y amigas vamos entendiendo las razones por las que el hombre  se identifica y empatiza con todas esas películas llenas de desafíos, retos, aventuras (con mayor o menor violencia).  Ahora podemos también comprender esas horas de horas en el gimnasio, o con su deporte preferido o actividad al aire libre, sin tener que marcar agendas ni esperando nuevas reuniones o fechas límites para tal o cual objetivo. Me pueden decir, todo esto está muy bien explicado y en la teoría , parece muy sencillo de alcanzar. Pero en la vida real, no sucede así.
Nuevamente revisando el desarrollo de la sociedad, podemos considerar que muchos hombres  ven sus sueños truncados, ven a su damisela que se ha transformado en su rescatadora, ven que sus experiencias desafortunadas de la niñez o de su entorno han dejado una huella muy profunda con una herida muy difícil de sanar y curar por completo y un comportamiento , en algunos casos, orientado hacia la violencia y la delincuencia.  Este corazón se ha encerrado entre cuatro paredes físicas o imaginarias. Tenemos que profundizar en su identidad como hombre creado que es, tenemos que  excavar y definir de dónde viene ese hombre,  tenemos que postrarnos ante la presencia de Dios para comprender el verdadero propósito de su vida. Todo esto conlleva sufrimiento como el mismo Señor Jesucristo en los relatos bíblicos.  
En palabras del propio autor: “si usted ha de conocer quién es en realidad como hombre, si ha de encontrar una vida digna de vivirse, si ha de amar profundamente a una mujer sin transmitir su confusión a sus hijos, sólo debe recuperar su corazón. Debe entrar al territorio alto del alma, a las regiones salvajes y desconocidas, y rastrear a esa evasiva presa”.

Mi deseo personal es que puedan disfrutar de la lectura de este libro.
¡Hasta la próxima!

Nilda

Espiritualidad, La Biblia, Salud y Belleza

15 minutos diarios que pueden cambiar tu salud mental y física

†

Este es un reclamo bastante impresionante pero os puedo garantizar que funciona, esta ha sido mi experiencia.  
He tenido dolores en la espalda por casi un año, unos días mejores y otros peores, pero no se me iba.  Tengo que decir que todavía tengo algo de dolor pero ha mejorado muchísimo.  
Hace una semana también tuve una presión en el pecho que me llevó a urgencias.  Pensé que me pasaba algo con el corazón, pero después de algunas horas y muchos chequeos, todo estaba bien, y me comunicaron que era un episodio de ansiedad.  
Sin extenderme mucho, desde el año pasado he estado preocupada con mi hija que se va en un viaje humanitario cristiano de 11 meses por varios países subdesarrollados empezando en este mes de agosto.  A parte de esto mi hijo más pequeño se marcha para estudiar en la universidad por 4 años también este verano.  Mi hija mayor vuelve a casa después de 4 años y eso representa una adaptación a una hija más independiente y adulta.  Todas estas cosas son buenas pero pueden ser causa de mucha ansiedad si la perspectiva no es la correcta. 
Abro mi corazón para que entendáis lo que voy a decir ahora. 
Desde que me pasó esto he estado descansando mucho, he estado leyendo más la Biblia y dándome más tiempo para cosas tan pequeñas pero necesarias como leer más, ver alguna película o conversar tranquilamente con mi hijo y marido, sin nada que me necesite mi atención.  He estado leyendo también sobre cómo luchar en contra este mal y algunos recomiendan la meditación.  También el otro día pusieron la película Resucitado en la tele.  Me acuerdo de una escena en que el guardia romano pasa toda una noche mirando el mar, al lado de Jesús, y cómo Jesús demostró que conocía los dilemas más íntimos de su corazón.  Pensé:  ¡que bonito sería pasar una noche así al lado de Jesús!
Un versículo de la Biblia ha saltado de la página para mi esta semana.  Este es:  

” … echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.”  1 Pedro 5:7

Entre mis lecturas informativas, la relajación que hago en mi clase de Pilates y este versículo, se me ocurrió una idea.  He estado utilizando esta estrategia por 6 días y lo que ha ocurrido me impacta. 
Paso 15 minutos al día en relajación con Jesús.
Parece ser algo muy sencillo pero muchas, incluida yo, no encontramos 15 minutos enteramente dedicados a oír a Jesús.  La vida demanda nuestro tiempo y atención desde el momento que salimos de la cama.  Es difícil estar un tiempo totalmente aisladas de la vida.  Pero con este experimento, que espero haga parte de mi vida de hoy adelante, veo su vital importancia


Pasos prácticos:
1) Elijo un lugar aislado (la cama, el sofa, y otro lugar confortable).  Me gusta estar acostada por el relajamiento completo de mi cuerpo.  La posición es en la que más te puedas relajar. 

 
2) Asegurarse de la temperatura:  que sea la ideal para ti.  Aún que tengas que poner la calefacción o el aire por un momento.  Puedes utilizar una manta para abrigarte o un ventilador. 


3) Tener una selección de “música” en Spotify o YouTube.  Yo he buscado sonidos de la naturaleza pues mientras me relajo me transportan a lugares de mi niñez, la playa, el campo, los animales silvestres.  Hay muchas listas de sonidos naturales.  Además, la Biblia dice, que la creación habla del Creador.  Cuando oigo las olas del mar, o la lluvia que cae, los truenos de una tempestad, todo eso me arrima a Dios.  


4) Con un cronómetro, marco 15 minutos.  Pongo el sonido de la naturaleza, y empiezo a imaginar que Jesús está conmigo en este lugar al que me lleva mi imaginación.  En la verdad, creo que Él está conmigo allí, en mi interior, no es una alucinación … Jesús promete en la Biblia estar con nosotros todos los días. 


5) Hay días en que me imagino acostada en su regazo oyendo a unas cascadas.  En otras ocasiones caminamos tomados de la mano por la playa mientras oímos las olas.  Hubo momentos que me imaginaba oyendo las tormentas tropicales en el porche de mi casa en Brasil, sentados los dos en las tumbonas.  Tengo que decir que “hemos estado” en muchos lugares en estos últimos días. 🙂


6) Estos momentos, que empiezan con sencillamente “estar”,  pasan a ser de vez en cuando una conversación o un compartir de lo más profundo.  He abierto mi corazón a Él, y al hacerlo, me he dado cuenta de mis miedos, de mis preocupaciones, de mi estado de ansiedad …  Los he rendido a Sus pies, uno a uno … y hay mucho por rendir todavía. 


RESULTADO:  He notado un cambio en mi ánimo, la presión en el pecho casi se ha ido totalmente, ha cambiado la manera en que empiezo el día (siendo que lo hago por la mañana).  Hay días que noto que los 15 minutos no fueron suficiente y pongo 15 minutos más. 🙂  Si no puedes por la mañana, no dejes de hacerlo aún que sea antes de dormir.  Puede que sea de mucha ayuda para las que en alguna ocasión no podemos conciliar el sueño.   Lo más increíble es que mi espalda ha mejorado bastante esta semana:  ¡lo mejor que ha estado en estos últimos 10 meses!   Todavía siento algo de dolor pero no me impide para nada levantarme por la mañana o agacharme, como era el caso. 
Creo que mi problema con la espalda/ansiedad tiene que ver con momentos en que no puedo entregar todas mis preocupaciones a Dios.  Mi visión distorsionada de quién es Dios me impide de confiar plenamente.  Basta pasar tiempo íntegro con Jesús para ver las cosas desde Su perspectiva.  Hay tantos versículos que podría compartir a respecto … queda para la próxima publicación.  
No quiero dar la impresión que ya he llegado.  No, esto es un camino, pero que bueno es estar en este camino en tan buena compañía.  Lo recomiendo. 

Mara

Crecimiento Personal, Equipo

Encontrando libertad…

Es hermosa la postal con el versículo ¿verdad?  Qué representación más gráfica, la mariposa volando con libertad…. Y mi pregunta es, ¿ya somos mariposas siendo las hijas del Gran Rey? O como me comentó una hermana de la iglesia hace varias semanas, “aún me queda mucho para convertirme en mariposa” y yo le decía, “no, no, ya lo somos en la libertad y la salvación que nos trajo Jesús con su sacrificio en la cruz….” 


Pero me hizo reflexionar…. ¿Realmente somos libres? ¿O nos lo queremos creer? Porque a veces de verdad no me siento libre para nada, y soy hija del gran Rey, pero entonces ¿qué falla?


Falla que estamos demasiado atadas a nuestras cadenas pecaminosas, cadenas que no queremos abandonar por miedo, por no confrontarnos al pasado, dolor, angustia, y si queremos vivir en la comodidad del día a día, sin examinarnos profundamente y confrontar temas como el perdón de situaciones donde hemos sido abusadas emocionalmente, físicamente, hasta sexualmente…. Pero me diréis, es que somos las víctimas de esas situaciones y nos duele demasiado, nos llena de ira y sentimos mucha frustración porque nadie nos entiende…. Sí, tenéis razón, ¿pero Jesús quiere que vivamos siendo víctimas con todo ese dolor? ¿Quiere Jesús que llevemos el lastre del saco de mentiras como: no puedo perdonar, le odio, no puedo confrontar, ya no puedo más, soy débil, no me van a oír o entender, etc..?


No, Jesús vino a darnos la libertad verdadera, a darnos las fuerzas para confrontarlo, el amor para sentirnos especiales y únicas y no permitir que nos sigan arrebatando lo mejor que Dios nos ha dado, el ser Mujer, con esencia femenina y todo el esplendor que conlleva reflejando Su Gloria!


Sí! Ya Somos MARIPOSAS! Pero depende de nosotras, si lo queremos creer y si le entregamos a Él nuestro dolor, nuestras heridas profundas, y nuestra confesión de pecado que nos hacía vivir en ese pozo de mentiras.

Porque el mismo David lo dijo “Mientras guardé silencio, mis huesos se fueron consumiendo por mi gemir de todo el día. Mi fuerza se fue debilitando como el calor del verano, porque de día y noche tu mano pesaba sobre mí.” Salmo 32:3,4 y si seguís leyendo sabéis que al confesarlo, Dios en su gran misericordia nos perdona, pero también NOS RESTAURA de las heridas que provocaron esos pecados, que fueron consecuencias del dolor que nos infringieron….


Os animo a que luchemos para volar alto, con esos colores preciosos que Dios nos da, colores que son el fruto del Espíritu Santo, (todo lo contrario que antes mencionábamos), colores que llenan la creación de Dios, colores que reflejan el amor y el poder de Dios!

Somos Mujeres fuertes, somos mujeres llenas de pasión y amor, decidamos decir NO a la oruga y luchemos por vivir el propósito de Dios que tiene para nosotras!

Con amor

Susana

Crecimiento Personal, Recetas, Salud y Belleza

Aceptándonos como somos- con receta de hidratación

A medida que crecía, me miraba al espejo y veía mi pelo rizado, abultado y diferente de mi hermana y primos.  Uff …  Esto me desilusionaba mucho.  Mi madre siempre me lo dejaba cortito para evitar esa imagen “frizz” … mis amigas se reían de ello.  Si crecía un poco, me obligaban a llevarlo recogido. 

Fui madurando y odiaba mi pelo.  Empecé a emplear secadores y planchas.  Gastaba mucho en la peluquería.  Tenía un complejo inmenso de mi misma.  Nunca salía de casa sin alisarlo y si no me daba tiempo, pasaba el día fatal. 
El año pasado, sí solamente el año pasado, estaba leyendo un blog.  Decía: “si nuestro pelo es rizado es porque Dios ha visto que así somos más bellas.”  Una nueva paz inundó mi corazón.  Inmediatamente hablé con Dios y que me perdonara por estos pensamientos tan sin sentido.  Le he entregado mis complejos, es como si los llevara a la cruz, donde están todos mis dolores.  Jesús se entregó por mi. 
Dios me ha creado con todo cuidado, haciéndome bella de una manera única. Me miro ahora y me encanta mi pelo rizado y no me lo puedo imaginar de otra manera.  ¿Cómo he podido despreciar el cuidado de Dios en crearme como soy? 

El Hijo de Dios … me amó y se entregó a si mismo por mi. Gálatas 2:20


Te animo a entregar tu vida y todas tus inquietudes en las manos del Señor.  Lleva todas tus ansiedades, tus miedos y temores a la cruz de Cristo.  


Os dejo una receta de hidratación que hago para mi pelo, que también puede ser utilizado para pelos deshidratados por tintes, por el sol, etc.  La cantidad va de acuerdo con mi pelo, que es corto.  Si tienes pelo largo, doblar la cantidad. 


Mascarilla de Hidratación

1/2 aguacate en puré

1 + 1/2 cuchara de miel

1/2 cuchara de aceite de coco o de oliva virgen extra

1 cuchara de mascarilla de tu preferencia


Mezclar todo y aplicar al pelo lavado, no llegando a la raíz.  Dejar 20 minutos envuelto en una gorra térmica, o puedes utilizar papel de aluminio o plástico transparente.  Aclarar y secar como de costumbre.
En caso de pelo rizado, utilizar una crema después para finalizar y facilitar el peinado. 
** Si tu pelo es grueso, utilizar media cuchara de azúcar, y no miel

Rose

Crecimiento Personal, Familia

La autoestima del niño…con una receta.

Es el entorno familiar el principal factor que moldea la autoestima del niño. Es el hogar donde los niños van creciendo y formando su personalidad. 
Lo que sus padres piensan y dicen de él es de fundamental importancia
. Por eso, es recomendable que a los padres no se les escapen los logros que conquistan sus hijos. 
¡Si tu bebé empieza a caminar, alégrese con su conquista! Así aprenderá  a elogiarse a sí mismo y auto-evaluarse positivamente. Sin embargo, nosotros los adultos vemos la situación como una obligación y no como una conquista del bebé o del niño, que no se sentirá suficientemente estimulada para seguir esforzándose para conseguir otros logros, para superarse.
Lo importante en todo el proceso de crecimiento de nuestros hijos es que les demos la posibilidad de ser, de sentirse bien con ellos mismos. Que nuestro esfuerzo esté vinculado al afecto, al cariño, a la observación, a valorar sus calidades y apoyarle cuando algo va mal. Y para eso es necesario conocerles cada día, favoreciendo los encuentros, las conversaciones y el contacto físico.
FRASES POSITIVAS:

MOTIVACIÓN POSITIVA
 (frases dichas por los padres a sus hijos)
ACTITUD PROMOVIDA (en los hijos)
Muy bien. Yo sé que lo harásSoy capaz
Has sido capaz de hacerloSoy capaz
No dudo de tu buena intenciónSoy bueno
Juan tiene un alto concepto de tiJuan es mi amigo
Si necesitas algo, pídemeloAmigo
Sé que lo has hecho sin quererNo lo repetiré
Estoy muy orgulloso de tiSatisfacción
Yo sé que eres buenoSoy bueno
Te felicito por lo que has hechoAlegría, ganas de mejorar
Qué sorpresa más buena me has dadoAlegría
Cuando me necesites, yo te ayudaréAmor
Así me gusta, lo has hecho muy bienSatisfacción
Noto que cada día eres mejorGanas de serlo
Creo lo que me dices, sé que lo harásConfianza
Sabes que quiero para ti lo mejorAmor
Tú te mereces lo mejorSatisfacción
No esperaba menos de tiConfía en mí
Puedes llegar a donde tú quierasPuedo hacerlo
Seguro que las próximas notas son mejoresEstudiar más

“Jesús dijo: Dejad que los niños vengan a mí, y no se lo impidáis porque de los tales es el reino de los cielos” (Mateo 19.14)


RECETA FÁCIL: Manzanas con rulo de queso de cabra


2 manzanas peladas y cortadas en medias rodajas, 2 cucharadas de azúcar, 1 cucharada de zumo de limón, 1 rulo de queso de cabra,tostadas de pan con pasas,mermelada de frutos rojos. Glasear las manzanas con el zumo de limón, el azúcar y una nuez de mantequilla por 3 minutos. Poner sobre las rebanadas de pan una capa de manzana glaseada y sobre la manzana 1 rodaja de queso y una nuez de mermelada. Llevar al horno precalentado por 3 minutos (solo para empezar a fundir el queso) ¡Buen provecho!

Dulce Fragancia

Crecimiento Personal, Espiritualidad, Uncategorized

TRABAJANDO DE CORAZÓN

(Foto de un antiguo tren que transportaba carbón de la mina; ubicado al inicio de la Vía Verde en Villablino, León)

Hace un tiempo llegó a mis manos una revista sobre temas familiares, asuntos que a todos nos interesan porque en cierto modo, como creyentes fieles a Dios, nos gusta verificar que muchos de nuestros pensamientos o planteamientos de la vida están corroborados en la Palabra de Dios. En general, aquellas personas que prefieren y deciden no creer en Dios, muestran su sorpresa y extrañeza. Para muchas de estas personas el concepto de Dios, tener fe en Dios, leer la Biblia, entre otras cosas, son costumbres obsoletas, anticuadas y demasiado conservadoras para este siglo XXI. Solo nos queda orar por estas personas, para que la inmensa misericordia Dios Padre Celestial y Eterno les alcance y antes de que no sea muy tarde como decía el Predicador, puedan reconocer al Señor Jesús como su Salvador y Redentor .

En efecto, la oración es parte de nuestra  vida diaria en todo tiempo  por nosotros y aquellos que nos rodean; pero también por el desempeño diario en el trabajo que estemos desarrollando; como dice en Colosenses:  “ hacerlo todo como para el Señor Jesús”.








Photo by Ben White on Unsplash

Por este motivo, me llamó mucho la atención el artículo que leí en esa revista, escrito por  David Barceló (www.porGracia.es) sobre principios bíblicos dentro de una serie de sermones predicados en abril de 2012 en la Iglesia evangélica de la Gracia en Barcelona, España. Ante todo, quiero agradecer desde Dulce Fragancia a David Barceló por otorgarme el permiso para citar su artículo sobre la Verdad n 10 ¡Trabaja para el Señor!

A continuación, presento lo que David Barceló llama: “Diez verdades sobre el trabajo”

1.- Dios creó el trabajo (Génesis 1:28)

2.- El trabajo es penoso por cause del pecado (Génesis 3: 17-18)

3.- Huye de la pereza (Proverbios 6:6-9)

4.- Huye del trabajo fácil (Proverbios 28:20)

5.- No hay un trabajo más digno que otro (1 Timoteo 6:8)

6.- No comprometas tu integridad (Proverbios 22:1)

7.- Trabajo duro y con excelencia (Proverbios 22:29)

8.- ¡Cuidado con la adicción al trabajo! (Filipenses 4:6)

9.- Guarda el Día del Señor (Éxodo 20:8-11)

10.- ¡Trabaja para el Señor! (Colosenses 3: 22-24; Juan 6:27)

Puede parecer sencillo llevar a la práctica estas diez verdades cuando nos desenvolvemos en actividades de nuestra comunidad de iglesia; pero cuando lo comparamos con nuestro trabajo diario secular, ya sea con jefes o subalternos o con compañeros de clases, ahí la cosa cambia un poco. Nuestra mente justiciera humana nos hace pensar que debemos reclamar por todo y que no merece la pena esforzarse, ya que por lo general no se reconoce mi valía, ni mi entrega. Sin embargo, nuestra identidad nos compromete a agradecer a Dios cada día por el trabajo, a servirle, adorarle y alabarle con nuestro desempeño diario. ¡Marquemos la diferencia!

Pero trabajar para el Señor va más allá, David Barceló nos reta con lo que él denomina ¡Trabaja para el Señor en tu trabajo espiritual! Muchas son las ocupaciones diarias que tenemos en la vida; muchas las excusas que vamos poniendo por falta de tiempo; pero no dejemos de esforzarnos ni de confiar en Dios. Por muy pequeño que sea el momento de intimidad con nuestro Padre Celestial, recordemos que sea un tiempo de calidad y en excelencia.

“Y Jesús les respondió: Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo” (Juan 5: 17)

Nilda

Crecimiento Personal, manualidades

Crecimiento personal creativo

Procesos creativos 

Por lo general, limitamos el concepto de crecimiento personal a terapias de grupo, momentos a solas con el fin de orar o meditar, espacios de tiempo para leer la Biblia u otro libro que consideramos importante o decisivo de acuerdo con nuestro temperamento o personalidad. Todas estas medidas son necesarias y de gran utilidad, sin lugar a dudas.

Al participar en los diversos grupos de manualidades que organizamos bajo el patrocinio de Dulce Fragancia y de Scrap n Chat, sigo comprobando que los talleres que nos ofrecen pueden llegar a ser parte decisiva. Me explico con mayor detalle ahora. Muchas veces, las mujeres de cualquier edad en nuestro entorno no solemos recibir aprobaciones o felicitaciones por aquello que hacemos a diario; ya sean tareas de la casa, de la escuela o del trabajo. Estas experiencias o situaciones se van juntando y acumulando y nuestro auto-estima empieza a resquebrajarse, hasta la ansiedad puede aparecer y podemos entrar en un bucle de stress.
Hace unas semanas y gracias a nuestra gran amiga Soledad de la Fuente, pudimos disfrutar de uno de estos talleres de manualidades en donde el proceso creativo se puede convertir en toda una terapia de crecimiento personal. La propuesta fue decorar y personalizar botellas y bandejas de cristal. Hoy nos vamos a concentrar en los pasos para las bandejas o platos de cristal.
Necesitamos lo que aparece en esta foto:

Una bandeja o plato de cristal, Tijeras, Secador de pelo, Brocha, pinceles o esponjas para aplicar pegamento y barniz. Servilletas de papel o papel de “decoupage” para pegar en el plato. Cola blanca o cola de “decoupage”, Pegamentos especiales como craquelador, Pintura acrílica blanca, Pintura acrílica de colores, Barniz de manualidades, Sellos de scrapbooking, Tinta marca “versafine’ o similar (tinta no de base de agua)

Los pasos a seguir son:

1.Pegar el dibujo de la servilleta con la cola de “decoupage” y dejar secar.

2 .Con una esponja, echar el craquelador; no escatimar en la cantidad . Dejar secar todo lo necesario; ya que va a craquelar igualmente.


3. Con pintura blanca o crema , extender con una esponjita la pintura. Va a empezar a romperse y una vez que termine de secarse, se va a aplicar la pintura de contraste. Esta pintura puede ser de color dorado.


4. Aplicar esta pintura de contraste hasta que se cubra todo el plato o bandeja y dejar secar muy bien.


5. Una vez seco del todo, aplicar varias capas o manos de barniz con una brocha suave. A mayor cantidad de capas de barniz, un acabado mejor.

Amigas, a disfrutar y seguir creando
Hasta luego,

Nilda

Crecimiento Personal

El TE…

El TE, lo mejor para el crecimiento personal

Hoy hablamos de crecimiento personal. Teóricamente hablando, este concepto representa “la capacidad que cada uno de nosotros tiene de tomar las riendas de nuestras vidas, teniendo un control completo de nuestras acciones, estima alta, seguridad completa en nosotros mismos y control de las emociones. Es el saber que tenemos el poder de cambiar las cosas, accionarlas y decidir sobre nosotros y lo que nos rodea, pero en consciencia, con respeto y valorando el que todos los otros pueden y deben hacer lo mismo, es decir, ser los verdaderos protagonistas de nuestras vidas”.
 Esta es la meta del crecimiento personal. ¡Cuán lejos nos encontramos de llegar a este punto! Parece una utopía. Quizá nunca lleguemos, pero eso no nos tiene que desanimar. Son los pequeños logros de cada día los que nos da la felicidad. Como dice Eduardo Galeano:

“La utopía está en el horizonte.Camino dos pasos, ella se aleja dos pasosY el horizonte se corre diez pasos más allá.¿Entonces para qué sirve la utopía?Para eso, sirve para caminar.”
En nuestra vida hay retos, sueños, oportunidades, problemas, rutinas, conflictos, logros, barreras, pérdidas, ganancias, posibilidades, situaciones favorables, situaciones complejas, alegrías, crisis,… 
¿Qué pasos puedo dar en este día a día para poder fomentar mi empoderamiento personal para poder crecer?

      ¡Quiérete a ti misma! 
Quererte a ti misma es sentirte con derecho a las cosas buenas de la vida. Trabaja por esos sueños que tienes, no renuncies a aquello que calificas como bueno para ti, porque este viaje es corto y estás aquí para expresar tu creatividad. 
– P.D.: Si tú no aprendes a quererte a ti misma entonces los demás tampoco lo harán.

   ¡Valórate!  
Valorarte significa tener un gran respeto por ti misma.
Debes respetar tu cuerpo, ideas y sentirte con todo el derecho a disfrutar. El autorrespeto es necesario para una avanzar en el crecimiento personal. En ese autorrespeto es importante aceptar la realidad de cómo eres, con tus talentos, virtudes y habilidades. Pero también es necesario aceptar tus defectos y debilidades y reconocer que hay que mejorarlos, ya que también son parte de ti.
Al reconocer y aceptar estas dos partes de lo que eres, es cuándo podremos dejar a un lado el papel de sentirnos  víctima y dejar de pensar; “me dijeron que no  podía hacer”, o “me rechazaron”, para convertirme en una persona responsable de mí misma y de mis actos. Esto nos ayudará a enfrentar mejor cualquier situación de la vida, llevar a cabo nuestros proyectos e ir avanzando en nuestras metas.

     ¡ Sé creativa!
La creatividad es algo que existe en todas nosotras, pero que a medida que vamos creciendo las circunstancias que experimentamos hace que la creatividad empieze a no tener sentido. Al dejar de practicar la creatividad tendemos a pensar y actuar ante los conflictos de la misma manera. Ser creativos es lo que nos ayuda a cambiar nuestro estilo de vida, proporcionándonos nuevas estrategias para enfrentar situaciones nuevas. Si lo que hasta ahora has hecho en tu vida no te ha resultado satisfactorio, modifica tus estrategias mediante la creatividad.
 Es el momento de tomarnos un té, siempre mejor en compañía, con las amigas, en un grupo de Scrap Booking… Y yo también lo hago con Dios, porque en momentos con Él, hablando con Él, elaboramos las mejores estrategias para enfrentar la vida. Dios es la fuente de amor, de perdón, de paz, de un nuevo comienzo.

Con cariño, 

Raili

Espiritualidad

Ser antes que hacer

Mi esposo salió ayer a un viaje a la selva con un grupo de hermanos. Algunos de ellos llegaron desde Argentina para ver “en directo” el ministerio que se está haciendo entre los indígenas de la selva de Venezuela. Y uno de ellos compartió algo que me ha dado que pensar:

Ser antes que hacer.

Los cristianos comprometidos con la obra de Cristo estamos siempre ocupados en hacer. Soñamos y oramos por hacer cosas grandes para Dios, en hacer un impacto a nuestro alrededor, en conseguir las metas que nos hemos trazado en nuestro servicio al Señor.
Ministerio. Servicio. Hacer.

Pero, muchas veces, nos olvidamos del ser. Nos olvidamos de que antes de hacer cosas para Dios tenemos que ser discípulos. Tenemos que ser adoradores. Tenemos que ser estudiosos de la Palabra. Tenemos que ser parte de una relación entre nosotras y Dios.
Comunión. Adoración. Ser.

La única manera de tener un ministerio efectivo es siendo. Ser antes que hacer.
Mis hijos están acostumbrados a vernos hacer muchas cosas, a servir a Dios de muchas maneras y de hacer ministerio hasta el agotamiento. Tienen en casa un ejemplo continuo de trabajo para el Reino y estoy muy contenta por eso. Creo que es algo que está forjando su carácter y les está dando una idea clara y práctica de cómo ser adultos que aman y sirven a Dios.

Pero me puse a pensar si también están recibiendo de nosotros la instrucción en el “ser”. ¿Estamos siendo ejemplos en comunión? ¿Estamos siendo ejemplos en nuestro tiempo de oración, de alabanza y de estudio de la Palabra de Dios? ¿Estamos enseñándoles a ser discípulos como lo más importante de todo?

No siempre. No de manera constante ni intencional al menos.
¿Cómo ayudarlos a entender que “ser” siempre tiene que venir antes que “hacer”? ¿Qué disciplinas espirituales necesitamos enseñarles y, sobre todo, en qué aspectos de nuestra relación con Dios debemos ser ejemplo a nuestros hijos? ¿De qué manera lo hacemos?
Oración

Desarrollar la disciplina de la oración lleva tiempo y esfuerzo. Lo primero que tienes que enseñarles es que no hay oraciones “correctas” o “incorrectas”. Orar no es nada más que hablar con Dios. Ayúdalos a entender que pueden hablar con Él de cualquier cosa: preocupaciones, cosas que les gustan, cosas que no les gustan, peticiones, acciones de gracias… Enséñales a orar versículos de la Biblia, ayúdales a perder el miedo de orar en público, ora por ellos y con ellos. Anota las peticiones de oración de los miembros de la familia y amigos para que puedan estar todos orando por eso.
Lectura de la Palabra

Enseñemos a nuestros hijos a leer una porción de la Biblia todos los días. No solamente a leerla, sino también a pensar en ella, en qué dice, y, sobre todo, a buscar cómo aplicar a su vida diaria lo que han leído. Anímalos también a memorizar la Palabra de Dios. Puedes encontrar planes de lectura para ti y para tus hijos (con devocionales y actividades específicas para ellos) en Ama a Dios Grandemente.
Alabanza y adoración

Asociamos la alabanza al “tiempo de canto en la iglesia” y poco más. Pero esto no debe ser así. Seamos ejemplo de adoración para nuestros hijos. Enseñémosles que cualquier momento y lugar es bueno para adorarle, que no se trata de las canciones que cantas, del tono que usas o de que haya instrumentos o no. Que la alabanza y la adoración a Dios son una actitud del corazón.

Ayudemos a nuestros hijos (y a nosotras mismas en el proceso) a ser antes que hacer.
Contenta en Su servicio,

Edurne