Familia, La Biblia, Uncategorized

Una actividad de reflexión para la familia

Esta actividad puede empezar el Domingo de Ramos y terminar el Domingo de Pascua o Resurrección.  Puedes utilizar una imagen o una cruz, un ramo, un vasito para la última cena, etc.  No tienes que hacerlo conforme el ejemplo.  Puedes adaptar lo que tengas.  
Mientras mueves la figura de Jesús en los diferentes colores, vas explicando el significado.  Puedes hacerlo como un momento de reflexión diario.  Es una excelente actividad para que toda la familia pueda entender y revivir todos los momentos alrededor de la muerte y resurrección de Jesús.

Foto: Joyful Mama’s Place

Tabla de Colores:
Gris (Domingo de Ramos) representa el burro (que suelen ser de este color) pero también la tristeza de Jesús al ver Jerusalén y las condiciones de los corazones de la gente. Lectura en Mateo 21Mateo 23
Tonos de Morado (lunes a miércoles) puedes elegir algunas de las historias que ocurrieron durante estos últimos días de Jesús, tales como La Parábola del Banquete de Bodas, la pregunta sobre los impuestos, el mandamiento más importante,   Mateo 22  Una mujer derrama perfume en Jesús, Mateo 26
Color Vino (jueves) representando La Última Cena.  Puedes hablar de cómo la prepararon, lo que posiblemente comieron, etc.  Es importante hablar de Judás y su traición, y que Jesús lo sabía.  Lo dejó hacerlo porque era importante que el plan de Dios profetizado se cumpliera.  Mateo 26 

Color Rojo (viernes) representa la muerte de Jesús.  Habla sobre el sacrificio y todo el sufrimiento que Jesús soportó por amor a nosotros. Es importante entender que la sangre de Jesús fue derramada en nuestro lugar.  Él murió una sola vez por todos los que le aceptan, un regalo ofrecido por Dios. Un regalo se puede aceptar o rechazar.  La neutralidad de opinión es rechazarlo.  Mateo 27

Color Negro (sábado) connota el triste día de duelo después de la muerte de Jesús.  Se puede comentar sobre lo que posiblemente pensaban los discípulos y cómo se sentirían, el gran hueco que les dejaba Jesús, etc.  Ponen guardia extra en frente al sepulcro.  Mateo 27

Color Blanco (domingo de Resurrección) representa la resurrección de Jesús.  Se explica que por su resurreción podemos recibir gratuitamente la redención o perdón de nuestros pecados.  El color blanco representa nuestro corazón totalmente limpio cuando se lava en la sangre de Jesús.  ¿Lo merecemos?  No, pero el Señor nos quiere regalar esta oportunidad.  El regalo de la salvación es gratuito pero tuvo un precio muy alto.  Mateo 28
Esperamos que este artículo os pueda ayudar a entender y pasar un tiempo muy entrañable de reflexión en familia. 

Mara

Espiritualidad, Familia

La única tradición que no quiero en mi familia.

Me gustan mucho las tradiciones familiares. Hay valor en ellas. Las tradiciones unen a las familias y crean un sentido de estabilidad en los niños. Las tradiciones forman los recuerdos que con los años se convertirán en tesoros de la memoria. Las tradiciones crean nexos entre las diferentes generaciones. Las tradiciones son una manera de transmitir nuestros valores y creencias.

Dios también valora las tradiciones, por eso estableció en el pueblo de Israel diferentes fiestas y fechas significativas que los judíos todavía hoy celebran.
El cristianismo también tiene sus propias celebraciones tradicionales ya como la Navidad, el domingo de Resurrección, y aquí en los Estados Unidos, el Día de Acción de Gracias.
Sin embargo, hay una única cosa que no quiero que mis hijos vean como una tradición. ¿Sabes qué es? ¡Dios! No quiero que para ellos Dios sea una tradición familiar, algo que han heredado. Sí, hasta cierto punto están recibiendo un legado de fe, un legado de lo que creemos y por qué lo que creemos. 
Pero eso no es suficiente. La verdadera fe como tradición no funciona. ¿Por qué? Porque no podemos llegar a Dios mediante una tradición, ni un rito, ni algo que la familia nos dejó en herencia. A Dios solo llegamos por medio de una relación personal que se hace posible al conocer a Jesús, aceptar su sacrificio en la cruz como pago por mis pecados y reconocerlo como Salvador y Señor de mi vida.Sin embargo, no se puede heredar, ¡es personal!
Como madres, abuelas, tías, etc., tenemos la responsabilidad de “instruir al niño en su camino”, pero también necesitamos orar incansablemente para que en sus vidas haya un encuentro genuino con Dios de manera que Jesús no sea una tradición para ellos sino el centro de su existencia.
Mi querida lectora, tengamos cuidado de no querer ver la vida cristiana como una tradición familiar. ¡Claro que queremos que de generación en generación nuestras familias amen a Cristo y vivan para él, y le sirvan! Pero no podemos convertirlo en un ritual. ¿Y sabes cómo lo evitamos? Al vivirlo; que nuestros hijos vean que cuando vamos el domingo al templo lo hacemos como parte una familia de fe; pero que también puedan ver nuestra relación con Jesús los otros seis días de la semana. Que sepan que no leemos la Biblia solo los domingos, ni alabamos solo los domingos, ni oramos solo los domingos.
La mejor predicación que tus hijos verán y escucharán será tu propia vida porque la tienen frente a ellos constantemente. ¡Aprovechemos esa oportunidad! Que Dios nos use como un instrumento para que en sus corazones crezca el anhelo de tener una relación con Jesús tan real y genuina como la que han visto en su hogar.
Bendiciones,

Wendy

Familia

Esposa vs mamá, el dilema

“Yo soy primero madre y después esposa”,  eso es lo que muchas veces, muchas veces he escuchado y el criterio que escuchan también muchas niñas al crecer y luego repiten al madurar.

Sé que estas palabras pueden crear discrepancias pero hoy quiero hablarte al corazón, con la verdad de Dios, y así quisiera que las recibieras.Uno de los versículos más leídos en las bodas es Génesis 2.24: “Por eso el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y los dos se funden en un solo ser”. Todas lo conocemos pero por alguna razón solo lo aplicamos a la idea de que ya no viviremos más con los padres, en el sentido físico, de la casa. Sin embargo, entiendo que también tiene implicaciones para nuestra tarea de madres.

Al casarnos empezamos una nueva familia, una familia donde aunque no desechamos a nuestros padres ni los descuidamos {eso nunca está respaldado por la Biblia}, ahora nuestra responsabilidad principal está en ese pequeño núcleo que comenzamos con nuestro esposo y al que luego se añadirán los hijos.

Pero esos hijos, un día dejarán a su padre y a su madre y se unirán a su esposa o esposo, según corresponda. Formarán su propia familia. Y nosotras seguiremos junto a nuestro esposo, tal y como comenzamos.  El ciclo continúa.

Hace años leí en un libro de Bárbara Johnson que los hijos son un préstamo que Dios nos hace por 18  o 20 años más o menos, y así es. Aunque siempre serán nuestros hijos y estaremos a su lado para amarles, apoyarles y ayudarles, tenemos un espacio de tiempo limitado para criarlesPero en ese tiempo, a pesar de que tenemos que dedicar gran parte de nuestras fuerzas, energías y tiempo a ellos, no podemos descuidar la relación principal y que dio origen a nuestra familia, nuestra relación con el compañero que Dios nos dio. 

Es ahí justamente donde viene el problema. Muchas mujeres deciden ser primero madres y luego esposas, alterando el orden que Dios dio y el matrimonio comienza a sufrir. Si en esos 18 o 20 años de los que hablé antes no cultivamos nuestra relación, no buscamos tiempo para compartir con ellos, para disfrutar las cosas que nos gustan, etc., cuando los hijos se vayan de casa y el nido quede vacío como dicen, miraremos a ese hombre que está a nuestro lado y solo será un extraño, alguien con quien hemos convivido pero nada más. Puede parecer muy radical lo que te digo pero lo he visto demasiadas veces. Mujeres que han sido madres súper dedicadas, excelentes dueñas de casa pero descuidaron su relación con el esposo y, o terminaron con un matrimonio mediocre o lo perdieron.

Mi amiga lectora, no me malentiendas. Para nada estoy promoviendo que seamos madres descuidadas ni que no nos ocupemos de nuestro hogar. ¡Al contario!  Mi anhelo es que aprendamos a ser mamás como Dios lo diseñó. Pero si mostramos a nuestros hijos un matrimonio precioso donde sus padres se aman, se cuidan, se dan prioridad, les estaremos dejando una herencia muy valiosa, un patrón que la sociedad no sabe mostrarles. Y cuando ellos tengan sus propios matrimonios, sabrán qué hacer para tener éxito.

Mira lo que dice Dios en Tito 2: “Esas mujeres mayores tienen que instruir a las más jóvenes a amar a sus esposos y a sus hijos,  a vivir sabiamente y a ser puras, a trabajar en su hogar, a hacer el bien y a someterse a sus esposos. Entonces no deshonrarán la palabra de Dios”.  Ahí está el orden bien claro: esposo primero, hijos después.

Tu esposo es el compañero que Dios te regaló para toda la vida. Tienes responsabilidad ante él de amarlo, respetarlo, cuidarlo. Es una bendición que debemos atesorar. Todo este asunto de la familia fue idea de Dios, y él en su inmensa sabiduría estableció un orden, seamos mujeres sabias y sigamos sus instrucciones. El diseño de Dios es perfecto, no lo podemos superar.

Bendiciones,

Wendy

{Publicación original en wendybello.com}

Crecimiento Personal

Amigas intencionales

Dice la Real Academia Española que intencional es sinónimo de deliberado, algo que se hace a propósito. Y quizá, luego de leer el título de este artículo, te preguntes qué tiene que ver todo eso con la amistad. ¡Mucho!

Hace un tiempo he descubierto que dada la naturaleza de los tiempos que vivimos: largas distancias, muchas ocupaciones y responsabilidades, las amistades sin querer se descuidan o quedan completamente abandonadas. Incluso he escuchado a algunos decir que “no hay tiempo para eso”.

Es ahí donde entra la palabra intencional. Las amistades, si queremos que sean profundas y de calidad, necesitan que les dediquemos tiempo; que a propósito busquemos el espacio para compartir y conectarnos a un nivel más allá del mensaje de texto o la llamada telefónica ocasional.

Tengo una amiga que me ha enseñado mucho al respecto. Quizá porque es life coach (mentora personal) o porque simplemente le apasiona todo lo relacionado con cultivar amistades. Vivimos a 42 millas de distancia (67 kilómetros). ¡Eso es muchísimo! Y si añadimos el factor tráfico, entonces la distancia pudiera parecer más larga. De hecho, con un tráfico normal nos toma 50 minutos recorrela. Sin embargo, eso no ha sido obstáculo para cultivar nuestra amistad. Cada mes hacemos tiempo para reunirnos, aunque sea una vez, y salimos juntas a comer. Esas dos, tres horas son una bendición. Y sé que hablo por las dos.

Ahora bien, no solo somos intencionales en hacer tiempo para vernos, también lo somos en apoyarnos, en preguntarnos cómo puedo orar por ti, qué proyectos tienes para esta semana. Ella es una de esas amigas que me acerca a Dios y me ayuda a crecer.

Y en eso también tenemos que actuar de manera deliberada. Al escoger las amistades tenemos que ser sabias. Como mujeres cristianas necesitamos primero que nada alguien que ame a Dios como nosotras y nos desafíe a buscarle más, a conocer su Palabra, a profundizar en nuestra relación con él.

Además es sabio escoger amigas que te ayuden a ser tu mejor versión. Alguien que te impulse a alcanzar tus metas, se interese por tus sueños, y que al lograrlos se alegre contigo genuinamente. Una amiga que cuando tal vez te desanimes, ore por ti y te ayude a mirar las cosas desde otro ángulo. Y por supuesto, lo mismo en dirección opuesta; es decir, ser nosotras esa clase de amigas.

¿Sabes? Las mujeres somos un poco complicadas también en este aspecto. Una verdadera amistad está libre de celos, de competencia. Una amistad a la manera de Dios es aquella en la que actuamos con toda sinceridad. Me gusta decirlo así: es una relación en la que puedo ser yo misma sin temor a rechazo o a cómo la persona tomará cada palabra o acto de mi parte. Y claro, si surgen conflictos, buscamos solucionarlos. Por experiencia sé que mientras más tiempo lo dejamos, más difícil se hace.

Con los años también he descubierto que quizá no vamos a tener muchas amigas así, pero si queremos algunas, o si ya las tenemos, es necesario ser intencionales y cuidar la relación.

La amistad fue idea de Dios; él llamó a Abraham amigo, y Jesús nos llama amigos. Creo que una vida plena y abundante también es aquella donde disfrutamos de amigos de verdad. Hagamos nuestra parte para ser amigas intencionales.

Bendiciones,

Wendy

Publicado originalmente en wendybello.com  

Crecimiento Personal, Familia

¿Qué es el hombre?

Quiero empezar por recomendar esta lectura, por Juan Varela Álvarez, Director y Fundador del INFFA. INSTITUTO DE FORMACIÓN FAMILIAR

¿QUÉ ES SER HOMBRE? Los roles tradicionales de masculinidad están en crisis. El concepto rancio del superhombre que todo lo puede profesional, económica, y sexualmente se desmoronó ya hace tiempo, alentado en su caída por el avance de las mujeres en los distintos ámbitos que antes estaban reservados sólo para los hombres. Ante todo esto, el mundo masculino se derrumba intentando reubicarse en el nuevo escenario social con cambios demasiado rápidos. Frente a este panorama repetimos la pregunta del millón: ¿Qué significa ser hombre hoy?Esta es la pregunta planteada y el reto al que nos enfrentamos. La imagen del hombre y su identidad como varón han sufrido un desgaste histórico. La pérdida de identidad y por lo tanto de autoridad, ha sumido al hombre en una … (continuar leyendo)

Como mujeres, esposas y madres, se nos intenta engañar muy sutilmente de quién es un hombre y por ello debemos estar muy atentas. No queda demás reflexionar de cómo Dios creó al hombre y para qué! 
Debemos apoyar a nuestros maridos, hijos a que el código varonil inventado por la sociedad no les “..castre la auténtica masculinidad perpetuando en muchos hombres un modelo inmaduro y desconectado de su realidad.” (artículo arriba compartido).
Debemos orar por nuestros maridos y educar a nuestros hijos con los valores que Dios nos dio, y abandonar la mentira que esclaviza al hombre para ser más femenino y a la mujer más masculina. Son roles que confunden y trastocan el modelo familiar que Dios estableció y que llevan al matrimonio sufrir graves crisis que acaban en la mayoría de las veces en roturas de los vínculos sanos en el matrimonio. 
El marido debe ser el ejemplo sano varonil para sus hijos, con el carácter que Dios le dio y la mujer disfrutar de su feminidad, maternidad y mostrar sus cualidades emocionales (que tanto quiere eliminar el mundo a través de mentiras de contenido espiritual) para que sus hijos respeten realmente y entiendan quién y qué es el hombre y su papel correcto. También es importante tener en mente quién y qué es la mujer y su valor correcto. Así sabrán, sin lugar a dudas, cual es su verdadera identidad como hombres en Dios.
Como mujeres luchemos en oración, luchemos a lado de nuestros maridos respetándoles, valorando sus vidas, y amándoles con todo nuestro corazón. Con eso, que como matrimonios y padres seamos luz para nuestros hijos y que sus anhelo lleguen a ser el querer reflejar la verdadera identidad en Dios como hombres!
A parte de leer el artículo, os recomiendo leer :

Salvaje de corazón, John Eldredge. Descubre el héroe que hay en ti. Alcanza tu propósito divino y sé el hombre que debes ser.
En Salvaje de Corazón, John Eldredge invita a los hombres a recuperar su corazón masculino, definido en la imagen de un Dios apasionado. E invita a las mujeres a descubrir el secreto del alma de los hombres, y a deleitarse en la fortaleza y valentía con que fueron creados.

Una servidora,

Susana

Uncategorized

8 mentiras que nuestros adolescentes creen sobre el sexo

Publicación originalmente publicada por Edurne en su blog  EL VIAJE DE UNA MUJER

Como padres, sabemos que, a medida que nuestros hijos crecen, el sexo comienza a estar presente de una manera u otra. Vivimos en una sociedad híper sexualizada en la que, por mucho que queramos protegerlos, el sexo es omnipresente. En aras de la libertad, queramos o no, nuestros hijos reciben información. A veces buena, a veces mala.

¿Lo mejor? Que tus hijos puedan tener la información sobre el sexo que ellos necesitan de ti, que puedas ayudarles a comprender qué dice la Palabra de Dios sobre las relaciones, sobre el sexo, sobre qué hacer o qué no hacer conforme a lo que Dios dice.

Mucha de toda esta información que reciben es falsa o está tergiversada y les hace tener ideas equivocadas. Por eso hoy voy a hablarte sobre 8 mentiras que nuestros jóvenes creen sobre el sexo, con la idea de que puedas usarlas en una conversación abierta con tus hijos y conocer su punto de vista.

Una vez que sabemos lo que piensan, podremos ayudarles a ver el sexo tal y como Dios lo ve y ayudarles a sacar estas idea falsas que tienen sobre él.

1. Todo el mundo lo hace

No. No todo el mundo lo hace. No todo el mundo tiene sexo antes del matrimonio ni hay ninguna ley no escrita que dice que, si algo está mal, deja de estarlo tan solo por el hecho de que todos lo estén haciendo. Hay muchos jóvenes que esperan hasta el matrimonio, hay muchos jóvenes que no ceden a la presión de los amigos para tener sexo a edad temprana. Pero se necesita ser fuertes para decir “no”. Y se necesita aún ser más fuertes para decir “no, porque no es esto lo que Dios quiere que haga”. Ayudemos a nuestros hijos a fortaleceré en el Señor y en el poder de Su fuerza para resistir.

2. No es para tanto.

Sí, sí lo es. Involucrarse físicamente con otra persona no sale gratis. Siempre hay consecuencias físicas, emocionales y espirituales. Y es precisamente por eso por lo que Dios puso tanto énfasis en el marco adecuado (y, consecuentemente, la edad y la madurez apropiadas) para tener cualquier tipo de contacto sexual. Nuestros jóvenes tienen que tener claro que tener sexo fuera del matrimonio siempre trae consecuencias y es nuestra obligación recordárselo.

3. La virginidad solo se pierde cuando hay una relación con penetración

Hay jóvenes que piensan que siguen siendo vírgenes sin importar lo que hagan o cuánto se toquen mientras no haya coito. La virginidad, sin embargo, va más allá. Es una elección consciente de no involucrarse en ningún tipo de práctica sexual hasta el matrimonio. Dejemos claro en caso qué es la pureza y qué significa para la vida de una persona.

4. El sexo y el amor son lo mismo.

No, no son lo mismo, son un complemento. Que estés enamorado no significa que esa sea una razón para acostarte con alguien. El amor es una decisión y el sexo también. Muchas veces nuestros jóvenes piensan que, si sienten amor por alguien, lo lógico es que tengan sexo con esa persona. Ayudémoslos a separar ambas cosas y a que tomen buenas decisiones.

5. El sexo es un pecado menor.

El pecado no tiene medida. No hay grande pecado grande ni pecado pequeño. ¿Es matar lo mismo que contar una mentira o tener sexo con alguien fuera del matrimonio? Quizás a nuestros ojos no, pero a los ojos de Dios, sí. Hablemos con nuestros hijos para dejarles claro que pecado es pecado en todo momento.

6. Mi fuerza de voluntad es mayor que cualquier tentación

Eso es lo que pensamos en todas las áreas de nuestra vida… y eso es lo que nos hace fallar en muchas de ellas, incluyendo el sexo. La tentación muchas veces es mucho más fuerte de lo que nosotros pensamos. Ayudemos a nuestros hijos a mantener sus ojos fijos en Dios y a que puedan poner límites que les ayuden a resistir la tentación.

7. Ver porno o masturbarse no cuenta como sexo.

El sexo no tiene que ver solo con lo físico, sino también con lo mental. De aquello que llenemos nuestra mente hablará nuestra vida. Llenar nuestro corazón de pornografía o masturbarse son el primer paso para que el sexo se convierta en algo “normal” o “habitual” y a que banalicemos su importancia.

8. Ya he tenido sexo, así que todo esto no me importa.

Nunca es tarde. Dios siempre perdona al que se arrepiente (=pide perdón y cambia su conducta) y da nuevas oportunidades cada mañana. Si nuestros hijos ya se han involucrado en cualquier tipo de relación sexual con otros, deben tener claro que pueden comenzar de nuevo y que Dios los está esperando con los brazos abiertos si quieren hacer Su voluntad.

Hablemos con nuestros hijos de todos estos temas aunque para algunas pueda ser difícil. El sexo es algo natural, es algo creado por Dios. No lo hagamos un tabú ni pretendamos que nuestros jóvenes tomarán decisiones adecuadas aunque no tengan dirección alguna sobre el tema.

¿Qué piensas sobre el tema? ¿De qué manera has abordado o piensas abordar el tema del sexo con tus hijos? ¡Cuéntanos tu experiencia!

Contenta en Su servicio,

Edurne

Crecimiento Personal, Familia, manualidades

Palabras: utilizándolas en el ámbito familiar – ¡con una idea de scrap!

Las palabras tienen poder.  No es magia; lo cierto es que cada palabra tiene poder para construir o destruir.

La Biblia dice:  “Muerte y vida están en poder de la lengua, y los que la aman comerán su fruto” Proverbios 18:21.

A veces, en especial en familia, somos ligeros en la utilización de las palabras.  Decimos lo que pensamos por nuestro “derecho” a expresarnos.  Lo único es que no nos damos cuenta que nuestras propias palabras están construyendo nuestro hogar, para bien o para mal.  

Es importante elegir buenas palabras para dirigirnos los unos a los otros.  Es una disciplina.  No es nada fácil hacer lo correcto.  Os dejo otro versículo de la Biblia:

“Con ella (nuestra boca) bendecimos a nuestro Señor y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que han sido hechos a la imagen de Dios. De la misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así”, Santiago 3:9-10.

Te animo a hacer pequeños cambios si crees que debes de cambiar la manera que te comunicas con tu familia. Un pequeño ejemplo:

“Eres un perezoso”.  Cambiar a:   “Tú estás actuando de una manera perezosa, pero tú no eres así, es tiempo de cambiar esta actitud.”

“¡Eres un tonto!” – jamás poner rótulos que ellos se lo puedan creer. En cierta medida, pueden llegar a ser proféticos. 

Al contrario, busca cualidades, por más pequeñas que sean, para construir su auto-estima.  

“Gracias por ser tan buen ayudante y poner el plato en el lavavajillas, eso significa mucho para mi.”  

“Me gusta mucho la ropa que has elegido para hoy.  Estás muy guapo.”  

Estos son pequeños pasos que pueden traer muchos buenos resultados para la convivencia familiar.  La Biblia lo promete.  

Os dejo con una idea de tarjeta de cumpleaños que publiqué hace unos años; pero tiene mucho que ver con este tema:

El cumple de mi marido fue a finales del año pasado; pero no he tenido oportunidad de compartir estas fotos.  

La idea la he cogido de Pinterest y lo he adaptado a mi gusto. 

Así ha quedado:

Sencillo, rústico, hecho en casa.  Primeramente he coleccionado 58 (la edad de mi marido) razones por la que le quiero.  Estas pequeñas cosas del día a día, que pueden pasar desapercibidas, pero son importantes ingredientes en nuestra relación.
Toda la decoración fue en madera, estilo rústico y escritura manual.  
Luz, cámara y acción:   he utilizado el ordenador para hacer esta lista. He envejecido cada hojita, para incluir todos los puntos he utilizado 5 hojitas y la portada. 

Si tienes que homenajear a alguna persona, recomiendo esta inspiración.  No hay nada mejor que oír muchas de las razones por las cuales somos especiales en la vida de un familiar o amigo. 

Seguramente va a ser un regalo original y inolvidable.

-“Mi amado es mío, y yo suya; 
    El apacienta entre lirios.” 

Cantares 2:16

Mara

Uncategorized

Es más fácil planear una boda que vivir un matrimonio

El viernes pasado mi esposo y yo celebramos 21 años de haber dicho sí a Dios, y sí el uno al otro. Es más fácil planificar una boda que vivir un matrimonio. Y mucho más fácil soñar con una vida de casados que decidir vivirla.

En estos tiempos en que el matrimonio, como lo conocimos siempre, pareciera batallar por sobrevivir, quiero decirte a ti que quizá todavía no has dado el paso, porque no tienes edad, o porque el momento no ha llegado, o porque te asusta, ¡sí vale la pena! Y no lo digo simplemente porque hayamos cumplido un aniversario más. Lo digo porque Dios lo diseñó y por lo tanto, es bueno, valioso y sin dudas, un reflejo de la manera en que nuestro Creador quiere relacionarse con nosotros. Si no estás convencida, piensa en cómo la Biblia habla de Jesús como el novio que viene a buscar a su novia, la iglesia.

También aprovecho para decirte, si estás en las primeras etapas, si estás batallando por descubrir cómo vivir ahora que eres esposa: es una labor ardua, pero no una misión imposible. Recuerdo muchos momentos de exasperación, de cuestionar. Momentos en los que quise retroceder para no ceder. Momentos de frustración.

Pero recuerdo también muchos momentos de alegrías, de risa y llanto, de descubrir juntos, de vivir múltiples experiencias buenas y malas. Momentos de no saber qué hacer y no obstante, lanzarnos al futuro.

El matrimonio es mucho más que rosas, poemas y besos. Es más que citas románticas y canciones lindas. Es más que Hollywood y telenovelas. Matrimonio es esfuerzo. El esfuerzo de negarse a uno mismo. El esfuerzo de decidir amar en los momentos en que eso sería lo último que quisiéramos hacer. Esfuerzo para tener la humildad de pedir perdón y el valor de perdonar.

Matrimonio es también compromiso. El compromiso de ser fiel a las promesas que hicimos un día. Compromiso de seguir de juntos de la mano cuando ya los años jóvenes se hayan ido y vengan los achaques, las limitaciones.

Matrimonio es aprender. Aprender a saborear los pequeños momentos tanto como los grandes. Aprender a escuchar antes de hablar. Aprender de los errores y enmendarlos.

¿Cómo se logra un matrimonio exitoso, “hasta que la muerte nos separe” o Cristo venga?, dando el cien por ciento de uno mismo, con alegría y sin reservas. Lo de mi cincuenta y tu cincuenta no funciona en las relaciones exitosas porque eso implica egoísmo y reticencia. Se decide seguir cuando entendemos que lo bello del amor es el reconocimiento de que no será perfecto, y aun así no lo cambiamos por nada.

Dedica tiempo a tu matrimonio. No olvides que aunque estás criando hijos, un hermoso privilegio que Dios nos da, un día ellos comenzarán su propia vida, volarán. Dales la bendición de ver en sus padres una relación hermosa, digna de imitar, donde para cada uno la felicidad del otro es prioridad. Es el orden dado por Dios. En todas las listas él pone primero al matrimonio.

El matrimonio, bajo el diseño de Dios, sí funciona. La idea contraria viene del enemigo que siempre quiere distorsionar la verdad. 

Celebramos 21 años y estoy convencida de que ha sido primero que nada, la gracia de Dios y su misericordia. Y sí, ha sido también una decisión mutua de cuidar nuestro matrimonio y crecer en nuestro amor. Han sido los mejores años de mi vida. Disfruto cada segundo de esta aventura. Si tuviera que empezar de nuevo, lo haría sin pensarlo un segundo, incluso sabiendo que no siempre todo será fácil. Yo todavía creo en el matrimonio. 

Bendiciones,

Wendy

Crecimiento Personal, Familia

Trayendo chispas al matrimonio

Artículo adaptado del original: Familia.com.br

Fotos en Pinterest

En ocasión de San Valentín, aprovecho para hablar de algo que debe estar en la agenda todo el tiempo. El matrimonio no puede ser descuidado. 

Imagina que tienes un jardín y no lo riegas, no retiras las hierbas malas, no remueves las piedras que puedan estorbar el crecimiento … ¿qué va a pasar? Ya lo sabes … 

Esta es la realidad de toda relación: las palabras tienen mucho valor. La Biblia dice que la lengua es un instrumento que sirve para el bien o para el mal. Yo aconsejo que la utilicemos para llevar una buena relación dentro del matrimonio. 
Te propongo una prueba. Pronuncia alguno de estos diez elogios a diario y verás la diferencia en tu marido. Los hombres no tienen la reputación de ser buenos comunicadores. Tienen necesidades emocionales y cuando son suplidas, eso les anima a dirigirse hacia lo que podemos llamar “nuestro hombre ideal.” Vale la pena hacer la prueba y ver lo que pasa, ¿verdad?

1. Soy feliz por haberme casado contigo.
Ellos necesitan sentirse seguros en el matrimonio, necesitan una comunicación directa, sin rodeos. Dilo en el momentos que menos se lo espera, sin que tenga que hacer algo para merecerlo. Los elogios espontáneos parecerán más genuinos y sinceros. 

2. ¡Admiro tu esfuerzo por proveer para nuestra familia!
Los hombres, digan o no, evalúan su papel por la manera que proveen total o parcialmente para la familia. Reconocer el esfuerzo de cualquier persona es importante, especialmente cuando se trata de un hombre. 

3. ¡Estoy muy orgullosa de ti!
Tienes que ser su fan número uno. En la vida diaria, él oirá muchos comentarios negativos que le intentan derribar. En el hogar, le vendrá bien saber que es admirado. Se sentirá más seguro de si mismo para afrontar el mundo. 

4. ¡Eres un papá estupendo!
Si tienes hijos, comenta cómo admiras su esfuerzo para ser un buen papá. La sociedad quizás ponga más importancia al rol de la mamá, pero sabemos que él tiene un papel importantísimo en la vida de tus hijos. Díle lo buen padre que es. 

5. ¡Qué actrativo eres!
Nosotros todos cambiamos con el tiempo. Es importante que sepa que los cambios no le hacen menos atractivo para ti. Por lo general, los hombres demuestran su amor a través de la intimidad física, es importante que sepan lo que piensas de su apariencia. 

6. ¡Gracias por arreglar las cosas …!
Es importante agradecer lo manitas que es. No importa su nivel de capacidad en esta area, se sentirá muy bien sabiendo que su esfuerzo no pasa desapercebido. 


7. ¡Gracias por ayudar en casa!

No importa cuanto haga, cada vez que se esfuerza en ello, muestra tu gratitud. La tendencia es que trate de hacerlo más veces para oír lo mismo. Ojo, no busques la perfección pues esto no es bueno para nadie. 

8. ¡Tú me haces reír!
Dile que él trae mucha energía positiva que ilumina tu día. Aunque él sea más callado, puedes darle un cumplido por lo bien que lo pasas estando con él. 

9. ¡Eres muy fuerte!
La próxima vez que lleve una carga, las bolsas de la compra, puedes decirlo. 🙂 Ellos viven para recibir cumplidos. Haciendo esto tú, de forma genuina, puedes esperar reciprocidad pronto. Haz la prueba. 

10. ¡Me encanta pasar tiempo contigo!
La vida es dura y pasa muy rápidamente, no dejes de decirle que con él disfrutas ver el tiempo pasar. Entra en su mundo y vive aventuras con él. Que seais los mejores amigos. 

La Biblia nos enseña mucho de ser positivos en los comentarios que hacemos y que seamos genuinos en lo que decimos.  Debemos actuar así en todos los niveles, cuanto más en nuestra familia y matrimonio.  Se hace gratuitamente, sin querer nada a cambio, pero verás que el cambio vendrá.  Seguid estos pasos y tened paciencia. 

Efesios 4:29
No salga de vuestra boca ninguna palabra mala, sino sólo la que sea buena para edificación, según la necesidad del momento, para que imparta gracia a los que escuchan.

Mara