Crecimiento Personal, entretenimiento, Espiritualidad, manualidades

Un taller con Iva

Esta publicación es de hace dos años pero queremos recordar, pues fue un fin de semana memorable.

Los pasados 29 y 30 de septiembre fueron muy especiales.  Varias de nuestras colaboradoras estuvieron presentes es estos talleres de Iva Kirilova, organizados por nuestra colaboradora Sueli Pinheiro, con su proyecto de Tarjetería Solidaria.  

Ambos talleres contaron con entre 22 y 25 alumnas.  Iva es una joven artista (si quieres conocerla mejor, pincha AQUI) a quien le encanta el scrapbooking.  En los últimos tiempos también se va dedicando al Bible Journaling, muy popular en estos días.  Os dejamos enlaces de su tienda online y canal de Youtube:
SCRAP I PEBRE.
CAMINANDO JUNTO A ÉL
Queda nuestro agradecimiento, en nombre de Sueli, pues los talleres fueron de un precio muy accesible en colaboración y ayuda al proyecto Tarjetería Solidaria.
Varias de nuestras colaboradoras Dulce Fragancia estuvieron presentes.  Aquí puedes comprobar, de izquierda a derecha: nuestra nueva contratación Isabel, Rose, Sueli, Rosa, Mara, Iva (también colaboradora con nosotras ahora) y Myriam. 

Nos hemos encontrado con muchas amigas.  Las chicas de Scrap n Chat Alcalá de Henares estuvieron presentes el viernes:

Aquí vemos las chicas de Bible Art España con Maribel de Dos Piruletas (centro):

Algunos momentos especiales:
Tarde de viernes

Mañana del sábado

Ángela de Dorcas y Algo Más con las compis de Bible Art España en el que también participa

Hay mucho más que contar pero os dejamos con un pequeño video para que tengáis mejor idea de todo lo que hemos hecho. 

Mara

Cosas de Casa, Crecimiento Personal, Espiritualidad, Familia, La Biblia, Recetas

El mejor gofre

En mi casa, a todos nos encantan los gofres para el desayuno del sábado por la mañana.  Mi marido es el encargado de despertarse un poquito antes de nosotros.  Los demás despertamos con el olor de este manjar.  Se puede servir con frutas, mantequilla y mermelada, sirope de arce, helado, y he visto hasta en variación salada.  

He mirado un poquito la historia, y mira que que nos dice el blog Sabrosia:

Ya los griegos hacían una elaboración similar que podría considerarse un precedente histórico de los gofres. Se trataba de unos pasteles muy finos, llamados obelios, que cocían entre dos placas de metal.

Bajo esta misma forma de cocinar un alimento se desarrollaron posteriormente otro tipo de obleas, durante la Edad Media. Estas obleas se enrrollaban … ” (Continuar leyendo)

Ahora comparto una receta de la cual he oído mucho … “La Mejor Receta de Gofre”.  Esta es una receta americanizada en el blog Noshing with the Nolands

Así que aquí va la receta de la familia Noland:. 

Ingredientes:

  1. 2 tazas de harina
  2. 6 cucharitas de levadura
  3. 1/2 cucharita de sal
  4. 2 cucharadas de azúcar
  5. 5 huevos (yema y clara separadas)
  6. 7 cucharadas de aceite de canola, maíz u otro
  7. 2 cucharitas de vainilla

INSTRUCCIONES 

En un bol grande, mezcle los ingredientes secos. Déjelo a un lado. Batir las claras a punto de nieve con una batidora. Añadir la leche y las yemas de huevo a los ingredientes secos. Mezcle hasta que quede suave. A continuación, añadir el aceite y la vainilla mezclando bien. Añadir las claras de huevo en nieve a la masa suavemente. 

Vierta aproximadamente ⅔-3/4 taza de la mezcla en el centro de una máquina de gofres. Cocine por 5-6 minutos. hasta que estén dorados y crujientes.

Espero que os guste …

Algunos Pensamientos de Mara

A mí me encantan las mañanas perezosas de los sábados.  Uno está relajado, con tiempo para invertir en momentos de diversión y calidad.  Nosotros, a través de los años, hemos sacado provecho del momento en que todos los miembros de la familia estamos al rededor de la mesa, disfrutando de algo delicioso para comer.  

Hemos utilizado muchos de estos momentos para enseñar a nuestros hijos, para hablar de las cosas importantes de la vida.  

Me gusta creer que ellos han aprendido algo de nosotros; no solamente de lo que han oído de nosotros, sino también al observar cómo vivimos.  

Os dejo con un versículo que nos ha animado en esta tarea:

Deuteronomio 6:6-9

6 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón;

7 y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.

8 Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos;

9 y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.

Mara

Crecimiento Personal, Espiritualidad, La Biblia

Tiempo de cambios: buscando inspiración

He escrito estos pensamientos hace un par de años. Teníamos que tomar una decisión muy importante. Hemos continuado con nuestro trabajo y estamos felices. Ahora comparto lo que pasaba por mi mente y lo que el Señor me estuvo hablando. ¡Una vez más ha sido fiel!

El otoño llega y con él los cambios de colores, hojas que caen, las temperaturas bajan … es mi estación favorita.  Siempre doy la bienvenida a los cambios del otoño pero no estoy segura de pensar lo mismo cuando se trata de mi vida.  

Mi marido y yo vivimos un momento de cambio.  Nuestra empresa necesita disminuir el numero de funcionarios, los de más tiempo hemos sido ofrecidos jubilación antecipada.  Eso nos puede traer muchos cambios en la vida, incluido el país de residencia.  

Estamos tratando de llegar a una decisión y para tanto buscando respuestas a tantas preguntas.  Mi primera fuente de dirección es la Biblia.  Pero hay otras maneras, y una de ellas viene de una artista que me ha llegado al corazón con sus dibujos e ilustraciones.  Me gustaría juntar estas dos inspiracines.  Abajo encontrarás la tradución de lo que escribe la artista y algunos versículos que me inspiran en este momento. Todo se ajusta a la perfección
Arte: PRINCESS SASSY PANTS & CO

“Algunas veces tienes que ser fuerte y confiar que las tormentas de la vida te llevan a mejores orillas. “

Estamos seguros, además, de que todo colabora al bien de los que aman a Dios, de los que han sido elegidos conforme a su designio. 
Romanos 8:28

“Cuando los vientos del cambio soplan, acuérdate … algunas veces lo que parece muerto solamente se está preparando para una nueva estación. ” 

He aquí que yo hago cosa nueva;
pronto saldrá a luz, ¿no la conoceréis?
Otra vez abriré camino en el desierto
y ríos en la tierra estéril.
Isaías 43:19

“Seguir tu corazón es como conducir en la oscuridad, en una carretera desconocida. Solamente necesitas ver algunos metros, no todo el mapa.” 

Confía en el Señor con todo tu corazón
y no te apoyes en tu propia prudencia.
Reconócelo en todos tus caminos
y él hará derechas tus veredas.
Proverbios 3:4-5

“Cambiar de rumbo puede ser aterrador y doloroso pero no tan duro como quedarse en el mismo lugar cuando es tiempo de irte. Acuérdate, tú eres más fuerte de lo que piensas.”

Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora
Eclesiates 3:1
Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.
Filipenses 4:13

“En cada estación de la vida hay muchas cosas que dejamos atrás, pero hay muchas puertas que se abren adelante.”

Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.
Filipenses 3:13-14
Clama a mí y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.
Jeremias 33:3

Y hay tantas otras citas en la Biblia que nos prometen un futuro especial, no libre de problemas, sino con la confianza de que estamos siendo cuidados.  Estas promesas están disponibles para cualquiera que quiera seguir a Jesús.

En mi caso, yo no sé qué tiene el futuro preparado para mí y mi familia, pero conozco quien tiene mi futuro en Sus manos. 

Mara

Crecimiento Personal, Espiritualidad, Salud y Belleza

5 cambios para dormir mejor

Estos cambios pueden mejorar tu sueño de inmediato.  Son cambios lógicos que todos conocemos que en conjunto pueden permitir una buena noche de descanso. 

1) Hacer ejercicios:  largas caminatas, bailes, salir en bici, etc.  Cualquier actividad que disfrutes, lo importante es moverse. 

2) Desarrollar una rutina.  El dormir y despertar en la misma hora son una disciplina importante. 

3) Limita tus siestas a 20 minutos. 

4) Disminuye el consumo de cafeína, o limitarlo a las mañanas.  

5) Si no duermes en 10 minutos de acostarse, levántate, vete a leer un libro u otra actividad hasta que tengas sueño de nuevo.  

Ahora comparto mi experiencia con el tema …

Los estudios médicos han comprobado que una buena noche de sueño nos permite mejorar nuestro humor, nuestra salud, nuestro bien estar y apariencia.  

Algunas veces afronto algo se ansiedad, y no puedo dormir bien.  Me acuesto y mi mente vuela.  En el día siguiente tengo ojeras profundas, la piel sin brillo, y me siento mal anímicamente. 

En estos días estuve ansiosa por algunas cuestiones como inseguridad con el futuro, finanzas, etc. En aquél momento, me acordé de un texto que dice:

Pero tú, Señor, eres mi escudo,

mi gloria, quien me enaltece.

Cuando clamo al Señor,

él me responde desde su monte santo. 

Me acuesto y me quedo dormido,

me despierto porque el Señor me sostiene.

No temo a esa ingente multitud

que me ha puesto cerco por doquier.

¡Ponte en acción, Señor! ¡Sálvame, Dios mío!,

tú que golpeaste la mejilla de mis enemigos,

tú que rompiste los dientes de los malvados.

Salmos 3:4-8

En paz me acostaré, y asimismo dormiré;

Porque solo tú, Señor, me haces vivir confiado.

Salmos 4:8

En seguida pensé:  ¡Este es un excelente antídoto de belleza para ti, Nataly!  Dios puede confortar nuestros corazones a punto de hacernos dormir en paz y alcanzar la belleza interior y exterior. 

Hay otro texto que también habla de la belleza:

El corazón alegre hermosea el rostro;

Mas por el dolor del corazón el espíritu se abate.

Proverbios 15:13

He llegado a concluir dos cosas:  un sueño tranquilo (a pesar de las circunstancias) y el corazón alegre, estos son dos componentes para una belleza que ninguna crema de belleza o lápiz de labios pueden dar.  El mejor tratamiento de belleza puedes encontrar en las promesas de Dios. 

Nataly

Espiritualidad, Familia

Nuestra responsabilidad

Todos los sábados por la mañana tenemos un club de niños en la iglesia. Cuando comenzó el año y pensamos en qué temas enseñar a los niños, automáticamente pensamos en que algo que hacía mucha falta enseñar son valores, valores cristianos.
Creyente o no, te habrás dado cuenta de que vivimos en una sociedad en la que valores como el respeto, la honestidad, la paciencia, la obediencia, se están perdiendo… y así nos va.
Así que cada sábado preparo una clasecita sobre un valor y un personaje de la Biblia que representa ese valor. Y charlo con los niños sobre maneras en las que pueden aplicar ese valor en su día a día.
Y eso está muy bien, para eso estamos en la iglesia, para poner nuestro granito de arena. Pero no podemos hacer mucho más. Mis hijos aprenden sobre valores no en el ratito en el que vemos clase el sábado. Allí quizás aprenden lo que significa el valor o la historia bíblica que lo ilustra. Pero, a vivirlo, lo aprenden durante el resto de la semana…

conmigo
Los padres cometemos el error muchas veces de dejar la responsabilidad de la enseñanza de nuestros hijos a otros: a sus maestros en la escuela, entrenadores, maestros de escuela dominical, club de niños o jóvenes… Y, sin embargo, en nuestras manos está que nuestras sociedades recuperen los valores perdidos.
En nuestras manos y en las de nadie más.
Porque es en el hogar en el que tenemos que enseñar y, sobre todo, modelar, esos valores que estamos perdiendo a pasos agigantados.
Y debemos tomar en serio la responsabilidad de enseñar a nuestros hijos estas lecciones. No es la responsabilidad del gobierno, ni de la escuela, ni de la iglesia. Dios nos confió a cada una de nosotras a nuestros hijos y es nuestro deber – y nuestro privilegio – impartirles estos valores en el hogar. Así tus hijos ya sean mayores, tu responsabilidad sigue siendo la misma. Nunca es tarde.
¿Qué es lo que más falta le hace a tu familia? ¿Qué valores crees que son más importantes para tus hijos? ¿Cuáles debes fortalecer? Haz una lista y busca versículos bíblicos que puedan ayudarte a inculcarles esos valores.
Si no sabes por dónde comenzar, te dejo algunos de manera muy general –
– Honestidad (3 Juan 1:4)
– Respeto (Éxodo 20:12; Lucas 6:31)
– Amor (1 Pedro 4:8)
– Esfuerzo (Colosenses 3:23)
– Gratitud y contentamiento (1 Tesalonicenses 5:18)

Para educar a nuestros hijos en valores es imprescindible que nosotros seamos de ejemplo y sirvamos de modelo. Yo no puedo pedirles que sean honestos si me ven mentir día sí y día también. Utiliza la conversación de todos los días, los ejemplos cotidianos para ilustrar esos valores que estás enseñándoles a través de la Palabra. Y ayúdales a realmente vivir lo que están aprendiendo.

Dejemos de tomar a la ligera nuestra responsabilidad como padres. Las siguientes generaciones se desarrollarán a partir de los cimientos que nosotras pongamos.

¿Qué valores crees que es importante enseñar a nuestros hijos? ¡Compártelos!

Notael material en el que me estoy basando para las enseñanzas de la Biblia está creado por Ana Capurro y puedes encontrarlo en www.delostales.blogspot.com Te va a servir para trabajar con los más pequeños. Ana tiene, además, cientos de materiales para ayudarnos a abrir la Biblia con nuestros hijos de manera amena y fácil para que ellos aprendan.

Contenta en Su servicio,

Edurne

Espiritualidad

Celebrar mas que en días especiales

Cuando era niña me encantaba revisar el aparador en casa de mi abuela. Allí ella guardaba las vajillas, los cubiertos y todas las cosas lindas para los días especiales. Eran dos vajillas inglesas, una con adornos azules y la otra con adornos rojos. Y cada una ya tenía futuras herederas: mi prima y yo. Eran un recuerdo de familia. 

Después, cuando me casé, mi abuela me regaló la vajilla roja. Pude usarla en algunas ocasiones pues siempre me ha gustado poner una mesa linda, con todos los detalles, una herencia de mi abuela y mi mamá. Pero seis años después nos fuimos del país y la vajilla quedó atrás. Aquí tengo ahora dos o tres piezas, como recuerdo de mis abuelos y también de mi infancia.
Un día mientras preparaba la cena, mexicana por cierto, me puse a pensar en por qué guardamos tanto las cosas para los momentos “especiales” de la vida. Y es verdad, hay momentos así, que meritan cosas especiales; pero como lo indica su nombre, por ser especiales son pocos. Son más los cotidianos, los de diario, los que damos por sentado pero que no sabemos cuándo terminarán. De modo que mientras terminaba la cena decidí que sacaría ese día cotidiano algunas de mis cosas especiales. ¿Por qué? Porque vale la pena disfrutar cada día como si fuera algo especial. En verdad lo es. Es una oportunidad de vivir, es una oportunidad de reír, de compartir juntos en familia, de disfrutar las bendiciones que Dios nos da.
A veces esperamos tanto a que llegue “ese momento” que la vida se nos va entre las manos. “Cuando te vengan buenos tiempos, disfrútalos…que el hombre nunca sabe con qué habrá de encontrarse después”, sabias palabras de un hombre que aprendió a valorar la brevedad de la vida, Salomón, y que puedes encontrar en Eclesiastés 7:14.  Cada día que el Señor nos permite vivir es un regalo. Estoy tratando de poner en práctica lo que aprendí leyendo el libro “Un millar de regalos” (One Thousand Gifts) de Ann Voskamp, una excelente autora canadiense. Te lo recomiendo.
En el mismo libro de Eclesiastés, Salomón nos da este otro consejo:
“Disfruta de lo que tienes en lugar de desear lo que no tienes; soñar con tener cada vez más no tiene sentido, es como perseguir el viento” (6:9).
Tenemos garantizadas solos las 24 horas que estamos viviendo. Cada día que amanecemos es un regalo, algo especial. ¡Y los regalos son motivos de celebración! Por eso ese día que les cuento, miré en mi propio aparador y saqué algunas de las bendiciones reservadas para días “especiales” y celebré un día normal.
En ocasiones no nos percatamos de que todo cambia cuando cambia nuestra perspectiva. Dios quiere que aprendamos a vivir dando gracias, disfrutando los momentos, la vida abundante… que no es abundancia de riquezas, como piensan algunos, es abundancia en el corazón. Cuando vivimos celebrando lo cotidiano, también cambia nuestra actitud.
Estamos en fin de semana, y seguro ya tienes planes; o tal vez no. De cualquier manera, antes de ninguna otra cosa, decide vivir esos días como lo que son, un regalo de Dios. Celebra con las bendiciones que has recibido, da gracias por lo que tienes y disfruta. Esa es la abundancia que trae Dios al corazón.
Por cierto, el Señor es tan bueno que la vajilla que tengo ahora también es un regalo de mi abuela que ya tiene 96 años pero sigue siendo una bendición para su familia. ¡Otro motivo para dar gracias y celebrar!
Vive la vida como Dios la diseñó.
wendybello.com

Wendy

Crecimiento Personal, Espiritualidad, Familia, Uncategorized

¿Perder un hijo y vencer el dolor? Sí, se puede.

El 12 de Septiembre del año 2003, murió nuestro hijo mayor David, mientras practicaba submarinismo frente a la isla de Es Vedrá en Ibiza, a la edad de 29 años.

Él era el mayor de nuestros seis hijos y su muerte nos dejó como familia, completamente conmocionados, devastados y en estado de shock. Unas horas antes estábamos tranquilamente cenando cuando sonó el teléfono para anunciarnos que David no había vuelto a casa, que estaba pescando y que siempre llegaba antes de esa hora.

Entonces, recuerdo: el corazón empezó a latirme fuertemente pero procuré con todas mis fuerzas aferrarme a lo que estaba haciendo, intentando captar el sentido de la película que veía en la televisión, a pesar de que intuía que algo iba mal, muy mal.

Las horas que precedieron al hallazgo de su cuerpo fueron interminables. Mi hermana Patri estuvo conmigo durante estas horas angustiosas de búsqueda, y de incertidumbre, siendo para mí un bastión de incalculable valor. Me transmitió una serenidad y una paz extraordinarias que me permitieron afrontar los primeros momentos sin derrumbarme.

CUANDO EL MUNDO SE DESMORONA
El desenlace se produjo cuando recibí la llamada de mi esposo, al que acompañaban el resto de nuestros hijos, al comunicarme que habían hallado el cuerpo… Y entonces, en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, la vida que conoces se detiene. Tu mundo se desmorona y crees (Continuar leyendo en Protestante Digital)

Gina

Espiritualidad, música

Algunas canciones favoritas…

Me encanta el tiempo extra que tengo en los días de verano para oír mis canciones favoritas.  Me gustaría compartir algunas canciones estos días con vosotras.  
Marcela Vergara es una cantante Gospel hispana que tiene una voz muy dulce y canciones con un mensaje muy sencillo pero profundo.  
Comparto una de mis favoritas que está acompañada por una presentación de fotos que podrían ser de unas vacaciones del verano.  
En estas vacacciones, toma tiempo para observar la naturaleza de Dios oyendo esta canción tan bonita.  ¡Disfrutad!

Mara

Espiritualidad, Familia, La Biblia

Edurne Mencia: “Mi legado”

http://dulcefragancia-mujer.blogspot.com.es/2014/04/nueva-colaboradora-edurne-mencia.html

Hoy estamos tristes. Nuestro equipo pierde una colaboradora. Edurne Mencia se ha ido con el Señor. Queda nuestra confianza de que un día nos reencontraremos. Nosotros nos quedamos con sus escritos, sus enseñanzas y la inspiración que compartía.

Queremos continuar publicando los muchos artículos que ha dejado para que más y más mujeres podamos aprender y hacer cambios en nuestras vidas para alinearnos con el Señor. Este era su deseo.

Edurne, te extrañaremos pero sabemos que estás el los brazos de Aquél que siempre te ha inspirado, al que amabas y servías. Podemos imaginar el momento de este encuentro maravilloso.

Hoy compartimos uno de sus artículos que habla directamente a este momento. Ella ha dejado un legado. Mientras lo leemos, oremos por sus hijos.

Mi Legado por Edurne Mencia: El Viaje de una Mujer

Un legado es todo aquello que pasa de padres a hijos. Como mamá, quiero que mis hijos afronten su vida en las mejores condiciones posibles, trabajando para dejarles cosas materiales. Como mamá a la manera de Dios, es mi deber trabajar igual de duro (o más) para dejarles a mis hijos un legado espiritual.

Mi legado espiritual.

El impacto que mi vida tiene y va a tener no sólo sobre mis hijos, sino sobre las generaciones futuras después de ellos.

Hay cosas que nuestros hijos heredan de nosotras sobre las que no tenemos ningún tipo de control: la estatura, el color de ojos, el cabello liso o rizado, la piel blanca u oscura… pero hay otras sobre las que debemos ser totalmente intencionales. 
Jueces 2:10

Y toda aquella generación también fue reunida a sus padres. Y se levantó después de ellos otra generación que no conocía a Jehová, ni la obra que él había hecho por Israel.”

Debemos ser intencionales no sólo en enseñar a nuestros hijos lo que la Biblia dice, sino también en ser un modelo positivo de lo que significa tener una relación personal con Cristo y vivir de acuerdo a la Palabra de Dios. Debemos ser intencionales en mostrarles cómo servir al Señor, cómo servir a otros, vivir de acuerdo a principios y valores, amar la iglesia… Pasar a la siguiente generación un legado con valor eterno es mucho más importante que dejarles uno material.

Si no enseñamos a nuestros hijos a seguir a Cristo, el mundo les enseñará a no hacerlo”.

Aunque no te des cuenta, ya estás formando tu propio legado, estás teniendo un impacto en la vida de tus hijos a través de la forma en la que……oras…alabas…demuestras tu amor por Dios…hablas…respondes a las dificultades…superas (o no)  tus malas actitudes y hábitos…manejas la decepción…tratas a tu familia…gastas tu tiempo cada día…

¿Qué clase de impacto estás teniendo en la vida de tus hijos? ¿Qué tipo de legado estás construyendo? Hay tres cosas que no se pueden recuperar: las palabras, una vez que salen de tu boca, los momentos, una vez que pasan y el tiempo, una vez que se va ¿Qué palabras estás usando con tus hijos? ¿Qué sale de tu boca cuando te diriges a ellos? ¿Estás aprovechando cada momento para hacer un impacto positivo en la vida de tus hijos? ¿De qué forma utilizas tu tiempo cada día?

Los cristianos de hoy debemos pelear la batalla por las almas y el destino eterno de nuestros hijos” Kathy Howard

No puedes decidir por tus hijos. No te toca a ti decidir cuál va a ser su destino eterno. Pero sí es tu responsabilidad equiparlos de la mejor manera posible para que por sí mismos y con la ayuda del Espíritu Santo puedan desarrollar una relación personal con Cristo y tener una vida espiritual activa, comprometida y productiva.

Mi legado comienza de rodillas, batallando por las almas de mis hijos.

Quiero dejarte algunas cosas que podemos hacer para comenzar a construir nuestro legado espiritual:
– Involucra a tus hijos en cada aspecto de tur elación con Jesús: ora con ellos, lee con ellos, memoriza con ellos, sirve con ellos.
– Crea recuerdos y tradiciones espirituales, no atesores solamente fotos de cumpleaños y logros académicos
– Muéstrales su nombre escrito en tu Biblia junto a los versículos con los que oras por ellos.
– Decide cuáles son los valores y las virtudes bíblicas que deseas inculcar en tus hijos y comienza a ser intencional en vivirlos para poder transmitírselos a ellos (puedes comenzar con nuestro calendario de oración “31 virtudes bíblicas para orar por nuestros hijos”)
– Regala a cada uno de tus hijos una Biblia especial y diles por qué es especial.
– Comparte con tus hijos tus experiencias como creyente: cómo llegaste a Cristo, cuáles son tus dones y cómo los descubriste, tus versículos favoritos, tus sueños para Dios, en qué te sientes mejor trabajando en la obra…
Deuteronomio 6:6-9, 12, 20-21

Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.Cuídate de no olvidarte de Jehová, que te sacó de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.Mañana cuando te preguntare tu hijo, diciendo: ¿Qué significan los testimonios y estatutos y decretos que Jehová nuestro Dios os mandó? entonces dirás a tu hijo: Nosotros éramos siervos de Faraón en Egipto, y Jehová nos sacó de Egipto con mano poderosa.”

Comienza a edificar tu legado eterno… hoy.

Desafío para esta semana: Escribe una carta a cada uno de tus hijos. Cuéntales detalles de su vida, cómo fue su nacimiento, anécdotas y recuerdos que estén grabados en tu memoria. Háblales también de cómo te sentiste tú, tus emociones. Cuéntales cuáles son tus anhelos como madre, tus sueños, tus objetivos, lo que esperas para su futuro. Compárteles tus oraciones por ellos, versículos que guían tu visión como madre. Puedes darles la carta el día de su mayoría de edad, de su matrimonio, o incluso guardarla para cuando tú faltes. Tómate un tiempo para hacer de este ejercicio algo especial, algo que atesoren cuando tú no estés. Que sea parte de tu legado.

Crecimiento Personal, Espiritualidad, Familia

Estar

Desde hace tiempo y, especialmente, en las últimas semanas, he recibido mensajes y hablado con mamás en distintas partes del mundo que comparten el dolor de ver a sus hijos apartados del Señor y viviendo en pecado y desobediencia.
En mi propia iglesia son muy pocos los jóvenes entre 18 y 30 años que se congregan habitualmente y tratan de llevar una vida piadosa. Y, de esos pocos, la mayoría ha vuelto después de haberse apartado del Señor.
Una vez que son mayores de edad y empiezan a tomar sus propias decisiones, la mayoría de ellos decide mal.
Y me duele porque conozco muchos de esos hogares y son hogares piadosos, de familias que aman a Dios, en los que esos muchachos han visto a sus padres orar, congregarse fielmente y servir al Señor.
Son hogares como el mío. Y me hace pensar en mis hijos y en su futuro.
El viernes pasado regresé de un viaje de dos semanas de duración que hice a Dallas, Tx, con el equipo internacional de Ama a Dios Grandemente. Cuando estaba por volar a casa lo único en lo que podía pensar era en llegar lo antes posible. El Señor había puesto una palabra en mi corazón cada vez que pensaba en mi regreso: estar.
Estar. Estar presente. Buscar de manera intencional formas de estar con mis hijos. Estar del todo, sin una pantalla cerca. Estar en aquello que ellos disfrutan.
Y, quizás… ¡ojalá! Esa sea la clave para ayudar a mis hijos a que vayan por el buen camino y para que, una vez que sean adultos, amen al Señor con todo su corazón, con toda su alma, con todas sus fuerzas.
Para mí, en este momento en el que mis hijos son pequeños, “estar” de manera intencional implica cosas sencillas como…

cocinar con Nahiara. A mi hija le gusta la cocina y, aunque hay muchas cosas que podrían salir mejor o más rápido si las hiciera yo sola, pasar ese tiempo con ella nos está ayudando a las dos a disfrutar de la compañía, a entablar conversaciones y a, simplemente, estar juntas.
leer en voz alta. Un hábito que ha “ido y venido”. Casi siempre he sido consistente con eso porque me encanta leer. Pero ahora he sido intencional en buscar libros de temas que sé que les gustan especialmente. Ahora mismo estamos leyendo la historia de Gladys Aylward, misionera en China y lo próximo que tengo es una biografía de Amelia Earhart para niños.
utilizar las mañanas para todo lo que tenga que ver con la computadora. Trabajo desde casa por internet y buena parte de mi ministerio es online también. La computadora ha sido siempre para nosotros un arma de doble filo que hemos tenido que aprender a manejar. Utilizo las mañanas que ellos pasan en la escuela para hacer todo lo que pueda y ser lo más efectiva posible en lo que tengo que hacer en la compu y eso me permite pasar las tardes sin lista de tareas pendientes. Siempre hay pequeñas cosas que me quedan pendientes pero que no interfieren con la dinámica de las tardes en casa.
…orar con ellos y por ellos. Mucho. No solamente orar por su presente y, desde ya, por su futuro, sino mostrarles cómo oro por ellos y pedirles que ellos oren también. 

involucrarlos en la iglesia local. Les gusta cantar, así que buscamos oportunidades para que lo hagan en la iglesia. Los llevamos al club de niños, no solo como participantes, sino como ayudantes. Tratamos de llevarlos también lo más posible a los viajes que hacemos a la selva para que vivan de primera mano la experiencia de servir a Dios. 
restringirles los electrónicos. Otro arma de doble filo. Si yo estoy ocupada, lo más fácil (para mí) es darles permiso para jugar en electrónicos o ver la tele. Pero lo más fácil no siempre es lo mejor. Que ellos pasen menos tiempo en electrónicos supone que yo tenga que hacer un esfuerzo extra y pasar más tiempo con ellos. Pero, de eso se trata, ¿no?
tener un pequeño devocional. Que no termine el día sin que hayamos leído y meditado en un versículo. Ahora mismo estamos haciendo juntos el estudio de Ama a Dios Grandemente en 1 y 2 Timoteo, que trae una guía para niños también. Cada día ven un pequeño devocional y hacen una manualidad sobre el pasaje bíblico. Otras veces es solamente la lectura de un versículo e iniciar una conversación sobre qué significa y cómo podemos aplicarlo a nuestra vida. No tiene por qué ser complicado.
ver una peli con ellos. Aunque me quede dormida, que es lo que sucede habitualmente. Las películas me aburren y suelo dormirme a la mitad, pero, oye, lo que cuenta es “estar” ¿cierto? En lugar de ponerles la peli para yo poder hacer algo, se la pongo para pasar ese tiempo con ellos.
risas, muchas risas. Bromas, cosquillas y, en general, restarle gravedad e importancia a las cosas, especialmente a los cientos de accidentes que suceden a lo largo del día.

No sé qué pasará con mis hijos el día que tomen sus propias decisiones. No tengo fórmulas mágicas ni un manual del tipo “si haces esto… entonces sucederá esto”. Pero debo, al menos, intentar de todas las formas posibles que, una vez que sean adultos, sigan teniendo la hermosa fe que tienen ahora como niños. Que sigan emocionándose al comprender la Palabra de Dios. Que sigan queriendo servirle. 

“Estar” significa para mí hacer que se sientan amados con mi presencia y mostrarles de todas las maneras posibles cómo Dios los ama también.
¿Qué significa para ti “estar presente”? ¿De qué manera intencional puedes estar con tus hijos y encaminarlos en el Señor? Si te animas, comparte tus ideas.
Contenta en Su servicio,

Edurne