Crecimiento Espiritual, Espiritualidad, La Biblia, La Pascua, La Semana Santa

Preguntas, respuestas … en el Camino de Emaús

Muchas preguntas han venido a mi mente estas semanas. Varias sin respuestas aún.

A veces me siento como esos dos caminantes hacia Emaús. Mucha frustración. Muchas preguntas, pocas respuestas. Ellos esperaban que Jesús libertara al pueblo -esperaban que el sufrimiento terminase-, pero él había muerto hace tres días. No había esperanza, solo angustia.

“¿Eres tú el único que no sabe lo que ha pasado en estos días?”

¿Cómo podía ser que este tercer caminante se les acercase sin saber lo que había pasado?

El tercer caminante los increpa… “—¡Qué necios son! Les cuesta tanto creer todo lo que los profetas escribieron en las Escrituras. ¿Acaso no profetizaron claramente que el Mesías tendría que sufrir todas esas cosas antes de entrar en su gloria?”

Algo había en él, que pese al regaño, los dos caminantes le ruegan que se quede con ellos esa noche. Después de comer juntos sucedió lo inesperado: “se les abrieron los ojos y lo reconocieron”.

¡Jesús había resucitado!

Y ellos vuelven a preguntarse: “¿No ardía nuestro corazón cuando nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?».

La resurrección había tornado la tristeza en alegría. La angustia y la frustración encontraban sentido.

Probablemente, ellos seguían teniendo muchas preguntas sobre el porvenir. Pero ya no estaban solos, desolados, si no que ahora, Cristo era su esperanza de gloria y razón de existencia.

Rocío

Celebración, Espiritualidad, La Biblia, La Pascua, La Semana Santa

¿Qué harás con Jesús?

¡Feliz Domingo de la Resurrección!

Qué gran alegría poder celebrar que la muerte no pudo contener a Jesús. Ha vencido y con Él podemos vencer nosotros.  Podemos celebrar, pues tenemos la oportunidad de total comunión con Él en esta vida y ¡por toda la eternidad!

De tal manera amó Dios al mundo que ha dado a Su Hijo para que todo aquel que en Él crea, no se pierda mas tenga la vida eterna.  

Juan 3:16

¿Qué harás tú con el regalo que nos ha dado Dios?  

Las respuestas a esta pregunta son varias: un sí, un no, o ser indiferente. La decisión de ser indiferente tiene igual resultado que un no, o sea eterna separación de Dios. Solamente el “sí” contundente de tu corazón a este regalo, entregándole tu vida, puede abrir la puerta para esta relación de amor. El te llama pero no se impone, solamente cada una de nosotras puede dar este paso de forma personal.

He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. 

Apocalipsis 3:20

¿Qué harás cuando oigas el llamado de Cristo?

Es una decisión personal. 

Esperamos que hoy sea el día en que invites a Jesús a tu corazón.  Lo puedes hacer a través de una oración sencilla, pero hecha con toda transparencia y sinceridad.  Las palabras no son importantes, lo que cuenta es la actitud de tu corazón.

Dejamos una canción para que puedas meditar en ello.

Si has decidido empezar tu camino con Jesús o si tienes dudas y quieres saber más sobre todo lo que hemos dicho, escríbenos en CONTACTO (arriba) y podremos ayudarte, sin compromiso algún.

¡Que Dios te bendiga hoy!

Equipo Dulce Fragancia

Espiritualidad, La Pascua, La Semana Santa

“Pero, ¿qué tiene que ver la muerte y la resurrección de Cristo conmigo?”

Me he encontrado con muchas personas que tienen esta pregunta en sus corazones.  Es normal y bueno que nos hagamos esta pregunta.  Os invito a ver esta película de 30 minutos.  Ilustra claramente el plan de Dios para la humanidad.

Hay 4 verdades que uno debe conocer y las compartimos para vuestra reflexión.  Las verdades están basadas en los versículos que compartimos. 

1) Dios nos ama y tiene un plan maravilloso para nuestras vidas.
“Tanto amó Dios al mundo, que no dudó en entregarle a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino tenga vida eterna.”  Juan 3:16

2) Nosotros somos pecadores y no podemos conocer este plan perfecto porque estamos alejados de Dios por nuestro pecado. 
” … puesto que todos pecaron y todos están privados de la gloria divina.”  Romanos 3:23″ Porque el salario del pecado es la muerte, …” Romanos 6:23

3) Jesús es la solución provista por Dios.  A través de Él podemos conocer y experimentar el plan perfecto de Dios para la raza humana. 
“Pues bien, Dios nos ha dado la mayor prueba de su amor haciendo morir a Cristo por nosotros cuando aún éramos pecadores.”  Romanos 5:8

“Primero y ante todo, os transmití lo que yo mismo había recibido: que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a lo anunciado en las Escrituras; 4 que fue sepultado y que resucitó al tercer día, conforme a esas mismas Escrituras; 5 que se apareció primero a Pedro y, más tarde, a los Doce. 6 Después se apareció a más de quinientos hermanos juntos, de los cuales algunos han muerto, pero la mayor parte vive todavía.”  1 Corintios 15:3-6

“Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie puede llegar hasta el Padre si no es por mí.”  Juan 14:6

4) Hay que recibir el regalo de la salvación personal e individualmente.  Cuando lo hagamos, podremos experimentar el plan de Dios para nuestras vidas. 

” … pero a cuantos la recibieron y creyeron en ella, les concedió el llegar a ser hijos de Dios.”   Juan 1:12

“En efecto, habéis sido salvados gratuitamente mediante la fe. Y eso no es algo que provenga de vosotros; es un don de Dios. 9 No es, pues, cuestión de obras humanas, para que nadie pueda presumir.”  Efesios 2:8-9

En Jesús, hay nueva vida, disponible para todos los que creen.  Haz una oración de entrega a Jesús y empieza a experimentar Su plan para tu vida, que empieza con la vida abundante aquí y nos lleva al cielo eternamente con Él.  

No hablamos de religión, va más allá … hablamos de una relación de amor con una Creador que es Padre, es amor y es personal.  

Si tienes alguna pregunta al respecto, no dudes en escribirnos. 

Equipo Dulce Fragancia

Crecimiento Espiritual, Espiritualidad, La Pascua, La Semana Santa

Meditación para el Sábado Santo

Amanecía el sábado … ¡la tristeza era abrumadora!

Lo único en lo que los discípulos podían pensar era los eventos del viernes, la muerte, el sufrimiento de Jesús, su último respiro … era tanto el dolor que ni siquiera se acordaban de todo lo que Jesús había dicho en la Última Cena.

 Nosotros también podemos elegir hacia donde mirar:

1) hacia el viernes y ver un Jesús en la cruz, un Jesús que parecía derrotado, tristeza, sentimiento de abandono …

o

2) hacia el domingo, y ver un Jesús vivo, victorioso sobre todo el poder y sobre la muerte, sentir gozo en tu corazón, sentir gratitud …

Os dejo una canción preciosa para que meditéis en ello.

Pídele personalmente a Jesús que se revele a ti cómo es Él:  un amigo, siempre presente, poderoso, victorioso, que te ama … 

Equipo Dulce Fragancia

Espiritualidad, La Biblia, La Semana Santa

La Última Cena y ¿de qué nos alimentamos?

Hoy quisiera abordar 3 temas relacionados con la alimentación:

  1. mi alimentación física
  2. mi alimentación espiritual
  3. Jesús me invita a una cena

Hoy quisiera hablar con vosotros sobre los alimentos en general. En estos días de cuarentena es muy importante desarrollar una disciplina en todas las area. Es muy importante tener una rutina acondicionada a nuestra vida personal:

  1. cuidado personal: es importante sentirte bella. Cuida de tu pelo, de tu piel, de tus uñas. Son cosas pequeñas que te pueden ayudar mucho a verte bien, eso tiene mucho que ver como tratas a los demás.
  2. cuida de tu pareja: con los horarios tan cambiados, todos juntos todo el tiempo, se hace difícil tener un tiempo en pareja. Yo os animo a tratar, aunque sea tomando un snack a la 1 de la mañana, que celebréis vuestra relación. Son las cosas pequeñas que cuentan al final. Se creativa al hacer que tu pareja se sienta especial en medio de todo eso. Los dividendos vendrán …
  3. cuida de los niños: son tantas las necesidades en estos días. Los niños en casa, los deberes, sus necesidades emocionales, sus necesidades físicas de moverse, jugar, etc. Haz un plan.

SI APUNTAS A LA NADA, SEGURAMENTE LO ACIERTAS.

Hay que ser proactiva en todas las áreas de la vida. Hoy quisiera que nos enfocáramos en nuestra alimentación. Dado que es el día en que se celebra la Última Cena, pensé que este pudiera ser nuestro enfoque.

Nuestro cuerpo físico refleja lo que comemos. ¿Has notado como la piel muestra si hemos estamos comiendo chocolatinas u otras golosinas no tan saludables? Algunas tendrán la suerte de que no, pero a la mejor puede mostrarse en algunos kilitos de más, y más allá, quizás un poco en el subconsciente, hasta nuestras emociones pueden resquebrajarse. En lo íntimo sabemos que no lo estamos haciendo bien y el efecto dominó empieza:

COMEMOS MAL – NOS SENTIMOS MAL – NUESTRO AUTO ESTIMA SUFRE – TRATAMOS A LOS OTROS REFLEJANDO CÓMO NOS SENTIMOS.

Podemos y debemos, en estos tiempos, romper los moldes.

CUIDAR LO QUE COMEMOS – SENTIRNOS MEJOR – UN AUTO ESTIMA BALANCEADA – TODOS DISFRUTAN DE UNA PERSONA MÁS AGRADABLE

La Biblia misma nos enseña a hacerlo, en este texto de Pablo a los creyentes en Corinto. Era una ciudad muy inmoral y cometían muchos pecados carnales. Seguramente, entre ellos, el comer mal y no cuidar de nuestro cuerpo no le agrada a nuestro Creador.

1 Corintios 6:19-20

¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Pues por precio habéis sido comprados; por tanto, glorificad a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

Esta misma relación de CAUSA Y EFECTO puede transferirse a nuestra vida espiritual. Somos lo que “comemos”. No podemos esperar tener una vida espiritual sana si no nos estamos alimentando de “alimentos sanos”

PREGUNTA: ¿DE QUÉ ESTAMOS ALIMENTANDO NUESTRAS MENTES EN LA CUARENTENA?

Hay mucho en lo que solemos poner nuestra atención, para distraernos, como las series televisivas, las noticias (aún que sean tristes), los mensajes de whatsapp, Internet en general.

NO HAY MAL INTRÍNSECO EN CADA UNA DE ESTAS COSAS. Todo esto, con moderación y algún filtro, puede ser bueno. PERO – hay que priorizar nuestro tiempo.

LA BIBLIA- LA PALABRA DE DIOS – UNA CARTA DE DIOS A NOSOTROS

Cuando recibimos buenos o malas noticias de un ser querido, por carta u otro tipo de mensajería, se nos cambia el día, ¿verdad?

Así es cuando empezamos a leer la Biblia, la carta de Dios a nosotros. Una carta de amor, sin duda.

  • nos sentimos amados

16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito[a], para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, mas tenga vida eterna.nos sentimos deseados por quienes somos. Juan 3:16

  • empezamos a encontrar propósito para nuestra existencia

Pero yo te he levantado para este mismo propósito, para mostrar mi poder y para que mi nombre sea anunciado en toda la tierra” (Éxodo 9:16).

  • queremos relacionarnos con Dios

“Porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.” Fil 2:13

  • tenemos esperanza en la eternidad

Así que no nos fijamos en lo visible sino en lo invisible, ya que lo que se ve es pasajero, mientras que lo que no se ve es eterno. 2 Corintios 4:18

  • nuestros días pasan a ser vividos en Su compañía

Andaré entre vosotros y seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo. Levítico 26:12

AHORA QUE SABEMOS LA GRAN IMPORTANCIA DE COMO ALIMENTAMOS NUESTRA MENTE Y CORAZÓN, COMPARTO ALGUNAS IDEAS PRÁCTICAS PARA ASEGURARNOS DE QUE NOS “ALIMENTAMOS BIEN”

  1. Yo empiezo cada día con la Biblia y oración. No es siempre igual, pero siempre tengo en mente que es lo primero en mis prioridades. A veces fallo y sé que Dios entiende. Lo importante es que si es una práctica en tu vida, va a influir el el resto del día. Es como comenzar el día con unas gafas especiales y todo lo demás pasa por el filtro de lo que has leído.
  2. La práctica de la oración es importante. Es una respuesta en esta conversación con Dios. Él nos habla por su Palabra y nosotros respondemos a través de la oración. Este diálogo puede y debe durar todo el día. La Biblia dice: ¡Orad sin cesar!
  3. Es una buena práctica filtrar los programas, películas y series que vemos. Algunas son entretenidas y pueden servir para el importante propósito de relajarse. Otras infunden valores no deseados en nuestra mente, en nuestro corazón … y ojo, nuestros hijos también seguirán nuestro ejemplo.
  4. Busca una actividad de relax que te pueda ayudar a meditar en la palabra de Dios: escuchar música, las manualidades, leer, etc. Yo utilizo el arte (a mi manera y muy libremente) para pensar y absorber las verdades de la Biblia.

VAMOS A ENFOCAR NUESTRA ATENCIÓN EN LA ÚLTIMA CENA

Jesús organiza una cena para sus discípulos. Era un momento en que quería darles las últimas instrucciones. Fue todo un evento de amor en que Jesús, empezando por lavar los pies de los discípulos, continuando por una cena llena de instrucciones, preguntas y respuestas. La lectura de este evento es preciosa, llena de mucha enseñanza sobre la vida espiritual siguiendo a Jesús.

Hago un paréntesis: las comidas en familia son oportunidades únicas para infundir nuestros valores a nuestros hijos. Nosotros tenemos muchos recuerdos de cenas veraniegas, estando hasta la medianoche hablando de la Biblia y lo que significa con nuestros hijos. Tenemos la responsabilidad de enseñarles como dice en la Biblia:

y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.

Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos;

y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas. – Deuterononio 6:7-9

Puedes leer todo el texto la cena con conversación de Jesús con sus discípulos en Juan 13-17. Comparto algunas de las muchas enseñanzas de este día, hay tantas:

  • Jesús empieza por lavar los pies de los discípulos: gran ejemplo de humildad. Como él hizo con los discípulos, nosotros debemos hacer los unos con los otros.

17 Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis.

Juan 13:17
  • La importancia de que demostremos el amor de Jesús los unos a los otros.

Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros.

35 En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.

Juan 13:34
  • Nos promete que estaremos con él todo la eternidad.

No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí.

En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.

Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

Juan 14:1-3
  • Jesús nos promete que como sus seguidores haremos las mismas obras que Él hace a través de la oración

12 De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre.

13 Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.

14 Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.

Juan 14:12-14
  • Nos ha prometido la ayuda eterna del Espíritu Santo, que actuando en nosotros no nos dejará huérfanos

16 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre:

17 el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.

18 No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.

Juan 14:16-18
  • La necesidad que vivamos conectados a Jesús, como la vid y sus pámpanos

Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.

Juan 15:5
  • El Señor nos ha elegido para que llevemos fruto, no nosotros a Él (Dios está en busca de nosotros – canción recomendada: Amor sin condición

16 No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé.

Juan 15:16
  • Jesús oró por nosotros. Oró por todos que un día iban a creer en Él por el testimonio de su pueblo. Tú eliges hacer parte o no de este grupo de personas que le siguen y recibir la bendición de su oración.

20 Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos,

21 para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.

Juan 17:21

COMO DICHO ANTERIORMENTE, HAY MUCHÍSIMO QUE APRENDER DE ESTE GRAN DISCURSO DE DESPEDIDA. Esto solo son algunos ejemplos.

Ahora me gustaría comentaros sobre dos otras cenas que Jesús menciona en la Biblia:

  1. Un día podremos estar con Cristo por toda la eternidad. Él nos promete una cena de bienvenida, en la casa del Padre.

29 Y os digo que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi Padre.

Mateo 26:29

20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

Apocalipsis 3:20
Holy Ghost School: Behold I stand at the door
Enlace

2. Esta cena es la cena clave. Jesús nos invita a esta relación de amor, y nos dice que nos está buscando. Él nos habla constantemente por las circunstancias, pensamientos y personas. Su Palabra es su carta. La Biblia es un libro vivo, cuando la lees, ella te lee a ti. Haz prueba de ello tú misma. Te recomiendo empezar a leer el evangelio de Juan: EVANGELIO DE JUAN … Él nos busca, está tocando a nuestra puerta. Lo interesante de esta puerta es que solo puede ser abierta por dentro. Solamente tú, puedes invitarle a tu casa, tu corazón. Él promete entrar y “cenar contigo” lo que representa tener plena comunión. ¿Quieres una vida de plena comunión con Dios? ¿Buscas algo para llenar un vacío en tu vida? ¿Tienes inquietudes y no encontrar respuestas?

JESÚS ES VIDA Y ÉL BASTA.

HAY UN VACÍO EN NUESTRA VIDA QUE SOLAMENTE PUEDE SER LLENADO POR JESÚS.

LAS INQUIETUDES SON PUESTAS POR DIOS PARA QUE BUSQUEMOS LA VERDAD.

Con Cariño,

Mara

Celebración, Crecimiento Espiritual, Espiritualidad, La Pascua, La Semana Santa

Una meditación para el Jueves Santo

Me gustaría que meditásemos en lo que hizo Jesús, su vida entregada hasta el sacrificio final.  El libro de Isaías, escrito 700 años antes, nos cuenta en forma profética lo que pasaría con Jesús.  Os dejo con esa lectura o se preferís, más abajo, el video con escenas de la vida de Jesús con el texto de las profecías.

Isaías 53 

¿Quién va a creer lo que hemos oído?

¿A quién ha revelado el Señor su poder?

El Señor quiso que su siervo

creciera como planta tierna

que hunde sus raíces en la tierra seca.

No tenía belleza ni esplendor,

su aspecto no tenía nada atrayente;

los hombres lo despreciaban y lo rechazaban.

Era un hombre lleno de dolor,

acostumbrado al sufrimiento.

Como a alguien que no merece ser visto,

lo despreciamos, no lo tuvimos en cuenta.

Y sin embargo él estaba cargado con nuestros sufrimientos,

estaba soportando nuestros propios dolores.

Nosotros pensamos que Dios lo había herido,

que lo había castigado y humillado.

Pero fue traspasado a causa de nuestra rebeldía,

fue atormentado a causa de nuestras maldades;

el castigo que sufrió nos trajo la paz,

por sus heridas alcanzamos la salud.

Todos nosotros nos perdimos como ovejas,

siguiendo cada uno su propio camino,

pero el Señor cargó sobre él la maldad de todos nosotros.

Fue maltratado, pero se sometió humildemente,

y ni siquiera abrió la boca;

lo llevaron como cordero al matadero,

y él se quedó callado, sin abrir la boca,

como una oveja cuando la trasquilan.

Se lo llevaron injustamente,

y no hubo quien lo defendiera;

nadie se preocupó de su destino.

Lo arrancaron de esta tierra,

le dieron muerte por los pecados de mi pueblo.

Lo enterraron al lado de hombres malvados,

lo sepultaron con gente perversa,

aunque nunca cometió ningún crimen

ni hubo engaño en su boca.

10 El Señor quiso oprimirlo con el sufrimiento.

Y puesto que él se entregó en sacrificio por el pecado,

tendrá larga vida

y llegará a ver a sus descendientes;

por medio de él tendrán éxito los planes del Señor.

11 Después de tanta aflicción verá la luz,

y quedará satisfecho al saberlo;

el justo siervo del Señor liberará a muchos,

pues cargará con la maldad de ellos.

12 Por eso Dios le dará un lugar entre los grandes,

y con los poderosos participará del triunfo,

porque se entregó a la muerte

y fue contado entre los malvados,

cuando en realidad cargó con los pecados de muchos

e intercedió por los pecadores”.

Equipo Dulce Fragancia

Celebración, Espiritualidad, La Pascua, La Semana Santa

Si yo hubiera estado en la última cena

Este artículo fue publicado por Wendy Mello en su blog … (Gracias, Wendy, por compartirlo con nosotras)

La última cena. Subtítulo de un pasaje bíblico. Nombre de cuadros famosos, representada en más de una película. Pero más que nada, un momento real en la historia, real y determinante. Y si tú y yo hubiéramos estado presentes ¿a quién nos pareceríamos?

Hay alguien cuyo nombre no se menciona pero es clave en este relato. El dueño de la casa. Es evidente que conocía al Maestro porque con la sola mención de su nombre, abriría las puertas de aquella habitación para que Jesús y sus discípulos se reunieran para comer juntos aquella cena especial. ¿Te has puesto a pensar que aquel hombre no cuestionó  nada? De hecho ¡ya  estaba preparado!

Quiero parecerme a él. Que la sola mención del nombre de Jesús me haga abrir las puertas mi corazón que tantas veces quiero cerrar. Que al escuchar Jesús rinda todos mis planes, agendas, y esté preparada. Que cuando el Maestro llame yo siempre responda ¡aquí estoy, lista! No creas que porque escribo un blog, doy conferencias y ministro a la vida de mujeres mi vida es un cuadro de perfección. ¡Nada más lejos! Y, ¿sabes?, estoy convencida de que este hombre anónimo tampoco fue perfecto pero su carácter nos deja una lección intemporal: mantener el corazón abierto para Jesús y en el nombre de Jesús, tal y como él lo hizo con su casa.

¿A quién más nos podemos parecer? Ah, sí… el personaje oscuro. Aquel que preferiríamos borrar de la historia. Hasta su nombre nos resulta repulsivo. Judas. No sabemos mucho de su vida, ni de su familia. Sabemos que administraba el dinero y que lamentablemente la codicia pesaba más que la bondad en su corazón. A estas alturas quizá te estés preguntando por qué se me ocurrió pensar que pudiéramos parecernos en algo a Judas. Bueno, “el que crea estar firme…” Nuestros motivos pudieran volverse egoístas como los de Judas y llevarnos a traicionar al Maestro. Sí, es muy probable que no neguemos su nombre abiertamente, pero podemos hacerlo día  a día en el corazón cuando las aspiraciones personales, los motivos egoístas destronan a Jesús y sientan al yo. Sí, Judas fue un pobre infeliz al final de la historia, pero si creemos que nunca podríamos ser como él, el orgullo ya se ha apoderado de nuestra vida.

Amiga mía, este personaje oscuro sigue merodeando hoy, se viste con muchos trajes y te presenta oportunidades constantes para que digas sí. ¡No te dejes engañar! Este hombre caminó con Jesús cada día de su ministerio terrenal y no obstante, mira cuál fue el final. Debemos guardar nuestro corazón y presentarlo a Dios cada día para que lo revise y nos muestre donde la oscuridad quiere ganar terreno.

Tenemos otro personaje más. Este no quería perder ni un instante la compañía de su Maestro, sabía que los minutos estaban contados. Recostado a su lado comió de la última cena. Aquel a quien muchas veces se le llama “el discípulo a quien Jesús amaba”, a quien él encomendó el cuidado de su mamá. Juan. Juan nos enseña a buscar la proximidad, la cercanía, la intimidad con Jesús. Para él no era suficiente sentarse a la mesa. Él quería estar cerca, lo más cerca posible. Dice el griego original que “se recostó a Jesús”.

¿Cuánto buscamos tú y yo hacer lo mismo? ¿Cuánto valoramos la intimidad con Jesús, el tiempo a solas, “recostarnos” a su pecho y dejar que sus latidos desaceleren los nuestros y nos hagan cambiar el compás para que entremos en perfecta armonía con los deseos y sueños del Maestro? Te confieso que no siempre quiero hacerlo. Ya estoy tan acostumbrada al ritmo vertiginoso del siglo veintiuno en Norteamérica que bajar la marcha en ocasiones me parece una pérdida de tiempo. ¡Cómo nos dejamos engañar! Quiero aprender de Juan, él buscó lo mejor. Quiero sentarme a la mesa con Jesús, cada día, su banquete satisface más que cualquier otro manjarSi tan solo lo recordáramos lo suficiente no andaríamos buscando migajas.  

Sí, no tuvimos el privilegio de participar de aquella Pascua, pero ahora tenemos al Cordero a nuestro lado todos los días. Él nos invita a un banquete: “¡Mira! Yo estoy a la puerta y llamo. Si oyes mi voz y abres la puerta, yo entraré y cenaremos juntos como amigos” (Apocalipsis 3:20). Ese mensaje es para cristianos. Es para ti. Es para mí. Él te llama y quiere que abras la puerta y le dejes entrar, para cenar contigo.

Aquel dueño de la casa en Jerusalén escuchó el llamado, abrió la puerta y Jesús entró para cenar. Juan no titubeó y escogió el lugar más cercano junto al maestro. Y Judas… bueno, recogió su cosecha.  ¿A quién escogeremos parecernos hoy?

Vive como Dios lo diseñó.

 Wendy

Crecimiento Espiritual, Espiritualidad, La Biblia, La Pascua, La Semana Santa

Un Salmo para la Semana Santa en cuarentena

La Biblia se refiere a Jesús como un cordero que da su vida por nosotros. También la Biblia se refiere a Él como el Buen Pastor que nos lleva por pastos verdes, nos busca cuando nos perdemos y camina con nosotros en “valle de sombra de muerte”.

Durante esta cuarentena, recomendamos la lectura de Salmos y Proverbios. Hay 31 Proverbios, ¡uno por cada día del mes! Los Proverbios ayudarán mucho en la vida en casa, pues nos da muchas instrucciones para la convivencia.

Hay muchos Salmos y puedes leer varios al día. Hoy nos quedamos con este muy conocido, que nos traerá paz y aliento en momentos difíciles. Abajo encontrarás dos enlaces para que hables con los niños al respecto y una versión cantada muy bonita.

Salmo 23

Salmo de David.

El Señor es mi pastor, nada me falta;
    en verdes pastos me hace descansar.
Junto a tranquilas aguas me conduce;
    me infunde nuevas fuerzas.
Me guía por sendas de justicia
    por amor a su nombre.
Aun si voy por valles tenebrosos,
    no temo peligro alguno
porque tú estás a mi lado;
    tu vara de pastor me reconforta.Dispones ante mí un banquete
    en presencia de mis enemigos.
Has ungido con perfume mi cabeza;
    has llenado mi copa a rebosar.
La bondad y el amor me seguirán
    todos los días de mi vida;
y en la casa del    habitaré para siempre.

Mara

Espiritualidad, Familia, La Semana Santa, manualidades

Lapbook de Pascua

Me encantan los Lapbooks, lo conocí antes del Scrapbook y ¡es mi pasión! Creo que es la mejor manera de enseñar algo a los niños. Se hace con una carpeta de archivo, la doblas por la mitad y pegas una a otra si quieres ampliar espacio para los trabajos. 

Este Lapbook lo he hecho con solo 1 carpeta. Las lecciones que vamos a enseñar se pueden plasmar en trabajos divertidos y se van guardando en su interior.

Portada

Interior

Domingo de Ramos

La Pascua de Jesús

La primera Pascua o Pascua de los Judíos

Un juego de secuencia para poner en orden los acontecimientos.

El billete para el cielo. Con origami o papiroflexia se hace una cruz.

Un mini libro para guardar los versículos aprendidos.

Ascensión de Jesús. Un versículo ilustrado. 

Un Recetario de Pascua. Cordero asado, ensalada de hojas verdes ácidas y pan sin levadura. Se puede hacer las recetas con los niños y probar con ellos.

¡Él esta vivo!

Puedo facilitar los dibujos para hacer este Lapbook. Envíame un correo a suelipgpinheiro@hotmail.com

Sueli

Crecimiento Espiritual, Crecimiento Personal, Espiritualidad, La Biblia

La vida en cuarentena

Nota: editorial: Artículo publicado originalmente en wendybello.com

Hace apenas un par de semanas lo que hoy vivimos no pasaba por la mente de nadie, en nuestro mundo occidental. Las noticias de lo que ocurría en China eran solo eso, algo que sucedía a miles de kilómetros, pero sin afectar a nadie más.

Huelgan las explicaciones, hoy todos estamos viviendo la misma pesadilla, por decirlo de alguna manera. Esta pandemia y sus efectos eran algo que solo habíamos visto en películas, jamás imaginamos que se convertiría en nuestra realidad; pero lo es. Ayer estuve en el supermercado y los anaqueles vacíos, las personas usando máscaras y guantes, la distancia entre unos y otros, los rostros asustados me recordaron que no estaba soñando ni viendo una película futurista. ¡Era real!

Las redes sociales compiten por nuestra atención con noticias que a veces no sabemos si quiera si son ciertas. Muchos proponen supuestos métodos de protección para evitar el contagio. Circulan videos que nos dejan sin palabras. Los gobiernos tratan de encontrar soluciones que disminuyan el avance del ya relevante Covid-19, mientras que en Twitter las guerras de opinión no cesan.

Ante todo este cuadro surgen preguntas que en realidad todavía no tienen respuesta, y quizá no la tendrán por mucho tiempo. Pero la vida continúa, ¿cómo lo hacemos? ¿Cómo se vive cuando el mundo está al revés, cuando el futuro parece tan borroso?

Bueno, yo no tengo una respuesta con solución a muchos de los problemas que enfrentamos por este virus, pero sí puedo compartirte lo que dice Dios para cualquier situación: vivimos un día a la vez. A lo mejor te preguntas dónde está eso en la Biblia. Ven conmigo a Mateo 6 y veamos estas 4 verdades.

«Por tanto, no se preocupen, diciendo: “¿Qué comeremos?” o “¿qué beberemos?” o “¿con qué nos vestiremos?”. Porque los gentiles buscan ansiosamente todas estas cosas; que el Padre celestial sabe que ustedes necesitan todas estas cosas. Pero busquen primero Su reino y Su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas. Por tanto, no se preocupen por el día de mañana; porque el día de mañana se cuidará de sí mismo. Bástenle a cada día sus propios problemas.» (31-34)

No preocuparnos es un mandato que tenemos los que estamos en Cristo. No es opcional. De hecho, la Biblia lo repite una y otra vez, de diferentes maneras: “no estén afanosos, no estén ansiosos, no se preocupen”… Y sí, la preocupación puede llegar en un momento, y llegará porque nuestra naturaleza humana caída está sujeta a todas estas cosas, pero la preocupación no debe dominarnos. ¿Por qué?

Porque nuestro Padre celestial está al tanto de nuestras necesidades, Él lo sabe. Aquí es donde nos frustramos porque nuestra lista de necesidades muchas veces es más bien una lista de deseos. Jesús en este pasaje nos está diciendo que Dios nos dará todo lo que necesitemos. Y sabes, ¡qué bueno que es así!, porque en muchas ocasiones nuestros deseos provienen de un corazón torcido, que no sabe bien lo que quiere y mucho menos lo que necesita. En tiempos como estos, tenemos que descansar en que Él sabe, está al tanto.

En lugar de preocuparnos por estas cosas, pongamos la mirada en el reino de Dios. Ahora que tenemos tanto tiempo en nuestras manos es un buen momento para meditar en lo que realmente consume mi mente, mis esfuerzos, mis metas. ¿Realmente vivo para el reino de Dios? Pensar en cristianos de tantos lugares con carencias y persecución me recuerda lo que en verdad es vivir para el Reino y con el Reino como meta. En este pasaje Jesús deja claro que ésa debe ser nuestra prioridad; de todo lo demás, Dios se encargará.  Y, por tanto…

Vivamos un día a la vez. Eso es lo que enseña el versículo 34. El día de hoy es lo que tenemos. Ayer pasó, mañana no está en nuestras manos. El Señor nos regala este día que Él ha hecho, para buscar Su reino, para buscar Su gloria. Y también para cuidar de nuestra familia, para hacer nuestro trabajo o lo que sea que ahora podamos hacer, un día a la vez.

Así que, mi querida lectora, quisiera que meditáramos en estas cuatro verdades, y que decidamos no solo escuchar la Palabra, sino obedecerla. Vivir un día a la vez no solo nos ayudará en este tiempo de aislamiento, cuarentena e incertidumbre, sino que estaremos viviendo de la manera en que Cristo nos llamó a hacerlo.

Quiero también que sepas que desde mi casa aquí en Florida estamos orando por el pueblo de Dios en cualquier rincón del mundo, para que no desaprovechemos la oportunidad que el Señor nos está dando de buscar más Su rostro, ser luz en medio de esta oscuridad, y recordar, o reconocer, que Él gobierna, Él reina y nada le toma por sorpresa. Su amor no cambia y nada nos puede separar de Él, aunque tengamos que vivir una pandemia.

Te comparto esta buena noticia: RECURSOS GRATIS DE LIFEWAY PARA EQUIPARTE: Haz clic aquí y usa el código EQ0330 para los cursos que tengan un costo.  

Vivamos un día a la vez, ¡Dios es bueno! 

Wendy