Crecimiento Personal, Espiritualidad, Familia, manualidades

El amor y la intimidad

Ah, si me besaras con los besos de tu boca … ¡Hazme del todo tuya! ¡Date prisa! ¡Llévame, oh rey, a tu alcoba!Cantares 1. 1-4

Hay un libro en la Biblia que es considerado un libro poético. Habla de un romance entre un Rey y una  jovencita recién casados y hace alusión al amor entre Dios y nosotros. 

Así es Dios, está siempre pendiente para ayudarnos a comprender Su amor hacia nosotros.

El libro va describiendo la relación entre los novios, su deseo de estar juntos, las palabras que se dirigen el uno al otro y todo el clima romántico que existe entre una parejita que acaban de unirse.

Dios ha dado este libro para que yo pueda comprender que El me busca, tiene deseo de estar conmigo, disfrutar de mi compañía y llevarme a intimidad con Él. 

Estar en la intimidad con el novio, en su habitación, implica no tener pudores y estar desnudos, también tener libertad de disfrutar de sus besos y abrazos. ¿Quién no ha vivido estos días en que todo lo que más queremos es estar juntito al amado?

Con Dios pasa lo mismo, solo que la relación es espiritual y no física. Estar desnudos ante Dios es estar con el corazón abierto revelándose por completo, dejándose mirar y aceptar todo el amor que llega hacia nuestro corazón, llenando de esperanza, calma, satisfacción, seguridad y un profundo sentimiento de ser amado.

Así es como me siento en estos últimos días. Lo veo buscándome, acercándose por todos los lados, atrayéndome a su presencia. 

¿Que hago entonces? 

Me pongo en un sitio tranquilo donde esté sola y me quedo allí, callada en meditación, leo la Biblia, que es donde me habla Él. Hablo con Él en oración desde el más profundo de mi ser, con mis palabras, sin textos decorados ¡Él conoce hasta mis pensamientos! Después de un tiempo en su presencia, salgo renovada, más fuerte, más lleve, más sana por dentro y por fuera. Y salgo segura de que Él va conmigo cuidándome, protegiéndome, llenándome de su amor.

Es una experiencia muy fuerte y real, te reto a que la busques para ti también. Seguro que Él ya te ha llamado una y otra vez, a lo mejor tú no prestaste oídos, pon atención a su llamado y ve con Él. No querrás salir nunca más de Su presencia.

¡FELIZ DÍA DEL AMOR Y LA AMISTAD!

Os dejo algunas ideas de manualidades para este día. Haz clic en la foto y vas directo al enlace de origen.

Sueli

Uncategorized

Es más fácil planear una boda que vivir un matrimonio

El viernes pasado mi esposo y yo celebramos 21 años de haber dicho sí a Dios, y sí el uno al otro. Es más fácil planificar una boda que vivir un matrimonio. Y mucho más fácil soñar con una vida de casados que decidir vivirla.

En estos tiempos en que el matrimonio, como lo conocimos siempre, pareciera batallar por sobrevivir, quiero decirte a ti que quizá todavía no has dado el paso, porque no tienes edad, o porque el momento no ha llegado, o porque te asusta, ¡sí vale la pena! Y no lo digo simplemente porque hayamos cumplido un aniversario más. Lo digo porque Dios lo diseñó y por lo tanto, es bueno, valioso y sin dudas, un reflejo de la manera en que nuestro Creador quiere relacionarse con nosotros. Si no estás convencida, piensa en cómo la Biblia habla de Jesús como el novio que viene a buscar a su novia, la iglesia.

También aprovecho para decirte, si estás en las primeras etapas, si estás batallando por descubrir cómo vivir ahora que eres esposa: es una labor ardua, pero no una misión imposible. Recuerdo muchos momentos de exasperación, de cuestionar. Momentos en los que quise retroceder para no ceder. Momentos de frustración.

Pero recuerdo también muchos momentos de alegrías, de risa y llanto, de descubrir juntos, de vivir múltiples experiencias buenas y malas. Momentos de no saber qué hacer y no obstante, lanzarnos al futuro.

El matrimonio es mucho más que rosas, poemas y besos. Es más que citas románticas y canciones lindas. Es más que Hollywood y telenovelas. Matrimonio es esfuerzo. El esfuerzo de negarse a uno mismo. El esfuerzo de decidir amar en los momentos en que eso sería lo último que quisiéramos hacer. Esfuerzo para tener la humildad de pedir perdón y el valor de perdonar.

Matrimonio es también compromiso. El compromiso de ser fiel a las promesas que hicimos un día. Compromiso de seguir de juntos de la mano cuando ya los años jóvenes se hayan ido y vengan los achaques, las limitaciones.

Matrimonio es aprender. Aprender a saborear los pequeños momentos tanto como los grandes. Aprender a escuchar antes de hablar. Aprender de los errores y enmendarlos.

¿Cómo se logra un matrimonio exitoso, “hasta que la muerte nos separe” o Cristo venga?, dando el cien por ciento de uno mismo, con alegría y sin reservas. Lo de mi cincuenta y tu cincuenta no funciona en las relaciones exitosas porque eso implica egoísmo y reticencia. Se decide seguir cuando entendemos que lo bello del amor es el reconocimiento de que no será perfecto, y aun así no lo cambiamos por nada.

Dedica tiempo a tu matrimonio. No olvides que aunque estás criando hijos, un hermoso privilegio que Dios nos da, un día ellos comenzarán su propia vida, volarán. Dales la bendición de ver en sus padres una relación hermosa, digna de imitar, donde para cada uno la felicidad del otro es prioridad. Es el orden dado por Dios. En todas las listas él pone primero al matrimonio.

El matrimonio, bajo el diseño de Dios, sí funciona. La idea contraria viene del enemigo que siempre quiere distorsionar la verdad. 

Celebramos 21 años y estoy convencida de que ha sido primero que nada, la gracia de Dios y su misericordia. Y sí, ha sido también una decisión mutua de cuidar nuestro matrimonio y crecer en nuestro amor. Han sido los mejores años de mi vida. Disfruto cada segundo de esta aventura. Si tuviera que empezar de nuevo, lo haría sin pensarlo un segundo, incluso sabiendo que no siempre todo será fácil. Yo todavía creo en el matrimonio. 

Bendiciones,

Wendy

Uncategorized

Conociendo el significado del matrimonio para recapacitar sobre las expectativas

El significado del matrimonio.  Este es el título de un buen libro que estoy leyendo. Me gustaría compartir con vosotras algunos pensamientos.

El significado del matrimonio ha ido variando a lo largo de los siglos. El antiguo ideal del matrimonio era una unión permanente, y su propósito era el amor mutuo, la procreación y la protección. Esta idea ha cambiado, y ha dado paso a una nueva realidad, en la que el matrimonio se contempla como un contrato para la gratificación personal.

También es muy común el “matrimonio yo”, donde se ve el matrimonio como vehículo de realización personal , lo que lleva a esperar demasiado de la experiencia marital, sin esperar las cosas que sí puede aportar.

Se habla mucho de encontrar a la persona ideal, a la “media naranja”. Pero, ¿ realmente existe esa persona ideal ? . Si pensamos que nos hemos casado con esa persona ideal, dejemos que pase el tiempo y veamos cómo cambia. El matrimonio conlleva un cambio ineludible una vez iniciada la convivencia. En el transcurso de los años debemos aprender a amar de nuevo a una persona que ya no es la misma con la que me casé, porque habrá cambiado. Entonces habrá que hacer ajustes por parte de los dos. Estos nos pueden llevar a una relación más fuerte , más real y más feliz , pero no porque nuestra pareja sea la ideal, porque no lo es.

Otro factor que se da muy comúnmente, es una cierta “alergia” al compromiso , ya que se busca a la persona perfecta, con quien congeniar y ser totalmente compatible. 

Y debido a que nuestra sociedad ha dejado a Dios de lado, las áreas que antes eran satisfechas por la fe, ahora lo tienen que ser por la pareja. Esperamos demasiado del cónyuge, cuando ciertas necesidades sólo pueden ser satisfechas por Dios.

El autor nos recuerda que en la Biblia se habla del misterio del matrimonio, y lo compara con la relación de Cristo y sus seguidores. El matrimonio, según Dios, no concuerda con ninguna de las dos ideas del matrimonio expresadas al principio. El cristianismo no nos demanda elegir entre realización personal y el sacrificio de todos nuestros deseos por el otro, sino, por el contrario, se trata de una plena realización en generosa entrega mutua . La comprensión del evangelio nos ayudará a experimentar en mayor profundidad la relación de pareja. El matrimonio es el vehículo idóneo para remodelar nuestros corazones de dentro hacia fuera, dando un sólido fundamento para la vida compartida.

Crecimiento Personal, Familia

Trayendo chispas al matrimonio

Artículo adaptado del original: Familia.com.br

Fotos en Pinterest

En ocasión de San Valentín, aprovecho para hablar de algo que debe estar en la agenda todo el tiempo. El matrimonio no puede ser descuidado. 

Imagina que tienes un jardín y no lo riegas, no retiras las hierbas malas, no remueves las piedras que puedan estorbar el crecimiento … ¿qué va a pasar? Ya lo sabes … 

Esta es la realidad de toda relación: las palabras tienen mucho valor. La Biblia dice que la lengua es un instrumento que sirve para el bien o para el mal. Yo aconsejo que la utilicemos para llevar una buena relación dentro del matrimonio. 
Te propongo una prueba. Pronuncia alguno de estos diez elogios a diario y verás la diferencia en tu marido. Los hombres no tienen la reputación de ser buenos comunicadores. Tienen necesidades emocionales y cuando son suplidas, eso les anima a dirigirse hacia lo que podemos llamar “nuestro hombre ideal.” Vale la pena hacer la prueba y ver lo que pasa, ¿verdad?

1. Soy feliz por haberme casado contigo.
Ellos necesitan sentirse seguros en el matrimonio, necesitan una comunicación directa, sin rodeos. Dilo en el momentos que menos se lo espera, sin que tenga que hacer algo para merecerlo. Los elogios espontáneos parecerán más genuinos y sinceros. 

2. ¡Admiro tu esfuerzo por proveer para nuestra familia!
Los hombres, digan o no, evalúan su papel por la manera que proveen total o parcialmente para la familia. Reconocer el esfuerzo de cualquier persona es importante, especialmente cuando se trata de un hombre. 

3. ¡Estoy muy orgullosa de ti!
Tienes que ser su fan número uno. En la vida diaria, él oirá muchos comentarios negativos que le intentan derribar. En el hogar, le vendrá bien saber que es admirado. Se sentirá más seguro de si mismo para afrontar el mundo. 

4. ¡Eres un papá estupendo!
Si tienes hijos, comenta cómo admiras su esfuerzo para ser un buen papá. La sociedad quizás ponga más importancia al rol de la mamá, pero sabemos que él tiene un papel importantísimo en la vida de tus hijos. Díle lo buen padre que es. 

5. ¡Qué actrativo eres!
Nosotros todos cambiamos con el tiempo. Es importante que sepa que los cambios no le hacen menos atractivo para ti. Por lo general, los hombres demuestran su amor a través de la intimidad física, es importante que sepan lo que piensas de su apariencia. 

6. ¡Gracias por arreglar las cosas …!
Es importante agradecer lo manitas que es. No importa su nivel de capacidad en esta area, se sentirá muy bien sabiendo que su esfuerzo no pasa desapercebido. 


7. ¡Gracias por ayudar en casa!

No importa cuanto haga, cada vez que se esfuerza en ello, muestra tu gratitud. La tendencia es que trate de hacerlo más veces para oír lo mismo. Ojo, no busques la perfección pues esto no es bueno para nadie. 

8. ¡Tú me haces reír!
Dile que él trae mucha energía positiva que ilumina tu día. Aunque él sea más callado, puedes darle un cumplido por lo bien que lo pasas estando con él. 

9. ¡Eres muy fuerte!
La próxima vez que lleve una carga, las bolsas de la compra, puedes decirlo. 🙂 Ellos viven para recibir cumplidos. Haciendo esto tú, de forma genuina, puedes esperar reciprocidad pronto. Haz la prueba. 

10. ¡Me encanta pasar tiempo contigo!
La vida es dura y pasa muy rápidamente, no dejes de decirle que con él disfrutas ver el tiempo pasar. Entra en su mundo y vive aventuras con él. Que seais los mejores amigos. 

La Biblia nos enseña mucho de ser positivos en los comentarios que hacemos y que seamos genuinos en lo que decimos.  Debemos actuar así en todos los niveles, cuanto más en nuestra familia y matrimonio.  Se hace gratuitamente, sin querer nada a cambio, pero verás que el cambio vendrá.  Seguid estos pasos y tened paciencia. 

Efesios 4:29
No salga de vuestra boca ninguna palabra mala, sino sólo la que sea buena para edificación, según la necesidad del momento, para que imparta gracia a los que escuchan.

Mara

Familia

8 Características de parejas felices

Ya casi llega el día de San Valentín y algunos nos sentimos entusiasmados con eso.  Por otro lado otros se sienten miserables, encajonados en una situación difícil, desanimados …

No quiero con esta entrada traer culpabilidad, sino traer esperanza.  Si tienes una buena relación con tu pareja, siempre la puedes mejorar.  Si, por otro lado, no te encuentras en el mejor momento, hay esperanza.  Puedes empezar por pequeños cambios.

El otro día leía un artículo de Hoffington Post con este título.  Decidí usarlo como base y compartir algo de mi propia experiencia, con algunas ideas prácticas. También he utilizado los dibujos de “Love is” para ilustrar. Son muy monos pero traen mucha verdad. Son de estas verdades sencillas pero tan importantes.

8 Características de Parejas Felices

Amar es no darle importancia a su procedencia.

Artículo de  R. L. Adams, para Huffpost Healthy Living

(no es una traducción, solamente utilizamos las ideas principales con comentarios personales de Mara Williams)

Amar es tener una relación como la nuestra.

1. Ser agradecidos el uno por el otro:  

El autor dice que uno puede elegir el enfoque de su relación: enfocar en lo negativo o en lo positivo.  Parejas felices enfocan en sus cualidades positivas. 

Todos tenemos defectos y debemos corregir nuestras faltas gradualmente.  El “así soy yo” no tiene lugar en un matrimonio feliz.   El hecho es que no podemos cambiarnos por nuestros propios esfuerzos. Personalmente, yo leo la Biblia y oro para que sea capaz de seguir sus enseñanzas.  Las enseñanzas de la Biblia sobre el matrimonio traen equilibrio a nuestra relación (si necesitas ayuda con este tema, mándanos un mensaje y te ayudamos con recursos). Si mantenemos el enfoque en lo positivo y nos esforzamos en cambiar nuestros rasgos negativos, tendremos un ambiente más feliz. 

Amar es saber que tu corazón está dónde debe de estar.

2. Nunca ir a la cama enfadados: 

Ir a dormir sin perdonar, dice el autor,  permite que el rencor se arraigue en nuestro corazón.  Obviamente, habrá desacuerdos.  Es importante que se pueda tener esta sana costumbre de hacer las paces antes dormir, con eso se construirá un ambiente propicio a la felicidad. 

La Biblia enseña esta verdad: “Si alguna vez os enojáis, que vuestro enojo no llegue hasta el punto de pecar, ni que os dure más allá de la puesta del sol.” en Efesios 4:26.  Esta es una costumbre que mi marido y yo tenemos.  No es fácil por nuestro orgullo, pero es una disciplina:  cuanto más lo haces, más fácil se hace. 

Amar es besarse como en las películas.

3. Besarse apasionadamente: 

De acuerdo con el autor, a principios de una relación hay pasión.  Con el pasar del tiempo, con todas las presiones de la vida, la pasión pasa a ser menos evidente. Las parejas felices encuentran maneras de inyectar pasión en su vida de pareja con el objetivo de mantener la felicidad. 

Los besos y abrazos son muy importantes.  En la pareja habrá variados niveles de demostraciones físicas de amor.  El hecho es que, nos guste o no, debemos esforzarnos por dar demostraciones físicas de afecto.  Cosechamos lo que plantamos.  Cuánto más nos besamos o nos abrazamos, más felicidad proyectamos. 

Amar tiene todo que ver con la comunicación. 

4. Decirse que se aman, pase lo que pase: 

El autor dice que las parejas más felices llevan en serio su promesa “hasta que la muerte nos separe”.  Lo llevan en serio en la manera de demostrar su amor.  

A veces pensamos que nuestro amor es tan evidente que no tenemos que decir nada.  La verdad es que todos necesitamos ser afirmados en lo que representamos en la vida de los otros.  Es también una disciplina que se puede aprender con un poquito de esfuerzo. 

Amar es cuando estar en casa con tu chico es el mejor lugar del mundo. 

5. Periódicamente tener tiempo de calidad a solas:  

Parejas felices, conforme el autor, tienen ocasiones periódicas para estar juntos, salir a cenar o ver una película.  Cada uno tiene al otro como prioridad en su agenda.  Ellos se esfuerzan en no dejar que la rutina haga parte de sus vidas. 

Muchas parejas llegan al punto de apartar en su agenda su tiempo juntos a principios del mes para no dejar que otras cosas se hagan prioridad.  Con niños pequeños, trabajo y responsabilidad habrá que hacer un esfuerzo extra. Hay que recurrir a familiares y amigos para que eso sea posible.  ¡Todo el esfuerzo valdrá la pena!  

Amar es tener alguien en quién apoyarse en tiempos de crisis.

6. Tratar de solucionar las discusiones sin gritar: 

La pareja feliz ha encontrado una manera de auto-control cuando hay desacuerdos.  Las discusiones son de manera controlada, sin gritos.  Todo eso no ocurre naturalmente.  El autor dice que la pareja feliz ha encontrado una manera templada de comunicarse. 

También en esto, la disciplina y el respecto tiene todo que ver.  Uno debe estudiar y poner em práctica maneras de comunicar los acuerdos y desacuerdos.  En cada pareja se utilizará una estrategia, dependiendo de la personalidad de cada uno.  Para empezar, cabe tener una buena conversación sobre el asunto, acordando en la mejor manera de comunicación. 

Amar es echarlo de menos aún antes de que se vaya.

7. La importancia de los sentimientos del uno al otro:  

El autor comenta que las parejas felices tienen una gran capacidad de empatía.  Pueden ponerse en el lugar el uno del otro y buscan entender sus sentimientos. 

Mi marido siempre dice, en cualquier relación: “Busca entender antes de ser entendido”.  Si nos ponemos en el lugar de otra persona, posiblemente podremos entender la situación desde la otra perspectiva, mejorando la comunicación.  Vale la pena hacer el esfuerzo por nuestra relación de pareja. 

Amar es querer verse más a menudo. 

8. Viajar y explorar juntos:  

El autor dice que las parejas felices suelen buscar nuevas experiencias juntos, se ponen en situaciones diferentes de su contexto nornal y viven aventuras lado a lado.  La aventura les hace apreciar su vida familiar cuando llegan a casa.  

La aventuras, lado a lado, aproximan a las personas.  Estas salidas y nuevas experiencias dan ocasión a muchas risas y recuerdos juntos.  Estas salidas o tiempos de aventura no tienen por qué  representar un coste alto.  Hay que ser creativos y estar informados sobre lugares y experiencias.  Está bien planear juntos, guardar dinero y soñar con aventuras para el futuro.

Amar es difícil.

Pasos para poner en Práctica esta semana:

Estos son unos pasos básicos que sugiero.  Son bastante razonables y con un poco de esfuerzo se pueden llevar a cabo.  La Biblia dice que “todo lo puedo en Cristo que me fortalece” Filipenses 4:13. Si crees que no puedes, pídele a Dios.  Él está interesado en el éxito de tu matrimonio.   Empieza con uno o dos cambios y vas gradualmente añadiendo otros.  

1) Decir un cumplido a tu pareja enfocando en una de sus características que aprecias.  No pierdas la oportunidad del momento.  Cuando tu pareja haga algo que te llegue al corazón, por pequeño que sea, dilo sin esperar.  

2) Hablar con tu pareja para que hagáis un pacto de no irse a dormir antes de solucionar cualquier desacuerdo. 

3) Buscar ser más cariñosa(o) en el día a día, empieza por no dejar de despedirte con un beso cada mañana, si es posible con un ¡largo beso apasionado! 

4) Acompaña tu beso con un caluroso “¡te quiero, mi vida!”

5) Planea ver una película a solas cuando los niños se vayan a dormir.  Piensa en la película que le gustaría a tu pareja, no a ti.  Prepara un postre especial para disfrutar solamente vosotros.  

6) Procurar controlar los impulsos de gritar y de decir “las verdades”  de una manera desagradable.  Buscar estrategias como el “contar hasta 10” o no discutir de inmediato.  

7) Si tenéis un argumento esta semana, busca entender la perspectiva de tu pareja.  

8) Prepara una sorpresa a tu pareja y planea una salida cuidando de los detalles, como el cuidado de los niños, las reservas, o lo que sea necesario.  Puede incluso ser un desayuno especial en tu cafetería preferida. 

Espero que estas perspectivas compartidas aquí os puedan ayudar en vuestras relaciones, trayendo la esperanza de algo mejor.  El matrimonio nació en el corazón de Dios y a Él le interesa y le agrada que el tuyo salga adelante con mucha felicidad.

MIL GRACIAS A MI MARIDO, AMOR, AMIGO Y COMPAÑERO DE AVENTURAS.  SE HA ENCARGADO DE LA CENA PARA QUE YO ESCRIBIERA ESTO.

¡TE QUIERO, DWIGHT! 

Mara

Uncategorized

Hábitos que fortalecen la relación de pareja – Parte 2

Continuamos con nuestra serie de hábitos que fortalecen nuestra relación de pareja. Si no leíste la primera entrada pincha1ª entrada

¿Hemos puesto en práctica alguno de los primeros hábitos propuestos en la entrega anterior? Aquí os ofrezco otros cuatro más, para así seguir incorporando conductas que enriquecen nuestra relación de pareja. Centrémonos siempre en lo que podemos hacer, y no en lo que nos resulta imposible por la razón que sea. Y recordad, ¡siempre podemos hacer algo para mejorar!

  • Desecha la crítica y los reproches porque éstos destruyen el amor. Probablemente nos resulte fácil encontrar faltas en el otro, porque nadie es perfecto, pero eso sólo provocará amargura en los dos. Pasemos por alto las pequeñas faltas y busquemos las cosas buenas. Sólo lo bueno puede cambiar a las personas, y los reproches y las críticas no lo conseguirán.

  • Reíd juntos: Utilicemos el sentido del humor, porque a parte de pasar un buen rato, nos ayudará a solucionar muchos de los problemas menores que tantos dolores de cabeza nos provocan. Además, ¡la risa es contagiosa!

  • Recordad con frecuencia los momentos felices vividos juntos. Hay quien dice que el peor problema con el que se encuentran algunas parejas, es la falta de memoria. Traed a la mente todos esos buenos recuerdos, y alimentarán unas expectativas más positivas sobre vuestra unión,  ayudándoos a valorar a la persona que tenéis al lado.

Ahora es un buen momento para reflexionar, evaluar, y planificar el año que tenemos por delante. ¿Reflexionar sobre qué? ¡Sobre todo en general!, ¿no? Pero cómo no hacerlo de algo tan importante para nuestras vidas como son nuestras relaciones con otras personas.

Y de todas esas relaciones, la relación con nuestra pareja es una de las que más alegrías o tristezas nos proporciona.

Practiquemos estos hábitos que nos ayudarán a mejorar nuestra relación de pareja, y a disfrutar más con ella.

¡Ánimo, y a practicar!

“Enséñanos a pensar cómo vivir para que nuestra mente se llene de sabiduría”

Salmo 90:12 (TLA)

Goyi

Familia

Hábitos que fortalecen la relación de pareja – parte 1

Todo lo que hacemos en la vida importa. No hay nada que se haga en vano, porque todo tiene consecuencias, positivas o negativas, y aunque no siempre seamos conscientes de ello, los resultados así lo confirman.

Es por eso que queremos presentaros en esta ocasión algunos hábitos que fortalecen la relación de pareja. Los adultos también podemos desarrollar hábitos, no sólo los niños. Siempre estamos a tiempo para cambiar si resulta necesario, o para seguir mejorando y afianzando nuestra relación de pareja si vamos por el buen camino.

Sabemos que un hábito es una conducta aprendida, que se hace de manera casi automática, la mayoría de las veces inconscientemente. Un hábito se adquiere a través de la repetición. A fuerza de hacerlo tantas veces, se realiza sin esfuerzo. 

Claro que hay un problema… ¡Los buenos hábitos sólo funcionan si se aplican!

Son para ti. Aplícalos a tu forma de relacionarte con tu pareja, pero no lo hagas para intentar cambiarla.Aquí tienes una propuesta. ¡Seguro que hay más! Pero estos funcionan.

  • Continuad con el noviazgo. Si estáis casados, continuad o reavivar las cortesías propias del noviazgo. Por eso pasad juntos tanto tiempo como sea posible, haciendo cosas que os gusten a ambos, o a uno de los dos.
  • Queda con tu pareja deliberadamente para ir a cenar, al cine, o a pasear, por ejemplo.
  • Amar es dar, es darse a la persona amada. ¿Qué solías hacer por tu pareja cuando erais novios? El amor se cultiva con detalles, y nuestros noviazgos suelen estar llenos de ellos. ¿Qué te parece rescatar algo de ello repetidamente hasta convertirlo de nuevo en un hábito?
  • Cuida tus pensamientos. La Biblia en el libro de Proverbios nos anima a cuidar de nuestros pensamientos, porque ellos influyen en la totalidad de nuestra vida. (Proverbios 4:23). Quizás por ello en el libro de Filipenses, el apóstol Pablo nos dice:

“Todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre… en esto pensad”(Filipenses 4:8)
Hay tanto poder en nuestros pensamientos, que merece la pena tomar el hábito de que éstos apoyen y fortalezcan nuestra relación, aun en los momentos difíciles. Nuestros pensamientos tienen la capacidad de hacer de nuestra relación lo que es.

(continuará…)