Crecimiento Espiritual, Crecimiento Personal, Familia, Navidad

Tradiciones y Galletas “Melting Moments”

Me encantan las tradiciones.  He buscado el significado de esta palabra el el diccionario:

tradición

 (Del lat. traditio, -onis.)

  • 1s. f. SOCIOLOGÍA Transmisión de conocimientos, costumbres, creencias y obras artísticas o de pensamiento,hecha de unas generaciones a otras la tradición oral mantuvo los rasgos más arcaicos de nuestra lengua .
  • 2SOCIOLOGÍA Conjunto de doctrinas, costumbres u otros hechos históricos, transmitidos y conservados degeneración en generación es un gran conocedor de la tradición del país. acervo

Personalmente, las tradiciones significan mucho para mi.  Jamás me olvidaré de los “Bolinhos”  (Buñuelos) de la abuela María, en la verdad, mi bisabuela.  Hoy puedo mirar hacia tras y entender que hacía estos buñuelos muy básicos pues eran los ingredientes que tenía en casa.  No tenía muchos medios.  Lo interesante es que todos los hijos, nietos y biznietos siempre esperaban con ilusión que al visitarla probaríamos esta delicia que tenía sabor a amor, familia y tradición.  

Las Navidades en Brasil ocurren en el verano, así que mucho de las celebraciones ocurren afuera, al aire libre.  Las comidas son frescas y no muy pesadas.  ¡Cómo quisiera volver el reloj y comer un poco de la ensalada de fruta de mi abuelo Jairo!   La preparaba con mucho mimo para el postre del día 1 de enero.  Todos los años podíamos disfrutar de este postre sencillo pero tan delicioso, seguramente por el amor puesto en ello. 

Estas son dos de las tradiciones que hacen parte de mi niñez.  Cuando pienso en ellas hay un sentimiento de nostalgia, un orgullo de pertenecer, ¡hacen parte de quién soy!  Por eso creo que son tan importantes las tradiciones. 

La Biblia está llena de tradiciones.  En especial en el Antiguo Testamento, cuando Dios les instruye en cómo guardar todos los conocimientos y experiencias muy vivos pasando de generación a generación. 
“Por tanto, cuídate y guarda tu alma con diligencia, para que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto, y no se aparten de tu corazón todos los días de tu vida; sino que las hagas saber a tus hijos y a tus nietos. {Recuerda} el día que estuviste delante del SEÑOR tu Dios en Horeb, cuando el SEÑOR me dijo: “Reúneme el pueblo para que yo les haga oír mis palabras, a fin de que aprendan a temerme todos los días que vivan sobre la tierra y {las} enseñen a sus hijos.” Deuteronomio 4:9-10

Creo que en las Navidades podemos hacer uso de este recurso para desarrollar la unidad familiar.  Es importante poner en las mentes y en los corazones de nuestros hijos lo que queremos que se acuerden todos los días de sus vidas y que pasen a sus hijos.  Algunas tradiciones como las que mencioné nacieron naturalmente por la circunstancia.  Entretanto, tú puedes crear tradiciones con la meta en mente.  Algunas metas pueden ser: 

1. crear un aproximación entre los miembros de la familia
2. crear un vínculo a la familia: todos queremos pertenecer
3. enseñar valores que son importantes para los padres

En mi caso, siempre ha sido muy importante, pasar los valores de mi fe cristiana a mis hijos.  Hoy ya con 19, 22 y 23 años, puedo decir con mucha alegría que han decidido abrazar a la fe cristiana.  Creo que en parte, ha sido el convivir con las tradiciones familiares.  Obviamente la parte principal es la mano de Dios, contestando mis oraciones.

Quisiera dejar constar que ni siempre las tradiciones son relacionadas con la comida, como se puede pensar con esta publicación. Pueden ser una abanico muy variado de posibilidades: leer la historia de la Navidad en la Biblia, escuchar músicas navideñas mientras haces manualidades, dedicar un noche a la semana para ver películas navideñas, ir de comprar y ver las decoraciones, hacer visitas a los abuelos y llevarles unas galletas, etc.

Hacer galletas para regalar puede ser una tradición en que todos pueden participar.  El llenar las cajitas, la visita a los vecinos o amigos, y no olvidemos, el comer juntos, puede crear memorias muy entrañables. 

Aquí comparto una receta sencilla y que puede entretener a los chicos toda una tarde:

Galletas Melting Moments (Momentos que se Derriten)
Foto: Pinterest
Ingredientes:
1 1/2 tazas o 195 gramos de harina
1/2 taza o 60 gramos de harina de maíz Maizena
1/4 cucharita de sal
1/4 taza o 30 gramos de azúcar glas
1 taza (227 gramos) de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
1 cucharita de extracto de vainilla

Cubrir con 1 taza o 110 gramos de azúcar glas

Instrucciones:

En un bol mediano, mezclar las harinas, y sal. Apartar.

En el bol de la batidora batir la mantequilla y el azúcar hasta que se haga una mezcla homogénea (más o menos 2 minutos). Añadir la vanilla. Incorporar la mezcla de harinas. Cubrir y refrigerar por lo menos una hora, o hasta que esté firme.

Precalentar el horno a 180º. Puedes hacer bolitas de 2,5 cm de diámetro o cortar cuadritos como en la foto. Dejar espacio entre las galletas. Hornear por 12-14 minutos o hasta que tengan un color dorado. Dejar enfriar por 5 minutos. Cubrir la superficie de un plato con azucar glas, poner las galletas y espolvorear por encima con más azúcar.

Con esta receta preparas 3 docenas de galletas. 

A disfrutar y hacer memorias. 

Mara

Cosas de Casa, Crecimiento Personal, Familia, Recetas

Tiempo de cambios (incluye Receta de Calabaza con Gambas)

Hoy por culpa de la globalización,  muchas veces nos quedamos lejos de nuestro hogar y de las personas que amamos.  En mi caso tengo mis tres hijos casados y cada  pareja  vive en un continente. ¡Vaya! ¡Uno nunca se espera eso!  Pero los hijos crecen, se transforman en adultos y van detrás de mejores oportunidades y eso nos es fácil!

El síndrome del nido vacío afecta con más o menos intensidad a cada una de nosotras, pero nos afecta.  Hablemos de eso: de cómo los cambios afectan nuestra vida y cómo podemos aprender a adaptarnos a los cambios. Cualquier cambio aún que sea agradable produce cierta tensión. Por lo menos esta es la conclusión de una investigación de  “American Association for the Advancement of Science”  hecha por Dr.Thomas Holmes, profesor de psiquiatría a la Universidad de Washington. Holmes descubrió que muchos cambios seguidos pueden producir enfermedades o estados depresivos profundos.  

Durante la investigación Holmes desarrolló una escala de puntos para cambios que afectan a los seres humanos. Cuando varios de estos cambios ocurren dentro de un período de un año con una persona y se suman más de 300 puntos, es un alarma para que esta persona tome su tiempo para adaptarse,  ayuda mucho a reírse de sí mismo, tener más paciencia con uno mismo y con los demás. ¡Ojo! Esta escala no es para  auto diagnosticarse. Es solamente una herramienta para prevenir futuros problemas. Os paso un ejercicio muy práctico para hacer con su cónyuge o compañero de cambios: Se puede hacer  siempre como forma de prevención y no como diagnóstico. Espero que sea útil para ti y para tu familia.

1. Señale los cambios que has experimentado en los últimos 12 meses. Sumar los puntos;
2.  Piense sobre las tensiones personales y familiares que puedan relacionarse con estos cambios;
3. ¿Qué cambios tú y tu cónyuge pueden hacer para disminuir las tensiones relacionadas?4.  Apunte los cambios para comentárselos con tu  cónyuge compañero, etc.

EVENTO                                                                                             PUNTOS             
Muerte del cónyuge …………………………………………………………………………………..100   
Divorcio   ………………………………………………………………………   73
Separación conyugal   …………………………………………………………..65
Encarcelamiento   ………………………………………………………………63
Muerte de algún miembro de la familia    ……………………………………  63
Accidente personal o enfermedad    ……………………………………….…53
Matrimonio   …………………………………………………………………..   50
Despido del trabajo   ………………………………………………………….  47
Reconciliación matrimonial   …………………………………………………..45
Jubilación    ……………………………………………………………………..45
Cambio en la salud de algún miembro de la familia   ………………………   44
Embarazo   …………………………………………………………………… … 39
Dificultades sexuales    ………………………………………………………… 39
Llegada de un nuevo miembro en la familia   ……………………………….   39
Cambio económico   ………………………………………………………… . . 38
Muerte de un amigo    ………………………………………………………….. 37
Cambio para otra clase de trabajo   …………………………………………. .  36
Cambio en el número de discusiones con el cónyuge   ……………………     35
Cambios en las responsabilidades en el trabajo   …………………………..     29
Hijo o hija dejando la casa    ………………………………………………….. . 29
Problemas con la familia política   …………………………………………….   29
Grandes éxitos personales   …………………………………………………… . 28
Inicio o término del trabajo de la esposa   ……………………………………   26
Inicio o término de los estudios   ……………………………………………… 26
Revisión de costumbres personales   …………………………………………   24
Problemas con el jefe   ………………………………………………………….. 23
Cambios en la condiciones o horarios de trabajo   ……………………………. 20
Mudanza de casa   …………………………………………………………… …. 20
Mudanza de colegio   ………………………………………………………… ….20
Cambios en el ocio   ……………………………………………………………..  19
Cambios de actividades sociales   ……………………………………………   18
Pago o prestamos inferior a 10.000 €  …………………………………………..17
Cambios en los hábitos del sueño   …………………………………………….16
Cambios en el número de reuniones de familia   …………………………….. 15
Cambios en los hábitos de alimentación   …………………………………….. 15
Vacaciones   ………………………………………………………………… …….. 13
Violaciones menores de la ley  ………………………………………………….. 11  

“Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo”. Se queréis seguir leyendo el texto está en Eclesiastés 3.1-8, donde aprendemos que hay tiempo para todo en la vida y necesitamos tener paciencia activa, o sea, paciencia con esperanza.Os dejo una receta brasileña muy rica y fácil de hacer para un día especial!

CALABAZA CON GAMBAS

INGREDIENTES
1 calabaza mediana redonda
600 g de gambas peladas
4 cucharadas soperas de aceite
1 cebolla picadita
1 cucharada de zumo de limón
2 cucharadas soperas de tomate frito (o 10 tomatitos cereza partidos por la mitad)
250 ml de leche de coco (o nata para cocinar)
1 tarrina de queso Filadelfia (250 g)
1 ramita de cilantro
Sal y pimienta rosa de molinillo

MODO DE HACER
1. Con un cuchillo hacer una tapa en la calabaza y con una cuchara retirar las semillas. Untarla por fuera con aceite. Envolver la calabaza con su tapa en papel aluminio y asar en horno pre calentado a 180º por 1 hora. Pinchar la calabaza con un palillo para verificar si está asada. Horno Microondas: poner la calabaza con su tapa en un plato, cubrir con la tapa de microondas y asar a potencia alta por 20 minutos y con un palillo verificar su cocción. Dejar enfriar.
2. En una sartén con el aceite pochar la cebolla. Añadir las gambas y rehogar por 3 minutos, añadir el zumo de limón, los tomatitos y rehogar por 1 minuto. Añadir la leche de coco, remover, salpimentar y añadir el cilantro picadito. Apagar el fuego
3. Untar la calabaza por dentro con el queso con una cuchara, añadir la crema de gambas, tapar y llevar al horno pre calentado durante 15 minutos para que se caliente. Servir con arroz blanco.

                                ¡Chicas, espero que la probéis y decidme  si os ha gustado!                                 ¡Besos!

Rosa

Crecimiento Espiritual, Crecimiento Personal, Espiritualidad

“Esto” me cambió para siempre

Siempre me han gustado los buenos modales, la cortesía ¡y la gente cortés! Creo que es uno de esos valores que se están borrando, lamentablemente. Parte de la cortesía es dar gracias a las personas por abrirnos una puerta, hacernos un favor, entregarnos un regalo, cedernos el paso, etc. Ese es un ángulo de “la gratitud”, pero en realidad, es mucho más que un acto de cortesía o de buenos modales.  La gratitud es un tema del corazón.

Hace ya unos años que Dios hizo una revolución de gratitud en mi vida. Déjame contarte.

Nunca me resultó difícil practicar el “dar gracias” como algo social y cortés. Mis padres y abuelos me lo inculcaron desde muy pequeña. Sin embargo, no vivía con un corazón agradecido. ¡Esa es la gran diferencia!

El Señor usó un libro de la autora Ann Voskamp para revelarme mi carencia, mi pecado al no vivir agradecida. ¡Y me llevó por todo un recorrido en la Biblia relacionado con el tema! Me hizo «descubrir» qué importante es para Él la gratitud de su pueblo y lo que realmente significa vivir de esa manera. Me cambió para siempre.

¿Sabes? Antes de eso me resultaba muy fácil ver lo que me faltaba, comparar mi vida con la de otras personas y quejarme sin medida. Las tres cosas son una afrenta para Dios. Las tres cosas nos hacen olvidar que en realidad no hemos hecho nada para merecer lo que tenemos. Si lo creemos de otro modo, hemos sido engañadas por el enemigo del alma, usando el orgullo como arma.

Cuando nos enfocamos en lo que nos falta, no agradecemos lo que ya tenemos. Y eso da lugar a la queja. Dios detesta la queja, algo de lo que ya hemos hablado antes. Cuando comparamos nuestra vida con la de otra persona perdemos el gozo y damos lugar a que surja la envidia. Desde el principio Dios nos dijo que no codiciáramos lo de otros. En Salmos 50:23 encontré un pasaje que abrió mis ojos a la importancia de vivir agradecidas.

«El que ofrece sacrificio de acción de gracias me honra» (LBLA).

«Quien me ofrece su gratitud, me honra» (NVI).

La gratitud de nuestro corazón honra a Dios, ¿por qué? Porque reconoce su bondad, reconoce su misericordia, su gracia, su fidelidad, su amor inagotable. No podemos decir que amamos a Dios y no vivir agradecidas. Ambas cosas van de la mano. ¡Cuánto le agradezco al Señor que me enseñara esta verdad en su propia Palabra!

Entendí que había dejado que la ingratitud se arraigara en mi corazón y perdí de vista que Dios había sido, y es, extremadamente bueno. La lista podía comenzar por el regalo de una salvación inmerecida, el poder respirar, caminar, ver, tener familia, amigos, ¡y tanto más! También aprendí que vivir así alegra el corazón porque no se puede vivir agradecido y a la vez estar amargado o triste constantemente.

Además, Dios usó 1 Tesalonicenses 5:18 para mostrarme que la gratitud no solo le honra, sino que es un mandato suyo para nuestras vidas:

«Sean agradecidos en toda circunstancia, pues esta es la voluntad de Dios para ustedes, los que pertenecen a Cristo Jesús» (NTV).

Así que ya no tenía opción, no podía elegir entre ser agradecida o no. Si realmente quiero obedecer a mi Padre, entonces vivir agradecida es parte de mi obediencia.

Pero, como todas las cosas, esto no ocurre de la noche a la mañana. Primero le pedí perdón al Señor por el pecado de mi ingratitud y por no reconocer su bondad inmerecida. Y, además, le pedí que creara en mí un nuevo corazón, un corazón agradecido, y que me enseñara a cultivarlo (el proceso continúa). 

Fue así como comencé a llevar un «diario de gratitud», a contar bendiciones; no importa cuán grande o pequeño sea, todo es un regalo de Dios (Santiago 1:17).  No es nada complicado, simplemente anotar aquellas cosas por las que podemos dar gracias a Dios, cada día o siempre que puedas, de modo que se convierten en un testimonio de la fidelidad de Dios y aprendemos a reconocer su bondad… ¡a vivir agradecidas!

Mi querida lectora, estamos en noviembre, mes que tradicionalmente dedicamos a este tema. ¿Te ha hablado Dios a través de este mensaje? ¿Estás viviendo agradecida o estás atrapada en el pozo de la ingratitud? ¡Hoy puedes, de la mano del Señor, comenzar a vivir diferente! Y comenzar a honrar a Dios siendo una mujer agradecida. Motivos nos sobran, Cristo es el primero.

Bendiciones,

Wendy

(Publicado originalmente en wendybello.com)

Cosas de Casa, Crecimiento Personal, Espiritualidad, Familia, Recetas

Barritas de avena con queso y manzana

Mi hijo y marido se fueron de viaje este fin de semana y estuve sola.  Pensé en tomar el tiempo todo para mí.  Tenía un sinfín de proyectos inacabados por la casa.  Al final tuve una migraña y estuve en la cama.  Esto fue resultado de un noticia triste:  una persona muy importante en mi vida había fallecido en Brasil.  

Nada salió como planeado, pero esta mala noticia me hizo pensar.  A veces quiero mi rincón, mi momento, silencio, y tiempo para hacer lo que más me gusta.  Me di cuenta que el tiempo pasa y no vuelve.  Tengo solamente el ahora con las personas que amo.  Nadie puede garantizar el día de mañana. 

Así que de querer este tiempo a solas (que de vez en cuando es muy necesario) pasé a esperar mis dos chicos con el corazón abierto.  Esta receta es resultado de ello.  La encontré, tenía todos los ingredientes y voila.  Así que el menú de la cena de llegada fue una tabla de quesos con una sopa de patatas y verduras  y este postre con nata montada.    Les gustó mucho llegar a casa de un fin de semana en las montañas de senderismo y que la casa estuviera oliendo tan bien. 

Esta sopa es muy socorrida.  Lo hice en la olla de cocción lenta pero la puedes hacer en cualquiera.  La base que da el sabor super especial es la cebolla frita en mantequilla.  Una vez lo he freído añadí patatas, zanahorias y apios.  Una vez cocidos, he ajustado de sal y añadí un pequeño brick de nata para cocinar.  Es muy fácil sabrosa y ideal para las noches de otoño.

Ahora a la receta esperada:
Barrita de Avena con Queso y Manzana

Ingredientes:

1 taza de mantequilla (temperatura ambiente)

1/4 taza de azúcar

3/4 taza de azúcar moreno

2 tazas de avena1 taza de harina

1 cucharita de bicarbonato sódico

1/2 cucharita de sal

2 cucharitas canela

1/2 cucharita de nuez moscada

1 taza de nueces troceadas

1 taza de queso fresco (el que tiene textura de yogurt)

1 cucharada de miel

1 huevo

1 cucharita de vainilla líquida

2 manzana ralladas

1 recipiente mediano cuadrado o redondo.

Preparación de la masa:

Mezclar la mantequilla con los azúcares. Una vez mezclado, añadir harina, avena, bicarbonato, sal, canela, nuez moscada y las nueces.  Puedes usar una batidora.  Yo lo he mezclado con una espátula.  Dividir la masa en dos y cubrir el fondo del recipiente con una de las mitades, distribuyendo igualmente por todas partes.  Asar en horno precalentado a 180º C por 10 minutos.  

Relleno: Mientras tanto, mezclar el queso, miel, huevo batido, vainilla y manzanas ralladas.  
Una vez pasados los 10 minutos añadir el relleno y por encima lo restante de la masa distribuido igualmente.  Presionar suavemente para que las capas se peguen, pero que no se mezclen. 

Asar por 35 minutos más o menos, o hasta que se dore.  Ya podéis disfrutarlo, tibio con helado de vainilla o nata, o frío como barrita de desayuno  ¡Es delicioso!

“Pero el amor del Señor es eterno y siempre está con los que le temen; su justicia está con los hijos de sus hijos, con los que cumplen su pacto y se acuerdan de sus preceptos para ponerlos por obra.” –Salmos 103:17-18

Mara

Crecimiento Espiritual, Crecimiento Personal, Espiritualidad, La Biblia

¡Manos a la obra!

Photo by Becca Tapert on Unsplash

Nuestra colaboradora Rocío, de Chile pero viviendo en España, ha escrito a las mujeres de su Comunidad Christiana en Chile. Son palabras inspiradas en el libro de Nehemías, en la Biblia. Son pensamientos nacidos de la crisis que sufre su país en este momento. Siendo que tenemos seguidoras de muchos países con crises tan graves o más, hemos creído ser interesante este texto como carta abierta. Os dejamos con Rocío:

Mientras oro por ustedes, mis hermanas amadas, les quiero compartir algunas ideas en base a los dos primeros capítulos del libro de Nehemías que he leído hoy:

¿De qué habla el texto?

1. Nehemías estaba muy triste al ver en ruinas su ciudad (1.4-10)

2. Ante el dolor que esto le provocaba le rogó al Señor que escuchase su oración porque él era su siervo y le complacía honrar el nombre de Dios (1.11).

3. Nehemías necesitaba que el rey le permitiese ir a reconstruir los muros de Jerusalén. El rey accedió a su petición “porque Dios estaba actuando a su favor” (2)

4. Antes de comenzar a reconstruir, recorrió toda la ciudad para inspeccionar las ruinas de los muros (2.11-16).

5. Y después, al contarle al pueblo cómo la bondadosa mano de Dios había estado con él, les animó a ser parte de la reconstrucción (2.17-18).

6. El pueblo contestó: “ ‘¡Manos a la obra!’ Y unieron la ACCION A LA PALABRA” (2.18)

7. Pero… vinieron los enemigos a burlarse de ellos y a intentar poner en duda las razones que sustentaban los planes de reconstrucción de Nehemías (2.19)

8. Nehemías les contestó “El Dios del cielo nos concederá salir adelante. Nosotros, sus siervos vamos a comenzar la reconstrucción. Ustedes no tienen arte ni parte en este asunto, ni raigambre en Jerusalén” (2.20)

Mientras leía este pasaje pensaba en nuestro país y sus ciudades. Me sentía tan identificada con el dolor de Nehemías. Y, a la vez, confrontada por su actitud. Él anhelaba ser un instrumento de Dios para reconstruir su ciudad en medio de las ruinas. La razón de ello era traer honra al nombre de Dios.

Honrarle conllevó: (1) una actitud de reverencia y súplica ante Dios, (2) atreverse a hablar y pedirle cosas concretas al rey, (3) despojarse de su comodidad como “copero del rey” e ir a las ruinas, (4) planear una estrategia de reconstrucción, (5) animar al pueblo y llamarlo a unir la acción a la palabra, (6) enfrentar, con valentía y verdad, a los enemigos que se oponían a la reconstrucción, (7) y, comenzar lo que Dios había puesto en su corazón: reconstruir las murallas

Mi oración hoy es que el Señor nos use, a cada una, sea donde sea que estemos o con quien hablemos, para poder honrar a nuestro Dios al unir la acción a la Palabra. ¡Manos a la obra!

Con mucho amor en Cristo,

Rocío

Crecimiento Personal, Espiritualidad

Edurne Mencia: cuando crecer duele

En los años que han transcurrido desde que tomé decisión por Cristo, ha habido muchas y variadas situaciones en las que me he visto obligada a crecer. Especialmente desde que Dios me llamó a servirle como misionera en la selva de Venezuela.

En estos años ha habido momentos de soledad, de duda, de miedo. Ha habido mudanzas, cambios, robos. Hemos vivido en toda la gama desde la abundancia hasta la escasez más absoluta. En resumen… un poco de todo.

Todas estas situaciones que uno vive, le hacen, sí o sí, crecer como persona y crecer en la fe. 

Pero ha habido una situación en especial que me ha hecho crecer y crecer mucho…

…soportar el daño que otros creyentes me han hecho.

 Y es que, a veces, crecer duele. 

No puedo precisar cuántas veces he podido llorar sobre estos versículos:

Lucas 6:27-36

Pero a vosotros los que oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen; bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian.

Al que te hiera en una mejilla, preséntale también la otra; y al que te quite la capa, ni aun la túnica le niegues. A cualquiera que te pida, dale; y al que tome lo que es tuyo, no pidas que te lo devuelva. Y como queréis que hagan los hombres con vosotros, así también haced vosotros con ellos.

Porque si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? Porque también los pecadores aman a los que los aman. Y si hacéis bien a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis?

Porque también los pecadores hacen lo mismo. Y si prestáis a aquellos de quienes esperáis recibir, ¿qué mérito tenéis? Porque también los pecadores prestan a los pecadores, para recibir otro tanto. 

Amad, pues, a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada; y será vuestro galardón grande, y seréis hijos del Altísimo; porque él es benigno para con los ingratos y malos.

Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso.

Durante mucho tiempo no podía creer que fueran mis propios hermanos en la fe los que más daño me hicieran. Calumnias, mentiras, tergiversaciones, malas intenciones…

Se supone que eso no pasa en una iglesia ¿no?

Error.

Pasa. Y pasa mucho.

¿Qué es una iglesia al fin y al cabo? Es un conjunto de pecadores redimidos. Algunos más, algunos menos. Algunos se esfuerzan por no pecar, otros no tanto. Algunos que no reconocen sus errores, otros que se equivocan, los confiesan y los superan. Pero, al final, una iglesia no deja de ser un grupo de pecadores.

Comprender esto e intentar vivir Lucas 6:27-36 ha sido mi secreto para crecer a pasos agigantados.

Te confieso que ha sido un recorrido durísimo, con altos y bajos, mucho dolor y muchas lágrimas. Pero un proceso también liberador que me ha ayudado a acercarme más a Dios y a que Él pueda trabajar en mi vida de manera que solo puede hacerse a través del sufrimiento.

Hoy quiero compartirte algunas lecciones que he aprendido por el camino y que han sido de gran utilidad para mi vida:

Dios me perdonó a mí más de lo que cualquiera pueda hacerme

Cuando Jesús entregó Su vida en la cruz, cargó sobre Sus hombros mi pecado. Todo. El pasado, el presente y el futuro. Él escogió perdonar y me perdonó más, mucho más, que cualquier ofensa que algunas personas me puedan hacer. ¿Quién soy yo para no perdonar a alguien después de todo lo que se me ha perdonado a mí? ¿Acaso yo no ofendo a Dios y a otras personas y espero perdón para mis fallas?

No puedo controlar lo que otros piensan y dicen, pero sí puedo controlar lo que yo pienso y digo.

Hay gente a la que nunca le vas a caer bien. Hay personas que nunca van a entenderte, que no te va a tomar en cuenta, que va a malinterpretar todo lo que dices y que va a criticarte hagas lo que hagas. Yo no tengo ningún control sobre eso. No puedo meterme en la cabeza de otras personas y cambiar su opinión sobre mí. Pero sí puedo controlar lo que yo pienso, digo y hago. Sí puedo controlar no tomar la ofensa y poner la otra mejilla. Sí puedo controlar mi actitud ante esa persona que me está haciendo daño. Puedo y debo.

El amor es una decisión

Dios decidió amarme a pesar de mi pecado (Romanos 5:8), a pesar de mis ofensas, de mis transgresiones. Yo decido amar a pesar de. Amar sobre todas las cosas, sabiendo que el amor ferviente, el amor intenso, el amor no condicionado por lo que recibe de vuelta, sino por el Espíritu Santo que mora en nosotras, cubrirá multitud de pecados (1 Pedro 4:8)

El perdón libera

El perdón nos hace libres. ¿Te das cuenta de que, muchas veces, te sientes ofendida por algo que te han hecho y la otra persona está tan tranquila porque ni siquiera sabe que te ha ofendido? Tú estás fatal, te sientes mal, herida, maltratada… y la otra persona vive su vida sin mayor problema. Otras veces, la persona que te hiere sabe que te ha herido. Y busca tu reacción… escoger perdonar nos libera de comportarnos tal y como los demás pretenden que lo hagamos y nos da la oportunidad de comportarnos de la manera que Dios espera de nosotras.

Mi enemigo no es mi hermano

No, no lo es. El creyente que te hace daño está manejado por el enemigo de nuestra alma. A Satanás le encanta crear conflicto dentro de la iglesia. Él sigue como, Julio César, la máxima de “divide y vencerás”. Cuanto más divididos estemos en el cuerpo de Cristo, mejor podrá atacarnos y destruirnos. Saber en todo momento quién es nuestro enemigo real, nos ayuda a tomar las cosas con una perspectiva distinta.

¿Estás luchando con el trato que otras personas te dispensan, especialmente con el trato displicente de otros creyentes? Utiliza esta temporada en tu vida como un aliciente para crecer, como una herramienta para fortalecerte en el Señor.

Contenta en Su servicio,

Edurne

Crecimiento Personal, Espiritualidad

Celebrando mi ciudadanía

En octubre se celebra el Día de España. En América, se llama el Día de la Hispanidad.

Todo que tiene que ver con España ocupa un lugar especial en mi corazón.  Vivo aquí desde veinte “y pico” pasando la mayor parte de mi vida adulta aquí.  Aquí he construido una familia junto a mi marido estadunidense, Dwight (el españolito, como le llamo, pero esta explicación queda para otra publicación).  

Cuando pienso, entretanto, en Brasil, mi país de nacimiento, mi corazón se llena de nostalgia.  Tengo memorias muy humildes pero muy entrañables junto a mi familia. Fue una niñez llena de amor, de aprendizaje, de muchas experiencia bonitas. 

Entonces pienso en el país que me ha adoptado y aceptado, dándome ciudadanía, Estados Unidos.  Siempre me ha encantado su cultura, su idioma, las oportunidades que ofrece a todos los suyos.  Allí pasé los primeros años de nuestro matrimonio.  Fueron momentos que marcaran mucho mi vida.  

Cómo veis, me veo dividida entre amor, pasión y devoción.  Amo a todos “mis” países pero ninguno llenaba un rinconcito de mi corazón, por más que tratara no me sentía totalmente en casa en ninguno de estos tres países.  Una vez entonces, leí una frase de C. S. Lewis que me llamó mucho la atención porque traducía mis sentimientos: 

“Si encuentro en mí un deseo que ninguna experiencia en este mundo puede satisfacer, la explicación mas probable es que fui hecho para otro mundo.” — C. S Lewis

Así me siento, mis experiencias, por más entrañables, no me han satisfecho por completo.  Por más que quiero a todos estos países no me encuentro todavía en casa.  

Juan 14 me dejaba la respuesta que necesitaba.  Jesús me ha ofrecido mucho más que perdón.  Con el perdón viene la vida eterna con Cristo.  No podía ser más claro al explicárnoslo:

1 “No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí.

2 En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.

3 Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

4 Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino.

5 Le dijo Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino?

6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.”

Hoy, en el día de la Hispanidad, como en todo los días, celebro mi ciudadanía eterna.

Mara

Crecimiento Personal, Familia, manualidades

Sirviendo en familia

Esta fue una publicación de mi blog de hace unos años, donde hicimos marca-páginas para niños enfermos de cancer .  La foto de mi hijo está bastante diferente de la realidad hoy así que aquí pongo una más reciente:

Después de presumir quisiera animaros a buscar oportunidades para servir a la gente, junto a vuestros hijos.  En el momento de la publicación abajo, el cortar y pegar papeles le parecía divertido.  Con el pasar de los años hemos adaptado estas actividades.  Estos son algunos ejemplos:

1. Servir en un albergue de peregrinos en el camino de Santiago: nuestros hijos han limpiado, cocinado, servido, etc.  Hemos conocido muchas historias, aprendemos de muchas culturas, etc.  

2.  Visitar una casa de ancianos durante las Navidades:  hemos ido armados de guitarras, panderetas, poemas y música.  Hemos recibido más que hemos dado.

3.  Han servido de voluntarios en los campamentos que hacemos en cada verano, cuidando de niños y mostrando todo el carácter que están desarrollando.

Otras ideas, dependiendo de la edad que tengan:  

1. visitar personas enfermas en casa o en el hospital cuando sea seguro.

2. limpiar el parque del barrio en familia, recogiendo la basura.  Quien sabe se empieza una buena costumbre entre todos los vecinos.

3. dar la bienvenida verbalmente a nuevos vecinos, a nuevos compañeros del colegio.  Se puede invitarles para una merienda, etc.  Eso puede cambiar por completo la experiencia de este niño.

4. agradecer verbalmente a profesores que les han impactado.  Hay muchos buenos profesores que necesitan una palabra de ánimo para continuar haciendo el buen trabajo que hacen. 

UNA LECCIÓN QUE HE APRENDIDO:  a veces pensamos que por que las cosas tienen sentido común, son obvias a los seres humanos, lo hacemos nosotras, ellos lo saben.  He comprobado que eso no es verdad.  Hay que hablar, explicar el por qué de las cosas, cómo portarse, lo que decir o no …

Creo que pensamos que ellos lo saben pues conviven con nosotros.  Entre el despiste y la inmadurez, a veces no es el caso.  Nos necesitan recordándoles los modales, sobre las buenas acciones, etc.  Y todo eso, acompañado del buen ejemplo nuestro, va tener su efecto.  ¡Os prometo!  Ahora os dejo con este proyecto sencillo de marca página para hacer y regalar:

No sé si puedo llamar este proyecto de punto de libro, siendo que es más como una rinconera.  Lo haré, pues sirve el mismo propósito.  

Mi hijo, durante las vacaciones de la Semana Santa se animó ayudarme siendo que queríamos participar del Reto 3 Flores, que consiste en hacer puntos de libros infantiles que serán repartidos entre los niños ingresados en la planta de oncología infantil del Hospital de Sant Joan de Deu, el el día de Sant Jord.

No es nada difícil, pero si alguien necesita algo de ayuda, aquí está:

Espero que os haya gustado.  Yo estoy muy contenta en poder participar de este esfuerzo, traer una pequeña ilusión en la vida de estos niños.

“Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos.”

Gálatas 6:10

Mara

Cosas de Casa, Crecimiento Personal, Recetas

Café latte con calabaza – Pumkin Spice Latte

Hola chicas, 
En esta época de año una de las cafeterías internacionales lanza su Pumpkin Spice Latte.  He estado leyendo y hay muchos ingredientes no deseables además de la cantidad absurda de azúcar.  Considerando que el café en si no es malo, es antioxidante cuando tomado con moderación, no hay razón para no tomarlo.

No tienes que quedar sin probar esta delicia.  Puedes prepararla en casa con ingredientes super sanos.  Aquí os dejo para que puedas presumir de cocinitas cuando tengas tus próximos invitados. 

Ingredientes:

I taza de leche de coco

2 cucharadas de puré de calabaza (horneada o cocida en água)

1 cucharada de sirope de arce (puedes utilizar miel)

1/4 cucharita de mezcla para pastel de calabaza (receta abajo)

1/4 cucharita de vainilla líquida

1/4 taza de café expreso

Calentar la leche de coco en una sartén o microondas.  Añadir la leche y los otros ingredientes en la batidora. Batir hasta mezclar bien.  Servir con canela en palo o espolvoreada por encima.  ¡Delicioso!

Ahora os dejo con la receta de una mezcla de especies que juntas dan sabor a la famosa Pumpkin Pie, y en este caso, a nuestro cafe. 

Combo de Especias para el Pastel de Calabaza:

3 cucharadas de canela molida

2 cucharaditas de gengibre molido

2 cucharaditas de nuez moscada molida

1 cucharita de pimienta Cayena (roja molida)

1 cucharadita de clavos molidos

Mezclar todo y guardar en recipiente hermético.  Utilizar en tu cafe o en el pastel de calabaza. 

Parece ser, pero no es

Cuando se añade una verdura a una receta, automáticamente se toma como saludable.  En este caso, la calabaza añadida al nombre del cafe.  Solamente mirando detalladamente, en los ingredientes específicos, vemos la realidad. Si compras un Cafe Latte con Calabaza en cualquier cafetería, no te equivoques, está llena de ingredientes no deseable incluyendo mucho azúcar.  En esta receta, sabrás exactamente lo que estás tomando.

Ni todo lo que luce es oro.  Ni todo pensamiento “simpático” es verdadero.  Ayer en la iglesia oía que está de moda, y es lo políticamente correcto decir, que todos los caminos llevan a Dios.  Eso va totalmente en contra con lo que ha dicho Jesús.  Él no ha dicho ser uno de los caminos.  No, ha sido tajante en decir:

Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; 
nadie viene al Padre, sino por mí. –Juan 14:6

Así que te animo a leer más de lo que ha dicho Jesús en la Biblia sobre sí mismo. El libro de Juan es un buen libro para empezar. 

¡A leer disfrutando de este cafe espetacular!

Mara

Crecimiento Personal, Familia, Salud y Belleza

Día Internacional de la lucha contra el cáncer

19 de Octubre

Desde hace unas décadas, la fecha 19 de octubre ha quedado marcada en nuestros calendarios como el día en el que recordamos que el cáncer de mama es una realidad cercana y que no debemos bajar la guardia ni en la detección precoz ni en la prevención con además hábitos de vida saludable.

Desde Dulce Fragancia, queremos rendir homenaje a todas las mujeres que lo han padecido; algunas de ellas no lograron superarlo, pero otras tantas que pueden ser nuestras familiares, amigas o conocidas, han conseguido librar esa batalla a fuerza de tenacidad, constancia, dolores, dudas, incertidumbres. Pero con la convicción de que la recompensa sería algo mejor y diferente. Simplemente, el hecho de disfrutar de la nueva oportunidad de vida brindada para vivirla, disfrutando cada pequeño minuto con todos aquellos a quienes quieren y les rodean.

Como se suele decir, “baste un botón” para que podamos comprobar que estos testimonios amablemente compartidos por varias amigas , nos puedan servir de ánimo, aliento, brisa fresca.

Pilar
Año en que me detectaron el cáncer: 2016

Pilar nos comenta lo siguiente: “En mi familia ha estado y está muy presente el cáncer y es uno de mis mayores temores. Después de la operación, me dijeron que ya estaba curada, pero tengo que confesar que las revisiones semestrales me mantienen alerta, con confianza en que todo está controlado”

Susana

Año en que me detectaron el cáncer: 2010. Una noticia totalmente inesperada que no asimilas enseguida

Susana nos comenta: “empiezas con las preguntas por qué a mí; no lo entiendes, ni quieres hacerlo. Sentía que no era mi tiempo para irme con el Señor Jesús, pero supe que iba a ser un largo camino y han sido 6 largos años. Cuando ahora miro hacia atrás puedo decir, que fue muy difícil; sobre todo para mis hijos y mi marido. Pero nunca me sentí sola, ni abandonada y experimenté milagros diarios en el proceso. El Señor Jesús me acompaña, me protege, me va dando nuevas fuerzas cada día para sanarme de las secuelas emocionales y físicas; me regala un día lleno de retos y poder ser luz brindándome el privilegio de poder servir de acompañamiento a personas que han sufrido de cualquier tipo de cáncer, a las cuales poder consolar, abrazar, orar. Es una bendición para mí y poder estar a su lado, entenderles y llorar o reír con ellos. Doy gracias a Dios por mi vida, por mi familia, y por todos los amigos que me ha regalado a lo largo de esta historia, que ha sido llena de aventuras. Pero sobre todo ¡para acercarme más y más a mi Padre Celestial!”

Linda
Año en que me detectaron el cáncer: 2000

Linda nos comenta que ahora siendo ya bisabuela, da gracias a Dios cada día por cada momento que está disfrutando del amor de su familia , su guapo esposo (como ella misma le llama y con quien la vemos en la foto). Poder ver cómo sigue aumentando la familia, es un bien muy preciado. Las secuelas y dolencias también por la edad aparecen de vez en cuando, pero mayor es el amor para ofrecer a los tuyos y a todas mis queridas amigas en España a través del scrapbooking, con las cuales nos juntamos una vez al año.

Catalina
Año en que me detectaron el cáncer: 2004 

Catalina nos comenta: “Una de las frases que más me gusta, y que no es mía, la leí por ahí, es: Yo tuve cáncer, pero ¡él nunca me tuvo a mí!”“ Después del Cáncer, y de creer que no sería posible, la pequeña Sara llegó, sin más e hizo aún más válido aquello de que el Cáncer NO pudo conmigo. 

😍

¡Gracias a cada una por vuestra valentía, vuestro coraje, vuestras ganas de seguir vivas, haciendo historia y marcando la diferencia!

Cada una con su propia historia, con su propia experiencia.
Cada una nos ha brindado un trocito de su corazón y su vivencia. Todas coinciden, al fin y al cabo, en que el camino es largo en esta nueva esperanza, esperanza de vida, de vida eterna.

Proverbios 31:29 “Muchas mujeres hicieron el bien; mas tú sobrepasas a todas”. 

Nilda