Crecimiento Espiritual, Crecimiento Personal, Uncategorized

Cómo hago cuando me toca esperar

No nos gusta esperar. Eso creo que ha quedado establecido claramente en nuestra cultura, no importa dónde vivamos. En una u otra medida preferimos, si podemos, evitar la espera. Pero el otro día, mientras leía un pasaje muy conocido de la Biblia, saltaron a mi vista dos cosas que Dios nos dice para los tiempos de espera.

El pasaje en cuestión es Salmos 27:14.

“Espera al Señor;

esfuérzate y aliéntese tu corazón.

Sí, espera al Señor.”

Este es un salmo de David, alguien que vivió de primera mano la experiencia de tener que esperar en Dios. A veces se nos olvida que entre el momento en que Samuel lo ungió como próximo rey de Israel y su llegada oficial a ese puesto, pasaron años. No días, no meses, ¡años! Aproximadamente 15 años. En ese lapso le tocó seguir lidiando con hermanos que lo menospreciaban, pastoreando ovejas, huir como fugitivo víctima de los celos de Saúl, y muchas otras cosas más.

Me pregunto cuántas veces batalló porque su corazón se desanimaba ante la espera que no terminaba. Supongo que fue justo en uno de esos momentos cuando escribió las palabras que hoy conforman este salmo y donde encontré las dos piedras preciosas que quiero compartir contigo. ¡Veamos!

El versículo que cité contiene cuatro verbos en forma imperativa, es decir, como una orden. Uno de ellos se repite dos veces: espera (2 veces), esfuérzate y aliéntese. Normalmente cuando repetimos algo es porque queremos que quede claro, que la otra persona lo recuerde o que podamos nosotros mismos memorizarlo. Así que dos veces nos dice: ¡Espera! Pero no es esperar por esperar, no, el pasaje dice “espera al Señor”. En la vida cristiana no esperamos a que “el tiempo todo lo resuelva”, ni a que “las cosas caigan por su propio peso”. Cuando conocemos a Dios sabemos que él tiene su propio horario y, por tanto, esperamos en él: en su soberanía, en su sabiduría, en su provisión, en su cuidado, en su protección.

Cuando la Biblia te diga “espera en Dios”, es un recordatorio de que él está pendiente de tu situación porque el Padre no se olvida de los hijos (Hebreos 13:5).

Sin embargo, el versículo continúa indicándonos otras dos acciones; la primera, esfuérzate. ¿Parece contradictorio? Por un lado, nos dice que esperemos, y por otro, que nos esforcemos. Creo que si vemos el pasaje en otra versión podemos tener una idea más clara. Mira cómo lo dice la Reina Valera Contemporánea:

“¡Infunde a tu corazón ánimo y aliento!”

En los tiempos en que nos corresponde esperar nuestro corazón es propenso a desanimarse, a perder fuerzas, pero la Palabra nos dice, y hago una paráfrasis: inyecta a tu corazón de ánimo, dale aliento. Mi querida lectora, es posible que ahora mismo tú estés necesitando una dosis extra de estas dos medicinas. ¿Cómo puedes animarte y cobrar aliento si todo a tu alrededor luce sombrío? ¡Corre a la Palabra de Dios! Ahí está la medicina, y en dosis abundantes. El mismo salmo 27 está lleno de ánimo y aliento. Mira, por ejemplo, los versículos 1 y 13:

El Señor es mi luz y mi salvación;

¿a quién temeré?

El Señor es la fortaleza de mi vida;

¿de quién tendré temor?

Hubiera yo desmayado, si no hubiera creído que

había de ver la bondad del Señor

en la tierra de los vivientes.

Esfuérzate recordando las promesas de Dios; buscando su consuelo, su esperanza, su fuerza. Dale aliento a tu corazón con ese combustible que nunca se agota. Cualquier otra cosa a la que acudas en los momentos de espera o dificultad resultará temporal o insuficiente, pero la Palabra del Señor es nuestro sustento seguro (Salmos 119:28).

Vivir como Dios lo diseñó es aprender a esperar en él.

Bendiciones,

Wendy

(Publicado originalmente en wendybello.com)

Crecimiento Espiritual, Crecimiento Personal, Familia

La fuerza en los momentos difíciles

Hola mi amiga, soy Nataly. Soy brasileña, casada, madre de dos niñas, una de 6 años y otra de 3 años. Como profesión, elegí el camino de la belleza: he sido maquilladora profesional durante 10 años. Sin embargo, desde el nacimiento de mi primera hija, he optado por darle a mi carrera un poco de tiempo para aplicarme plenamente al cuidado de mi familia.

Confieso que no ha sido un viaje fácil. Es un viaje aparentemente solitario, en la mayoría de las veces. Podemos parecer prácticamente inútiles a los ojos de los extraños. Ser una madre a tiempo completo es dedicarte a una ocupación que no muestra resultados inmediatos. Sin embargo, veo cuánto he aprendido sobre el ser humano, sobre mí y sobre Dios mismo, mientras observo el crecimiento físico, emocional y espiritual de mis hijas.

Siempre he sido realista sobre los grandes desafíos que la maternidad impone. El más grande fue el descubrimiento de una infección asmática de mi hija mayor a principios de 2018, lo que llevó a un ingreso en el hospital durante 4 días. Entró en una crisis grave y llegó al hospital sin poder respirar sola, y fue hospitalizada allí durante 4 días.

Creo que fue uno de los momentos más difíciles de mi vida donde me sentí tan sola. Eso fue al principio, porque poco a poco vi a Dios a mi lado dándome la fuerza que necesitaba y protegiendo a mi hija de lo peor. Ella tenía cuatro años y medio, y yo estaba aterrorizada, llena de incertidumbre, no tenía respuestas a muchas de las preguntas que le hice a los médicos. Todo lo que dijeron fue: no sabemos cuándo podrá volver a casa. Me destrozó el corazón.

Creo que hoy, en todo el mundo, frente a esta pandemia que se ha desatado, estamos buscando respuestas, estamos buscando explicaciones, estamos buscando algo que nos dé paz. Sin embargo, parece que nadie tiene la respuesta, de hecho, parece que nadie puede calmar nuestros corazones.

Así que me gustaría decirles que en ese hospital, en medio del caos encontré paz en la palabra de Dios: la Biblia. Encontré paz cuando cerré los ojos y le pedí que se quedara allí conmigo, que me diera sabiduría, protegiera a mi hija y nos diera fuerzas para vivir lo que teníamos que vivir.

En este momento donde todo el mundo enfrenta el caos, tú y yo podemos volvernos a Dios nuevamente. Habla con El … pongamos nuestros miedos, ansiedades, incertidumbres ante Él, y sepamos que hay un Dios que nos ama, y que está dispuesto a comunicarse con nosotras.

Quiero dejar aquí un texto bíblico que me alienta en tiempos difíciles como la hospitalización de mi hija, como la que estamos viviendo en todo el mundo, o en cualquier otro momento difícil que se presente en nuestra vida.

Mientras callaba, envejecían mis huesos
de tanto gemir todo el día,
pues noche y día me abrumaba tu mano,
se extinguía mi vigor entre intensos calores. [ Pausa]
Pero yo reconocí mi pecado, no te oculté mi culpa;
me dije: “Confesaré mi culpa ante el Señor”.
Y tú perdonaste la maldad de mi pecado. [ Pausa]
Por eso todo fiel te implora
en los momentos de angustia;
y aunque a raudales se desborde el agua,
no les podrá dar alcance.
Tú eres para mí un refugio,
tú me proteges de la angustia
y me rodeas de cantos de salvación. [ Pausa]
Yo te instruiré y te enseñaré
el camino que debes seguir,
te aconsejaré y pondré mis ojos en ti.
No seáis como caballos o mulos que nada entienden:
con el freno y las riendas hay que dominar su brío,
pues de otro modo no se acercarán a ti.
10 Muchos son los sufrimientos del malvado,
pero el amor rodea al que confía en el Señor.
11 Alegraos en el Señor los justos, regocijaos,
gritad de gozo los de corazón recto.

Salmo 32:3-11

Nataly

Crecimiento Personal

Los cambios de la vida

Hoy por culpa de la globalización,  muchas veces nos quedamos lejos de nuestro hogar y de las personas que amamos.  En mi caso, tengo mis tres hijos casados y cada  pareja  vive en un continente. ¡Vaya! ¡Uno nunca se espera eso!  Pero los hijos crecen, se transforman en adultos y van detrás de mejores oportunidades y ¡eso no es fácil!

El síndrome del nido vacío nos afecta con más o menos intensidad a cada una de nosotras, pero sí nos afecta a todas.  Hablemos de eso: de cómo los cambios afectan nuestra vida y cómo podemos aprender a adaptarnos a los cambios.

Cualquier cambio aunque sea agradable produce cierta tensión. Por lo menos esta es la conclusión de una investigación de  “American Association for the Advancement of Science” hecha por Dr. Thomas Holmes, profesor de psiquiatría a la Universidad de Washington. Holmes descubrió que muchos cambios seguidos pueden producir enfermedades o estados depresivos profundos.  Durante la investigación, Holmes desarrolló una escala de puntos para cambios que afectan a los seres humanos. Cuando varios de estos cambios ocurren en un período de un año con una persona y se suman más de 300 puntos, es una alarma para que esta persona tome su tiempo para adaptarse. Ayuda mucho reírse de sí mismo, tener más paciencia con uno mismo y con los demás.

¡Ojo! Esta escala no es para auto diagnosticarse. Es solamente una herramienta para prevenir futuros problemas. Os paso un ejercicio muy práctico para hacer con su cónyuge o compañero de cambios: Se puede hacer  siempre como forma de prevención y no como diagnóstico. Espero que sea útil para ti y para tu familia.

1. Señale los cambios que ha experimentado en los últimos 12 meses. Sumar los puntos;
2.  Piense sobre las tensiones personales y familiares que puedan relacionarse con estos cambios;
3. ¿Qué cambios tú y tu cónyuge pueden hacer para disminuir las tensiones relacionadas?
4.  Apunte los cambios para comentárselos con su cónyuge, compañero, etc.

“Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo”.

Si queréis seguir leyendo el texto está en Eclesiastés 3.1-8, donde aprendemos que hay tiempo para todo en la vida y necesitamos tener paciencia activa, o sea paciencia con esperanza.

Rosa

Crecimiento Espiritual, Crecimiento Personal

La mujer sabia y sus amigas

(Tomado de “Una mujer sabia”)

La mayoría de las mujeres disfrutamos tener amigas, nos gusta compartir con ellas, hacer cosas divertidas juntas, las necesitamos. Sin embargo, tenemos que aprender a ser sabias a la hora de escoger nuestras amigas. Y una vez más, el libro de Proverbios nos va a ayudar. 

Lo primero, si quieres tener buenas amigas, sé tú una amiga excelente.  En el capítulo 11 del libro te comparto siete puntos o consejos para ser mejores amigasToma notas para ti y para compartir con otras.

Lo segundo, escoge bien. Muchas veces nos apresuramos a concederle el título de “amiga” a una compañera de escuela o de trabajo a quien conocemos solo en ese contexto. Tener amigos verdaderos toma tiempo, años. Las amistades reales se forjan al vivir experiencias, pasar juntos momentos buenos y sobre todo malos, tener altas y bajas.
Una hija de Dios necesita entender esta verdad: puedes tener muchas amistades pero tus amigas del alma tienen que ser hijas de tu mismo Padre. ¿Por qué soy tan categórica? Porque 2 Corintios 6:14-15 aplica a todo, no solo al matrimonio. ¿Estoy diciendo que no puedes tener amistades que no sean cristianas? ¡Claro que no! Pero una amiga, alguien a quien puedas ir a contarle tus luchas, dudas, problemas, tiene que ser alguien que pueda darte un consejo de la Palabra de Dios, que pueda orar contigo, que te anime cuando tu fe flaquee, que te inspire a vivir la vida como Dios la diseñó. ¿Me entiendes? Tenemos un llamado a ganar almas pero eso es una cosa y otra muy diferente nuestras relaciones más íntimas. Mira el modelo de Jesús y entenderás lo que digo.

¿Quiere eso decir que tus amigas cristianas serán perfectas? ¡Claro que no! Tú y yo tampoco lo somos.  Tendremos muchas oportunidades para crecer, para mostrarnos unas a otras amor y perdón y juntas aprender a ser mujeres sabias, conformes al corazón de Dios.

Algunos pasajes sobre escoger los amigos:


Hay quienes parecen amigos pero se destruyen unos a otros; el amigo verdadero se mantiene más leal que un hermano. (Pr 18:24, NTV)

No te hagas amigo de la gente irritable, ni te juntes con los que pierden los estribos con facilidad. (Pr. 22:24, NTV)

Como el hierro se afila con hierro, así un amigo se afila con su amigo. (Pr 27:17, NTV)
Camina con sabios y te harás sabio; júntate con necios y te meterás en dificultades.(Pr 13:20, NTV)

Sé que quizá estás leyendo esto y te sientes sola, quizá anhelas una amiga así. ¿Sabes qué? Pídesela a Dios. Él es tu Padre celestial que sabe todo lo que necesitas y te dice que puedes pedirle cualquier cosa. Y claro, haz tu parte. Busca acercarte a las hermanas de tu congregación y estoy segura de que poco a poco irás descubriendo que sí es posible tener una buena amiga.

Así que la mujer sabia decide ser una amiga excelente y sabe escoger sus amigas. ¡Seamos como ella!

{Este artículo forma parte del libro “Una mujer sabia”. ¿Quieres adquirir una copia? Haz clic aquí.}

Wendy

Crecimiento Personal, Recetas

Dulce agradecimiento: brownie de microondas

En estos días de cuarentena mi familia tuvo grandes motivos para agradecer, uno de ellos por las personas que Dios ha puesto en nuestras vidas para ayudarnos con la compra de comida, medicinas e incluso para tirar la basura .

Nuestros vecinos, Protección Civil y amigos del pueblo son los protagonistas que hacen llegar cada día lo que necesitamos. És tan grandioso ver el mover de los corazones  y nuestro corazón se llena de gratitud.

Desde muy pequeña, Dios siempre ha movido mi corazón en cuanto a la importancia de demostrar agradecimiento, con palabras o algún detalle. Hacerlo alegra mi corazón, entonces ¿cómo no agradecer a nuestros ayudadores  por todo lo que nos hacen? En primer lugar, mi marido y yo oramos a Dios por ellos cada día, pero mientras seguimos confinados , pensé, ¿por qué no hacer un regalo dulce para retribuir el amor de las personas hacia nosotros?

Me encanta la repostería, voy  buscando recetas y probándolas. Encontré una receta de brownie en microondas. Es rápida , fácil y un dulce regalo para cualquiera ocasión, incluso para una tarde de sábado como hoy, para sentarse a la mesa con tu familia y disfrutar de una charla.  Por cierto, los que reciban este regalo, les va a encantar por el sabor y por el hecho de que alguien haya pensado en ellos, – y además, ¡hecho por ti!

¿Vamos a mirar la receta e ideas de como envolver los brownies para regalo?

Ingredientes:

  • 125 g de Chocolate NESTLÉ Postres Negro
  • 3 huevos
  • 100 g de azúcar
  • 45 ml (3 cucharadas) de leche
  • 125 g de mantequilla
  • 8 g de levadura en polvo
  • 70 g de harina
  • 50 g de nueces troceadas
  • azúcar glas

Elaboración

Fundir el chocolate  con la mantequilla al microondas a 700W, aproximadamente  3 minutos.

Mientras tanto batir los huevos con el azúcar.

Añadir la mezcla anterior, más la leche, la harina, la levadura y las nueces troceadas.

Mezclar bien y verter en un molde de silicona de 20 cm x 20 cm.

Introducir en el micro 5 minutos y medio a una potencia de 750W.

Dejar reposar en la nevera unos minutos.

Servirlo cortado en dados y espolvoreado con azúcar glas.

EL TRUCO DEL CHEF

Pueden cambiarse las nueces por otros frutos secos, como avellanas, almendras, etc.

¡Queda muy rico! Puedes cortar en cuadritos, poner en una bonita cajita con una tarjeta de agradecimiento y regalar  como nosotros haremos .

Ideas para regalar el brownie

¡Deseo que disfrutéis de la receta!

Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.

1 Tesalonicenses 5:18

Rose

Crecimiento Espiritual, Crecimiento Personal

El sufrimiento de los justos

Una de las experiencia más desoladora en mi vida ha sido experimentar:
“El Silencio de Dios”

A menudo los salmistas protestaron porque Dios parecía darles la espalda ¿Por qué, entonces a veces siento que Dios calla  y que Dios  no actúa cuando más le necesito?

San Juan de la Cruz  describió esta sensación llamándola “la oscura noche del alma”.

Me puedo identificar con Jesús, cuando sintió una  gran soledad diciendo: “Padre, porque me has abandonado”.

Job me enseña que es posible desilusionarse de Dios y  ver el poder de Él en mi vida .Y me  enseña el modo más elevado de responder ante lo “irreparable”. El Señor lo dio. Cuando Dios le privó de todo, lo primero que dijo Job fue: “el Señor lo dio”. Job pudo recordar en medio de la desolación que todo lo que había tenido y disfrutado no fueron derechos que podía exigir, sino regalos que Dios en Su bondad le había obsequiado por un tiempo. Eligió dirigirse a Dios en términos de reconocimiento.“La gratitud llenaba su alma con tranquila tristeza, y se despidió de todo con amistad y mansedumbre”. El Señor lo quitó . Responsabiliza a Dios. El Dios de la Biblia es todopoderoso y soberano. “¿Quién será aquel que diga que sucedió algo que el Señor no mandó?”. Precisamente porque Dios es soberano Job no teme la furia de la tormenta o la violencia de los hombres: “No eres tú, tú nada puedes; es el Señor quien lo ha quitado.”[1] Ante mi desgracia pienso : “Dios podía (guardarme), pero en su soberanía decidió no hacerlo”

¿Pero qué pensar entonces de este Dios? Sea el nombre del Señor bendito. Es cuando Job dice: ‘Bendito sea Dios’, quiere decir que acepta lo que Dios le manda.” Job “no le echó la culpa a Dios”.

Job demostró que es posible adorar a Dios y confiar en Él, aún sintiéndose en la noche más oscura del alma.

Mayo 2013, Basado en un artículo de Emmanuel Buch

Doctor en Filosofía por la Universidad Complutense de Madrid, y diplomado en Magisterio por la Universidad de Valencia. Se graduó en el Seminario Teológico Bautista Español, donde actualmente es profesor de Ética Cristiana, y pastor evangélico.

Bibliografía:http://www.actualidadcristiana.com.es/2010/06/el-silencio-de-dios.html

Mari Cruz

Crecimiento Personal, Familia

El amor en nuestro hogar: TIEMPO

Con el fin de inspirarme para poder escribir esta publicación me he relajado con los ojos cerrados. He estado pensando en las diferentes veces en que me he sentido amada en casa de mis padres o ya en mi casa con mi familia.

Cuanto más pensaba, más se me hacía evidente que sentirse amada no tiene nada que ver con lo material.

Me he sentido amada cuando:

1. Mi mamá peinaba mi pelo largo y me ponía sentada al sol para secarlo. 

2. Me sentía amada cuando mi padre me forzaba a que me sentara en su regazo aún cuando ya casi no podía caber.  

3. Me sentía amada cuando mis abuelos se sentaban a la puerta de casa para verme jugar con mis amigos.  

4. Me siento amada cuando mis hijas (que viven fuera) quieren llamarme a distancia solamente para charlar de cosas cotidianas. 

5. Me siento amada cuando mi hijo entra por la puerta y me da un abrazo gratuito. 

6. Me siento amada cuando mi marido se sienta a mi lado para ver una de mis pelis, solo para estar conmigo. 

Si lo analizamos, vemos que el tema común en todas estas ocasiones que he compartido es “TIEMPO”.


Nuestra colaboradora Vania y su marido de paseo por el centro comercial.  Es importante planear el tiempo que pasamos con nuestra familia.  Es fácil dejar pasar el tiempo y perder oportunidades. 

Pasos Prácticos para demostrar amor a nuestra familia:

1. Priorizar las actividades para tener tiempo juntos.

Hay muchas cosas importantes que hacer en casa: organizar, limpiar, etc.  Es importante estar abiertas a dejar pasar algunas de estas cosas de vez en cuando para lograr un bien mayor. 

2. Ser intencional en organizar el tiempo juntos.

Si nos sentamos y esperamos que sea el tiempo ideal, no lo lograremos.   Muy raramente todo está perfecto a nuestro alrededor para entonces pasar tiempo juntos.  Acepta que la vida no es perfecta, pero podemos encontrar pequeñas perfecciones en los momentos vividos juntos. 

3. Tratar de entrar en el mundo los unos de los otros.

Yo soy culpable de tratar de traer a mis hijos a mi mundo de manualidades, para que así pasemos tiempo juntos.  No hay nada de malo en ello, no sea que, al mismo tiempo, no hagamos un esfuerzo intencional de interesarnos por sus mundos.  Con mi familia me encontrarás de compras con una hija mayor, viendo una peli con la otra, tratando de aprender a jugar la Play con mi hijo o tomando un café con mi marido oyéndole hablar de sus aventuras.  Son cosas diferentes pero que comunican mi amor a cada uno.  Para una visión más completa de este tema, recomiendo la lectura del libro Los 5 Lenguajes del Amor

Esperamos haber podido ayudaros.  Mañana hablamos de la paz en nuestro hogar.  Os dejamos con una foto de Vania.

Nada habla más de amor como una mesa preparada con todo el esmero para una comida de domingo en familia … aunque no vengan visitas.  El amor se demuestra por el cuidado e ilusión que ponemos en las pequeñas cosas. Vania es una “artista de la mesa”, le encanta decorar la mesa para la familia.  Ya veremos más de su arte.

Mara & Vania

Crecimiento Espiritual, Crecimiento Personal

Teresa de Ávila

Aunque pueda parecer, hoy no hablo de religión. Si quieres darme una etiqueta, profeso una fe en Cristo y soy parte de una Iglesia Protestante Evangélica. Sin embargo, no creo en la “religión” en sí, creo en una persona, Jesús. Creo que me gusta más la etiqueta menos conocida: Seguidora de Cristo.  

Siempre me ha interesado conocer la biografía de hombres y mujeres que fueron instrumentos a lo largo de sus vidas.  Muchos de ellos fueron tenidos como excéntricos, raros. Así son todos considerados, cuando van contra corriente. La vida cristiana es así, es nadar hacia una dirección cuando todo te invita a ir hacia otra dirección.

Me gusta leer que vez tras vez, Teresa de Ávila volvía a la disciplina de la oración y allí encontraba paz. Dios nos habla a través de la Biblia y de la oración.  Cultivemos estas disciplinas para oír a Dios y encontrar paz.  

Me gusta mucho lo que he leído en este trabajo de disertación de un cristiano protestante estudiando la vida de Teresa de Ávila:     

“La cruz de Cristo nos descubre como hijos de la misma gracia, y como amigos de la misma comunión del Espíritu.  En esta comunión, bajo la cruz, Teresa de Ávila no es solo una “santa” o una “doctora” española, sino, y sobretodo, hermana de todos los amigos de Dios en la tierra.”
Trabajo completo AQUÍ

Algunos de los escritos de Teresa de Ávila: 


“En la cruz está la vida, y el consuelo, y ella sola es el camino, para el cielo.”
“Nada te turbe, nada te espante, todo se pasa, Dios no se muda, La paciencia,  todo lo alcanza, Quien a Dios tiene, nada le falta. Sólo Dios basta.”
“Vivo sin vivir en mí, Y tan alta vida espero, Que muero porque no muero.”

LA CRUZ

La Cruz

En la cruz esta la vida. Y el consuelo,

Y ella sola es el camino para el cielo.

En la cruz esta el Señor de cielo y tierra

Y el gozar de mucha paz, aunque haya guerra,

Todos los males destierra en este suelo,

Y ella sola es el camino para el cielo.

De la cruz dice la Esposa a su Querido

Que es una palma preciosa donde ha subido,

Y su fruto le ha sabido a Dios del cielo,

Y ella sola es el camino

Para el cielo es una oliva preciosa

La santa cruz, que con su aceite nos unta y nos da luz.

Toma, alma mía, la cruz con gran consuelo,

Y ella sola es el camino para el cielo.

Es la cruz el árbol verde y deseado

de la Esposa que a su sombra se ha sentado

Para gozar de su Amado, el Rey del cielo,

Y ella sola es el camino para el cielo.

El alma que a Dios está Toda rendida,

Y muy de veras del mundo desasida

La cruz le es árbol de vida y de consuelo,

Y un camino deleitosoPara el cielo.

Después que se puso en cruz El Salvador,

En la cruz esta la gloria y el honor,

Y en el padecer dolor, vida y consuelo,

Y el camino seguro para el cielo.

Espero que este texto te pueda infundir el deseo de conocer más de Cristo, quien nos invita a todos a una vida de devoción, a ser diferentes, y a mirar a la cruz.

Mara

Cosas de Casa, Crecimiento Personal

Cuidados de la cala

Este tiempo en el que todos estamos encerrados doy muchas gracias por tener una casa con jardín.

Está siendo una primavera muy diferente. Estoy disfrutando de mi casa, de mis plantas. Lo único que me falta es mi familia, que sólo (también gracias a Dios) podemos vernos y hablarnos a través de la videollamada.

En el jardín he tenido un regalo muy especial con una de mis plantas, la cala. Este año me ha dado dos flores y eso después de cuatro o cinco años sin echar ninguna pero he tenido paciencia y he sabido esperar.

Como en estos tiempos, que la espera a veces desespera.

Os comento los cuidados de la cala:

Necesita agua abundante. Su localización debe estar entre el sol y la sombra. Es importante cortar a ras de la tierra todas las hojas. Te sorprenderá ver cómo vuelve a crecer y de una forma más vigorosa.

¡Os animo a tener una cala!

Salmo 46 : 10 Estad quietos y conoced que Yo soy Dios.

Mayte

Crecimiento Personal, Salud y Belleza

10 Hábitos saludables que combaten a la ansiedad

Es un asunto cada día más relevante en el mundo de hoy.

Esta publicación está basada en un artículo de una revista digital brasileña llamada M de Mulher.  No es una tradución pero está basado e inspirado en el artículo.  Todas las fotos son de Pinterest.

1) Prestar atención a la alimentación.

Muchas buscamos refugio en la comida. Por lo tanto, cada vez que nos sentemos para comer, hay que prestar atención a la comida, comer despacio y masticar bien los alimentos. Esto proporcionará una mayor sensación de saciedad.

2) Ejercicios Físicos.

Si quieres hacerte con el control de las reacciones de la mente y el cuerpo, maximiza los ejercicios. Las situaciones de estrés y tensión están directamente relacionados con la ansiedad. Por lo tanto, para combatirlo, la actividad física puede ser una gran alternativa.

3) Evitar los estimulantes.

La ansiedad  puede ser estimulada sin que nos demos cuenta. Por lo tanto, evitar el alcohol, las bebidas con cafeína, té verde y los cigarrillos. Estas sustancias son estimulantes y pueden aumentar los sentimientos de nerviosismo.

4) Cuida tu ambiente

La ansiedad se asocia con los excesos. Así que cuando llega el momento de relajarte (durante las comidas, por ejemplo) escapa de ambientes agitados y evita distracciones como ver la televisión, usar el ordenador o el teléfono. Esto te ayudará a tener una comida tranquila, adecuada y agradable.

5) Controlar el azúcar

En el momento de la ansiedad, muchas personas optan por comer dulces. Si el deseo es grande, dar preferencia a los alimentos bajos en calorías, como la gelatina, postres con fruta o la misma fruta.

6) Cambiar de enfoque.

Tenemos la tendencia de enfocarnos en los alimentos. Desvía el enfoque y busca otras actividades como escuchar música o ver a una película. Hay que centrarse en la importancia de tener un pasatiempo como vía de escape.  Siempre habrá una alternativa.

7) Los tés e infusiones.

Los tés que contienen sustancias sedantes suaves también ayudan en el auto-control. Dar preferencia a las infusiones de valeriana, manzanilla o tila. Hay una gran variedad en el mercado.

8) Concentración y respiración.

Por lo general en momentos en los que la ansiedad es alta, hay cambios en la respiración, que pasa a ser rápida y corta. En estos momentos, es esencial concentrarse y lentamente dejar que la respiración sea completa y profunda.

9)  Ocupar la mente.

Dentro de lo saludable, mantén tu vida completa en actividades para tu mente.  Si la mente está ocupada, hay menos espacio para los pensamientos que te llevan a la ansiedad.

10) Conócete a ti misma.

Algo muy importante es conocerse y comprender los puntos que deben ser mejorados. Averigua cuáles son tus debilidades para trabajar en ellas. Este proceso ayuda a controlar la ansiedad.

Pensamientos finales:

Espero que os haya sido interesante.  A mí me gustaron estas ideas porque son muy prácticas.  Veo que mi fe y confianza en la Biblia se entrelazan con estos consejos y hay valores bíblicos que se encuentran en todos los puntos.  Uno de los más importantes para mí es el control de la mente y de mis pensamientos.

Yo he desarrollado la disciplina de echar lo negativo y llenar mi mente con pensamientos buenos.  No es algo natural para mí pero estoy progresando en ello.  Estos versículos me han inspirado para hacerlo.

Por último, hermanos, piensen en todo lo verdadero, en todo lo que es digno de respeto, en todo lo recto, en todo lo puro, en todo lo agradable, en todo lo que tiene buena fama. Piensen en toda clase de virtudes, en todo lo que merece alabanza.

Filipenses 4:8

y toda altanería que pretenda impedir que se conozca a Dios. Todo pensamiento humano lo sometemos a Cristo, para que lo obedezca a él.

2 Corintios 10:5

No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Romanos 12:12

Mara