Crecimiento Personal, Recetas

Flores con nubes o malviscos

Hoy quiero compartir una manera muy fácil de hacer flores con nubes o malvaviscos.

            Necesitamos nubes, en este caso yo escogí de color blanco para los pétalos y amarillo para el centro, palitos de madera para brochetas o palitos de plástico o pajitas, un pincel y agua para pegar los pétalos.

Primero cogemos la nube amarilla y mojamos el pincel con un poco de agua y lo pasamos alrededor de la nube amarilla y vamos colocando las nubes blancas  de una a una formando los pétalos.

Cuando ya esté formada la flor, apretamos con la mano unos segundos para que se peguen bien, y después mojamos el palito de madera o la pajita un poco, solo para que se introduzca fácil en la nube del centro, la amarilla.

y asi de fácil podemos hacer unas margaritas de nube para decorar o regalar.  Si la regalas puedes meterla en una bolsita de celofán o plástico y poner un lacito, o poner papel de seda. 

Espero que os haya gustado.

Ahora, quisiera compartir unos pensamientos.   
Hace años en un artículo de la revista Focal Point, del seminario Denver Paul Borden sugirió algunas cosas útiles sobre el tema de las preocupaciones y angustias.
Elabora una lista de tus preocupaciones, convierte tu lista en una lista de oración. Pídele a Dios  que obre en esas situaciones y depende de Él.  Convierte tu oración en una lista de actividades. 
Si percibes que hay algo que puedes hacer en cuanto a lo que te preocupa, ¡hazlo! 
Al convertir nuestras preocupaciones en oración y actividad, Borden dice:  “La ansiedad paralizante puede ser reemplazada por un interés en las responsabilidades de la vida.”  
Lo que has convertido en un tema de oración, debe dejar de ser un tema de preocupación.
“No se angustien por el mañana”…Mateo 6:34.

Sonia

Crecimiento Personal, Familia

La comunicación en familia

¿Os ha pasado alguna vez que queriendo decir algo, acabais por decir una cosa diferente?  Pues, enhorabuena, ¡eres humana!

El arte de comunicarse adecuadamente es algo que se puede aprender.  Hay pequeños pasos y técnicas que nos pueden ayudar para una mejor comunicación. 
Desafortunadamente, las personas que más queremos, son las que más sufren con nuestras palabras, porque están a nuestro lado en los momentos de mayor estrés, cuando hemos recibido noticias no deseadas o cuando hemos sido maltratados por alguna circunstancia. 
Nuestra tendencia es decir lo que en verdad no deseamos, pero no podemos contenernos.

Quisiera compartir algunos pasos/consejos para mejorar la comunicación, encontrados en Educación Emocional:
1. Lo que vas a decir … ¿soluciona algo?
2. Trabaja el auto control: momento, escribe, enfría y apaga. 
3. Sugiere, no ordenes.  Sustituye el “tienes que” por “¿qué te parece?”
4. No es “te lo dije”, sino “¿en qué te puedo ayudar?”
5. A la basura con “jamás, siempre, nunca”.
6. Sustituye “eres un” por “me molesta cuando …”
7. Baja el altavoz y el tono agresivo. 
8. Necesitas argumentos y razones, en lugar de agresividad e ironía. 
9. Recuerda que quien está contigo es una persona. 
10. La calidad de tus relaciones personales depende de tu comunicación.

Os dejo también algunas referencias Bíblicas que ayudan a las relaciones humanas…


Santiago 1:19″Mis queridos hermanos y hermanas, sed prontos para oír, tardos para hablar y lentos para la ira”

Proverbios 15:1″Una blanda respuesta ahuyenta la ira, pero la palabra áspera provoca la cólera”.

Efesios 6:4″no provoquen a sus hijos con la ira, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor”

Mara

Crecimiento Personal, Espiritualidad, Familia, Uncategorized

¿Perder un hijo y vencer el dolor? Sí, se puede.

El 12 de Septiembre del año 2003, murió nuestro hijo mayor David, mientras practicaba submarinismo frente a la isla de Es Vedrá en Ibiza, a la edad de 29 años.

Él era el mayor de nuestros seis hijos y su muerte nos dejó como familia, completamente conmocionados, devastados y en estado de shock. Unas horas antes estábamos tranquilamente cenando cuando sonó el teléfono para anunciarnos que David no había vuelto a casa, que estaba pescando y que siempre llegaba antes de esa hora.

Entonces, recuerdo: el corazón empezó a latirme fuertemente pero procuré con todas mis fuerzas aferrarme a lo que estaba haciendo, intentando captar el sentido de la película que veía en la televisión, a pesar de que intuía que algo iba mal, muy mal.

Las horas que precedieron al hallazgo de su cuerpo fueron interminables. Mi hermana Patri estuvo conmigo durante estas horas angustiosas de búsqueda, y de incertidumbre, siendo para mí un bastión de incalculable valor. Me transmitió una serenidad y una paz extraordinarias que me permitieron afrontar los primeros momentos sin derrumbarme.

CUANDO EL MUNDO SE DESMORONA
El desenlace se produjo cuando recibí la llamada de mi esposo, al que acompañaban el resto de nuestros hijos, al comunicarme que habían hallado el cuerpo… Y entonces, en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, la vida que conoces se detiene. Tu mundo se desmorona y crees (Continuar leyendo en Protestante Digital)

Gina

Crecimiento Personal

DESCANSA

UN NUEVO AÑO ESCOLAR SE APROXIMA Y COMO BUENAS MADRES, GUARDAREMOS EL BOLSO DE LA PLAYA, NUESTRAS ENORMES GAFAS DE SOL Y COMENZAREMOS A INSPECCIONAR LOS ARMARIOS Y LA DESPENSA PARA VER CÓMO NOS ORGANIZAMOS PARA LA NUEVA RUTINA.

150518100936-summer-beach-stock-exlarge-169

El verano suele plantearse como un tiempo de descanso, relax y desconectar, pero ¿por qué no tomar tiempo para descansar así todo el año? Médicos y consejeros familiares coinciden en que el descanso habitual es necesario para nuestra salud física y emocional.  También será importante modelar buenos hábitos de descanso para nuestros hijos y sin duda, el descanso nos ayudará a despejar la mente para poder enfocarnos en las cosas más importantes de la vida.  

AMIGA, LOS PROBLEMAS Y LAS PREOCUPACIONES PUEDEN ESPERAR, SEGURAMENTE SERÁN MÁS FÁCILES DE ENFRENTAR CUANDO HAYAS DESCANSADO.

RECUERDA ESTOS TRES CONSEJOS Y AÑÁDELE UNA BUENA DOSIS DE HUMOR, RISAS, ABRAZOS, BESOS Y CARIÑOS.

DES    CAN    SA

1) ¡DESCONECTA!

Toma un rato cada día para desconectar de verdad. Busca un rinconcito en tu casa y apártalo para pasar un tiempo especial diariamente haciendo algo que te encante hacer como leer, coser, pintar o cualquier otra cosa que realmente te relaje. Decóralo con alguna planta especial, tus colores favoritos, tus fotos favoritas o cualquier cosa que te haga sonreír.  Pasa tiempo en ese sitio cada día, apaga el móvil, la televisión, la radio y las pantallas y conéctate a algo más profundo que te llene. Tomará un tiempo acostumbrarse a desconectarte de todas tus responsabilidades y redes sociales durante esta hora, pero ten paciencia. En mi caso es la lectura, escribir en mi diario y tocar la guitarra. Guarda este tiempo como cualquier otra tarea importante del día que no puedes dejar para otro momento. Evita leer, contestar mensajes electrónicos o ver multimedia en linea, esfuérzate en enfocarte realmente en pasar tiempo a solas con esas cosas que te aportan paz, luz y una oportunidad de desconectar de todo.

terrasse-ideen-kleine-terrasse-gestalten

¡Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os daré descanso! – Jesús 

2) ¡CANTA!

¡Canta algo que levante tu ánimo! La música tiene un aspecto terapéutico incuestionable. Incontables melodías han ayudado las a personas a superar momentos de guerra, injusticias y extremas situaciones de estrés. La música Góspel, por ejemplo, ayudó a generaciones de esclavos a encontrar esperanza y consuelo en sus versos, notas y melodías que levantaban sus corazones desalentados y maltratados con música que hoy siguen llegando a miles de personas con su sentimiento y mensaje. ¡Inténtalo! Sube el volumen, invita a los más jóvenes en casa a que te acompañen y disfruta de música que os haga sonreír, os aporte valores sanos, os ayude a recordar buenos tiempos y a conectar.  Una noche de karaoke familiar puede traer mucha alegría, risas e incluso puede ayudaros a todos a eliminar estrés. 

families-singing-karaoke-5901642a3df78c5456b0e63c

         …de día muéstrame tu amor, y por la noche tu canto me acompañe- oración hebrea

3) ¡SAL DE LA RUTINA!

Sal de la rutina y planifica salidas que te ayuden a conectar con la naturaleza y con tu familia. Esa cocina estará esperándote cuando vuelvas, siempre habrá ropa para planchar, aprovecha esas tardes de otoño y los fines de semana para explorar el campo, la montaña y las  zonas verdes de tu entorno. Para crear un hábito en este aspecto, no os limitéis a viajes complicados, largos o preparados con mucha antelación. Un paseo de último momento por un parque cerca de casa, o una escapadita improvisada por la mañana en un fin de semana, puede resultar ser uno de los mejores momentos para toda la familia para respirar aire limpio, recargar las pilas emocionales y descubrir algo nuevo. ¡Prepara unos bocadillos sencillos, fruta y agua, llena esas mochilas, y sal de la rutina!

Hike

  Porque las cosas invisibles de Dios, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo- El apóstol Pablo “No os inquietéis por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presentad vuestras peticiones a Dios y dadle gracias.  Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús”-Filipenses 4:6-7

Angela

Crecimiento Personal, Espiritualidad, Familia

Estar

Desde hace tiempo y, especialmente, en las últimas semanas, he recibido mensajes y hablado con mamás en distintas partes del mundo que comparten el dolor de ver a sus hijos apartados del Señor y viviendo en pecado y desobediencia.
En mi propia iglesia son muy pocos los jóvenes entre 18 y 30 años que se congregan habitualmente y tratan de llevar una vida piadosa. Y, de esos pocos, la mayoría ha vuelto después de haberse apartado del Señor.
Una vez que son mayores de edad y empiezan a tomar sus propias decisiones, la mayoría de ellos decide mal.
Y me duele porque conozco muchos de esos hogares y son hogares piadosos, de familias que aman a Dios, en los que esos muchachos han visto a sus padres orar, congregarse fielmente y servir al Señor.
Son hogares como el mío. Y me hace pensar en mis hijos y en su futuro.
El viernes pasado regresé de un viaje de dos semanas de duración que hice a Dallas, Tx, con el equipo internacional de Ama a Dios Grandemente. Cuando estaba por volar a casa lo único en lo que podía pensar era en llegar lo antes posible. El Señor había puesto una palabra en mi corazón cada vez que pensaba en mi regreso: estar.
Estar. Estar presente. Buscar de manera intencional formas de estar con mis hijos. Estar del todo, sin una pantalla cerca. Estar en aquello que ellos disfrutan.
Y, quizás… ¡ojalá! Esa sea la clave para ayudar a mis hijos a que vayan por el buen camino y para que, una vez que sean adultos, amen al Señor con todo su corazón, con toda su alma, con todas sus fuerzas.
Para mí, en este momento en el que mis hijos son pequeños, “estar” de manera intencional implica cosas sencillas como…

cocinar con Nahiara. A mi hija le gusta la cocina y, aunque hay muchas cosas que podrían salir mejor o más rápido si las hiciera yo sola, pasar ese tiempo con ella nos está ayudando a las dos a disfrutar de la compañía, a entablar conversaciones y a, simplemente, estar juntas.
leer en voz alta. Un hábito que ha “ido y venido”. Casi siempre he sido consistente con eso porque me encanta leer. Pero ahora he sido intencional en buscar libros de temas que sé que les gustan especialmente. Ahora mismo estamos leyendo la historia de Gladys Aylward, misionera en China y lo próximo que tengo es una biografía de Amelia Earhart para niños.
utilizar las mañanas para todo lo que tenga que ver con la computadora. Trabajo desde casa por internet y buena parte de mi ministerio es online también. La computadora ha sido siempre para nosotros un arma de doble filo que hemos tenido que aprender a manejar. Utilizo las mañanas que ellos pasan en la escuela para hacer todo lo que pueda y ser lo más efectiva posible en lo que tengo que hacer en la compu y eso me permite pasar las tardes sin lista de tareas pendientes. Siempre hay pequeñas cosas que me quedan pendientes pero que no interfieren con la dinámica de las tardes en casa.
…orar con ellos y por ellos. Mucho. No solamente orar por su presente y, desde ya, por su futuro, sino mostrarles cómo oro por ellos y pedirles que ellos oren también. 

involucrarlos en la iglesia local. Les gusta cantar, así que buscamos oportunidades para que lo hagan en la iglesia. Los llevamos al club de niños, no solo como participantes, sino como ayudantes. Tratamos de llevarlos también lo más posible a los viajes que hacemos a la selva para que vivan de primera mano la experiencia de servir a Dios. 
restringirles los electrónicos. Otro arma de doble filo. Si yo estoy ocupada, lo más fácil (para mí) es darles permiso para jugar en electrónicos o ver la tele. Pero lo más fácil no siempre es lo mejor. Que ellos pasen menos tiempo en electrónicos supone que yo tenga que hacer un esfuerzo extra y pasar más tiempo con ellos. Pero, de eso se trata, ¿no?
tener un pequeño devocional. Que no termine el día sin que hayamos leído y meditado en un versículo. Ahora mismo estamos haciendo juntos el estudio de Ama a Dios Grandemente en 1 y 2 Timoteo, que trae una guía para niños también. Cada día ven un pequeño devocional y hacen una manualidad sobre el pasaje bíblico. Otras veces es solamente la lectura de un versículo e iniciar una conversación sobre qué significa y cómo podemos aplicarlo a nuestra vida. No tiene por qué ser complicado.
ver una peli con ellos. Aunque me quede dormida, que es lo que sucede habitualmente. Las películas me aburren y suelo dormirme a la mitad, pero, oye, lo que cuenta es “estar” ¿cierto? En lugar de ponerles la peli para yo poder hacer algo, se la pongo para pasar ese tiempo con ellos.
risas, muchas risas. Bromas, cosquillas y, en general, restarle gravedad e importancia a las cosas, especialmente a los cientos de accidentes que suceden a lo largo del día.

No sé qué pasará con mis hijos el día que tomen sus propias decisiones. No tengo fórmulas mágicas ni un manual del tipo “si haces esto… entonces sucederá esto”. Pero debo, al menos, intentar de todas las formas posibles que, una vez que sean adultos, sigan teniendo la hermosa fe que tienen ahora como niños. Que sigan emocionándose al comprender la Palabra de Dios. Que sigan queriendo servirle. 

“Estar” significa para mí hacer que se sientan amados con mi presencia y mostrarles de todas las maneras posibles cómo Dios los ama también.
¿Qué significa para ti “estar presente”? ¿De qué manera intencional puedes estar con tus hijos y encaminarlos en el Señor? Si te animas, comparte tus ideas.
Contenta en Su servicio,

Edurne

Crecimiento Personal, Familia

Educar a adolescentes sin morir en el intento 1

Educar a adolescentes sin morir en el intento (libro)

Adolescentes ¡qué bonito dolor de cabeza! 

Parte 1

¿Quién no ha tenido o tiene o tendrá a un adolescente revolucionado con las hormonas patas arriba?

Durante dos o tres entregas intentaremos acercarnos al libro Educar a adolescentes sin morir en el intento, escrito por la psicóloga Lidia Martín Torralba. El libro está publicado por Andamo. Se puede adquirir en Amazon en versión papel o como libro electrónico.

Primero, hablemos un poco de su autora. Lidia Martín es licenciada en Psicología y Máster en Psicología Clínica y de la Salud por la Universidad Complutense de Madrid. Actualmente ejerce la psicología clínica en un gabinete privado además de colaborar activamente en docencia con otras entidades como FAD o la Univ Complutense de Madrid. 

Dentro de sus títulos publicados también encontramos: Primeros Auxilios Psicológicos, Las Crisis y Al rescate de padres de adolescentes. 
Como la autora nos decía en una de sus conferencias, este libro ha sido el resultado de la serie de encuentros llamados Escuela de Padres 4×4: Adolescencia. Por lo tanto, pasemos a entender un poco más la adolescencia y a desaprender algunos tópicos. Esta es una etapa difícil tanto para los adolescentes como para su entorno, ya que se trata de una crisis compuesta por un conjunto de crisis. 

También nos fija los cimientos sobre los cuales construir el edificio de convivencia con los adolescentes y nos muestra herramientas principales para enfocar su educación. No olvidemos que aunque el grupo de iguales va adquiriendo un valor y presencia mucho más activo y determinante en la vida del adolescente, el papel fundamental de mayor influencia para el desarrollo y protección sigue siendo, sin lugar a dudas, la familia.

Debemos empezar a comprender que la adolescencia es una carrera de fondo en la que los corredores sufren de diferentes maneras. Unos y otros hemos de encontrarnos y ubicarnos, posicionarnos y animarnos para dar respuesta al reto que supone encarar una transición de dimensiones titánicas, pero de posibilidades también gigantescas. La autora nos insta a no escatimar en prevención y a ser prudentes y flexibles a la vez. Nos hace tener claro que un inicio demasiado precoz es más preocupante y problemático que un moderado retraso en la aparición de esta etapa.

El libro se nos presenta dividido en cuatro grandes y amplias áreas:

– Psicología del adolescente; lo que es, piensa, siente y hace el adolescente.

– La comunicación con el adolescente cómo comunicarnos para poder entendernos

– Límites y normas en la adolescencia

– La construcción de la personalidad del adolescente.

Os animo a que nos acompañéis en esta aventura. En una próxima entrega os mencionaré algunos datos interesantes y a recordar de cada una de estas áreas.

¡hasta la próxima semana!

Nilda Jacqueline

Crecimiento Personal, entretenimiento

Libro: “Salvaje de Corazón”

 Salvaje de Corazón , por John Eldredge

En esta ocasión, vamos a presentar el libro Salvaje de Corazón (Wild at Heart). Este libro ha sido escrito por John Eldredge. Como se pueden imaginar es un autor nacido en los Estados Unidos, concretamente en los Angeles. Su niñez la vivió en los barrios de las afueras de los Angeles, barrios que no le gustaban. Pero los veranos iba al rancho de su abuelo en Oregon. John está casado y dirige el ministerio Ransomed Heart en Colorado Springs donde ayuda a las personas para que puedan descubrir cómo  restaurar y recuperar un corazón herido y  para poder vivir en el amor verdadero de Dios.

Para más información pueden acudir a la webhttp://www.ransomedheart.com/
¿Dónde conseguir el libro? En librerías cristianas, en  Amazon.com  y también hay versiones en formato pdf descargables desde Internet

El libro está dividido en  doce capítulos. Cada capítulo presenta muchos ejemplos de la vida real y de relatos o imágenes de películas. De este modo, el lector puede verse reflejado o verse como la persona que no quiere llegar a ser. Con los primeros tres vamos al descubrimiento de la identidad salvaje del hombre; aunque también presenta algunos atisbos de la personalidad de la mujer; solo con el  fin de poder comprobar que hombre y mujer son diferentes en esencia. . Los siguientes dos capítulos nos presentan ese punto en el que el daño o la herida aparecieron en la vida del hombre y trunca sus anhelos o deseos. Con el capítulo seis y siete , nos encontramos con el amor incondicional de Dios quien busca lo mejor para cada uno.  En los capítulos ocho y nuevo están claramente definidas las batallas a las cuales el hombre debe enfrentarse con el fin de superarlas y subir un peldaño más en su reafirmación como hombre. En el capítulo diez, el autor quiere mostrar cómo el hombre va al encuentro de su damisela, no sin inconvenientes ni obstáculos, hasta con la sombra del divorcio en algunos casos, pero juntos el hombre y la mujer pueden salir a flote y vivir la aventura de la vida. En esta línea esperanzadora terminan los dos siguientes capítulos , invitando al hombre a confiar y depender de Dios para adentrarse en esa aventura a la desconocido de la mano de Dios, acompañado por su familia más cercana.
Podemos decir, este libro no es para mí, porque soy mujer. Nada más lejos de la realidad. En efecto, John Eldredge se dirige principalmente al varón. Pero no dudes en leerlo si tu pareja o esposo te comenta algunos capítulos o pasajes del libro. Esta compenetración te servirá para continuar siendo parte primordial en la aventura de la vida de tu pareja o marido; o quizás hasta de tus hijos varones.  Por supuesto, porque como dice el propio autor en la contraportada “todo hombre fue niño una vez”. Lo más normal es tener sueños, ambiciones, deseos; pero a veces surgen inconvenientes o desgracias que van alejando a la persona de su primera meta. Si revisamos la evolución del hombre desde la Antigüedad ya sea de forma bíblica o científica, encontramos que  la naturaleza del varón es cazadora,  buscadora de la aventura y demostrar su ferocidad,  con una personalidad ávida de proezas y al rescate de princesas o damiselas con el único objetivo de ser su héroe; son esos insaciables deseos de correr riesgos, de cometer locuras, de exponerse en su entorno.  Así que amigos y amigas vamos entendiendo las razones por las que el hombre  se identifica y empatiza con todas esas películas llenas de desafíos, retos, aventuras (con mayor o menor violencia).  Ahora podemos también comprender esas horas de horas en el gimnasio, o con su deporte preferido o actividad al aire libre, sin tener que marcar agendas ni esperando nuevas reuniones o fechas límites para tal o cual objetivo. Me pueden decir, todo esto está muy bien explicado y en la teoría , parece muy sencillo de alcanzar. Pero en la vida real, no sucede así.
Nuevamente revisando el desarrollo de la sociedad, podemos considerar que muchos hombres  ven sus sueños truncados, ven a su damisela que se ha transformado en su rescatadora, ven que sus experiencias desafortunadas de la niñez o de su entorno han dejado una huella muy profunda con una herida muy difícil de sanar y curar por completo y un comportamiento , en algunos casos, orientado hacia la violencia y la delincuencia.  Este corazón se ha encerrado entre cuatro paredes físicas o imaginarias. Tenemos que profundizar en su identidad como hombre creado que es, tenemos que  excavar y definir de dónde viene ese hombre,  tenemos que postrarnos ante la presencia de Dios para comprender el verdadero propósito de su vida. Todo esto conlleva sufrimiento como el mismo Señor Jesucristo en los relatos bíblicos.  
En palabras del propio autor: “si usted ha de conocer quién es en realidad como hombre, si ha de encontrar una vida digna de vivirse, si ha de amar profundamente a una mujer sin transmitir su confusión a sus hijos, sólo debe recuperar su corazón. Debe entrar al territorio alto del alma, a las regiones salvajes y desconocidas, y rastrear a esa evasiva presa”.

Mi deseo personal es que puedan disfrutar de la lectura de este libro.
¡Hasta la próxima!

Nilda

Crecimiento Personal, Equipo

Encontrando libertad…

Es hermosa la postal con el versículo ¿verdad?  Qué representación más gráfica, la mariposa volando con libertad…. Y mi pregunta es, ¿ya somos mariposas siendo las hijas del Gran Rey? O como me comentó una hermana de la iglesia hace varias semanas, “aún me queda mucho para convertirme en mariposa” y yo le decía, “no, no, ya lo somos en la libertad y la salvación que nos trajo Jesús con su sacrificio en la cruz….” 


Pero me hizo reflexionar…. ¿Realmente somos libres? ¿O nos lo queremos creer? Porque a veces de verdad no me siento libre para nada, y soy hija del gran Rey, pero entonces ¿qué falla?


Falla que estamos demasiado atadas a nuestras cadenas pecaminosas, cadenas que no queremos abandonar por miedo, por no confrontarnos al pasado, dolor, angustia, y si queremos vivir en la comodidad del día a día, sin examinarnos profundamente y confrontar temas como el perdón de situaciones donde hemos sido abusadas emocionalmente, físicamente, hasta sexualmente…. Pero me diréis, es que somos las víctimas de esas situaciones y nos duele demasiado, nos llena de ira y sentimos mucha frustración porque nadie nos entiende…. Sí, tenéis razón, ¿pero Jesús quiere que vivamos siendo víctimas con todo ese dolor? ¿Quiere Jesús que llevemos el lastre del saco de mentiras como: no puedo perdonar, le odio, no puedo confrontar, ya no puedo más, soy débil, no me van a oír o entender, etc..?


No, Jesús vino a darnos la libertad verdadera, a darnos las fuerzas para confrontarlo, el amor para sentirnos especiales y únicas y no permitir que nos sigan arrebatando lo mejor que Dios nos ha dado, el ser Mujer, con esencia femenina y todo el esplendor que conlleva reflejando Su Gloria!


Sí! Ya Somos MARIPOSAS! Pero depende de nosotras, si lo queremos creer y si le entregamos a Él nuestro dolor, nuestras heridas profundas, y nuestra confesión de pecado que nos hacía vivir en ese pozo de mentiras.

Porque el mismo David lo dijo “Mientras guardé silencio, mis huesos se fueron consumiendo por mi gemir de todo el día. Mi fuerza se fue debilitando como el calor del verano, porque de día y noche tu mano pesaba sobre mí.” Salmo 32:3,4 y si seguís leyendo sabéis que al confesarlo, Dios en su gran misericordia nos perdona, pero también NOS RESTAURA de las heridas que provocaron esos pecados, que fueron consecuencias del dolor que nos infringieron….


Os animo a que luchemos para volar alto, con esos colores preciosos que Dios nos da, colores que son el fruto del Espíritu Santo, (todo lo contrario que antes mencionábamos), colores que llenan la creación de Dios, colores que reflejan el amor y el poder de Dios!

Somos Mujeres fuertes, somos mujeres llenas de pasión y amor, decidamos decir NO a la oruga y luchemos por vivir el propósito de Dios que tiene para nosotras!

Con amor

Susana

Crecimiento Personal, Recetas, Salud y Belleza

Aceptándonos como somos- con receta de hidratación

A medida que crecía, me miraba al espejo y veía mi pelo rizado, abultado y diferente de mi hermana y primos.  Uff …  Esto me desilusionaba mucho.  Mi madre siempre me lo dejaba cortito para evitar esa imagen “frizz” … mis amigas se reían de ello.  Si crecía un poco, me obligaban a llevarlo recogido. 

Fui madurando y odiaba mi pelo.  Empecé a emplear secadores y planchas.  Gastaba mucho en la peluquería.  Tenía un complejo inmenso de mi misma.  Nunca salía de casa sin alisarlo y si no me daba tiempo, pasaba el día fatal. 
El año pasado, sí solamente el año pasado, estaba leyendo un blog.  Decía: “si nuestro pelo es rizado es porque Dios ha visto que así somos más bellas.”  Una nueva paz inundó mi corazón.  Inmediatamente hablé con Dios y que me perdonara por estos pensamientos tan sin sentido.  Le he entregado mis complejos, es como si los llevara a la cruz, donde están todos mis dolores.  Jesús se entregó por mi. 
Dios me ha creado con todo cuidado, haciéndome bella de una manera única. Me miro ahora y me encanta mi pelo rizado y no me lo puedo imaginar de otra manera.  ¿Cómo he podido despreciar el cuidado de Dios en crearme como soy? 

El Hijo de Dios … me amó y se entregó a si mismo por mi. Gálatas 2:20


Te animo a entregar tu vida y todas tus inquietudes en las manos del Señor.  Lleva todas tus ansiedades, tus miedos y temores a la cruz de Cristo.  


Os dejo una receta de hidratación que hago para mi pelo, que también puede ser utilizado para pelos deshidratados por tintes, por el sol, etc.  La cantidad va de acuerdo con mi pelo, que es corto.  Si tienes pelo largo, doblar la cantidad. 


Mascarilla de Hidratación

1/2 aguacate en puré

1 + 1/2 cuchara de miel

1/2 cuchara de aceite de coco o de oliva virgen extra

1 cuchara de mascarilla de tu preferencia


Mezclar todo y aplicar al pelo lavado, no llegando a la raíz.  Dejar 20 minutos envuelto en una gorra térmica, o puedes utilizar papel de aluminio o plástico transparente.  Aclarar y secar como de costumbre.
En caso de pelo rizado, utilizar una crema después para finalizar y facilitar el peinado. 
** Si tu pelo es grueso, utilizar media cuchara de azúcar, y no miel

Rose

Crecimiento Personal, Equipo

Equipo: Anneli Waris

Voy a presentarme y contar algo de mí. 

Soy ciudadana del mundo, sin nacionalidad definida, una peregrina en la tierra, una mujer sencilla, una amante de la naturaleza, de los animales…, una admiradora de las pequeñas cosas que hacen que la vida sea maravillosa , amante de la familia y amante de Dios.

Y , dado que soy peregrina, creo que es muy importante hacer este trayecto de camino aquí en la tierra, sabiendo cuál es mi meta. Y mi meta es el cielo, sí, el cielo.  Quiero peregrinar de tal manera que pueda ir contagiando a otros para que se unan a este peregrinar.

Y es que el peregrinaje es maravilloso, sobre todo si sabes que hay alguien que siempre está a tu lado como fiel amigo, como ayudador, y consolador, y ese alguien es Dios. Mi hoja de ruta es la Biblia. En ella encuentro palabras de vida que me dan aliento, me corrigen, me enderezan, me levantan……y en medio de un mundo tan confuso que no sabe a dónde va, yo puedo estar arraigada en la roca, sabiendo que , aunque yo tambalee y tiemble, la Roca nunca  se moverá.

Mi vida transcurre como cualquier otra. Soy madre de tres hijos, uno ya estudiando fuera, Soy maestra, pero no ejerzo, dedico mi vida a mi familia y al voluntariado. Voy a la prisión , con el propósito de transmitir amor, esperanza y vida a aquellos que están pasando por una etapa muy complicada de sus vidas. Allí experimento que el amor hacia  ellos no viene de mí, sino de Dios. ¿¿Cómo puedo estar al lado de  alguien que ha asesinado a su mujer, hablándole de Dios??

Eso sólo es la obra de Dios en mí. Y ahí está el corazón del evangelio, EL AMOR DE DIOS

.La Biblia dice que estemos arraigados y cimentados en AMOR y dice más, que ya puedo hacer lo que sea, buenas obras, sacrificarme por los demás, etc…que si no tengo AMOR nada soy. 

EL AMOR ES LO QUE DA VALOR A NUESTRAS ACCIONES.

Anneli