Crecimiento Espiritual, Crecimiento Personal, Familia

La fuerza en los momentos difíciles

Hola mi amiga, soy Nataly. Soy brasileña, casada, madre de dos niñas, una de 6 años y otra de 3 años. Como profesión, elegí el camino de la belleza: he sido maquilladora profesional durante 10 años. Sin embargo, desde el nacimiento de mi primera hija, he optado por darle a mi carrera un poco de tiempo para aplicarme plenamente al cuidado de mi familia.

Confieso que no ha sido un viaje fácil. Es un viaje aparentemente solitario, en la mayoría de las veces. Podemos parecer prácticamente inútiles a los ojos de los extraños. Ser una madre a tiempo completo es dedicarte a una ocupación que no muestra resultados inmediatos. Sin embargo, veo cuánto he aprendido sobre el ser humano, sobre mí y sobre Dios mismo, mientras observo el crecimiento físico, emocional y espiritual de mis hijas.

Siempre he sido realista sobre los grandes desafíos que la maternidad impone. El más grande fue el descubrimiento de una infección asmática de mi hija mayor a principios de 2018, lo que llevó a un ingreso en el hospital durante 4 días. Entró en una crisis grave y llegó al hospital sin poder respirar sola, y fue hospitalizada allí durante 4 días.

Creo que fue uno de los momentos más difíciles de mi vida donde me sentí tan sola. Eso fue al principio, porque poco a poco vi a Dios a mi lado dándome la fuerza que necesitaba y protegiendo a mi hija de lo peor. Ella tenía cuatro años y medio, y yo estaba aterrorizada, llena de incertidumbre, no tenía respuestas a muchas de las preguntas que le hice a los médicos. Todo lo que dijeron fue: no sabemos cuándo podrá volver a casa. Me destrozó el corazón.

Creo que hoy, en todo el mundo, frente a esta pandemia que se ha desatado, estamos buscando respuestas, estamos buscando explicaciones, estamos buscando algo que nos dé paz. Sin embargo, parece que nadie tiene la respuesta, de hecho, parece que nadie puede calmar nuestros corazones.

Así que me gustaría decirles que en ese hospital, en medio del caos encontré paz en la palabra de Dios: la Biblia. Encontré paz cuando cerré los ojos y le pedí que se quedara allí conmigo, que me diera sabiduría, protegiera a mi hija y nos diera fuerzas para vivir lo que teníamos que vivir.

En este momento donde todo el mundo enfrenta el caos, tú y yo podemos volvernos a Dios nuevamente. Habla con El … pongamos nuestros miedos, ansiedades, incertidumbres ante Él, y sepamos que hay un Dios que nos ama, y que está dispuesto a comunicarse con nosotras.

Quiero dejar aquí un texto bíblico que me alienta en tiempos difíciles como la hospitalización de mi hija, como la que estamos viviendo en todo el mundo, o en cualquier otro momento difícil que se presente en nuestra vida.

Mientras callaba, envejecían mis huesos
de tanto gemir todo el día,
pues noche y día me abrumaba tu mano,
se extinguía mi vigor entre intensos calores. [ Pausa]
Pero yo reconocí mi pecado, no te oculté mi culpa;
me dije: “Confesaré mi culpa ante el Señor”.
Y tú perdonaste la maldad de mi pecado. [ Pausa]
Por eso todo fiel te implora
en los momentos de angustia;
y aunque a raudales se desborde el agua,
no les podrá dar alcance.
Tú eres para mí un refugio,
tú me proteges de la angustia
y me rodeas de cantos de salvación. [ Pausa]
Yo te instruiré y te enseñaré
el camino que debes seguir,
te aconsejaré y pondré mis ojos en ti.
No seáis como caballos o mulos que nada entienden:
con el freno y las riendas hay que dominar su brío,
pues de otro modo no se acercarán a ti.
10 Muchos son los sufrimientos del malvado,
pero el amor rodea al que confía en el Señor.
11 Alegraos en el Señor los justos, regocijaos,
gritad de gozo los de corazón recto.

Salmo 32:3-11

Nataly

manualidades

Tarjetas para el bebé

Hola chicas,

Os traigo hoy 2 modelitos de tarjetas para recién nacido.

¡Es que me encantan las ovejitas, las colecciono de todo tipo!

Esta otra de pollitos ¡a que son muy monos!!!

Podéis adaptarla conforme a los materiales y herramientas que tengáis. Usad estas como inspiración.

La llegada de un bebé es siempre motivo de gran alegría e ilusión.

¡Hay que celebrarlo!

La vida es una gran bendición que nos viene de parte de Dios y una señal de Su grande amor. 

Toda buena dádiva y todo don perfecto descienden de lo alto, donde está el Padre que creó las lumbreras celestes, y que no cambia como los astros ni se mueve como las sombras.

Santiago 1:17

Sueli

Familia, La oración

Ocho maneras de orar por tus hijos

La vida definitivamente cambia el día en que nacen nuestros hijos o que nos convertimos en madres, como quieras ponerlo. A nuestra lista de “preocupaciones” se suma el educar, instruir, cuidar, velar y luchar por el futuro de estas personitas que Dios ha puesto bajo nuestras alas. Con razón las ancianas siempre dicen a las jóvenes: “a partir de ahora tu vida nunca será igual”. Y tienen razón, no lo es.

Sin embargo, a veces corremos el peligro de volvernos madres tan temerosas que no disfrutamos la bendición de criar a nuestros hijos porque el miedo a lo que pueda suceder nos roba el gozo. Y sí, sé que muchas veces tenemos motivos más que suficientes porque la salud les falla, las cosas en la escuela no van bien, toman malas decisiones, etc. Pero por otro lado, no podemos olvidar que antes de ser nuestros, le pertenecen a Dios. Él sabía de antemano todo lo que sucedería con estas vidas y que no está bajo nuestro control. Hace un tiempo hablé de ello en este video porque la realidad es que los hijos son de Dios.

Lo que sí tenemos bajo nuestro control es pelear la batalla por sus vidas. ¿Cómo? Orando. Después de haber hecho todo lo que nos corresponde, y me refiero a instrucción, disciplina, y demás, tenemos que descansar en que hasta ahí pudimos llegar. El resto lo tenemos que pelear orando.

Así que hoy voy a compartir contigo algunos pasajes para orar por nuestros hijos. Parte de esta guía la escribí hace algún tiempo pero hoy te regalo una versión aumentada que espero te ayude en esta batalla. Estas oraciones están basadas en los pasajes citados.

Por su crecimiento físico.

“…el niño crecía sano y fuerte”, (Lucas 2:40).

Que conozcan al Señor y tengan una relación personal con él.

“Todos los que crean en él y lo reciban, tienen derecho de llegar a ser hijos de Dios. Ellos nacen de nuevo, por medio de un nacimiento que proviene de Dios” (Juan 1:12-13).

Que el plan y propósito de Dios se cumplan en sus vidas.

“Señor, lleva a cabo los planes que tienes para su vida, pues tu fiel amor, oh Señor, permanece para siempre. No les abandones, porque tú les creaste”, (Salmos 138:8).

Que sus vidas glorifiquen a Dios.

“Ellos, en su justicia, serán como grandes robles que el Señor ha plantado para su propia gloria… que muestren su confianza en ti al obedecer tus leyes y que el deseo de su corazón sea glorificar tu nombre”, (Isaías 61:3, Isaías 26:8).

Que obedezcan a Dios y su Palabra

“Procura que nunca se aparte de tus labios este libro de la ley. Medita en él de día y de noche, para que actúes de acuerdo con todo lo que está escrito en él. Así harás que prospere tu camino, y todo te saldrá bien…Los jóvenes se mantienen puros obedeciendo la Palabra de Dios”, (Josué 1:8 Salmos 119:9).

Que busquen siempre la sabiduría de Dios y aprendan a tomar buenas decisiones

El temor del Señor es la base de la sabiduría. Conocer al Santo da por resultado el buen juicio… el Señor concede sabiduría, de su boca provienen el saber y el entendimiento… La sabiduría les salvará de la gente mala, de los que hablan con palabras retorcidas y de la mujer inmoral… Adquirir sabiduría es amarse a uno mismo; los que atesoran el entendimiento prosperarán”, (Proverbios 9:10, 2:6, 2:12, 19:8)

Que vivan su juventud para Cristo.

“Que no dejen que la emoción de la juventud les lleve a olvidarse de su Creador. Que lo honren mientras sean jóvenes, antes de que llegue la vejez y digan: ‘La vida ya no es agradable’”, (Eclesiastés 12:1).

Que tengan definida su identidad se*ual, dada por Dios, y que huyan de toda inmoralidad.

“¿No se dan cuenta de que los que hacen lo malo no heredarán el reino de Dios? No se engañen a sí mismos. Los que se entregan al pecado se*ual… o cometen adulterio o son prostitutos o practican la homosexualidad… ninguno de esos heredará el reino de Dios. Porque Dios los compró a un alto precio. Por lo tanto, honren a Dios con su cuerpo…” (1 Corintios 6:9-10).

Que sean un ejemplo para su generación

“Que no permitan que los subestimen por ser jóvenes sino que sean un ejemplo para todos los creyentes en lo que digan, en la forma en que viven, en su amor, su fe y su pureza” (1 Timoteo 4:12).

Que aprendan a huir de la tentación

“Señor que huyan de todo lo que estimule las pasiones juveniles. En cambio, sigan la vida recta, la fidelidad, el amor y la paz. Que mis hijos aprendan a disfrutar del compañerismo de los que invocan al Señor con un corazón puro” 2 Timoteo 2:22.

Que se guarden puros para el esposo o la esposa que tendrán y sean fieles.

“Que aprendan a honren el matrimonio, y mantenerse fieles el uno al otro. Con toda seguridad, Dios juzgará a los que cometen inmoralidades sexuales y a los que cometen adulterio…que entiendan que su cuerpo es el templo del Espíritu Santo, quien vive en ellos y les fue dado por Dios”, Hebreos 13:4, 1 Corintios 6:19.

Que siempre la bendición de Dios sobreabunde en su vida

“Toda la alabanza sea para Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien nos ha bendecido con toda clase de bendiciones espirituales en los lugares celestiales, porque estamos unidos a Cristo.” Efesios 1:3

Como siempre te digo, esto es solo un punto de partida. Puedes agregar muchos otros pasajes. Orar con la Palabra de Dios nos ayuda a orar conforme a la voluntad de Dios y con un corazón alineado al suyo.

Te invito a dejar tu comentario con respecto a la serie y también a compartir los artículos si están siendo de bendición para tu vida.

Bendiciones,

Wendy

PUBLICADO ORIGINALMENTE EN WENDYBELLO.COM

manualidades

Tarjetas y marca-página para las mamás

Ya pensando en el día de la Madre, y esperando que la podamos ver, aquí van algunas ideas. Yo recomiendo, que aunque no la puedas ver para entonces, que le prepares algo especial. Puedes sacar fotos del proyecto y celebrarla por video-conferencia o Whatsapp. Ya llegará ese momento especial en el que podáis estar juntas, con besos y abrazos, y podrás dárselos en mano.

1) Una tarjeta “tri-fold” – doblada en 3 partes

La decoración puede ser totalmente a tu gusto con lo que tengas en casa.  Esto es lo bonito del scrapbooking: la posibilidad de añadir diferentes medios artísticos y diferentes materiales para crear algo único.  

Se cierra con velcro.  En cada espacio que ves, puedes añadir fotos o tarjetas con poemas o una dedicatoria. 

Cuando está abierta, se puede apreciar el espacio que hay para escribir, añadir una o más fotos, etc. 

En la última parte con retales sobrantes, se adiciona una etiqueta.

Ideas: 

1) utilizar papel de doble cara para poder “jugar” con los retales sobrantes como en el caso de la etiqueta y el bolsillo. 

2) envejecer toda la tarjeta con el mismo tono para unificar el diseño. 

3) poner varias etiquetas con mensajes de los diferentes hijos o nietos.  

2) Una tarjeta sencilla.  Necesitas una cartulina lisa base, un papel decorativo que coordine a tu gusto, un sello o impresión desde el ordenador y pegamento.  Sencillo ¿no?  Si tienes la big shot y un cortador parecido, pues utilízalo.  Se puede utilizar unas blondas también. 

Tenía un sobre y he puesto la misma decoración.  Ha quedado muy delicado y femenino.  

3) Esta última es solo para mostrar que si tienes un papel bonito, no hace falta mucho más.  En este caso, un papel pegado, una pegatina a juego (puede ser un recorte del propio papel) con ‘foam’ y una etiqueta.   

Siento que la foto no está muy enfocada. 

Y por último, una idea extra que nuestras amigas nos enseñaron. Es un sencillo marca página que puede ser un detalle especial para cualquier mamá.  Necesitarás una cinta, una goma de pelo y un botón grande, de preferencia decorativo.

Espero que os hayan gustado estas ideas.  Son muy sencillas pero muy bonitas.  Os dejo con este pasaje muy especial que habla de una mujer especial en la cual podemos inspirarnos como madres:

Abre su boca con sabiduría
y su lengua instruye con cariño.

Vigila la marcha de su casa
y no come el pan de balde.

Sus hijos se apresuran a felicitarla
y su marido entona su alabanza:

“Muchas mujeres han hecho proezas,
¡pero tú las superas a todas!”.

Engañoso es el encanto y fugaz la belleza;
la mujer que respeta al Señor es digna de alabanza.

Recompensadle el fruto de su trabajo
y que sus obras publiquen su alabanza.

Proverbios 31:26-31

Mara

Salud y Belleza

Maquillaje para niñas, ¿sí o no?

Quizás por influencias de la madre o la media, cada vez más temprano las niñas se están haciendo “mini-adultas”.

El maquillaje para niñas debe ser solamente por diversión, por esta razón los envoltorios tan coloridos y alegres.

No es adecuado para el uso de lápices para ojos, sombras, mascarillas y lápices de labio de colores vibrantes. Ideales son los productos de brillo que revelan sencillamente un juego entre madre e hija. Además no quita la belleza natural de las niñas.

Como mamás, necesitamos mucho cuidado para no influir de forma negativa en este area de la vida de nuestras hijas, una vez que como niñas, en su mayoría, buscan seguir el modelo de las mamás, lo digan o no.


Que Dios as capacite para hacer el mejor trabajo posible como madres. Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre,

 Y no desprecies la dirección de tu madre; Porque adorno de gracia serán a tu cabeza,
Y collares a tu cuello.
Proverbios 1: 8-9

Andréia

Familia

Carta de una mamá a otra

Querida mamá, compañera de batalla en esto de criar hijos:

Hoy quiero dejarte esta nota ya sea que te encuentres de un lado u otro de la situación. Imagina que estamos conversando frente a frente, con una taza de café, como amigas de hace muchos años. 

Cuando te encuentres con otra mamá, no cedas a la tentación de juzgar la manera en que cría a sus hijos. Tú solamente estás viendo un lado de la moneda, no conoces la historia completa. No compares su estilo de crianza con el tuyo, ni creas que porque tú haces las cosas de una manera necesariamente todo el mundo debe hacerlas así. Cada hijo es diferente, cada familia es diferente. 

Evita dar consejos no solicitados. Por lo general las personas, cuando quieren un consejo, lo piden. Y si no fuera así, si realmente crees que es necesario y existe la confianza suficiente, espera al momento más oportuno y ora por sabiduría y mucha gracia para tus palabras. 

Dice el libro de Proverbios: «El consejo oportuno es precioso, como manzanas de oro en canasta de plata» (25:11). ¿Palabra clave? Oportuno. Hay un momento para cada cosa, y no siempre es el momento ideal para dar consejos, especialmente si suena más a juicio que a consejo. No olvides que tú y yo, como hijas del Padre celestial, somos un producto de su gracia, infinita, inmerecida, cada día. 

Esa mamá a la que tan fácil juzgamos pudiera ser nueva en la tarea, puede que no haya tenido una familia que le sirviera de modelo, tal vez está luchando por hacer las cosas lo mejor que puede y, no obstante, siente que se le acaban las fuerzas. Si algo necesita de nosotros quizá es una palabra de ánimo, una sonrisa, una invitación a un café, un preguntarle cómo está, o simplemente tomar la decisión de orar por ella y su familia. 

Jesús es nuestro mejor modelo de otorgar gracia al que la necesita. ¡Tantos encuentros tuvo con personas que quizá tú y yo hubiéramos evitado hoy, o a quienes juzgaríamos implacablemente! Aprendamos del Maestro. 

Es mejor que nos sangre la lengua por morderla para no decir lo que no debemos y no que atravesemos el corazón de alguien con palabras hirientes, con miradas de juicio y falta de amor. 

¿Estoy defendiendo el no escuchar consejos o no darlos? ¡Claro que no! Lo que estoy proponiendo es quitarnos la toga de juez que a veces nos adjudicamos. Estoy proponiendo que en lugar de autoproclamarnos expertas en crianza asumamos el rol de compañeras de lucha. Estoy haciendo una invitación a toda mujer, incluso si no es mamá, a que practiquemos lo que nos enseña la Palabra de Dios en pasajes como este:

«No salga de la boca de ustedes ninguna palabra mala (corrompida), sino sólo la que sea buena para edificación, según la necesidad del momento, para que imparta gracia a los que escuchan» (Efesios 4:29). 

¿Lo viste? Palabras que edifiquen, es decir que sean buenas, útiles, y con gracia. 

Esta es una palabra de exhortación, no de crítica. Te la comparte alguien que ha estado de ambos lados. Alguien que ha sido herida por palabras de juicio, y que sin dudas también en algún momento las ha dicho o las ha pensado… porque así de malvado es nuestro corazón humano. Sin embargo, podemos vivir transformadas si tenemos a Cristo. 

Seamos mujeres diferentes, ¡a eso nos ha llamado Dios! 

Wendy

Publicado originalmente en wendybello.com

Cosas de Casa, Crecimiento Personal, Familia

Edurne Mencia: Familias Felices

Todas las familias felices se parecen unas a otras; pero cada familia infeliz tiene un motivo especial para sentirse desgraciada”. 

Así comienza Anna Karenina, de León Tolstoi. 

En el caso de esta novela es la infidelidad y el deterioro del matrimonio lo que les hace infelices. En el caso de otras familias puede ser la enfermedad, las malas decisiones, los hijos que se meten en problemas, las adicciones, los problemas financieros… 

Cada familia tiene problemas distintos, luchas distintas, razones distintas para sentirse infelices. 

No podría contarte la cantidad de emails y mensajes que me llegan de mujeres que se desahogan conmigo o que me piden un consejo para alguna situación determinada. Cientos de historias de hogares rotos, de familias destrozadas, de mujeres que no dan más y que recurren a una extraña para dejar salir lo que hay en su corazón. 

En esos momentos de incertidumbre, de dolor, en el que nos sentimos tan desgraciadas, nos damos cuenta del vacío inmenso en nuestro corazón. 

Algunas confiamos en nosotras mismas, en nuestra propia capacidad para llenarnos a través de nuestra propia habilidad y capacidad… y terminamos dándonos cuenta de que no somos suficiente. 

Otras confiamos en otros, en las personas que nos rodean, tratando de llenarnos de aprobación y afirmación, de expectativas… y terminamos desalentadas y desanimadas al comprobar que nadie es perfecto y que también los demás se equivocan. 

Otras más confiamos en nuestras posesiones, en lo material, para hallar seguridad… y terminamos comprendiendo que el dinero no da calor por la noche ni alimenta el alma. 

Nada de esto funciona. ¿Qué hace, en última instancia, que una familia sea “feliz”? ¿Que un matrimonio funcione? ¿Qué nos sintamos “llenas”? ¿Es la ausencia de problemas? 

No, no lo es. 

Es la presencia de Cristo. 

Romanos 15:13

“ Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo.”

Lo único que nos puede ayudar a superar nuestros motivos especiales para sentirnos desdichadas es Cristo. El único que nos puede llenar es Cristo. 

Y, una vez que comprendemos esto, una vez que somos plenamente conscientes de que todo lo que vivimos cambia radicalmente de perspectiva cuando lo vivimos en el Hijo de Dios, somos capaces de levantar la cabeza y volver a respirar. 

Quizás nuestra situación familiar no cambie cuando dejamos que Dios lleve el timón y sea Él quien nos guíe. Pero nosotras sí habremos cambiado. Ya no seremos las mismas. Ya no veremos nuestros problemas de la misma manera. 

¿Te estás ahogando hoy en tu necesidad? ¿En tu problema familiar? ¿En tu desdicha particular? Deja que Cristo te transforme hoy, que transforme tu perspectiva y que te lleve de la mano en la situación que estés viviendo, sea la que sea. 

Isaías 41:13

Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo”.

Contenta en Su servicio, 

Edurne

Espiritualidad, Familia, La Biblia

Edurne Mencia: “Mi legado”

http://dulcefragancia-mujer.blogspot.com.es/2014/04/nueva-colaboradora-edurne-mencia.html

Hoy estamos tristes. Nuestro equipo pierde una colaboradora. Edurne Mencia se ha ido con el Señor. Queda nuestra confianza de que un día nos reencontraremos. Nosotros nos quedamos con sus escritos, sus enseñanzas y la inspiración que compartía.

Queremos continuar publicando los muchos artículos que ha dejado para que más y más mujeres podamos aprender y hacer cambios en nuestras vidas para alinearnos con el Señor. Este era su deseo.

Edurne, te extrañaremos pero sabemos que estás el los brazos de Aquél que siempre te ha inspirado, al que amabas y servías. Podemos imaginar el momento de este encuentro maravilloso.

Hoy compartimos uno de sus artículos que habla directamente a este momento. Ella ha dejado un legado. Mientras lo leemos, oremos por sus hijos.

Mi Legado por Edurne Mencia: El Viaje de una Mujer

Un legado es todo aquello que pasa de padres a hijos. Como mamá, quiero que mis hijos afronten su vida en las mejores condiciones posibles, trabajando para dejarles cosas materiales. Como mamá a la manera de Dios, es mi deber trabajar igual de duro (o más) para dejarles a mis hijos un legado espiritual.

Mi legado espiritual.

El impacto que mi vida tiene y va a tener no sólo sobre mis hijos, sino sobre las generaciones futuras después de ellos.

Hay cosas que nuestros hijos heredan de nosotras sobre las que no tenemos ningún tipo de control: la estatura, el color de ojos, el cabello liso o rizado, la piel blanca u oscura… pero hay otras sobre las que debemos ser totalmente intencionales. 
Jueces 2:10

Y toda aquella generación también fue reunida a sus padres. Y se levantó después de ellos otra generación que no conocía a Jehová, ni la obra que él había hecho por Israel.”

Debemos ser intencionales no sólo en enseñar a nuestros hijos lo que la Biblia dice, sino también en ser un modelo positivo de lo que significa tener una relación personal con Cristo y vivir de acuerdo a la Palabra de Dios. Debemos ser intencionales en mostrarles cómo servir al Señor, cómo servir a otros, vivir de acuerdo a principios y valores, amar la iglesia… Pasar a la siguiente generación un legado con valor eterno es mucho más importante que dejarles uno material.

Si no enseñamos a nuestros hijos a seguir a Cristo, el mundo les enseñará a no hacerlo”.

Aunque no te des cuenta, ya estás formando tu propio legado, estás teniendo un impacto en la vida de tus hijos a través de la forma en la que……oras…alabas…demuestras tu amor por Dios…hablas…respondes a las dificultades…superas (o no)  tus malas actitudes y hábitos…manejas la decepción…tratas a tu familia…gastas tu tiempo cada día…

¿Qué clase de impacto estás teniendo en la vida de tus hijos? ¿Qué tipo de legado estás construyendo? Hay tres cosas que no se pueden recuperar: las palabras, una vez que salen de tu boca, los momentos, una vez que pasan y el tiempo, una vez que se va ¿Qué palabras estás usando con tus hijos? ¿Qué sale de tu boca cuando te diriges a ellos? ¿Estás aprovechando cada momento para hacer un impacto positivo en la vida de tus hijos? ¿De qué forma utilizas tu tiempo cada día?

Los cristianos de hoy debemos pelear la batalla por las almas y el destino eterno de nuestros hijos” Kathy Howard

No puedes decidir por tus hijos. No te toca a ti decidir cuál va a ser su destino eterno. Pero sí es tu responsabilidad equiparlos de la mejor manera posible para que por sí mismos y con la ayuda del Espíritu Santo puedan desarrollar una relación personal con Cristo y tener una vida espiritual activa, comprometida y productiva.

Mi legado comienza de rodillas, batallando por las almas de mis hijos.

Quiero dejarte algunas cosas que podemos hacer para comenzar a construir nuestro legado espiritual:
– Involucra a tus hijos en cada aspecto de tur elación con Jesús: ora con ellos, lee con ellos, memoriza con ellos, sirve con ellos.
– Crea recuerdos y tradiciones espirituales, no atesores solamente fotos de cumpleaños y logros académicos
– Muéstrales su nombre escrito en tu Biblia junto a los versículos con los que oras por ellos.
– Decide cuáles son los valores y las virtudes bíblicas que deseas inculcar en tus hijos y comienza a ser intencional en vivirlos para poder transmitírselos a ellos (puedes comenzar con nuestro calendario de oración “31 virtudes bíblicas para orar por nuestros hijos”)
– Regala a cada uno de tus hijos una Biblia especial y diles por qué es especial.
– Comparte con tus hijos tus experiencias como creyente: cómo llegaste a Cristo, cuáles son tus dones y cómo los descubriste, tus versículos favoritos, tus sueños para Dios, en qué te sientes mejor trabajando en la obra…
Deuteronomio 6:6-9, 12, 20-21

Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.Cuídate de no olvidarte de Jehová, que te sacó de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.Mañana cuando te preguntare tu hijo, diciendo: ¿Qué significan los testimonios y estatutos y decretos que Jehová nuestro Dios os mandó? entonces dirás a tu hijo: Nosotros éramos siervos de Faraón en Egipto, y Jehová nos sacó de Egipto con mano poderosa.”

Comienza a edificar tu legado eterno… hoy.

Desafío para esta semana: Escribe una carta a cada uno de tus hijos. Cuéntales detalles de su vida, cómo fue su nacimiento, anécdotas y recuerdos que estén grabados en tu memoria. Háblales también de cómo te sentiste tú, tus emociones. Cuéntales cuáles son tus anhelos como madre, tus sueños, tus objetivos, lo que esperas para su futuro. Compárteles tus oraciones por ellos, versículos que guían tu visión como madre. Puedes darles la carta el día de su mayoría de edad, de su matrimonio, o incluso guardarla para cuando tú faltes. Tómate un tiempo para hacer de este ejercicio algo especial, algo que atesoren cuando tú no estés. Que sea parte de tu legado.

Salud y Belleza, Uncategorized

Madres y bellas…

Hola chicas! ¿Cómo estáis?
Primeramente dejádme decir que me encanta  dirigirme a vosotras, es un momento del mes muy especial para mí.
Os escribo algo sobre Proverbios 31, un libro muy interesante de la Biblia. En este pasaje de la Biblia, Dios nos enseña muchos valores que las mujeres deben buscar.
En esta nueva publicación pensaba escribir algo sobre la belleza y el maquillaje.  Comparto un consejo al final, pero a cada día que pasa más me convenzo que la belleza real no está en el color de los labios, o de las mejillas, sino que nace dentro del corazón.

Pinterest

Así que además de daros un consejo de belleza, quisiera abordar, una vez más, la belleza interior:  Ser una madre que agrada el Señor, y a la vez, un ejemplo para los niños.
Todavía soy joven y, a pesar de estar casada hace casi 3 años todavía no soy mamá. He soñado con este momento, y creo que va a llegar en el momento oportuno!  Pero tengo una madre muy especial, que me ha servido de ejemplo.
Quisiera compartir unos versículos que sugieren cómo debe ser una madre que agrada al Señor y que pueda hacer la diferencia en la vida de sus hijos.

Pinterest

Proverbios 31:21 Cuando nieva, no teme por su familia,
pues todos ellos visten ropas dobles.
Madre que cuida, la comida de la madre, el regazo de la madre… no hay nada igual.

Proverbios 31:26 Habla siempre con sabiduría,
y su lengua se rige por la ley del amor.
A menudo se necesita un consejo, un abrazo, y a veces una corrección.  La corrección es un reto para cualquier madre, pero si es hecha con amor, y es positiva, nos va a ayudar a madurar en la vida.
Proverbios 31:30 y 31 La belleza es engañosa, y hueca la hermosura,
pero la mujer que teme al Señor será alabada.31 
¡Reconózcase lo que ha hecho con sus manos!
¡Sea alabada ante todos por sus logros!
Qué bueno tener una madre que se cuida, pero que por encima de todo valora las cosas eternas.

Proverbios 1:7 El principio de la sabiduría es el temor al Señor;Los necios desprecian la sabiduría y la enseñanza.Ser una madre ejemplar es temer y buscar a Dios y Su sabiduría.
Tengo una madre que es así.  No ha sido perfecta, pero siempre ha seguido a Dios, lo que ha hecho la diferencia en mi vida, en mi adolescencia, y en las decisiones que he tomado.
Ella me ha enseñado que debería depender de Dios y buscarle siempre.  Hubo momentos difíciles en mi vida, bifurcaciones en mi camino… siempre que tuve que tomar una decisión me acordaba de mi madre como ejemplo. Ser madre es algo muy especial, ya que marcan nuestras vidas, y esto no está basado en el exterior: en el maquillaje que lleva o si va o no a la moda.

Pinterest

Un día deseo ser madre, por eso quiero meditar en estos versículos y ser una mujer aprobado por Dios.  Quiero a la vez pasar estos valores a mis hijos: valores que el tiempo no quita, que son eternos y nos ayudan a vivir correctamente.


Feliz Día de la Madre a todos los que ya son madres y a las chicas que sueñan un día serlo!
Ahora os dejo con un consejo sencillo de belleza para que las mamás puedan lucir lo mejor en este día: Cómo conseguir que el colorete dure más en las mejillas:


– Por encima del colorete en polvo, aplicar una capa del mismo color de colorete en crema, con los dedos y suavemente hasta llegar al tono deseado.  ¡Así el colorcillo de las mejillas durará todo el día!

Nataly