Crecimiento Personal, Familia

La comunicación en familia

¿Os ha pasado alguna vez que queriendo decir algo, acabais por decir una cosa diferente?  Pues, enhorabuena, ¡eres humana!

El arte de comunicarse adecuadamente es algo que se puede aprender.  Hay pequeños pasos y técnicas que nos pueden ayudar para una mejor comunicación. 
Desafortunadamente, las personas que más queremos, son las que más sufren con nuestras palabras, porque están a nuestro lado en los momentos de mayor estrés, cuando hemos recibido noticias no deseadas o cuando hemos sido maltratados por alguna circunstancia. 
Nuestra tendencia es decir lo que en verdad no deseamos, pero no podemos contenernos.

Quisiera compartir algunos pasos/consejos para mejorar la comunicación, encontrados en Educación Emocional:
1. Lo que vas a decir … ¿soluciona algo?
2. Trabaja el auto control: momento, escribe, enfría y apaga. 
3. Sugiere, no ordenes.  Sustituye el “tienes que” por “¿qué te parece?”
4. No es “te lo dije”, sino “¿en qué te puedo ayudar?”
5. A la basura con “jamás, siempre, nunca”.
6. Sustituye “eres un” por “me molesta cuando …”
7. Baja el altavoz y el tono agresivo. 
8. Necesitas argumentos y razones, en lugar de agresividad e ironía. 
9. Recuerda que quien está contigo es una persona. 
10. La calidad de tus relaciones personales depende de tu comunicación.

Os dejo también algunas referencias Bíblicas que ayudan a las relaciones humanas…


Santiago 1:19″Mis queridos hermanos y hermanas, sed prontos para oír, tardos para hablar y lentos para la ira”

Proverbios 15:1″Una blanda respuesta ahuyenta la ira, pero la palabra áspera provoca la cólera”.

Efesios 6:4″no provoquen a sus hijos con la ira, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor”

Mara

Familia

Enseñando sobre la solidaridad en casa

Las imágenes de los refugiados en estas últimas semanas nos superan. La situación mundial de guerras, eternos conflictos y hambrunas es realmente preocupante. ¿Cómo podemos abordar estas realidades en casa?  Nuestra fe nos recuerda las palabras de Jesús:Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me disteis alojamiento;  necesité ropa, y me vestisteis; estuve enfermo, y me atendisteis; estuve en la cárcel, y me visitasteis.”  Y le contestarán los justos: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, o sediento y te dimos de beber?  ¿Cuándo te vimos como forastero y te dimos alojamiento, o falto de ropa y te vestimos?  ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y te visitamos?” El Rey les responderá: “Os aseguro que todo lo que hicisteis por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, por mí lo hicisteis.”  Mateo 25:35-40

Nuestros hijos aprenden mucho más de aquello que hacemos que de lo que decimos. Nos pueden ver consternados frente a las imágenes de las noticias, pero vernos recolectar la ropa de invierno que aun está en buen estado o comprar algunos kilos de arroz o legumbres más para llevar a algún centro que atienda a personas con necesidad, será el ejemplo que llegue a su corazón, a su mente y a su misma voluntad de hacerlo ellos mismos algún día. Podemos hablar de lo mucho que hemos recibido de Nuestro Padre y lo mucho que deseamos compartir ese amor con los demás, pero hasta que no demostremos con hechos, especialmente a los menos afortunados, nuestra intención de hacerlo, no estaremos siendo coherentes con nuestras palabras. La  enseñanza de Jesús fue importante; los pequeños gestos, son grandes en realidad, y hechos en el nombre de Jesús llegan a bendecir con la bondad y el amor de Dios en gran manera. Unamos nuestras fuerzas en familia para ser solidarios y tener un impacto en nuestras comunidades. 

Como familia podemos hacer cosas juntos. Pensemos a quién podemos ayudar. Haced una lista de personas  que necesiten vuestra ayuda, ánimo o tal vez una simple visita. Hay muchas persona mayores en nuestros vecindarios que necesitan del cariño de generaciones más jóvenes.  Como familia es una buena manera de visitar y animar a persona enfermas o solas, enseñando así también el valor de la amistad y la compasión a nuestros hijos. Aquí os dejo unas ideas:

  1. Este es sencillo y personal, ¿eres buen repostero/a? Elabora unas rosquillas o torrijas o cualquier dulce y envuélvelo para regalo. Entrégaselo a un vecino o amigo que necesite un poco de ánimo, no olvides escribirle una notita que alegrará su día.
  2. Busca información en tu ayuntamiento o en tu iglesia acerca de organizaciones serias y confiables que estén ayudando en las actuales crisis mundiales. Tomaos tiempo en familia para decidir cual sea la mejor ONG, centro de acogida o esfuerzo solidario al que decidáis ayudar. 
  3. ¿Tienes tiempo? Dedícate al voluntariado en tu comunidad una vez a la semana o una vez al mes con tus hijos. Es bueno para toda la familia. Hay muchas oportunidades, tus hijos pueden pasear mascotas abandonados y acogidos en alguna protectora de animales, puedes ofrecerte a leer cuentos a niños en la biblioteca, o acompañar a personas mayores  haciendo manualidades sencillas en residencias de ancianos. 
  4. No sobreprotejas a tus hijos del conocimiento y trato con personas que  tengan enfermedades o discapacidades. Si tus hijos te hablan de alguien nuevo en le colegio este año con alguna dificultad física, hablad de ello con naturalidad  e intenta ver si hay algo que se puede hacer para apoyar a ese compañero. Tal vez ayudarle con los deberes o pasar tiempo con él conociendo y adaptándose a su situación, será enriquecedor para ambos. 
  5. Deja que alguna idea nazca de ellos mismos. Haz preguntas que les ayuden a pensar de qué manera ellos sienten que pueden ayudar a los demás. Cuándo nazca de ellos sabrás que es verdaderamente un valor que están adquiriendo y que probablemente emplearán a lo largo de su vida.  Además, esa iniciativa propia nos lleva a esos momentos tiernos, que como padres nos alegramos de ver a nuestro hijo, por ejemplo, regalar algo suyo a alguien que lo pueda necesitar más que él.

Hay muchas cosa más que podríamos añadir a esta lista y lo cierto es que cada una de ellas contribuirá a una familia más unida. ¿Por qué? Porque es más fácil mantener la perspectiva cuando toda la familia está involucrada en ayudar a los demás. C.S Lewis lo dijo bien, “Ser humilde no es pensar menos de uno mismo, si no menos EN uno mismo.” Este tipo de humildad mata otros grandes enemigos de la unidad familiar como son los rencores, las rencillas, las envidias y las comparaciones. Pensar en los demás te ayuda a valorar a todos los que te rodean empezando por los que están cerca de ti. 

Ángela

Crecimiento Personal, Espiritualidad, Familia, Uncategorized

¿Perder un hijo y vencer el dolor? Sí, se puede.

El 12 de Septiembre del año 2003, murió nuestro hijo mayor David, mientras practicaba submarinismo frente a la isla de Es Vedrá en Ibiza, a la edad de 29 años.

Él era el mayor de nuestros seis hijos y su muerte nos dejó como familia, completamente conmocionados, devastados y en estado de shock. Unas horas antes estábamos tranquilamente cenando cuando sonó el teléfono para anunciarnos que David no había vuelto a casa, que estaba pescando y que siempre llegaba antes de esa hora.

Entonces, recuerdo: el corazón empezó a latirme fuertemente pero procuré con todas mis fuerzas aferrarme a lo que estaba haciendo, intentando captar el sentido de la película que veía en la televisión, a pesar de que intuía que algo iba mal, muy mal.

Las horas que precedieron al hallazgo de su cuerpo fueron interminables. Mi hermana Patri estuvo conmigo durante estas horas angustiosas de búsqueda, y de incertidumbre, siendo para mí un bastión de incalculable valor. Me transmitió una serenidad y una paz extraordinarias que me permitieron afrontar los primeros momentos sin derrumbarme.

CUANDO EL MUNDO SE DESMORONA
El desenlace se produjo cuando recibí la llamada de mi esposo, al que acompañaban el resto de nuestros hijos, al comunicarme que habían hallado el cuerpo… Y entonces, en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, la vida que conoces se detiene. Tu mundo se desmorona y crees (Continuar leyendo en Protestante Digital)

Gina

Decoración, Familia, Recetas

Celebrando en familia: Cake Pops (piruletas de bizcocho)

Siempre me han encantado los cake pops y pensaba que sería muy difícil de hacer.  Después de buscar mucha información en la red y hablar con mi amiga Sonia, me animé a intentar. Aquí va un publicación de mi blog El Rincón de Mara, de hace unos años:

Bueno, si estás en España y quieres hacer un cake pop como los que nos enseñan en la red, tendrás que gastar bastante porque los productos que utilizan son importados.  Yo me atrevería decir que no haces una receta por menos de 25 euros.  A lo mejor exagero, pero no mucho.  Así que va mi versión Spanish!!

Cake Pops (para mi hijo y para mi marido, un día separa sus cumpleaños)

Empezaremos por los ingredientes … todos de Mercadona:

Una Coca de Azucar, pueden ser magdalenas también en cantidad proporcional
1 tarrina de crema de queso
fideos, colorines para tarta, coco rallado, nueces picadas (un poco, a tu gusto)
Chocolate blanco, con leche o negro (una barra para cada 10-12 pops)
Esta receta ha cundido 50 cake pops.
Palos para brochetas
Primero se deshace el bizcocho como una harina y se añade la crema de queso, mezclando  hasta  que se haga una  masa.

Hacer bolitas de unos dos centímetros de diámetro más o menos. 

La textura es de una plastilina, inclusive puedes cortar en formas como corazones, estrellas, etc. Como era la primera vez, me  he decidido por la más facil.  

Una vez que estén hechas las bolitas, llevar al congelador por 30 minutos. Una vez que las
saques, un poco por ver para mantener la temperatura, derrite una parte de una de las
barras de chocolate.  He utilizado palillos para brochetas, cortando unos centímetros del
final afilado.  Se moja uno de los lados en el chocolate. 

Y se mete más o menos hasta la mitad en la bolita.  El hecho de estar congelado ayudará mucho a que se mantenga y que el chocolate se seque.  

Una vez que todas estén listas, llevar al congelador por 30 minutos o más. Sacando, para el próximo paso, poco a poco unas cuantas para trabajar. 

Organizarse para decorar.  Derretir el chocolate, ahora puedes hacer una barra por vez.
Organizar algunas decoraciones y un bol u otro recipiente decorado para ser la base.  Para colocar los pinchos, yo he utilizado unos trozos de espuma de poliestireno y los he cubierto con papel de seda.  

Sumergir cada bolita en el chocolate derretido y decorar inmediatamente, como ya están congeladas el chocolate se seca rápidamente. 

Este es el momento divertido donde puedes hacer lo que quieras, siempre luce mucho y vas a impresionar a tu familia y amigos.  Mantener en la nevera hasta la hora de servir.  

Preparada para sorprender a mi marido … el primero en cumplir años. 

Le sorprendí en la cena especial para parejas de nuestra comunidad cristiana.

¡Espero que os haya gustado!

“Y dijo Josué a todo el pueblo [de Israel]. . . escogeos a quién sirváis. . . pero yo y mi casa serviremos al Señor” (Josué 24:2, 15).

Mara

entretenimiento, Familia

¡Socorro! los niños siguen de vacaciones 3

Hoy ya terminamos nuestra serie con las actividades para la cajita:  
“Qué hacer cuando me aburro”


Ya cubrimos varias de las ideas, ahora continuamos a partir de la 13 siendo que de 10 a 12 son claras …

1. leer un libro o “tal” libro, (cesto de libros)

2. colorear un libro o página imprimida de antemano ( la idea del cesto de pinturas)

3. Jugar a las cartas (solitario o en grupo si hay más hermanos)

4.  Jugar con la plastilina, dependiendo de la edad.

5. ver una película

6. Jugar con agua

7. Hacer burbujas

8. jugar con el balón

9. Juegos de palabras u otros (scrable)

10. cuadernos de revisión del cole

11. ayudar a cocinar

12. ayudar a limpiar las ventanas (considerando la seguridad) con derecho a una limonada hecha por mamá


13. Pintar con los dedos

14. ir al parque

15. piscina (si la tienes) o jugar en la bañera con agua fresca.

16. ver sus álbumes de fotos

17. escoger algo del cesto de diversión

Receta de Pintura de Dedos, es comestible así que no tienes que preocuparte con
intoxicaciones:
 
1 tazas de maizena
1 taza de agua fría
4,5 tazas de agua hirviendo
colorante alimentario líquido
Juntar harina con agua fría.  Poco a poco añadir la agua hirviendo hasta obtener la consistencia de un pudín  ligero.  Añadir el colorante y listo para pintar. 
Foto: Pinterest
Cesto Divertido:  una de las opciones puede ser el cesto divertido donde el niño podrá encontrar varios juguetes, golosinas, etc.  Prepara este cesto pensando en cada niño especialmente poniendo cositas que les ilusionan a cada uno. Será una gran fiesta cuando saquen este papelito.
Foto: Pinterest

Espero que os haya gustado estas tres publicaciones.  Si quieres más ideas para niños ir a mi blog personal.  Hice una serie para la Semana Santa llamada 25 Ideas.  
Hay muchas cositas que puedes hacer con ellos, con un poco de planificación.

Para inspiración comparto un versículo, parte de un capítulo muy especial que habla sobre la mujer que teme al Señor …Considera los caminos de su casa, y no come el pan de balde.
Proverbios 31:27

Mara

Espiritualidad, Familia, La Biblia

Edurne Mencia: “Mi legado”

http://dulcefragancia-mujer.blogspot.com.es/2014/04/nueva-colaboradora-edurne-mencia.html

Hoy estamos tristes. Nuestro equipo pierde una colaboradora. Edurne Mencia se ha ido con el Señor. Queda nuestra confianza de que un día nos reencontraremos. Nosotros nos quedamos con sus escritos, sus enseñanzas y la inspiración que compartía.

Queremos continuar publicando los muchos artículos que ha dejado para que más y más mujeres podamos aprender y hacer cambios en nuestras vidas para alinearnos con el Señor. Este era su deseo.

Edurne, te extrañaremos pero sabemos que estás el los brazos de Aquél que siempre te ha inspirado, al que amabas y servías. Podemos imaginar el momento de este encuentro maravilloso.

Hoy compartimos uno de sus artículos que habla directamente a este momento. Ella ha dejado un legado. Mientras lo leemos, oremos por sus hijos.

Mi Legado por Edurne Mencia: El Viaje de una Mujer

Un legado es todo aquello que pasa de padres a hijos. Como mamá, quiero que mis hijos afronten su vida en las mejores condiciones posibles, trabajando para dejarles cosas materiales. Como mamá a la manera de Dios, es mi deber trabajar igual de duro (o más) para dejarles a mis hijos un legado espiritual.

Mi legado espiritual.

El impacto que mi vida tiene y va a tener no sólo sobre mis hijos, sino sobre las generaciones futuras después de ellos.

Hay cosas que nuestros hijos heredan de nosotras sobre las que no tenemos ningún tipo de control: la estatura, el color de ojos, el cabello liso o rizado, la piel blanca u oscura… pero hay otras sobre las que debemos ser totalmente intencionales. 
Jueces 2:10

Y toda aquella generación también fue reunida a sus padres. Y se levantó después de ellos otra generación que no conocía a Jehová, ni la obra que él había hecho por Israel.”

Debemos ser intencionales no sólo en enseñar a nuestros hijos lo que la Biblia dice, sino también en ser un modelo positivo de lo que significa tener una relación personal con Cristo y vivir de acuerdo a la Palabra de Dios. Debemos ser intencionales en mostrarles cómo servir al Señor, cómo servir a otros, vivir de acuerdo a principios y valores, amar la iglesia… Pasar a la siguiente generación un legado con valor eterno es mucho más importante que dejarles uno material.

Si no enseñamos a nuestros hijos a seguir a Cristo, el mundo les enseñará a no hacerlo”.

Aunque no te des cuenta, ya estás formando tu propio legado, estás teniendo un impacto en la vida de tus hijos a través de la forma en la que……oras…alabas…demuestras tu amor por Dios…hablas…respondes a las dificultades…superas (o no)  tus malas actitudes y hábitos…manejas la decepción…tratas a tu familia…gastas tu tiempo cada día…

¿Qué clase de impacto estás teniendo en la vida de tus hijos? ¿Qué tipo de legado estás construyendo? Hay tres cosas que no se pueden recuperar: las palabras, una vez que salen de tu boca, los momentos, una vez que pasan y el tiempo, una vez que se va ¿Qué palabras estás usando con tus hijos? ¿Qué sale de tu boca cuando te diriges a ellos? ¿Estás aprovechando cada momento para hacer un impacto positivo en la vida de tus hijos? ¿De qué forma utilizas tu tiempo cada día?

Los cristianos de hoy debemos pelear la batalla por las almas y el destino eterno de nuestros hijos” Kathy Howard

No puedes decidir por tus hijos. No te toca a ti decidir cuál va a ser su destino eterno. Pero sí es tu responsabilidad equiparlos de la mejor manera posible para que por sí mismos y con la ayuda del Espíritu Santo puedan desarrollar una relación personal con Cristo y tener una vida espiritual activa, comprometida y productiva.

Mi legado comienza de rodillas, batallando por las almas de mis hijos.

Quiero dejarte algunas cosas que podemos hacer para comenzar a construir nuestro legado espiritual:
– Involucra a tus hijos en cada aspecto de tur elación con Jesús: ora con ellos, lee con ellos, memoriza con ellos, sirve con ellos.
– Crea recuerdos y tradiciones espirituales, no atesores solamente fotos de cumpleaños y logros académicos
– Muéstrales su nombre escrito en tu Biblia junto a los versículos con los que oras por ellos.
– Decide cuáles son los valores y las virtudes bíblicas que deseas inculcar en tus hijos y comienza a ser intencional en vivirlos para poder transmitírselos a ellos (puedes comenzar con nuestro calendario de oración “31 virtudes bíblicas para orar por nuestros hijos”)
– Regala a cada uno de tus hijos una Biblia especial y diles por qué es especial.
– Comparte con tus hijos tus experiencias como creyente: cómo llegaste a Cristo, cuáles son tus dones y cómo los descubriste, tus versículos favoritos, tus sueños para Dios, en qué te sientes mejor trabajando en la obra…
Deuteronomio 6:6-9, 12, 20-21

Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.Cuídate de no olvidarte de Jehová, que te sacó de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.Mañana cuando te preguntare tu hijo, diciendo: ¿Qué significan los testimonios y estatutos y decretos que Jehová nuestro Dios os mandó? entonces dirás a tu hijo: Nosotros éramos siervos de Faraón en Egipto, y Jehová nos sacó de Egipto con mano poderosa.”

Comienza a edificar tu legado eterno… hoy.

Desafío para esta semana: Escribe una carta a cada uno de tus hijos. Cuéntales detalles de su vida, cómo fue su nacimiento, anécdotas y recuerdos que estén grabados en tu memoria. Háblales también de cómo te sentiste tú, tus emociones. Cuéntales cuáles son tus anhelos como madre, tus sueños, tus objetivos, lo que esperas para su futuro. Compárteles tus oraciones por ellos, versículos que guían tu visión como madre. Puedes darles la carta el día de su mayoría de edad, de su matrimonio, o incluso guardarla para cuando tú faltes. Tómate un tiempo para hacer de este ejercicio algo especial, algo que atesoren cuando tú no estés. Que sea parte de tu legado.

Familia

Educar adolescentes y no morir en el intento 2

¡Qué bonito dolor de cabeza!

Parte 2

Esta es nuestra última y segunda entrega para reseñar el libro escrito por la psicóloga Lidia Martín.

En muchos aspectos ha sido muy esclarecedor y clarificador, en cuanto a los posibles mitos o temores o rechazo que podamos mostrar ante esta sorprendente etapa de la adolescencia.

Esta vez vamos a revisar los capítulos de límites y normas y de la construcción de la personalidad.

Nos ponemos en marcha con la primera aclaración que nos ofrece la autora. Los límites han de existir. Los límites han de ser proporcionados y justos. Los límites significan un beneficio y no un perjuicio para el individuo en general y el adolescente en particular. Estas frases las encontramos en la página 134 del citado libro.

Como en las anteriores ocasiones, presentaremos los errores y aciertos década uno de estos dos últimos capítulos.

Grandes errores en la aplicación de límites al adolescente

1. No haber empezado a poner límites en edad temprana. De repente, en la adolescencia no podemos hacerlos aparecer, ya que es el inicio de la búsqueda de autonomía del adolescente

2. Arbitrariedad. Normas sin sentido. El efecto será contrario a lo que esperamos. 

3. Las normas han de ser pocas, pero bien establecidas.

4. Inconsistencia. Nuestro adolescente se volverá loco si cambiamos de normas permanentemente.

5. Incoherencia. Si queremos que nuestros hijos respeten las normas, nosotros somos los primeros que hemos de cumplirlas. 

6. Dejar de poner límites porque el adolescente se enfade.

7. Convertir los límites y su cumplimento en una batalla campal. Si no se cumple lo pactado, debemos conservarnos en tranquilidad, haciéndole recordar el límite establecido, especifiquemos la conducta inadecuada y apliquemos la consecuencia. Esto debe ser innegociable.

8. No poner límites porque no nos vemos fuertes para enfrentarnos a ellos

9. No poner límites porque nuestra autoestima está bajo mínimos

10. No poner límites porque no compartimos los mismos criterios que el otro progenitor

11. No aplicar las consecuencias que habíamos advertido en caso de incumplir la norma.

12. Es un error poner límites a los sentimientos y no a las conductas.

Los grandes aciertos en la aplicación de los límites a adolescente

1.- Dedicar tiempo a los hijos

2.- En la medida de los posible, las reglas y consecuencias deben ser pactadas entre padres e hijos

3.- Saber reconocer el cumplimiento de las normas

4.- Ser proporcionado y justo con las consecuencias que se aplican.

5.- Los chicos pondrán a prueba a sus padres para comprobar hasta dónde pueden llegar. Es en este momento cuando más firmes deben mostrarse los padres.

6.- Combinar cariño y control. 

7.- Lo que más influye a nuestros hijos son nuestros actos, nuestras reacciones , la forma en que somos y nos comportamos. 

8. Se necesita que los padres sean razonablemente flexibles, según las circunstancias y la edad

9. . Seamos capaces como padres de reconocer nuestros errores. 

Ahora nos acercaremos al capítulo de la construcción de la personalidad.

Ayudemos principalmente a que nuestros adolescentes puedan construir una personalidad madura. 

Aquí tenemos una serie de señales que nos presenta la autora, las cuales debemos reforzar o intentar que los chicos vayan mostrándola, todas ellas mencionadas y citadas por el psiquiatra Enrique Rojas en su artículo sobre indicadores de la personalidad madura. 

1.- Tener un modelo de identidad y poder llegar a ser. Durante su desarrollo buscarán un modelo de referencia.

2.- Conocerse a sí mismo con sus puntos fuertes y sus debilidades. 

3.- Equilibrio psicológico entre emoción y racionalidad. Sabemos que será difícil pero no imposible, dado que el adolescente se rige por sus impulsos y emociones. 

4.- Buscar tener un proyecto personal. No improvisarlo sobre la marcha. 

5.- El planteamiento de la vida deberá ir más allá del hedonismo y la permisividad. Se han despreciado valores firmes y sólidos, como los valores cristianos. Pero recordemos que mejor será tratar a los demás como esperamos que nos traten a nosotros. 

6.- El individuo maduro no necesita aparentar algo que no lo es. Si hay unidad entre la persona y la personalidad, el individuo se comportará de manera estable

7.- Tener la capacidad de controlarnos, saber parar. Es decir, autocontrol.

8.- Capacidad de responder por la propia conducta y asumir las consecuencias de sus acciones.

9.- Mostrar compromiso, fidelidad y lealtad hacia las propias decisiones y hacia los demás. 

10,. La sexualidad está algo más calmada y no ocupa el primer lugar de la prioridades.

11.- Si algo ha de aprender uno a lo largo de la vida, es flexibilidad y luchar con la tendencia natural del ser humano de volverse cada vez más rígido.

12.- La posibilidad de poder convivir con otros individuos, sin peleas ni discusiones recurrentes

13. Lidia nos menciona una más que es la capacidad de demorar el refuerzo. Eso significa poder esperar y responder a recompensas a medio y largo plazo, no estando sujetos a la satisfacción inmediata.

Por lo tanto y en consecuencia, como nos dice la autora. El objetivo que perseguimos es siempre alcanzar una personalidad madura, con responsabilidad, capacidad de convivencia y equilibrio. El proceso es largo e indeterminado en su duración. Puede y debe, de hecho, durar toda la vida, pero se da en buena parte en la adolescencia, por lo que hemos de cuidad esta etapa sobremanera. 

Unas últimas palabras de ánimo. Esta tarea no es imposible, será difícil. Pero no olvidemos que nosotros como padres, adultos de referencia o educadores ya hemos pasado o sufrido esa etapa. Así que por qué no allanamos el camino para que nuestros chicos logren ser unas personas maduras con valores sólidos, sabiendo quiénes son y qué buscan en la vida para sentirse y verse realizados.

Espero que hayan disfrutado de estas reseñas.

Pronto nos volveremos a encontrar por aquí.

Nilda Jacqueline

Familia, manualidades

¡Socorro! los niños siguen de vacaciones 2

Hoy continuamos con las actividades para la cajita:  “Qué hacer cuando me aburro”
La semana pasada cubrimos del 1 al 5, ahora continuamos …

1. leer un libro o “tal” libro  (cesto de libros)

2. colorear un libro o página imprimida de antemano ( la idea del cesto de pinturas)

3. Jugar a las cartas (solitario o en grupo si hay más hermanos)

4.  Jugar con la plastilina, dependiendo de la edad.

5. ver una película

6. Jugar con agua (fotos abajo)

7. Hacer burbujas (receta abajo)

8. jugar con el balón

9. Juegos de palabras u otros (scrable)

10. cuadernos de revisión del cole

11. ayudar a cocinar

12. ayudar a limpiar las ventanas (considerando la seguridad) con derecho a una limonada hecha por mamá

13. Pintar con los dedos

14. ir al parque

15. piscina (si la tienes) o jugar en la bañera con agua fresca.

16. ver sus álbumes de foto

17. escoger algo del cesto de diversión

Todo lo que necesitan es una botella vacía con unos agujeros.  Seguramente podrás usar la propia imaginación de los niños.  También puedes montar una pequeña piscina o que jueguen por un rato en la bañera. 
Foto: Pinterest
Otra posibilidad con un poquito más de trabajo son los globos de agua.  Otra opción son los juegos con esponjas encharcadas.  
Foto: Pinterest
Recetas para Burbujas Gigantes:
12 tazas de agua
1 taza de detergente
1 taza de maizena
2 cucharadas de polvo Royal
Mezclar todos los ingredientes, no hacer burbujas, y dejar reposar por una hora antes de utilizar. 
Foto; Pinterest
Puedes imprimir algunas sopas de letras o similar o permitir que lo hagan en internet.
Hay otros juegos, mas o menos educativos disponibles en internet.  Mira esta página con decenas de juegos gratis http://www.myplaycity.com/es/free_kids_games/  o esta otra
http://www.rompecabezas.tv/caricaturas/rompecabezas-para-ninos/    
También puedes sacar provecho y que revisen el ingles.  http://www.mes-games.com/
Para imprimir una variedad de actividades en ingles http://family.go.com/printables/

A mi siempre me interesó pasar mis principios cristianos, así que  es una buena oportunidad cuando tienen tiempo.  Mirad esta página que tiene las historias ilustradas en power point, pdf, etc http://bibleforchildren.org/languages/spanish/stories.php   
Foto: Pinterest  



Proverbios 22:6
Enseña al niño el camino en que debe andar, y aun cuando sea viejo no se apartará de él.

La semana que viene vuelvo con el último artículo de esta serie. 

Mara

Crecimiento Personal, Espiritualidad, Familia

Estar

Desde hace tiempo y, especialmente, en las últimas semanas, he recibido mensajes y hablado con mamás en distintas partes del mundo que comparten el dolor de ver a sus hijos apartados del Señor y viviendo en pecado y desobediencia.
En mi propia iglesia son muy pocos los jóvenes entre 18 y 30 años que se congregan habitualmente y tratan de llevar una vida piadosa. Y, de esos pocos, la mayoría ha vuelto después de haberse apartado del Señor.
Una vez que son mayores de edad y empiezan a tomar sus propias decisiones, la mayoría de ellos decide mal.
Y me duele porque conozco muchos de esos hogares y son hogares piadosos, de familias que aman a Dios, en los que esos muchachos han visto a sus padres orar, congregarse fielmente y servir al Señor.
Son hogares como el mío. Y me hace pensar en mis hijos y en su futuro.
El viernes pasado regresé de un viaje de dos semanas de duración que hice a Dallas, Tx, con el equipo internacional de Ama a Dios Grandemente. Cuando estaba por volar a casa lo único en lo que podía pensar era en llegar lo antes posible. El Señor había puesto una palabra en mi corazón cada vez que pensaba en mi regreso: estar.
Estar. Estar presente. Buscar de manera intencional formas de estar con mis hijos. Estar del todo, sin una pantalla cerca. Estar en aquello que ellos disfrutan.
Y, quizás… ¡ojalá! Esa sea la clave para ayudar a mis hijos a que vayan por el buen camino y para que, una vez que sean adultos, amen al Señor con todo su corazón, con toda su alma, con todas sus fuerzas.
Para mí, en este momento en el que mis hijos son pequeños, “estar” de manera intencional implica cosas sencillas como…

cocinar con Nahiara. A mi hija le gusta la cocina y, aunque hay muchas cosas que podrían salir mejor o más rápido si las hiciera yo sola, pasar ese tiempo con ella nos está ayudando a las dos a disfrutar de la compañía, a entablar conversaciones y a, simplemente, estar juntas.
leer en voz alta. Un hábito que ha “ido y venido”. Casi siempre he sido consistente con eso porque me encanta leer. Pero ahora he sido intencional en buscar libros de temas que sé que les gustan especialmente. Ahora mismo estamos leyendo la historia de Gladys Aylward, misionera en China y lo próximo que tengo es una biografía de Amelia Earhart para niños.
utilizar las mañanas para todo lo que tenga que ver con la computadora. Trabajo desde casa por internet y buena parte de mi ministerio es online también. La computadora ha sido siempre para nosotros un arma de doble filo que hemos tenido que aprender a manejar. Utilizo las mañanas que ellos pasan en la escuela para hacer todo lo que pueda y ser lo más efectiva posible en lo que tengo que hacer en la compu y eso me permite pasar las tardes sin lista de tareas pendientes. Siempre hay pequeñas cosas que me quedan pendientes pero que no interfieren con la dinámica de las tardes en casa.
…orar con ellos y por ellos. Mucho. No solamente orar por su presente y, desde ya, por su futuro, sino mostrarles cómo oro por ellos y pedirles que ellos oren también. 

involucrarlos en la iglesia local. Les gusta cantar, así que buscamos oportunidades para que lo hagan en la iglesia. Los llevamos al club de niños, no solo como participantes, sino como ayudantes. Tratamos de llevarlos también lo más posible a los viajes que hacemos a la selva para que vivan de primera mano la experiencia de servir a Dios. 
restringirles los electrónicos. Otro arma de doble filo. Si yo estoy ocupada, lo más fácil (para mí) es darles permiso para jugar en electrónicos o ver la tele. Pero lo más fácil no siempre es lo mejor. Que ellos pasen menos tiempo en electrónicos supone que yo tenga que hacer un esfuerzo extra y pasar más tiempo con ellos. Pero, de eso se trata, ¿no?
tener un pequeño devocional. Que no termine el día sin que hayamos leído y meditado en un versículo. Ahora mismo estamos haciendo juntos el estudio de Ama a Dios Grandemente en 1 y 2 Timoteo, que trae una guía para niños también. Cada día ven un pequeño devocional y hacen una manualidad sobre el pasaje bíblico. Otras veces es solamente la lectura de un versículo e iniciar una conversación sobre qué significa y cómo podemos aplicarlo a nuestra vida. No tiene por qué ser complicado.
ver una peli con ellos. Aunque me quede dormida, que es lo que sucede habitualmente. Las películas me aburren y suelo dormirme a la mitad, pero, oye, lo que cuenta es “estar” ¿cierto? En lugar de ponerles la peli para yo poder hacer algo, se la pongo para pasar ese tiempo con ellos.
risas, muchas risas. Bromas, cosquillas y, en general, restarle gravedad e importancia a las cosas, especialmente a los cientos de accidentes que suceden a lo largo del día.

No sé qué pasará con mis hijos el día que tomen sus propias decisiones. No tengo fórmulas mágicas ni un manual del tipo “si haces esto… entonces sucederá esto”. Pero debo, al menos, intentar de todas las formas posibles que, una vez que sean adultos, sigan teniendo la hermosa fe que tienen ahora como niños. Que sigan emocionándose al comprender la Palabra de Dios. Que sigan queriendo servirle. 

“Estar” significa para mí hacer que se sientan amados con mi presencia y mostrarles de todas las maneras posibles cómo Dios los ama también.
¿Qué significa para ti “estar presente”? ¿De qué manera intencional puedes estar con tus hijos y encaminarlos en el Señor? Si te animas, comparte tus ideas.
Contenta en Su servicio,

Edurne

Crecimiento Personal, Familia

Educar a adolescentes sin morir en el intento 1

Educar a adolescentes sin morir en el intento (libro)

Adolescentes ¡qué bonito dolor de cabeza! 

Parte 1

¿Quién no ha tenido o tiene o tendrá a un adolescente revolucionado con las hormonas patas arriba?

Durante dos o tres entregas intentaremos acercarnos al libro Educar a adolescentes sin morir en el intento, escrito por la psicóloga Lidia Martín Torralba. El libro está publicado por Andamo. Se puede adquirir en Amazon en versión papel o como libro electrónico.

Primero, hablemos un poco de su autora. Lidia Martín es licenciada en Psicología y Máster en Psicología Clínica y de la Salud por la Universidad Complutense de Madrid. Actualmente ejerce la psicología clínica en un gabinete privado además de colaborar activamente en docencia con otras entidades como FAD o la Univ Complutense de Madrid. 

Dentro de sus títulos publicados también encontramos: Primeros Auxilios Psicológicos, Las Crisis y Al rescate de padres de adolescentes. 
Como la autora nos decía en una de sus conferencias, este libro ha sido el resultado de la serie de encuentros llamados Escuela de Padres 4×4: Adolescencia. Por lo tanto, pasemos a entender un poco más la adolescencia y a desaprender algunos tópicos. Esta es una etapa difícil tanto para los adolescentes como para su entorno, ya que se trata de una crisis compuesta por un conjunto de crisis. 

También nos fija los cimientos sobre los cuales construir el edificio de convivencia con los adolescentes y nos muestra herramientas principales para enfocar su educación. No olvidemos que aunque el grupo de iguales va adquiriendo un valor y presencia mucho más activo y determinante en la vida del adolescente, el papel fundamental de mayor influencia para el desarrollo y protección sigue siendo, sin lugar a dudas, la familia.

Debemos empezar a comprender que la adolescencia es una carrera de fondo en la que los corredores sufren de diferentes maneras. Unos y otros hemos de encontrarnos y ubicarnos, posicionarnos y animarnos para dar respuesta al reto que supone encarar una transición de dimensiones titánicas, pero de posibilidades también gigantescas. La autora nos insta a no escatimar en prevención y a ser prudentes y flexibles a la vez. Nos hace tener claro que un inicio demasiado precoz es más preocupante y problemático que un moderado retraso en la aparición de esta etapa.

El libro se nos presenta dividido en cuatro grandes y amplias áreas:

– Psicología del adolescente; lo que es, piensa, siente y hace el adolescente.

– La comunicación con el adolescente cómo comunicarnos para poder entendernos

– Límites y normas en la adolescencia

– La construcción de la personalidad del adolescente.

Os animo a que nos acompañéis en esta aventura. En una próxima entrega os mencionaré algunos datos interesantes y a recordar de cada una de estas áreas.

¡hasta la próxima semana!

Nilda Jacqueline