Crecimiento Personal

¿Ayudamos o entorpecemos?

El apoyo inmediato …


La semana pasada acudí a unas charlas talleres sobre el consejo, la ayuda o el auxilio inmediato en momentos difíciles, cuando aparecen situaciones inesperadas. Estas situaciones nos afectan y nos desbordan. Muchas de las personas, en especial las mujeres, nos apresuramos con nuestras palabras a aconsejar, ayudar o dar ánimo. 


Por nuestra identidad femenina, somos más sensibles y expresamos emociones con mayor frecuencia. Pero esto no significa que seamos la persona adecuada e idónea en todo momento pronunciado la palabra exacta que a  la persona que sufre le hace falta en el momento puntual que necesita acompañamiento. 


Entonces ¿qué pasa? ¿me quedo callada? ¿y si no hay nadie más cerca de mí para ayudar? ¿le digo a la persona que no pasa nada, que todos experimentamos esas sensaciones? ¿le digo que su dolor no tiene que afectar a su vida? ¿le digo que basta ya de llorar o de quejarse? ¿le respondo diciendo que el problema es ella o él y no la situación?
¿Quién de nosotras no se ha visto en una situación de este calibre?

Podemos pensar en fallecimientos, suspender o fallar en un examen, un accidente casero, discusiones conyugales o familiares, desavenencias en el trabajo. Existen tantos y tan variados momentos de confrontación y sufrimiento en la vida que resulta más que común de lo que pensamos, que busquemos a otras persona para su consejo o que nos busquen a nosotras anhelando consuelo, ayuda o apoyo emocional. 


En realidad, es un privilegio que se nos considere como personas cabales para ofrecer este acompañamiento activo y emocional, a la vez.


Las claves que nos brindó y explicó la psicóloga española Lidia Martín fueron las siguientes:


1º Ante todo, PRUDENCIA y HUMILDAD. Seamos prudentes pues el dolor y esa situación difícil puede verse como un hecho imposible de sobrellevar sin acompañamiento. Si estamos más prestas a hablar antes que a pensar; no sigamos adelante, esto no es para nosotras.


2º La ESCUCHA ACTIVA. Aprendamos a escuchar con atención y sin interrumpir las necesidades de la persona que ha acudido a nosotras. Hagamos preguntas que describan nuestro interés y preocupación hacia la otra persona. Si nos sentimos o vemos incómodas, no sigamos adelante; esto no es para nosotras.


3º No puede faltar la EMPATÍA. Debemos preguntarnos que pensaría yo, que haría yo o cómo reaccionaría yo frente a una situación como la que está viviendo esta persona.Si no podemos evitar “la voz de la experiencia” o no evitamos juzgar o no somos honestas o no somos coherentes; no sigamos adelante, esto no es para nosotras.


4ª La necesidad del ANÁLISIS y recepción y expresión de las emociones; es decir brindar espacio cómodo para que la persona afectada pueda expresarse en un entorno de confianza y confidencialidad. Si nos sentimos incómodas o somos incapaces de ser sensibles; no sigamos adelante, esto no es para nosotras.


5ª La capacidad analítica para un RAZONAMIENTO REALISTA; solo nos queda preguntar, analizar, contrastar, y orientar hacia la visualización de otras metas.  Si producimos emociones negativas o distorsionamos más la realidad o tendemos a generalizar; no sigamos adelante, esto no es para nosotras.


6ª La capacidad para REFORZAR; consistente en apoyar en el avance de pequeños pasos, de conseguir la ayuda de un profesional. Si no somos capaces de ver que el refuerzo debe hacerlo un profesional; no sigamos adelante, esto no es para nosotras.


¡Vaya! A lo mejor hasta este momento no habíamos reflexionado sobre estas situaciones o estos temas. Como oía el domingo por la mañana: 



Encontramos en la Biblia, muchos versículos o frases que nos instan y animan para que busquemos esa sabiduría con la cual inspiremos a otros y que nuestro acompañamiento sea de verdad la ayuda que la otra persona necesita. Por esto nos quedamos con estas palabras finales del apóstol Santiago en el Nuevo Testamento

Nilda

Crecimiento Personal, Familia, Uncategorized

¡Conectar es más que una clave de wifi!

AMAR ES CONECTAR

¿CONECTAS MÁS CON EL WIFI QUE CON TUS HIJOS?AQUÍ TIENES 5 CONSEJOS PARA CULTIVAR LA CONEXIÓN EN CASA DURANTE EL AÑO ESCOLAR


1. PASEOS SIN MÓVIL, CONECTA HABLANDO
Guarda el móvil cuando sales a pasear con tus hijos o los llevas al parque. Si te sientas en un banco, habla con ellos o aprovecha el momento para conectar con otros vecinos y padres. Cuándo salís juntos a pasear al bandido de cuatro patatas, resiste la tentación de revisar estados de redes sociales y mandar mensajes. Habla con tus hijos aunque sean muy pequeños. Deja tu móvil en el fondo del bolso en modo silencio o en casa si es necesario. No contestes una llamada que puedas contestar cuando llegues a casa.

2. ANTICIPA LAS INTERRUPCIONES, NO TE FRUSTRES CON ELLAS, CONECTA MIRÁNDOLES A LOS OJOS
Si tus hijos te interrumpen mientras estás escribiendo un mensaje en el móvil, baja el móvil enseguida, déjalo sobre la mesa si es posible, abrázales o tómales la mano y mírales a los ojos. Sonríe, escúchales y atiende a su pregunta. Es probable que sólo precisen un momento de tu tiempo, el mensaje puede esperar.

3. CONECTA CON ELLOS JUSTO ANTES DE PONERTE EN LÍNEA
¿Estáis aprovechando el tiempo en casa? Si vas a estar ocupada en el móvil o tu ordenador con algo importante como una llamada, una conversación imperiosa o algún tipo de trabajo imprescindible y tus hijos están en casa, toma unos minutos para ver como está cada uno. Averigua si te necesitan o si deben estar cumpliendo con alguna de sus tareas diarias como recoger su habitación, asearse o hacer la tarea. Infórmales que estarás unos minutos ocupada para atender unos asuntos o llamadas. Dales instrucciones en caso de que necesiten algo, por ejemplo que le pidan a su hermano mayor lo que necesiten durante este tiempo. Ellos también tienen que respetar tu tiempo. Si puedes, elige un lugar específico para conectarte a redes sociales o a ordenadores. Así asocian ese lugar, sillón, escritorio, habitación como el lugar de trabajo o tiempo de conexión al movil de mamá. Intenta limitar tu tiempo conectada a ese lugar y también podrás controlar cuanto tiempo realmente estás pasando conectada cuando tu familia está en casa.

4. EN LA MESA CONECTA CON LAS PERSONAS, NO CON EL MÓVIL
Antes debatíamos si ver o no la televisión durante las comidas familiares. Hoy los móviles se han apoderado de algunas mesas. Lo mejor es usar este tiempo familiar para cargar los móviles, si es posible en otra habitación, o mantenerlos en modo silencio durante unas horas. Durante este tiempo es un buen momento para aprender que cuando alguien está hablando en la mesa, o nos encontramos en cualquier otro tipo de reunión familiar o entre amigos, estar revisando estados o escribiendo mensajes transmite una falta de respeto al otro y en general se considera de mala educación. También vemos que en varios países las horas de la comida del mediodía y la hora siguiente, se consideran de descanso o siesta, y se entiende que las personas están pasando tiempo en familia o descansado. Es un buen hábito enseñar a los hijos que durante un tiempo cada día apagamos los móviles para hablar unos con otros, escucharnos y cuando es posible descansar.

5. NO DUDES EN INTERACTUAR CON ELLOS CON LA TECNOLOGÍA
Mamá, tus hijos saben si te encanta o no estar conectada ¡Ellos te ven y hay pocas cosas que puedes ocultar de sus ojitos! Si te gusta el Facebook, por ejemplo, muéstrales alguna foto o algún video divertido de tu estado de vez en cuando. Si te gusta leer artículos en blogs, acércalos a tu pantalla y léeles algo que te ha hecho pensar en ellos o que crees que les interesará. Papá, si son pequeños y te ven escribiendo en alguna aplicación de mensajes como whatsapp a menudo, préstales el móvil de alguien en casa y déjales que te manden un par de mensajitos cariñosos. No dejes que ellos piensen que la tecnología que usas no les incluye a ellos, o peor aún, que prefieres interactuar con los dispositivos y redes sociales más que con ellos.
¡Usa el móvil para llamar a los abuelos, hacer video llamadas con familiares y amigos y enséñales a conectar con personas!

RECUERDA, MENOS ES MÁS
Así va el dicho, menos es más. Entre menos nos vean conectados a la tecnología, más conexión humana sentirán con nosotros. Intenta conectarte a redes sociales cuando estén en el colegio o cuando ya estén acostados. Hay tiempo para todo. Tus hijos vivirán en un mundo de nuevas tecnologías, así que difícilmente se las podremos prohibir, pero sí podemos modelar como seguir conectados con las personas y el mundo que les rodea a pesar de la influencia de una tecnología que por naturaleza nos aparta de la conexión humana.
Abraza, siente, ríe, juega, pasea y corre con tus hijos. Acuéstate en la hierba, ensúciate un poco y siente la lluvia caer. ¡Apaga el móvil y conéctate a tu familia!

Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora…
Eclesiastés 3:1

Ángela

Equipo, Familia

Desvalorización social del matrimonio y la familia

Recomiendo este texto de Juan Varela:

“Nuestra sociedad moderna se enfoca en el individuo y su realización personal. En consecuencia, lo primero que se empieza a diluir y distorsionar es el concepto de matrimonio y familia. 

Como familia, en ocasiones nos gusta ver una película juntos y cenar pizza. A nuestro hijo Noel le encanta acompañarla de un buen refresco. Recordamos un viernes cuando habíamos decidido tener una sesión familiar de cine-pizza pero nos faltaba el refresco para nuestro hijo, así que decidí bajar al bar de la esquina y comprar un par de latas. Al entrar al establecimiento me dirigí a la máquina expendedora de bebidas y retiré dos envases. Cuando llegué a casa y nada más entrar María del Mar me dice, …”Leer más: Protestante Digital

Anneli

Crecimiento Personal, Equipo, Familia, Uncategorized

¿Separación?

Carta a una amiga:
¿Qué tal si empezáis de nuevo?       

Este es un momento donde tu relación está pasando por un momento muy difícil, está  pasando  por momento críticos, donde la separación quizás esté dentro de una de las posibilidad. Antes me gustaría reflexionar contigo.         Te animo a derruir para después construir:
Compromiso firme.       

Uno de los conceptos que se halla a veces ausente hoy en día al hablar del matrimonio, es el sentimiento de compromiso que se expresó en el día de la ceremonia con el intercambio de votos. Amar a alguien no es solamente un fuerte sentimiento, es una decisión, un compromiso, una promesa. Estoy convencida de que el compromiso que tengamos con Dios y el uno hacia el otro, es lo que mantendrá un matrimonio unido, incluso durante los momentos de dificultad. Si ese grado de compromiso es mayor que los problemas, éstos pueden resolverse. Pero si es débil, aun las pequeñas dificultades, desánimos y desilusiones nos pueden apartar.
Tiempo juntos         No conformarse con el tiempo libre que queda, aprendamos a conocernos mutuamente y a experimentar unidad cuando tomemos el tiempo para compartir nuestros sentimientos, procuremos saber lo que el otro piensa, y disfrutemos de estar juntos. Pero para encontrar ese tiempo necesitamos tener bien claras nuestras prioridades. Dios creó la familia, y eligió que su Hijo naciera en una familia,  es importante tener presente que no es un invento de los hombres, nuestra pareja debe ser una prioridad sobre lo demás, nuestra familia. Es importante tener un tiempo planificado  para poder pasar tiempo juntos.
Comunicación efectiva         A veces nos callamos para no herir a nuestro cónyuge y procurar ignorar nuestros sentimientos, pensando que nuestros problemas se desvanecerán. Esconder nuestros pensamientos y sentimientos debilita la unidad básica de la vida matrimonial, pues las dudas crecen en la oscuridad y los problemas se convierten en resentimientos que destruyen el amor. Sólo cuando hay apertura y honestidad podemos encontrar ayuda y felicidad.  Pero tiene que haber la voluntad y el deseo de comunicarnos, aprendiendo a hacerlo en los distintos niveles. A veces lo logramos sólo en un nivel superficial, con los comentarios propios de la convivencia diaria. Avanzando un paso, compartimos lo que pensamos sobre distintos temas. Pero la comunicación significativa sólo se produce cuando compartimos nuestros sentimientos más profundos de una forma sincera y abierta, aunque algo más difícil porque involucra tanto riesgo como confianza: “¿Cómo interpretará lo que digo? ¿Me comprenderá? “ Para mantener una relación, es esencial expresar nuestros sentimientos para hallar la solución. Y no nos olvidemos que la comunicación no es solamente palabras, sino también a través de la expresión del rostro, la sonrisa amante, el toque cariñoso de la mano…
Debemos magnificar lo positivo y minimizar lo negativo         O sea, las virtudes que nos atrajeron mutuamente, y los rasgos negativos con que nos encontramos al casarnos. Esto no significa que no busquemos mejorar y ayudarnos a superar los rasgos negativos, pero no debemos permitir que éstos se conviertan en el centro de atención y preocupación.         Cada cónyuge tiene dones y atributos que contribuyen al matrimonio, y cuando más reconocidos y respetados son estos, tanto más feliz será el matrimonio. La relación se fortalecerá al recibir y alentar las capacidades de cada uno.        

Debemos aprender a apreciar las diferencias en personalidad y percepción. Que los esposos consideren ciertas cosas desde puntos de vistas diferentes puede ser una gran ayuda para proporcionales una perspectiva más amplia. Recordemos que el matrimonio representa una relación complementaria. Esto implica armonizar dos distintas personas para mejorar a ambas Y al aceptar y apreciar lo que es el cónyuge, se llega a ser mejor de lo que hubiera podido ser solo. Las diferencias nos pueden apartar o pueden agregar una nueva dimensión, dependiendo de cómo las enfoquemos.         Aprendamos el valor de afirmar lo positivo en el otro. Es un factor que contribuye a la cohesión en una feliz relación matrimonial, ayudándonos a que seamos más cariñosos, cuidadosos y generosos.
Debemos gozarnos en la bondad y belleza del sexo.       

  Querida amiga espero que estas reflexiones y pensamientos puedan ser un grano que contribuya a decirte que creo que puede haber esperanza para que vuestra relación pueda seguir avanzando.        

Con todo mi cariño,       

MariCruz

Crecimiento Personal, Familia, manualidades

Palabras: utilizándolas en el ámbito familiar – ¡con una idea de scrap!

Las palabras tienen poder.  No es magia; lo cierto es que cada palabra tiene poder para construir o destruir.

La Biblia dice:  “Muerte y vida están en poder de la lengua, y los que la aman comerán su fruto” Proverbios 18:21.

A veces, en especial en familia, somos ligeros en la utilización de las palabras.  Decimos lo que pensamos por nuestro “derecho” a expresarnos.  Lo único es que no nos damos cuenta que nuestras propias palabras están construyendo nuestro hogar, para bien o para mal.  

Es importante elegir buenas palabras para dirigirnos los unos a los otros.  Es una disciplina.  No es nada fácil hacer lo correcto.  Os dejo otro versículo de la Biblia:

“Con ella (nuestra boca) bendecimos a nuestro Señor y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que han sido hechos a la imagen de Dios. De la misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así”, Santiago 3:9-10.

Te animo a hacer pequeños cambios si crees que debes de cambiar la manera que te comunicas con tu familia. Un pequeño ejemplo:

“Eres un perezoso”.  Cambiar a:   “Tú estás actuando de una manera perezosa, pero tú no eres así, es tiempo de cambiar esta actitud.”

“¡Eres un tonto!” – jamás poner rótulos que ellos se lo puedan creer. En cierta medida, pueden llegar a ser proféticos. 

Al contrario, busca cualidades, por más pequeñas que sean, para construir su auto-estima.  

“Gracias por ser tan buen ayudante y poner el plato en el lavavajillas, eso significa mucho para mi.”  

“Me gusta mucho la ropa que has elegido para hoy.  Estás muy guapo.”  

Estos son pequeños pasos que pueden traer muchos buenos resultados para la convivencia familiar.  La Biblia lo promete.  

Os dejo con una idea de tarjeta de cumpleaños que publiqué hace unos años; pero tiene mucho que ver con este tema:

El cumple de mi marido fue a finales del año pasado; pero no he tenido oportunidad de compartir estas fotos.  

La idea la he cogido de Pinterest y lo he adaptado a mi gusto. 

Así ha quedado:

Sencillo, rústico, hecho en casa.  Primeramente he coleccionado 58 (la edad de mi marido) razones por la que le quiero.  Estas pequeñas cosas del día a día, que pueden pasar desapercibidas, pero son importantes ingredientes en nuestra relación.
Toda la decoración fue en madera, estilo rústico y escritura manual.  
Luz, cámara y acción:   he utilizado el ordenador para hacer esta lista. He envejecido cada hojita, para incluir todos los puntos he utilizado 5 hojitas y la portada. 

Si tienes que homenajear a alguna persona, recomiendo esta inspiración.  No hay nada mejor que oír muchas de las razones por las cuales somos especiales en la vida de un familiar o amigo. 

Seguramente va a ser un regalo original y inolvidable.

-“Mi amado es mío, y yo suya; 
    El apacienta entre lirios.” 

Cantares 2:16

Mara

Crecimiento Personal, Familia

Trayendo chispas al matrimonio

Artículo adaptado del original: Familia.com.br

Fotos en Pinterest

En ocasión de San Valentín, aprovecho para hablar de algo que debe estar en la agenda todo el tiempo. El matrimonio no puede ser descuidado. 

Imagina que tienes un jardín y no lo riegas, no retiras las hierbas malas, no remueves las piedras que puedan estorbar el crecimiento … ¿qué va a pasar? Ya lo sabes … 

Esta es la realidad de toda relación: las palabras tienen mucho valor. La Biblia dice que la lengua es un instrumento que sirve para el bien o para el mal. Yo aconsejo que la utilicemos para llevar una buena relación dentro del matrimonio. 
Te propongo una prueba. Pronuncia alguno de estos diez elogios a diario y verás la diferencia en tu marido. Los hombres no tienen la reputación de ser buenos comunicadores. Tienen necesidades emocionales y cuando son suplidas, eso les anima a dirigirse hacia lo que podemos llamar “nuestro hombre ideal.” Vale la pena hacer la prueba y ver lo que pasa, ¿verdad?

1. Soy feliz por haberme casado contigo.
Ellos necesitan sentirse seguros en el matrimonio, necesitan una comunicación directa, sin rodeos. Dilo en el momentos que menos se lo espera, sin que tenga que hacer algo para merecerlo. Los elogios espontáneos parecerán más genuinos y sinceros. 

2. ¡Admiro tu esfuerzo por proveer para nuestra familia!
Los hombres, digan o no, evalúan su papel por la manera que proveen total o parcialmente para la familia. Reconocer el esfuerzo de cualquier persona es importante, especialmente cuando se trata de un hombre. 

3. ¡Estoy muy orgullosa de ti!
Tienes que ser su fan número uno. En la vida diaria, él oirá muchos comentarios negativos que le intentan derribar. En el hogar, le vendrá bien saber que es admirado. Se sentirá más seguro de si mismo para afrontar el mundo. 

4. ¡Eres un papá estupendo!
Si tienes hijos, comenta cómo admiras su esfuerzo para ser un buen papá. La sociedad quizás ponga más importancia al rol de la mamá, pero sabemos que él tiene un papel importantísimo en la vida de tus hijos. Díle lo buen padre que es. 

5. ¡Qué actrativo eres!
Nosotros todos cambiamos con el tiempo. Es importante que sepa que los cambios no le hacen menos atractivo para ti. Por lo general, los hombres demuestran su amor a través de la intimidad física, es importante que sepan lo que piensas de su apariencia. 

6. ¡Gracias por arreglar las cosas …!
Es importante agradecer lo manitas que es. No importa su nivel de capacidad en esta area, se sentirá muy bien sabiendo que su esfuerzo no pasa desapercebido. 


7. ¡Gracias por ayudar en casa!

No importa cuanto haga, cada vez que se esfuerza en ello, muestra tu gratitud. La tendencia es que trate de hacerlo más veces para oír lo mismo. Ojo, no busques la perfección pues esto no es bueno para nadie. 

8. ¡Tú me haces reír!
Dile que él trae mucha energía positiva que ilumina tu día. Aunque él sea más callado, puedes darle un cumplido por lo bien que lo pasas estando con él. 

9. ¡Eres muy fuerte!
La próxima vez que lleve una carga, las bolsas de la compra, puedes decirlo. 🙂 Ellos viven para recibir cumplidos. Haciendo esto tú, de forma genuina, puedes esperar reciprocidad pronto. Haz la prueba. 

10. ¡Me encanta pasar tiempo contigo!
La vida es dura y pasa muy rápidamente, no dejes de decirle que con él disfrutas ver el tiempo pasar. Entra en su mundo y vive aventuras con él. Que seais los mejores amigos. 

La Biblia nos enseña mucho de ser positivos en los comentarios que hacemos y que seamos genuinos en lo que decimos.  Debemos actuar así en todos los niveles, cuanto más en nuestra familia y matrimonio.  Se hace gratuitamente, sin querer nada a cambio, pero verás que el cambio vendrá.  Seguid estos pasos y tened paciencia. 

Efesios 4:29
No salga de vuestra boca ninguna palabra mala, sino sólo la que sea buena para edificación, según la necesidad del momento, para que imparta gracia a los que escuchan.

Mara

Familia

8 Características de parejas felices

Ya casi llega el día de San Valentín y algunos nos sentimos entusiasmados con eso.  Por otro lado otros se sienten miserables, encajonados en una situación difícil, desanimados …

No quiero con esta entrada traer culpabilidad, sino traer esperanza.  Si tienes una buena relación con tu pareja, siempre la puedes mejorar.  Si, por otro lado, no te encuentras en el mejor momento, hay esperanza.  Puedes empezar por pequeños cambios.

El otro día leía un artículo de Hoffington Post con este título.  Decidí usarlo como base y compartir algo de mi propia experiencia, con algunas ideas prácticas. También he utilizado los dibujos de “Love is” para ilustrar. Son muy monos pero traen mucha verdad. Son de estas verdades sencillas pero tan importantes.

8 Características de Parejas Felices

Amar es no darle importancia a su procedencia.

Artículo de  R. L. Adams, para Huffpost Healthy Living

(no es una traducción, solamente utilizamos las ideas principales con comentarios personales de Mara Williams)

Amar es tener una relación como la nuestra.

1. Ser agradecidos el uno por el otro:  

El autor dice que uno puede elegir el enfoque de su relación: enfocar en lo negativo o en lo positivo.  Parejas felices enfocan en sus cualidades positivas. 

Todos tenemos defectos y debemos corregir nuestras faltas gradualmente.  El “así soy yo” no tiene lugar en un matrimonio feliz.   El hecho es que no podemos cambiarnos por nuestros propios esfuerzos. Personalmente, yo leo la Biblia y oro para que sea capaz de seguir sus enseñanzas.  Las enseñanzas de la Biblia sobre el matrimonio traen equilibrio a nuestra relación (si necesitas ayuda con este tema, mándanos un mensaje y te ayudamos con recursos). Si mantenemos el enfoque en lo positivo y nos esforzamos en cambiar nuestros rasgos negativos, tendremos un ambiente más feliz. 

Amar es saber que tu corazón está dónde debe de estar.

2. Nunca ir a la cama enfadados: 

Ir a dormir sin perdonar, dice el autor,  permite que el rencor se arraigue en nuestro corazón.  Obviamente, habrá desacuerdos.  Es importante que se pueda tener esta sana costumbre de hacer las paces antes dormir, con eso se construirá un ambiente propicio a la felicidad. 

La Biblia enseña esta verdad: “Si alguna vez os enojáis, que vuestro enojo no llegue hasta el punto de pecar, ni que os dure más allá de la puesta del sol.” en Efesios 4:26.  Esta es una costumbre que mi marido y yo tenemos.  No es fácil por nuestro orgullo, pero es una disciplina:  cuanto más lo haces, más fácil se hace. 

Amar es besarse como en las películas.

3. Besarse apasionadamente: 

De acuerdo con el autor, a principios de una relación hay pasión.  Con el pasar del tiempo, con todas las presiones de la vida, la pasión pasa a ser menos evidente. Las parejas felices encuentran maneras de inyectar pasión en su vida de pareja con el objetivo de mantener la felicidad. 

Los besos y abrazos son muy importantes.  En la pareja habrá variados niveles de demostraciones físicas de amor.  El hecho es que, nos guste o no, debemos esforzarnos por dar demostraciones físicas de afecto.  Cosechamos lo que plantamos.  Cuánto más nos besamos o nos abrazamos, más felicidad proyectamos. 

Amar tiene todo que ver con la comunicación. 

4. Decirse que se aman, pase lo que pase: 

El autor dice que las parejas más felices llevan en serio su promesa “hasta que la muerte nos separe”.  Lo llevan en serio en la manera de demostrar su amor.  

A veces pensamos que nuestro amor es tan evidente que no tenemos que decir nada.  La verdad es que todos necesitamos ser afirmados en lo que representamos en la vida de los otros.  Es también una disciplina que se puede aprender con un poquito de esfuerzo. 

Amar es cuando estar en casa con tu chico es el mejor lugar del mundo. 

5. Periódicamente tener tiempo de calidad a solas:  

Parejas felices, conforme el autor, tienen ocasiones periódicas para estar juntos, salir a cenar o ver una película.  Cada uno tiene al otro como prioridad en su agenda.  Ellos se esfuerzan en no dejar que la rutina haga parte de sus vidas. 

Muchas parejas llegan al punto de apartar en su agenda su tiempo juntos a principios del mes para no dejar que otras cosas se hagan prioridad.  Con niños pequeños, trabajo y responsabilidad habrá que hacer un esfuerzo extra. Hay que recurrir a familiares y amigos para que eso sea posible.  ¡Todo el esfuerzo valdrá la pena!  

Amar es tener alguien en quién apoyarse en tiempos de crisis.

6. Tratar de solucionar las discusiones sin gritar: 

La pareja feliz ha encontrado una manera de auto-control cuando hay desacuerdos.  Las discusiones son de manera controlada, sin gritos.  Todo eso no ocurre naturalmente.  El autor dice que la pareja feliz ha encontrado una manera templada de comunicarse. 

También en esto, la disciplina y el respecto tiene todo que ver.  Uno debe estudiar y poner em práctica maneras de comunicar los acuerdos y desacuerdos.  En cada pareja se utilizará una estrategia, dependiendo de la personalidad de cada uno.  Para empezar, cabe tener una buena conversación sobre el asunto, acordando en la mejor manera de comunicación. 

Amar es echarlo de menos aún antes de que se vaya.

7. La importancia de los sentimientos del uno al otro:  

El autor comenta que las parejas felices tienen una gran capacidad de empatía.  Pueden ponerse en el lugar el uno del otro y buscan entender sus sentimientos. 

Mi marido siempre dice, en cualquier relación: “Busca entender antes de ser entendido”.  Si nos ponemos en el lugar de otra persona, posiblemente podremos entender la situación desde la otra perspectiva, mejorando la comunicación.  Vale la pena hacer el esfuerzo por nuestra relación de pareja. 

Amar es querer verse más a menudo. 

8. Viajar y explorar juntos:  

El autor dice que las parejas felices suelen buscar nuevas experiencias juntos, se ponen en situaciones diferentes de su contexto nornal y viven aventuras lado a lado.  La aventura les hace apreciar su vida familiar cuando llegan a casa.  

La aventuras, lado a lado, aproximan a las personas.  Estas salidas y nuevas experiencias dan ocasión a muchas risas y recuerdos juntos.  Estas salidas o tiempos de aventura no tienen por qué  representar un coste alto.  Hay que ser creativos y estar informados sobre lugares y experiencias.  Está bien planear juntos, guardar dinero y soñar con aventuras para el futuro.

Amar es difícil.

Pasos para poner en Práctica esta semana:

Estos son unos pasos básicos que sugiero.  Son bastante razonables y con un poco de esfuerzo se pueden llevar a cabo.  La Biblia dice que “todo lo puedo en Cristo que me fortalece” Filipenses 4:13. Si crees que no puedes, pídele a Dios.  Él está interesado en el éxito de tu matrimonio.   Empieza con uno o dos cambios y vas gradualmente añadiendo otros.  

1) Decir un cumplido a tu pareja enfocando en una de sus características que aprecias.  No pierdas la oportunidad del momento.  Cuando tu pareja haga algo que te llegue al corazón, por pequeño que sea, dilo sin esperar.  

2) Hablar con tu pareja para que hagáis un pacto de no irse a dormir antes de solucionar cualquier desacuerdo. 

3) Buscar ser más cariñosa(o) en el día a día, empieza por no dejar de despedirte con un beso cada mañana, si es posible con un ¡largo beso apasionado! 

4) Acompaña tu beso con un caluroso “¡te quiero, mi vida!”

5) Planea ver una película a solas cuando los niños se vayan a dormir.  Piensa en la película que le gustaría a tu pareja, no a ti.  Prepara un postre especial para disfrutar solamente vosotros.  

6) Procurar controlar los impulsos de gritar y de decir “las verdades”  de una manera desagradable.  Buscar estrategias como el “contar hasta 10” o no discutir de inmediato.  

7) Si tenéis un argumento esta semana, busca entender la perspectiva de tu pareja.  

8) Prepara una sorpresa a tu pareja y planea una salida cuidando de los detalles, como el cuidado de los niños, las reservas, o lo que sea necesario.  Puede incluso ser un desayuno especial en tu cafetería preferida. 

Espero que estas perspectivas compartidas aquí os puedan ayudar en vuestras relaciones, trayendo la esperanza de algo mejor.  El matrimonio nació en el corazón de Dios y a Él le interesa y le agrada que el tuyo salga adelante con mucha felicidad.

MIL GRACIAS A MI MARIDO, AMOR, AMIGO Y COMPAÑERO DE AVENTURAS.  SE HA ENCARGADO DE LA CENA PARA QUE YO ESCRIBIERA ESTO.

¡TE QUIERO, DWIGHT! 

Mara

Uncategorized

Hábitos que fortalecen la relación de pareja – Parte 2

Continuamos con nuestra serie de hábitos que fortalecen nuestra relación de pareja. Si no leíste la primera entrada pincha1ª entrada

¿Hemos puesto en práctica alguno de los primeros hábitos propuestos en la entrega anterior? Aquí os ofrezco otros cuatro más, para así seguir incorporando conductas que enriquecen nuestra relación de pareja. Centrémonos siempre en lo que podemos hacer, y no en lo que nos resulta imposible por la razón que sea. Y recordad, ¡siempre podemos hacer algo para mejorar!

  • Desecha la crítica y los reproches porque éstos destruyen el amor. Probablemente nos resulte fácil encontrar faltas en el otro, porque nadie es perfecto, pero eso sólo provocará amargura en los dos. Pasemos por alto las pequeñas faltas y busquemos las cosas buenas. Sólo lo bueno puede cambiar a las personas, y los reproches y las críticas no lo conseguirán.

  • Reíd juntos: Utilicemos el sentido del humor, porque a parte de pasar un buen rato, nos ayudará a solucionar muchos de los problemas menores que tantos dolores de cabeza nos provocan. Además, ¡la risa es contagiosa!

  • Recordad con frecuencia los momentos felices vividos juntos. Hay quien dice que el peor problema con el que se encuentran algunas parejas, es la falta de memoria. Traed a la mente todos esos buenos recuerdos, y alimentarán unas expectativas más positivas sobre vuestra unión,  ayudándoos a valorar a la persona que tenéis al lado.

Ahora es un buen momento para reflexionar, evaluar, y planificar el año que tenemos por delante. ¿Reflexionar sobre qué? ¡Sobre todo en general!, ¿no? Pero cómo no hacerlo de algo tan importante para nuestras vidas como son nuestras relaciones con otras personas.

Y de todas esas relaciones, la relación con nuestra pareja es una de las que más alegrías o tristezas nos proporciona.

Practiquemos estos hábitos que nos ayudarán a mejorar nuestra relación de pareja, y a disfrutar más con ella.

¡Ánimo, y a practicar!

“Enséñanos a pensar cómo vivir para que nuestra mente se llene de sabiduría”

Salmo 90:12 (TLA)

Goyi

Crecimiento Personal, Familia, manualidades

Escribiendo cartas a la antigua

Mi hijo se marchó a la universidad.  Ya hace un mes que le dejamos allí y me parece a mi que lo está pasando genial.    Estando allí hubo una charla para los papás en la cual nos hablaron sobre lo importante de la comunicación desde casa y la importancia de escribirles cartas, y si es posible, a mano .  

Las cartas escritas a la antigua son mucho más personales y demuestran que has invertido tiempo y esfuerzo.  Un día, cuando ya no estemos, serán tesoros que serán guardados con mucho cariño por las próximas generaciones. 

Además, en una carta, en especial escrita a mano, te lo piensas más y escribes sobre lo más importante.  Como mi hijo cumple sus 18 años la semana que viene y no estaré presente, decidí escribirle mi primera carta.   Como es algo que estaré haciendo periódicamente, he decidido preparar una carpeta para que en ella guarde las cartas de papá y de mamá.  También hice una tarjeta para acompañarla en los mismos tonos del proyecto, como veis en esta foto:

Aquí veis los dos proyectos, junto a los regalitos: las cartas y el talonario con algo de dinero:

Todo empezó con una carpeta como esta para reciclar:

La he cubierto con papeles coordinados:

He tratado de que hubiera mucho de mí, todo lo escrito es de puño y letra.  “A bit of home” quiere decir:  un poquito de casa.

Adentro he hecho dos bolsillos para que pueda poner las cartas nuestras:

Así mismo, como lo estamos haciendo escribiendo a nuestro hijo, nuestro Dios nos ha dejado cartas para que Le conozcamos mejor.  Estas cartas escritas por hombres pero inspiradas por el Espíritu Santo forman la Biblia.  ¿Sabes lo que la Biblia dice de sí misma?  Os dejo algunas referencias y os animo a leerla para conocer a Dios, Su personalidad, Su voluntad, Sus caminos …

“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,”

2 Timoteo 3:16
“Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.”2 Pedro 1:19-21

“Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.”Hebreos 4:12

“El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.”Mateo 24:35

“así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.”Isaías 55:11

Mara

Familia

¿A quién quieres más, a papá o a mamá?

Recuerdo que de pequeña escuché esta pregunta con frecuencia. Era una de esas preguntas típicas que los mayores nos hacían a los pequeños. Yo detestaba oírla.

Es curioso cómo involuntariamente los adultos podemos alistar a los niños a nuestra guerra de sexos, más o menos declarada.

Pero más allá de esta anécdota que guardo en mi memoria, ¿por qué a veces hombres y mujeres pareciera que estamos en guerra? Una posible respuesta es porque, sencillamente, somos diferentes. No me refiero, claro, a derechos u obligaciones, eso es evidente. Lo que a veces no resulta tan evidente es que somos diferentes física y biológicamente. Este es el origen de muchos conflictos en nuestras parejas. Esto no se podrá evitar, pero si somos conscientes de cuáles son esas diferencias y cómo manejarlas, el número de conflictos será menor y además se resolverán más fácilmente.

El psicólogo norteamericano John Gray habló de estas diferencias en su best seller Los hombres son de Marte y las mujeres de Venus. Tal magnitud tienen esas diferencias, que él nos presentó como pertenecientes a planetas diferentes…

Nuestra capacidad para comunicar, para expresar sentimientos; nuestra respuesta a la hora de enfrentar los problemas; de hacer varias cosas a la vez; de relacionarnos con nuestro entorno y de expresar afectividad; y también, claro, nuestra sexualidad. Todo esto, y mucho más, se ve afectado por el hecho de proceder de “dos planetas diferentes”.

Lo mejor de todo esto es que hombre y mujer, como polos opuestos que somos, nos atraemos y nos complementamos. Pero como les ocurre a los erizos al llegar el otoño, que se preparan para hibernar y se unen abrazándose para darse calor, si no ponemos atención y cuidado, en lugar de hallar un refugio en nuestra pareja, nos haremos daño, provocándonos heridas con nuestras púas.

Acabo con un ejemplo: Las mujeres nos quejamos mayoritariamente de que nuestras parejas no nos hablan y que se comunican con monosílabos con nosotras, sobre todo al final del día. Muchos hombres se quejan de que sus mujeres los quieren cambiar…….

¿Estás de acuerdo? ¿Te sientes identificada? Os animo a leer el libro de Gray, o cualquier otro que hable de las diferencias entre hombres y mujeres.

Goyi Mejino