Crecimiento Personal, Recetas

Las águilas y los cuervos: igualdad en la diversidad

Me encanta la primavera en Madrid, pero también echo de menos la primavera de mi estado de Oklahoma.  

Oklahoma es un estado central en los Estados Unidos. Está lleno de parques naturales, lagos y gente maravillosa y amable. No es el estado con más “glamour” en los EE.UU., pero no pasa nada, estamos contentos con lo que tenemos. Nos gusta lo que somos.  Tenemos un gran orgullo regional.  Estamos orgullosos de no ser de la zona costera. Nosotros no somos los neoyorquinos. Nosotros no somos los californianos. Somos agricultores, vaqueros, y nativos americanos que comparten el amor por nuestra tierra. Somos diferentes a la gente en otros estados y eso está bien.

Como extranjera que vive en España, soy muy consciente de mis diferencias. Con mi pelo rojo y mi acento americano, es bastante obvio que no soy española. Yo soy diferente, y no pasa nada.

Sitting Bull (Toro Sentado), un famoso guerrero del Tribu Sioux y el Hombre Santo, dijo una vez: “No es necesario que las águilas sean cuervos.” Lo dijo cuando enfrentaba la amenaza de la asimilación de los pueblos nativos americanos a la cultura occidental. Se refería a que no todos tienen que ser lo mismo, actuar de la misma manera, vestirse igual o tener la misma cultura para ser de valor en este mundo. En sus últimos días de su vida, él quería que hubiera armonía entre las tribus indias y el “hombre blanco”, mientras se  mantenían sus diferencias culturales.

No es necesario que todos seamos iguales.  De hecho, no fue esa la intención de Dios.  Dios nos hizo diferentes, cada uno con nuestra propia personalidad y cultura. Una frase en la Biblia dice: “Si el cuerpo entero fuera ojo, ¿cómo podría oír? Y si todo fuera oído, ¿cómo podría oler?”  Debemos estar agradecidos de que Dios nos hizo a todos un poco diferentes.

Hay que celebrar nuestras diferencias y empezar a aprender el valor de nuestros hermanos y hermanas que no son exactamente como nosotros. Somos únicos. Él nos ama tal como somos. Recuerde, no es necesario que las águilas sean cuervos.

Comparto una receta de Indian Fry Bread (Pan Frito Indígena)

Indian Fry Bread (Pan Frito Indígena)

Ingredientes:
1 taza de harina (250 gm) 1/4 cucharadita de sal 1 cucharadita de leche en polvo 1 cucharadita de polvo para hornear 1/2 taza de agua Aceite vegetal o de girasol para freír Harina extra a la harina de las manos

Preparación:

Tamice juntos la harina, sal, leche en polvo y el polvo de hornear en un tazón grande. Verter el agua sobre la mezcla de harina de una sola vez y revuelva la masa con un tenedor hasta que comience a obtener volumen.

Poner harina en las manos. Utilizando sus manos, comenzar a mezclar la masa, tratando de obtener toda la harina en la mezcla para formar una bola.

Corte la masa en cuatro (4) trozos. Usar las manos enhariñadas para formar un disco de unos 17 centímetros de diámetro.

En una sartén, calentar el aceite vegetal a unos 150 grados Cº.

Tome la masa formada y suavemente lo coloca en el aceite, teniendo cuidado de no salpicar el aceite caliente. 

Presione hacia abajo sobre la masa. Freír hasta que estén doradas, y luego dar la vuelta para freír el otro lado. Cada lado tendrá aproximadamente 3 a 4 minutos de cocción. 

Coloque el pan frito cocinado en una toalla de papel para absorber el exceso de aceite.


Acordaros: No es necesario que las águilas sean cuervos. 

Amy

Cosas de Casa, Recetas

Pavlova: celebrando la primavera

Nota editorial: hablaban ayer en las noticias como esta cuarentena ha despertando el deseo de cocinar en muchas personas. Aquí os dejamos una receta compartida por Rose que lleva varios pasos y un poco de tiempo, pero como tiempo tenemos ahora mismo, animémonos … además como no podemos salir, disfrutemos de los colores primaverales a la mesa.

Hoy vamos con un clásico de Nueva Zelanda: el postre Pavlova. Este es un delicioso postre elaborado con merengue y frutos rojos. 
Por fuera es muy crujiente y por adentro muy cremoso. Su nombre se debe a la bailarina de ballet, Anna Pavlova. Si aún no lo has probado, la mejor manera de hacerlo es prepararlo tú mismo, así que presta atención, hoy aprenderemos cómo realizarlo. 


Para el merengue:

5 claras de huevo, 275 g de azúcar glas, 1 c.s. de vinagre de vino blanco, 2 c.c. de maicena.

Para el relleno:
500 ml de nata para montar, 100 g de azúcar.

Para decorar: 150 g de moras, 150 g de fresones, 150 g de frambuesas, 50 g de arándanos, 2 racimos de grosellas, menta fresca, 50 g de azúcar glas.

Modo de hacer:

El merengue:

Batir las claras de huevo a punto de nieve. Añadir, poco a poco, el azúcar glas. Añadir el vinagre y espolvorear la maicena. Recubrir luego una placa de horno con una hoja de papel para horno y precalentar el horno a 80ºC. Poner el merengue en el centro del papel en forma de montaña y, con una cuchara de metal, extender formando un círculo.. Hornear a 80ºC durante 2 horas, hasta que esté duro. Sacar del horno y dejar enfriar.

El relleno:

Batir la nata con una batidora eléctrica y añadir, poco a poco, el azúcar a velocidad media hasta que esté montada. Poner la nata montada en una manga pastelera con una boquilla rizada y cubrir el nido de merengue con la nata montada.

Presentación:

Decorar la tarta con las moras, el fresón, la frambuesa, los arándanos, las grosellas .

El temor de Jehová es limpio…deseables son más que el oro, y más que mucho oro afinado: Y dulces más que miel… Salmos 20. 10

Rose

Cosas de Casa, Familia, Recetas

Pastel mousse de chocolate en familia

La cocina provee un espacio ideal para convivir en familia.  Cocinando, los niños aprenden, experimentan, y crean memorias que quedarán con ellos por toda la vida.  

Me gustan mucho los programas de Canal Cocina:  Cocina de Familia  – y lo recomiendo.

Cuando cocinas ¿consideras las preferencias de tus hijos?

Cuando cocinas ¿tratas de proveer un menu equilibrado?

Cuando cocinas ¿incluyes a tus hijos en las preparaciones?

Estas son algunas preguntas para reflexionar y quizás cambiar algunas costumbres para mejorar las relaciones familiares.  Crea memorias inolvidables en familia … en especial preparando este pastel de Debora.  Aprovecha para hablar de cosas importantes como valores y principios para la vida.  La Biblia dice:

Grábate en el corazón estas palabras que hoy te mando. Incúlcaselas continuamente a tus hijos. Háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.

Deuteronomio 6:6-7

Base:

500 grs de harina 

250 grs de mantequilla sin sal 

150 gramos de azúcar 

2 yemas de huevo 

50 gramos de harina de almendras 

Mezclar bien hasta que quede suave, reposar durante 30 minutos a temperatura ambiente Estirar la masa con 0,5 cm y acomodar la masa en una forma con fondo desmontable (25 cm de diámetro) Hornear hasta que esté ligeramente dorada.

Relleno: Caramelo de Sal 

180 gramos de azúcar 

90 g de mantequilla 

5 gramos de sal 

150 gramos de nata líquida 

Lleve el azúcar a caramelizar, agregar la crema agria, mantequilla y sal. Volver al fuego para formar una crema. 

Mousse trufado:

360 grs de chocolate semidulce 

350 gramos de nata líquida

200 g de crema ligeramente batida

Derretir el chocolate, añadir la nata y añadir la crema batida 

Montaje: 

En la base asada, distribuir 100 gramos de frutos secos (nueces, almendras a su gusto), por encima añadir el caramelo de sal y sobre ello la mousse trufado.  Llevar a la nevera hasta cuajar. 

Espolvorear con cacao y decorar al gusto.

Debora

Cosas de Casa, Recetas

Bizcocho “Pound Cake” de Azúcar moreno y caramelo

WOW!!!  Una de estas recetas ricas que podemos permitirnos solo de vez en cuando.  El otoño o el invierno son las estaciones idóneas para deleitarse con recetas como ésta.  La merienda del sábado o domingo acaba siendo inolvidable.

El Pound Cake es un bizcocho que se caracteriza por utilizar “One Pound” o sea 1 libra de mantequilla.  Una libra equivale a 450 gramos aproximadamente.

Receta compartida por Facebook:
  https://www.facebook.com/IttyBittyHomestead?fref=photo

Ingredientes:
1 ½ tazas de mantequilla ablandada
2 tazas de azúcar moreno
1 taza de azúcar granulada
5 huevos grandes
3 tazas de harina
1 cucharadita de levadura
½ cucharadita de sal
1 taza de leche
1 taza chips de bolsa de caramelo  (en tiendas americanas se compran como  toffee chips)
1 taza de nueces picadas

Cobertura de Caramelo:
1 lata de leche condensada
1 taza de azúcar moreno
2 cucharadas de mantequilla
½ cucharadita de extracto de vainilla

Instrucciones:
Precalentar el horno 180, untar un molde redondo de bizcocho.

Batir la mantequilla hasta que quede cremosa. Añadir azúcar batiendo hasta que quede esponjoso. Añadir los huevos uno a la vez. En un tazón mediano mezcle la harina, el polvo para hornear y la sal. Agregue la mezcla de harina a la masa alternando con la leche, batir hasta que esté mezclado. Agregue trocitos de caramelo y nueces. Verter la masa en el molde y hornear 85 minutos o hasta que un palillo salga limpio. Para evitar el exceso de tostado, cubrir la tarta con papel de aluminio mientras se hornea.

Deje que el bizcocho enfríe en el molde durante 10 minutos. Sacar del molde y dejar enfriar completamente sobre una rejilla. Derramar la cobertura sobre el bizcocho ya frío.

Cómo llegar al Caramelo …
En una cacerola mediana, combine la leche condensada y el azúcar moreno; llevar a ebullición a fuego medio-alto, revolviendo con frecuencia. Reduzca el fuego y cocine durante 8 minutos, revolviendo con frecuencia. Retire del fuego; bata la mantequilla y la vainilla. Deje enfriar por 5 minutos antes de usar.
NOTA: Asegúrese de “hacer la llovizna” del caramelo mientras aún está caliente. Cuando se enfría el caramelo, se endurece rápido.

Pensamientos de Mara

El otoño es un recordatorio muy concreto que el tiempo pasa, no para.  Cuando veo que las hojas caen, no puedo dejar de pensar que los cambios también ocurren en la vida.

Necesitamos tener un plan para renovar nuestras vidas, nuestros planes, nuestros objetivos. El tiempo no para, pero los cambios pueden estar a nuestro favor.  Cuando “perdemos algunas hojas” hacemos espacio para otras nuevas.  Podemos recomenzar, Dios nos da esta posibilidad.

Su misericordia para con nosotros es nueva cada mañana, empezamos el día como una hoja de papel blanca y tenemos la opción de decidir lo que vamos a escribir en ella.   Si tenemos una relación con Dios, buscaremos cada día nuestro propósito en el gran plan maestro de Dios, esto nos da dirección y satisfacción.

Así que no lo dejes para mañana, decide hoy pedir a Dios que venga a tu corazón, dando dirección a tus pasos, renovando todos los aspectos de tu vida.  El mañana no nos pertenece y puede ser demasiado tarde.  ¡Decide hoy!

Mara

Cosas de Casa, Recetas

Galletas moldeables que no pierden la forma (Sugar Cookies)

Hoy comparto una receta que es muy buena.  Muchas recetas de galletas de azúcar pierden la forma al hornear.  En este caso, estas son deliciosas, crujientes, nada duras y no pierden la forma.

Así que aquí va la receta:

INGREDIENTES

1 Taza o 227 grs de mantequilla a la temperatura ambiente 

1 Taza o 237 grs de azúcar 

1 huevo

1 cucharita de levadura de repostería

1 cucharita de extracto de vainilla

3 Tazas o 700 gramos de harina 

1/2 cucharita de sal

INSTRUCCIONES 

Calentar el horno a 180 grados C.  En un bol agregar la mantequilla y azúcar juntos.  Batir unos 2 minutos hasta que esté cremoso.  Adicionar el huevo, levadura, sal y extracto de vainilla.  Batir unos 2 minutos más.  Ir adicionando la harina poco a poco batiendo.  Dividir la masa en do partes haciendo una bola.  Envolver con plástico de cocina.  Llevar a la nevera por una media hora por lo menos.  Se puede mantener en la nevera varios días.  También se puede congelar.  Una vez fría, estirar sobre una mesa con enharinada.  No crece mucho así que no hace falta dejarla muy fina.  Cortar con formas variadas.  Se puede utilizar base de silicona o papel para horno.  Hornear por unos 10 minutos o cuando se doren los bordes.  

Cobertura (Icing) muy fácil:

Si tienes un poco de tiempo, recomiendo hacer dos tipos de cobertura, un más espeso para hacer el borde del dibujo y uno más fino para cubrir el area.  Yo no tenía tiempo ni un aplicador a mano para hacer el borde, así que solo utilicé el menos espeso con la ayuda de una cucharita.  

Ingredientes:

1 taza de azúcar glás

2-3 cucharadas de leche

colorante a gusto

Mezclar el azúcar con una cucharada de leche a la vez hasta que tenga el espesor deseado, más bien líquido.  Cubrir las galletas ya frías.  Se necesita casi 24 horas para que se seque totalmente esta cobertura.  Para hacer el más espeso, es solo poner menos leche.  

Comparto un video que utiliza las dos coberturas juntas.  La mía (se nota, jeje) está más rústica pero quedaron muy monas también.  Lleva mucho tiempo para hacerla bien, y a veces no lo tenemos. 

Mara