Familia

Enseñando sobre la solidaridad en casa

Las imágenes de los refugiados en estas últimas semanas nos superan. La situación mundial de guerras, eternos conflictos y hambrunas es realmente preocupante. ¿Cómo podemos abordar estas realidades en casa?  Nuestra fe nos recuerda las palabras de Jesús:Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me disteis alojamiento;  necesité ropa, y me vestisteis; estuve enfermo, y me atendisteis; estuve en la cárcel, y me visitasteis.”  Y le contestarán los justos: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, o sediento y te dimos de beber?  ¿Cuándo te vimos como forastero y te dimos alojamiento, o falto de ropa y te vestimos?  ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y te visitamos?” El Rey les responderá: “Os aseguro que todo lo que hicisteis por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, por mí lo hicisteis.”  Mateo 25:35-40

Nuestros hijos aprenden mucho más de aquello que hacemos que de lo que decimos. Nos pueden ver consternados frente a las imágenes de las noticias, pero vernos recolectar la ropa de invierno que aun está en buen estado o comprar algunos kilos de arroz o legumbres más para llevar a algún centro que atienda a personas con necesidad, será el ejemplo que llegue a su corazón, a su mente y a su misma voluntad de hacerlo ellos mismos algún día. Podemos hablar de lo mucho que hemos recibido de Nuestro Padre y lo mucho que deseamos compartir ese amor con los demás, pero hasta que no demostremos con hechos, especialmente a los menos afortunados, nuestra intención de hacerlo, no estaremos siendo coherentes con nuestras palabras. La  enseñanza de Jesús fue importante; los pequeños gestos, son grandes en realidad, y hechos en el nombre de Jesús llegan a bendecir con la bondad y el amor de Dios en gran manera. Unamos nuestras fuerzas en familia para ser solidarios y tener un impacto en nuestras comunidades. 

Como familia podemos hacer cosas juntos. Pensemos a quién podemos ayudar. Haced una lista de personas  que necesiten vuestra ayuda, ánimo o tal vez una simple visita. Hay muchas persona mayores en nuestros vecindarios que necesitan del cariño de generaciones más jóvenes.  Como familia es una buena manera de visitar y animar a persona enfermas o solas, enseñando así también el valor de la amistad y la compasión a nuestros hijos. Aquí os dejo unas ideas:

  1. Este es sencillo y personal, ¿eres buen repostero/a? Elabora unas rosquillas o torrijas o cualquier dulce y envuélvelo para regalo. Entrégaselo a un vecino o amigo que necesite un poco de ánimo, no olvides escribirle una notita que alegrará su día.
  2. Busca información en tu ayuntamiento o en tu iglesia acerca de organizaciones serias y confiables que estén ayudando en las actuales crisis mundiales. Tomaos tiempo en familia para decidir cual sea la mejor ONG, centro de acogida o esfuerzo solidario al que decidáis ayudar. 
  3. ¿Tienes tiempo? Dedícate al voluntariado en tu comunidad una vez a la semana o una vez al mes con tus hijos. Es bueno para toda la familia. Hay muchas oportunidades, tus hijos pueden pasear mascotas abandonados y acogidos en alguna protectora de animales, puedes ofrecerte a leer cuentos a niños en la biblioteca, o acompañar a personas mayores  haciendo manualidades sencillas en residencias de ancianos. 
  4. No sobreprotejas a tus hijos del conocimiento y trato con personas que  tengan enfermedades o discapacidades. Si tus hijos te hablan de alguien nuevo en le colegio este año con alguna dificultad física, hablad de ello con naturalidad  e intenta ver si hay algo que se puede hacer para apoyar a ese compañero. Tal vez ayudarle con los deberes o pasar tiempo con él conociendo y adaptándose a su situación, será enriquecedor para ambos. 
  5. Deja que alguna idea nazca de ellos mismos. Haz preguntas que les ayuden a pensar de qué manera ellos sienten que pueden ayudar a los demás. Cuándo nazca de ellos sabrás que es verdaderamente un valor que están adquiriendo y que probablemente emplearán a lo largo de su vida.  Además, esa iniciativa propia nos lleva a esos momentos tiernos, que como padres nos alegramos de ver a nuestro hijo, por ejemplo, regalar algo suyo a alguien que lo pueda necesitar más que él.

Hay muchas cosa más que podríamos añadir a esta lista y lo cierto es que cada una de ellas contribuirá a una familia más unida. ¿Por qué? Porque es más fácil mantener la perspectiva cuando toda la familia está involucrada en ayudar a los demás. C.S Lewis lo dijo bien, “Ser humilde no es pensar menos de uno mismo, si no menos EN uno mismo.” Este tipo de humildad mata otros grandes enemigos de la unidad familiar como son los rencores, las rencillas, las envidias y las comparaciones. Pensar en los demás te ayuda a valorar a todos los que te rodean empezando por los que están cerca de ti. 

Ángela

Crecimiento Personal

DESCANSA

UN NUEVO AÑO ESCOLAR SE APROXIMA Y COMO BUENAS MADRES, GUARDAREMOS EL BOLSO DE LA PLAYA, NUESTRAS ENORMES GAFAS DE SOL Y COMENZAREMOS A INSPECCIONAR LOS ARMARIOS Y LA DESPENSA PARA VER CÓMO NOS ORGANIZAMOS PARA LA NUEVA RUTINA.

150518100936-summer-beach-stock-exlarge-169

El verano suele plantearse como un tiempo de descanso, relax y desconectar, pero ¿por qué no tomar tiempo para descansar así todo el año? Médicos y consejeros familiares coinciden en que el descanso habitual es necesario para nuestra salud física y emocional.  También será importante modelar buenos hábitos de descanso para nuestros hijos y sin duda, el descanso nos ayudará a despejar la mente para poder enfocarnos en las cosas más importantes de la vida.  

AMIGA, LOS PROBLEMAS Y LAS PREOCUPACIONES PUEDEN ESPERAR, SEGURAMENTE SERÁN MÁS FÁCILES DE ENFRENTAR CUANDO HAYAS DESCANSADO.

RECUERDA ESTOS TRES CONSEJOS Y AÑÁDELE UNA BUENA DOSIS DE HUMOR, RISAS, ABRAZOS, BESOS Y CARIÑOS.

DES    CAN    SA

1) ¡DESCONECTA!

Toma un rato cada día para desconectar de verdad. Busca un rinconcito en tu casa y apártalo para pasar un tiempo especial diariamente haciendo algo que te encante hacer como leer, coser, pintar o cualquier otra cosa que realmente te relaje. Decóralo con alguna planta especial, tus colores favoritos, tus fotos favoritas o cualquier cosa que te haga sonreír.  Pasa tiempo en ese sitio cada día, apaga el móvil, la televisión, la radio y las pantallas y conéctate a algo más profundo que te llene. Tomará un tiempo acostumbrarse a desconectarte de todas tus responsabilidades y redes sociales durante esta hora, pero ten paciencia. En mi caso es la lectura, escribir en mi diario y tocar la guitarra. Guarda este tiempo como cualquier otra tarea importante del día que no puedes dejar para otro momento. Evita leer, contestar mensajes electrónicos o ver multimedia en linea, esfuérzate en enfocarte realmente en pasar tiempo a solas con esas cosas que te aportan paz, luz y una oportunidad de desconectar de todo.

terrasse-ideen-kleine-terrasse-gestalten

¡Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os daré descanso! – Jesús 

2) ¡CANTA!

¡Canta algo que levante tu ánimo! La música tiene un aspecto terapéutico incuestionable. Incontables melodías han ayudado las a personas a superar momentos de guerra, injusticias y extremas situaciones de estrés. La música Góspel, por ejemplo, ayudó a generaciones de esclavos a encontrar esperanza y consuelo en sus versos, notas y melodías que levantaban sus corazones desalentados y maltratados con música que hoy siguen llegando a miles de personas con su sentimiento y mensaje. ¡Inténtalo! Sube el volumen, invita a los más jóvenes en casa a que te acompañen y disfruta de música que os haga sonreír, os aporte valores sanos, os ayude a recordar buenos tiempos y a conectar.  Una noche de karaoke familiar puede traer mucha alegría, risas e incluso puede ayudaros a todos a eliminar estrés. 

families-singing-karaoke-5901642a3df78c5456b0e63c

         …de día muéstrame tu amor, y por la noche tu canto me acompañe- oración hebrea

3) ¡SAL DE LA RUTINA!

Sal de la rutina y planifica salidas que te ayuden a conectar con la naturaleza y con tu familia. Esa cocina estará esperándote cuando vuelvas, siempre habrá ropa para planchar, aprovecha esas tardes de otoño y los fines de semana para explorar el campo, la montaña y las  zonas verdes de tu entorno. Para crear un hábito en este aspecto, no os limitéis a viajes complicados, largos o preparados con mucha antelación. Un paseo de último momento por un parque cerca de casa, o una escapadita improvisada por la mañana en un fin de semana, puede resultar ser uno de los mejores momentos para toda la familia para respirar aire limpio, recargar las pilas emocionales y descubrir algo nuevo. ¡Prepara unos bocadillos sencillos, fruta y agua, llena esas mochilas, y sal de la rutina!

Hike

  Porque las cosas invisibles de Dios, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo- El apóstol Pablo “No os inquietéis por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presentad vuestras peticiones a Dios y dadle gracias.  Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús”-Filipenses 4:6-7

Angela

Crecimiento Personal, Familia

Este verano…¡Conecta!

Como padres queremos darle lo mejor a nuestros hijos. Nos preocupamos por su seguridad por su alimentación, por sus hábitos escolares, por sus amistades y decisiones. Elegimos los actividades de verano con cuidado para asegurarnos de que estén bien cuidados y que aprovechen el tiempo al máximo para practicar deportes, el inglés o la música. 
Pero a veces darles lo mejor no se trata de una serie de actividades u oportunidades académicas para alcanzar niveles más altos de fluidez de idiomas o destrezas deportivas. Por su puesto que hay actividades que a nuestros hijos les emocionan y a la vez les motivan a mejorar y relacionarse mejor con sus iguales, pero tal vez ese “mejor” que estamos buscando empieza con nosotros mismos como padres. Lo mejor para ellos, interesantemente resulta ser también lo mejor par nosotros como padres. Comparte estas ideas con tus hijos este verano y experimentarás algo especial junto con ellos. ¡Este verano es tiempo de crecer en familia dándole lo mejor a tus hijos! 

Comparte un legado familiar. Dale un regalo que sólo tú puedes dar a tus hijos. Toma tiempo para explicarle algo de vuestra familia en forma de legado que transmita algún valor a tus hijos. Cuéntales la historia, por ejemplo, de cómo su abuelo, abuela, o cualquier otro pariente actuó con valor, convicción, compasión o amor para que alguien pudiera tener una mejor oportunidad en la vida. Muéstrales fotografías antiguas o visita lugares donde sucedieron los hechos y explica quienes son esas personas que dejaron un legado en vuestra familia. A veces hay alguna película antigua que te recuerde a la situación que tus antepasados vivieron que puedas ver en familia. Es bueno reflexionar a cerca de la historia de nuestras familias. Todos podemos encontrar anécdotas e historias positivas, por más pequeñas que sean, que nos ayuden a conocernos mejor. Aunque parezcan sencillas, tus hijos tendrán interés en aprender algo nuevo que tenga que ver con los orígenes de su familia. No subestimes el poder de conectar con tus hijos contando una buena y verídica historia. 


Sal de casa y explora la ciudad con ellos. 


Deja que cada uno de tus hijos elija un lugar especial para ir a jugar, pasear o hacer alguna actividad. Dedica una tarde o un día entero si es posible. Dedicar el tiempo suficiente para ir juntos en familia, hablar de por qué le gusta ir a ese sitio y dejar que cada persona de la familia dirija esa excursión o salida puede ser una gran oportunidad de conectar con tus hijos. Cuando hayáis explorado adecuadamente los lugares que ellos disfrutan, llévales a un sitio especial para ti, donde tengas la oportunidad de compartir por qué ese sitio es tan especial. 

Corrige menos, conecta más. 


Parece que el verano está lleno de normas, “no pases toda la tarde en la tablet, no ensucies la cocina a la hora de la merienda, no pelees con tu hermana, saca al perro, no dejes el cuarto de baño perdido después de la piscina…” ¿Qué sucedería si tomamos tiempo con nuestros hijos para prevenir en vez de curar y dejar que ellos mismos nos ayuden a marcar las normas de casa de verano en POSITIVO? Los mejores maestros, que en todos los casos somos los padres los primeros maestros de nuestros hijos, hacen buenas preguntas. Podemos sentarnos a finales del año escolar y escribir ¿Qué necesitamos hacer este verano para llevar una convivencia en orden, con un ambiente positivo, sano y productivo? ¿Qué metas tenemos cada uno?, incluyendo mamá por ejemplo, como podemos ayudarnos a que todos cumplamos nuestros objetivos y metas de verano como, leer un libro, aprender a tocar un instrumento usando el internet en nuestros ratos libres, aprender a cocinar con mamá o papá o algún pariente o adulto que les cuida en verano. Dales ideas y objetivos creativos y no tendrás que pasar tus días corrigiendo y riñendo. Con sólo preguntarles, ¿Cómo nos ayuda este comportamiento a cumplir los objetivos que nos propusimos juntos a principio de verano? Ellos mismos entenderán lo que es mejor y podrán auto-corregirse. Finalmente escribe las “normas” en la nevera en positivo, no se vale escribir la palabra NO. 


Sé sincero con los jóvenes de la casa 


Nuestro hijos nos observan, nos ven, nos oyen hasta cuando no nos damos cuenta. Si tienes dificultades con algunas relaciones familiares, tu pareja, tus vecinos o cualquier otra dificultad interpersonal, habla con ellos a cerca del tema de una forma apropiada para ellos. Explícales que estás intentando hacer lo mejor posible para superar aquello y estar en paz con esa persona o personas. Plantéate lo mejor para no traer más conflicto a vuestra vida familiar. Muchos niños tienen ansiedad y estrés por situaciones tensas que afectan el estado de ánimo de sus padres y en ocasiones los niños sufren en silencio pensando que ellos son parte de la razón de esos conflictos. La abuela, por ejemplo, se enfadó con mamá porque tuvo que recoger a los niños del colegio por falta de planificación de los padres, el vecino está enfadado por el ruido que hace la familia a todos horas de la noche, los padres discuten por temas de cómo corregir a los hijos, la lista de piedras en las mochilas emocionales de nuestros hijos es larga, tendida y muchas veces muy pesada. Toma tiempo cada día para aliviar ese peso. Da abrazos, no prometas cosas que no puedes cumplir, sé sincero y reconoce que no eres perfecto pero que siempre mirarás por el bien de ellos. Una conversación a tiempo con tus hijos puede hacer la diferencia en sus vidas emocionales y darles esa seguridad y cariño que sólo tú puedes dar. Nosotros crecemos con nuestros hijos. Habla con ellos. Si conectas más de lo que corriges verás que en realidad se dejarán corregir con más facilidad y las veces que les corrijas serán mucho más efectivas. 


¡Feliz verano Familias!

Angela

Crecimiento Personal, Equipo, Familia

CÓMO EVITAR SER PADRES PRESENTES, PERO AUSENTES.

REFLEXIÓN DE MADRE

Estimados padres, un día los pajaritos volarán y sentirás de cerca lo que significa aquel dicho, “la distancia hace el cariño”. Pero por ahora, te dejo mis impresiones de lo rápido que pasa este tiempo de construir juntos vuestro precioso nido familiar.  Algo aparentemente laborioso, cansado, lleno de sacrificios, pero que en realidad es uno de los momentos más preciosos de la vida. Atesóralo.

Justo cuando el nido se sentía completo, os tocó volar…

Blue-feathers-birds-father-and-mother-feeding-little-birds_1920x1200

¡No puedo creerlo! Parece que fue ayer que compré el libro en inglés, “Qué esperar cuando estás esperando” de Heidi Murkoff.  Mi barriga tan redonda como una pelota recién inflada de baloncesto. Cada pensamiento girando en torno a la llegada del más preciado tesoro que pueda existir, una joya envuelta en mantitas de algodón. En la recién pintada habitación, su ropita de bebé sin estrenar, colgada en el armario, todo preparado, todo listo, para la llegada de nuestra primera hija.

Elizabeth y Abigail llenarían nuestro hogar de risas, manchas de pintura y pegamento, arena del parque, incontables piezas de Polly Pockets, música, amiguitos, mochilas con deberes y sandwiches sin terminar. En cada cambio de domicilio, una nueva habitación, nuevos amiguitos, nuevas ciudades, países, experiencias… y como por arte de magia un día, mis princesitas pasaron a ser unas mujercitas. Elizabeth con 20 años, y su hermana cumpliendo los 15 luciendo vestidos de fiesta, y no sabré decir cómo pasó tan rápido el tiempo.

Este blog es para recordarte que el tiempo de la crianza de un hijo no es eterno, aprovecha bien el tiempo que tienes con ellos en casa para no convertirte en un padre o una madre ausente. Porque vendrá un tiempo cuando vuelen del nido a estudiar, buscar trabajo, perseguir sus sueños y nuevas oportunidades lejos de ti, y entonces te tocará otro reto: Ser un padre y una madre presente en la distancia.

Con un corazón lleno y agradecida por todo, 

Angela

PARA SEGUIR LA LECTURA:

https://masalladelcole.wordpress.com/2019/05/13/como-evitar-ser-padres-presentes-pero-ausentes/?fbclid=IwAR1pbBgdvwBIMOMYabLN2RXIYCXfL1AlUqpSrGTFz4fhmV7-f8t4a-EZb3g

Crecimiento Personal, Familia, Uncategorized

¡Conectar es más que una clave de wifi!

AMAR ES CONECTAR

¿CONECTAS MÁS CON EL WIFI QUE CON TUS HIJOS?AQUÍ TIENES 5 CONSEJOS PARA CULTIVAR LA CONEXIÓN EN CASA DURANTE EL AÑO ESCOLAR


1. PASEOS SIN MÓVIL, CONECTA HABLANDO
Guarda el móvil cuando sales a pasear con tus hijos o los llevas al parque. Si te sientas en un banco, habla con ellos o aprovecha el momento para conectar con otros vecinos y padres. Cuándo salís juntos a pasear al bandido de cuatro patatas, resiste la tentación de revisar estados de redes sociales y mandar mensajes. Habla con tus hijos aunque sean muy pequeños. Deja tu móvil en el fondo del bolso en modo silencio o en casa si es necesario. No contestes una llamada que puedas contestar cuando llegues a casa.

2. ANTICIPA LAS INTERRUPCIONES, NO TE FRUSTRES CON ELLAS, CONECTA MIRÁNDOLES A LOS OJOS
Si tus hijos te interrumpen mientras estás escribiendo un mensaje en el móvil, baja el móvil enseguida, déjalo sobre la mesa si es posible, abrázales o tómales la mano y mírales a los ojos. Sonríe, escúchales y atiende a su pregunta. Es probable que sólo precisen un momento de tu tiempo, el mensaje puede esperar.

3. CONECTA CON ELLOS JUSTO ANTES DE PONERTE EN LÍNEA
¿Estáis aprovechando el tiempo en casa? Si vas a estar ocupada en el móvil o tu ordenador con algo importante como una llamada, una conversación imperiosa o algún tipo de trabajo imprescindible y tus hijos están en casa, toma unos minutos para ver como está cada uno. Averigua si te necesitan o si deben estar cumpliendo con alguna de sus tareas diarias como recoger su habitación, asearse o hacer la tarea. Infórmales que estarás unos minutos ocupada para atender unos asuntos o llamadas. Dales instrucciones en caso de que necesiten algo, por ejemplo que le pidan a su hermano mayor lo que necesiten durante este tiempo. Ellos también tienen que respetar tu tiempo. Si puedes, elige un lugar específico para conectarte a redes sociales o a ordenadores. Así asocian ese lugar, sillón, escritorio, habitación como el lugar de trabajo o tiempo de conexión al movil de mamá. Intenta limitar tu tiempo conectada a ese lugar y también podrás controlar cuanto tiempo realmente estás pasando conectada cuando tu familia está en casa.

4. EN LA MESA CONECTA CON LAS PERSONAS, NO CON EL MÓVIL
Antes debatíamos si ver o no la televisión durante las comidas familiares. Hoy los móviles se han apoderado de algunas mesas. Lo mejor es usar este tiempo familiar para cargar los móviles, si es posible en otra habitación, o mantenerlos en modo silencio durante unas horas. Durante este tiempo es un buen momento para aprender que cuando alguien está hablando en la mesa, o nos encontramos en cualquier otro tipo de reunión familiar o entre amigos, estar revisando estados o escribiendo mensajes transmite una falta de respeto al otro y en general se considera de mala educación. También vemos que en varios países las horas de la comida del mediodía y la hora siguiente, se consideran de descanso o siesta, y se entiende que las personas están pasando tiempo en familia o descansado. Es un buen hábito enseñar a los hijos que durante un tiempo cada día apagamos los móviles para hablar unos con otros, escucharnos y cuando es posible descansar.

5. NO DUDES EN INTERACTUAR CON ELLOS CON LA TECNOLOGÍA
Mamá, tus hijos saben si te encanta o no estar conectada ¡Ellos te ven y hay pocas cosas que puedes ocultar de sus ojitos! Si te gusta el Facebook, por ejemplo, muéstrales alguna foto o algún video divertido de tu estado de vez en cuando. Si te gusta leer artículos en blogs, acércalos a tu pantalla y léeles algo que te ha hecho pensar en ellos o que crees que les interesará. Papá, si son pequeños y te ven escribiendo en alguna aplicación de mensajes como whatsapp a menudo, préstales el móvil de alguien en casa y déjales que te manden un par de mensajitos cariñosos. No dejes que ellos piensen que la tecnología que usas no les incluye a ellos, o peor aún, que prefieres interactuar con los dispositivos y redes sociales más que con ellos.
¡Usa el móvil para llamar a los abuelos, hacer video llamadas con familiares y amigos y enséñales a conectar con personas!

RECUERDA, MENOS ES MÁS
Así va el dicho, menos es más. Entre menos nos vean conectados a la tecnología, más conexión humana sentirán con nosotros. Intenta conectarte a redes sociales cuando estén en el colegio o cuando ya estén acostados. Hay tiempo para todo. Tus hijos vivirán en un mundo de nuevas tecnologías, así que difícilmente se las podremos prohibir, pero sí podemos modelar como seguir conectados con las personas y el mundo que les rodea a pesar de la influencia de una tecnología que por naturaleza nos aparta de la conexión humana.
Abraza, siente, ríe, juega, pasea y corre con tus hijos. Acuéstate en la hierba, ensúciate un poco y siente la lluvia caer. ¡Apaga el móvil y conéctate a tu familia!

Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora…
Eclesiastés 3:1

Ángela

Cosas de Casa, Crecimiento Personal, Decoración, Familia

Menos es más

Esta frase, muy típica en inglés, “less is more”, que por años hemos escuchado, se está poniendo muy de moda de nuevo a modo de métodos de organización personal en todo tipo de revistas y redes sociales relacionados con el hogar.

Las ideas minimalistas que se propagan por profesionales como la nueva estrella de Netflix japonesa, Marie Kondo y otros, como el veterano y entusiasta australiano Peter Walsh, nos dan sus trucos y consejos para conseguir ¡ese armario que hará que nuestro corazón salte de emoción! Y la verdad sea dicha, estas hazañas en casa son pequeñas maravillas.

closet_crop

La encantadora Marie, con sus consejos, que en español llaman el método KonMari, nos comparte desde la perspectiva de la tradición japonesa y el shintoismo su filosofía de manejar una conexión con las cosas que tenemos en casa para mantener un estado de gratitud y orden que KonMari dice resultará en algo que ella llama “spark joy”, que en inglés es una especie de satisfacción feliz.

kitchen-organization-with-a-bowl-full-of-lemons-6

Otros, como Walsh, en su libro MENOS ES MAS: UN PLAN SENCILLO PARA ORGANIZAR TU CASA Y DISFRUTAR DE UNA VIDA MAS PLENA CON MENOS COSAS, encuentran una relación directa entre el caos que podamos acumular en casa y las dificultades que muchos tienen de sentirse realmente realizados.

Los consejos de organizadores personales como Walsh y otros minimalistas han conectado con las inquietudes de una sociedad cada día más materialista en los Estados Unidos, que se encuentra con un sin número de familias acumulando más y más cosas, sin tener un buen método de reciclar, tirar o donar.

Aparentemente, este dilema de no saber vivir con menos y más ordenadamente, impide a muchos guardar ese equilibrio de serenidad que quieren en casa y que al parecer, piensan que sólo disfrutarán cuando todo esté en orden.

EL PAVELLÓ MIES VAN DER ROHE DE BARCELONA

La frase “menos es más” también es atribuida a un reconocido arquitecto, Ludwig Mies van der Rohe,considerado uno de los maestros de la arquitectura moderna. El pabellón alemán de Barcelona fue diseñado por Mies y Lilly Reich en 1929 para una Exposición Internacional, y hablar de él es hablar de una tendencia minimalista, que es precisamente lo que nos plantean estos organizadores personales: Volver a lo esencial. 

Permitidme entones añadir a esto mi granito de arena:

Al revisar los argumentos de estas distintas propuestas acerca de cómo aplicar el minimalismo, se me ocurre que éstas han sido metas universales de muchas familias a través de los tiempos y en todo tipo de civilizaciones; organizar bien nuestras casas, nuestras mentes y corazones, para llevar una vida tranquila y productiva.

Para mi familia, y desde la perspectiva de un hogar cristiano, las siguientes estrategias nos han ayudado a mantener un perspectiva saludable acerca del orden y las rutinas en casa, ¡te las comparto!

7 ESTRATEGIAS PARA MANTENER EL ORDEN Y LA TRANQUILIDAD EN CASA.

  1. No dejes para luego lo que puedas hacer en el momento, tira propaganda y papeles inecesarios la primera vez que los tocas si es posible. No los muevas de sitio o los archives para luego, en cuanto los toques trata con ellos o tíralos directamente a la papelera. Esto se puede aplicar a los deberes, facturas, recibos, llamadas o cualquier otro tipo de correspondencia.
  2. Toma 30 minutos al día para ordenarlo todo una vez más. Esto no significa que todo esté perfecto, sólo vuelve a colocar las cosas a su sitio. Si cada persona en casa ayuda con esto y cada cosa en tu casa tiene su lugar, será mucho más fácil ordenarlo todo.
  3. Esfuérzate por eliminar objetos de forma habitual para que las cosas que acumules no ocupen más espacio del que tienes. Lleva cosas para regalar, donar o tirar a menudo al coche y repártelos durante tus recorridos diarios.
  4. Evita tener cosas superfluas en casa. Nadie necesita dos abrelatas o dos árboles de Navidad en el trastero, deshazte de estas cosas que no usas o regálalas a personas que las puedan usar.
  5. Involucramos a toda la familia en el proceso. Los más pequeños también tienen que aprender a deshacerse de las cosas que ya no usan. Tendrás que tener paciencia con ellos porque no es algo fácil de hacer y requiere adquirir un hábito para ello.
  6. Cuando ordenas tu casa mantén una actitud de gratitud por lo que tienes y no te enfoques en lo que os falta.  Nosotros a menudo agradecemos a Dios su provisión y recordamos a nuestras hijas que nuestro mayor tesoro no son las cosas que poseemos. Nuestro tesoro está en la bendición que tenemos en el inigualable amor de Dios que nos une.
  7. La organización de nuestra casa no será la respuesta final a nuestra felicidad. Antes que las cosas, están las personas, antes que el orden y la rutina está nuestro bienestar emocional y espiritual, y antes que el estándar de la perfección, está la gracia y la misericordia que tenemos el uno con el otro.

Recuerda también que con menos para odenar, ¡tendrás más para vivir! más tiempo, más dinero y más espacio mental para dedicarte a lo que realmente te apasiona.

99f2bbb63e89ca77305f4d43c281e87e

Angela