Crecimiento Espiritual, Crecimiento Personal, Feliz Año Nuevo, La Biblia

¡Déjalo ir!

Nota de la editora: Continuamos dando unos excelentes textos para que empieces bien el año, poniendo todo en su debida perspectiva.  En esta ocasión compartimos un texto del blog de Wendy Bello, de hace algunos años pero muy pertinente en estos momentos del año:

Hace unos días estuve organizando las gavetas de mi escritorio para comenzar el año un poquito mejor. Por alguna razón el desorden me estresa. Y fue en medio de eso que me encontré una tarjeta con un versículo que anoté hace ya un tiempo, no recuerdo cuándo. Contiene una promesa de Dios del libro de Isaías: 

«Pero olvida todo eso; no es nada comparado con lo que voy a hacer» (Is 43:18, NTV).

Como Dios siempre es oportuno, me vino a la medida porque justo ese día, y algunos otros también, había estado pensando en el año que terminó, en todo lo bueno que tuvo y en que si 2018 se le compararía. No hay sabiduría en tales pensamientos, como nos lo asevera Eclesiastés: 

«Nunca preguntes por qué todo tiempo pasado fue mejor. No es de sabios hacer tales preguntas» (Ec 7:10 NVI).

Cuando un año termina es excelente hacer un inventario de las cosas buenas que Dios hizo en nuestra vida, de hecho, lo mejor es ir haciéndolo a diario porque eso enfoca nuestra mente en la gratitud. Pero no es bueno cuando comenzamos a comparar mentalmente y dejar que nuestros pensamientos divaguen por el rumbo del futuro desconocido.

La verdad es esta: no sabemos los planes que Dios tiene, pero tenemos que creer su Palabra. Y su Palabra dice que siempre obrará a favor de los que le aman (Romanos 8:28).

Es muy probable que 2018 no sea igual que 2017 en muchos sentidos. Tal vez algunas experiencias se repitan, y otras tantas no. Pero lo mejor que yo puedo hacer, y tú también, es mirar estos próximos meses con expectación, con la misma con la que abrimos un regalo que alguien querido nos da. Porque así es Dios.
Y sí, mezclado con todo eso vendrán cosas no tan lindas o fáciles, pero es parte del proceso. Recuerda que Dios está trabajando para que «lleguemos a la plena y completa medida de Cristo» (Efesios 4:13), es decir, a madurar en la vida de fe. Esa parte no ocurre sin dolores, sin dificultades. Así como el crecimiento físico tiene etapas, el espiritual también. En eso 2018 debe ser mejor que 2017, porque cada año debesuponer un paso de avance. Pero incluso si así no fuera, sigue caminando. No dejes que tu mente se quede en el pasado, ¡déjalo ir!
Pablo nos los recuerda con palabras claras: 

«…pero me concentro únicamente en esto: olvido el pasado y fijo la mirada en lo que tengo por delante, y así avanzo hasta llegar al final de la carrera para recibir el premio celestial al cual Dios nos llama por medio de Cristo Jesús» (Filipenses 3:13-14).

Sí, no es sabio andar merodeando en el pasado. ¿Por qué? Porque nos quita la mirada del presente que, en realidad, es lo único que tenemos. Y si nos enfocamos mucho en el futuro, de seguro caeremos presa de la ansiedad y el temor, porque son desconocidos para nosotros. Ese es terreno exclusivo de Dios.

Mi querida lectora, es hora de abrazar lo que Dios nos regala hoy. Este día. Y vivirlo para su gloria, confiando en su amor, y en su Palabra.

Él es el Dios que hace algo nuevo cada día, que renueva su misericordia, que hace fluir agua en el desierto, que convierte imposibles en posibles, que nos levanta si caemos y nos reviste de gracia a través de Jesús. Entonces, ¡soltemos el pasado! 

Deja ir todo anhelo por tiempos que aparentemente fueron mejores, porque, aunque sí hayan sido buenos, Dios sigue obrando a nuestro favor. Él no se quedó en 2017, él sigue presente en tu vida, y en la mía. ¿Lo creemos?

Vivamos como Dios lo diseñó,

Wendy

Crecimiento Espiritual, Crecimiento Personal, Feliz Año Nuevo, La Biblia

Algo que puedes hacer para tener un año diferente

Nota de la editora: una publicación de 2018 pero tan relevante como entonces. Puedes hacerte las mismas preguntas y evaluar 2019, haciendo buenos planes para 2020.

Un nuevo año.

No sé a ti ¡pero a mí me parece increíble que ya estemos en 2018! En estos últimos días he estado haciendo un inventario de lo que fue 2017 para mí. Cada año que termina nos presenta la oportunidad de dar un vistazo a nuestra vida y ver dónde crecimos, dónde todavía nos queda mucho por andar. ¿Por qué es bueno esto del inventario? Las razones son varias, pero una que creo encabeza la lista es esta: nuestro tiempo en este mundo es corto, realmente muy corto. Y Dios nos llama a aprovechar el tiempo y no desperdiciarlo. De hecho, nuestros días aquí son un regalo que él nos ha hecho y debemos administrarlo bien.

Si hace un tiempo que lees este blog tal vez recuerdes que cada año le pido a Dios una palabra o frase que me sirva de enfoque. Por lo general he visto que esa palabra indica algún aspecto de mi vida en el que todavía queda mucho por hacer. Y claro, junto con esa palabra viene un pasaje bíblico. Es curioso que este año primero llegó a mí el pasaje bíblico y de ahí la palabra… o más bien la frase.

Pero antes de compartir contigo cuál será mi palabra/versículo para 2018, quiero invitarte un poco a la reflexión, y lo haré de manera sencilla, mediante preguntas. ¿Una sugerencia? Responde a ellas por escrito, no lo hagas mentalmente. ¿Por qué? Porque al escribir podemos expresar mejor lo que estamos pensando, porque quedará plasmado y te servirá de referencia, y porque además es un ejercicio que tiene muchos beneficios para nuestro cerebro ¡y eso siempre es bueno! Ya sé que no a todos les gusta escribir, pero si poco a poco desarrollas el hábito, verás que se hace más fácil y hasta puedes llegar a disfrutarlo.
Bueno, vayamos a las preguntas.

Inventario del 2017 
¿Qué fue lo mejor que te sucedió en 2017?

¿Qué cosas no quisieras olvidar nunca de ese año?

¿Cómo creció tu relación con Dios en 2017?

¿Qué fue lo que ayudó o impidió el crecimiento?
Con toda honestidad,

¿a qué dedicaste la mayor parte de tu tiempo en 2017?

Si pudieras cambiar algo de 2017, y que no dependa de otros sino de ti, ¿qué sería?

¿Leíste algo en 2017, además de la Biblia? (¡Surfear la internet no cuenta!)

¿Tuviste alguna palabra o tema para tu vida en 2017? ¿Viste algún cambio en tu vida como resultado? 

Pensando en 2018
¿Qué quisieras hacer diferente este año? (No hagas una lista demasiado larga, piensa y quizá enfócate en unas tres cosas.)

¿Has escogido algún plan de lectura bíblica? (Yo decidí leer la Biblia en un año pues hace un tiempo no lo hago y además estoy haciendo un estudio temático relacionado con mi versículo del año.)

¿Qué puedes hacer para mejorar tu salud física en 2018?

¿Cómo pudieras mejorar tus relaciones interpersonales (reales, no virtuales) en 2018?
Si eres esposa o mamá, ¿de qué manera pudieras servir y bendecir mejor a tu familia en 2018?

¿Cómo puedes honrar más/mejor a Dios en tu trabajo o roles en 2018?

Si no eres una lectora ávida, ¡decide comenzar este año! Un pequeño paso a la vez. Escoge quizá un libro por mes. Leer es clave para crecer, para ser mejores líderes, para enriquecer nuestro vocabulario y cultura general. Eso sí, escoge sabiamente tu lectura. No pierdas tiempo en lo que no edifica.

Y, por último, si nunca lo has hecho, te animo a tener una palabra y versículo para el año. En lugar de tener muchas metas que casi siempre terminan en nada, esa palabra y versículo te pueden servir de faro para todas las esferas de la vida.

Mi versículo para 2018 está en Proverbios 4:23.

En este enlace encontrarás una imagen del mismo que puedes imprimir si gustas.

Mi querida lectora, te deseo un feliz 2018. Te invito a continuar aprendiendo a vivir como Dios lo diseñó, ¿me acompañas?

Bendiciones,

Wendy 

(Publicado originalmente en wendybello.com)

Crecimiento Espiritual, Crecimiento Personal, Espiritualidad, Navidad

Edurne Mencia: ¿Qué es para ti la Navidad?

¿Qué es para ti la Navidad? ¿Qué representa para ti este tiempo de celebración del nacimiento de Jesús? ¿Qué supone para ti esta fecha? No hace falta que lo compartas conmigo ni con nadie más, pero, por favor, sé sincera contigo misma y toma un rato para pensar y analizar qué significa la Navidad para ti, en qué pones tus mayores esfuerzos en esta época, qué ocupa la mayor parte de tu tiempo o qué desearías añadir a tu celebración.

Navidad para mí es…

Tiempo

Para descansar, para reflexionar, para agradecer, para parar del frenesí diario y olvidar por un momento las obligaciones para centrarme en las personas.

Familia

Es un tiempo para extrañar con todo mi corazón a mi familia de sangre, a mi madre, a mi padre y mis hermanas y también para disfrutar de mi pequeña familia, mi esposo y mis tres hijos.

Compartir

Celebrar el “más bienaventurado es dar que recibir”, compartir cosas materiales y otras intangibles como el tiempo, el gozo, el amor, el cariño. 

Amigos

Dicen que los amigos son la familia que uno elige. Sin duda, son las personas que Dios va poniendo en tu vida en determinados momentos, personas amadas con las que compartir partes (largas o cortas) de nuestra existencia.

Celebrar

Celebrar a Jesús, celebrar la esperanza de vida eterna para la humanidad. Celebrar el amor de Dios y Su misericordia.

Recordar

Épocas felices y épocas no tan felices. Todo lo que Dios me ha permitido vivir me ha convertido en la persona que soy

Risas

Las de mis hijos decorando la casa, haciendo cosas juntos, abriendo regalos, hablando sobre Jesús, cantando.

Jesús

Salvación. Esperanza. Paz. Eternidad. El centro y la razón de la celebración.

¿Qué es para ti la Navidad? 

Contenta en Su servicio,

Edurne Mencia

(Publicado originalmente en El Viaje de una Mujer)

Cosas de Casa, Crecimiento Personal, Familia, La Biblia, Navidad, Salud y Belleza

¡CUIDADO! NO DEJES QUE LA NAVIDAD ACABE CON TU PACIENCIA.

shutterstock_157285505

Las esperas interminables en los comercios, el mercado, la juguetería y el ajetreo de las calles, el tráfico en las carreteras, las visitas de familiares y amigos, ¡uff!, todo parece indicar que se nos acaba el tiempo para prepararlo todo. Y así, sin más, estamos todos agobiados con la Navidad, con los preparativos para los niños, los festivales o cualquier otra lista de compromisos.

AQUÍ OS COMPARTO 7 CONSEJOS PARA MANTENER LA ALEGRÍA SIN PERDER LA PACIENCIA

A- Alegra el ambiente con buen humor.

L- Líbrate del estrés organizando bien tu tiempo.

E- Esfuérzate por buscar maneras de ser solidario con tu familia

.G- Guarda en tu corazón únicamente lo bueno que te aporte esta época.

R- Recuerda y celebra, pero si esto te lleva a una profunda tristeza habla con alguien.

I- Intenta mantenerte al margen de aquello que te agobie o perjudique.

A- Abraza el sentir central de la Navidad, el perdón, la paz y la buena voluntad.

LA BIBLIA TAMBIÉN TIENE ALGO QUE AÑADIR AL RESPECTO, ¡OS LO COMPARTO!

A– El buen humor es importante. Un humor sano, lleno de risas y buenos momentos, nos llena de buenas emociones. Como dice este proverbio, El corazón alegre hermosea el rostro. (Proverbios 15:13)

L- La mayoría del estrés de esta época está relacionada con las prisas y con el costo de las celebraciones navideñas. No te preocupes si no puedes comprar todo lo que quisieras. Ofrece a tus seres queridos momentos bonitos o detalles especiales. Para esto no tienes  que gastar mucho dinero o endeudarte. No dudes en decirle NO a celebraciones superfluas. El apóstol Pablo nos aconsejó,  No tengáis deudas pendientes con nadie, a no ser la de amaros unos a otros (Romanos13:8).  En cuanto a las prisas, eso se arregla con buena planificación. ¡No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy! Déjalo todo bien atado lo antes posible y así podrás disfrutar de los buenos momentos. Como dice la Biblia, redime el tiempo.

E- Si hoy estás leyendo este artículo y tienes comida en la nevera, recibes algún ingreso de forma regular, no hay guerra en tu país y tienes donde pasar la noche de forma cómoda y segura, recuerda que eres una especie de minoría en el planeta.  Vemos las noticias y no podemos negar que a pesar de que muchas personas están celebrando las festividades de esta época por su cultura o tradición, existen muchísimas personas que no tienen tiempo de observar esta época ya que se enfrentan a problemas básicos de supervivencia, ellos necesitan de nuestra solidaridad. Proverbios nos recuerda,  No te niegues a hacer el bien a quien es debido, cuando tuvieres poder para hacerlo. (Proverbios 3:27)

G- Si buscas el lado negativo de las cosas, sin duda lo encontrarás. Pero recuerda que todo lo que no sea de provecho para tu estado de animo, sin duda cambiará tu actitud, y no para bien. Elige buscar el lado bueno de las cosas, piensa en aquello que puedas transmitir a los más pequeños de la familia y seguramente acertarás.  La Biblia nos da un consejo,  Examinadlo todo; retened lo bueno (1 Tesalonicenses 5:21). 

R- Muchísimas personas sufren durante esta época. La perdida de un ser querido es la razón principal. Rodéate de personas de confianza, seres queridos que te escuchen y te animen. Según este proverbio el corazón se nutre de la esperanza, no la pierdas. Tu ser querido no podrá volver, pero tú puedes llenar tu corazón de nuevas ilusiones y una nueva esperanza puede llenar tu vida sin olvidar los preciosos recuerdos que guardas. Date tiempo, pero no pierdas la ilusión de los grandes y pequeños regalos de la vida.  La esperanza que se demora es tormento del corazón; Pero árbol de vida es el deseo cumplido (Proverbios 13:12).

I- Si definitivamente no puedes con la Navidad, toma cartas en el asunto ¡Sal de vacaciones por ejemplo! Tal vez sabes que ciertas reuniones familiares serán problemáticas o estar en casa te aportará cosas negativas por cualquier razón. Toma las riendas, toma el control y evítalas. Proverbios 14:16 nos aconseja, El sabio teme un mal y lo evita.

A-  Recuerda que el mensaje cristiano de la Navidad es ofrecido a toda la humanidad. Creas o no en la historia bíblica del nacimiento de Cristo, te animo a abrazar este sentir de gratitud que los cristianos ofrecemos a Dios,  ¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!  (Lucas 2:12)  Para nosotros, la venida de Jesús nos llena de Esperanza, nos lleva a la luz de Dios.Así que, abre un regalo antes de tiempo. Desenvuelve el regalo de la PACIENCIA y ¡póntela como el más suave jersey en esta época de Navidad!De mi familia a la tuya, ¡Feliz Navidad! ¡Paz y Buena Voluntad!

Angela

Crecimiento Espiritual, Crecimiento Personal, Decoración, Espiritualidad, Navidad

Edurne Mencia: Navidad Simple

Para leer – Lucas 2:8-12

Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño.  Y he aquí,  se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor;  y tuvieron gran temor.  Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo,  que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy,  en la ciudad de David,  un Salvador,  que es CRISTO el Señor.  Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales,  acostado en un pesebre.

Para meditar – 
Los versículos de hoy son el resumen de nuestra Navidad simple, de la razón de la celebración…

…Os ha nacido un Salvador que es Cristo el Señor.

Más allá de las luces, las decoraciones, las cenas, las actividades, las celebraciones extra en las que podamos envolvernos durante las navidades, recordemos que celebramos al Salvador.
Al Cristo.
Al Mesías.
Quizás no sepamos cuándo nació Jesús, pero sí sabemos por qué. Que no haya nada que opaque el hecho de a quién celebramos. Que no haya nada más importante que el niño en el pesebre. Que cada cosa que hagamos estos días nos lleve a exaltar el nacimiento de Jesús y su importancia en nuestras vidas.

Para hacer – Lean juntos hoy como familia Lucas 2:1-20 y gócense en estas nuevas de redención.

Contenta en Su servicio,

Edurne Mencia

Encuentra más ideas para tu Navidad simple en mi tablero de Pinterest – Navidad Simple

Cosas de Casa, Crecimiento Espiritual, Crecimiento Personal, Espiritualidad, Familia, La Biblia, Navidad, Salud y Belleza

Melancolía en medio de melodías navideñas

navidad-mas-alla-del-cole

Tu familia está lista para celebrar la Navidad y en casa los niños comienzan a corretear y preguntar que haréis durante las vacaciones.  Pero, ¿qué hacer cuando sentimos ese nudo en la garganta en esta época de celebraciones? La falta de un ser querido, decepciones de la vida, problemas económicos, desánimo por cualquier motivo, frustraciones constantes por cosas fuera de nuestro control, relaciones irreparables, la lista puede ser larga y tendida y distinta para cada uno. 

Parece que nuestras emociones se intensifican durante estas fechas tan señaladas por las expectativas de visitas, celebraciones, comidas y regalos. Para algunos esa voz que nos habla desde el interior cobra más fuerza:

Hoy no me apetece celebrar, ni compartir la mesa, ni recordar o salir de casa.

¿Cómo podemos despejar esa nube de tristeza que nos rodea? Te animo a encender 5 luces navideñas en tu mente y corazón.  Pueden ser luces de colores, blancas o parpadeantes, el caso es encenderlas y ayudar a que los peques y la familia en general comprenda el sentido que le dais en vuestra casa a la Navidad.  ¡En la mía es captar la esencia de la Luz de Jesús y ver lo que hace en nuestras vidas a lo largo del año! No dejes que los medios de comunicación y las películas dicten el sentido de la Navidad para ti y tu familia. Para cada uno el sentido de la Navidad puede ser distinto. Toma tiempo para hablar de ello en familia y ayudarás a dar un significado personal a las cosas que os rodean.  Puedes preguntar a tus hijos que completen esta frase: Para mí la Navidad es… ¡tal vez ellos te sorprendan!

Las 5 LUCES de NAVIDAD                                                                                                                Piensa en las LUCES que decoran tu ciudad durante las Navidades. ¡Deja que las LUCES te impulsen con cada letra!

L EVÁNTATE

U SA BIEN TU TIEMPO

C OMPARTE

E SCUCHA

S IENTE EL AMOR DE DIOS POR TI

LEVÁNTATE un poco más temprano o esfuérzate un poco más por la tarde para abrigarte en vez de quedarte a solas en el sillón y SAL A PASEAR. Es importante que los adultos en casa carguen sus baterías.

walking

Tal vez ya tengas un tiempo designado de paseo con amigos, la familia o a solas durante la semana, pero ¡cuidado! porque nuestras rutinas suelen cambiar durante estas fechas y es probable que tus compañeros de paseo estén fuera y tus hijos cambien sus rutinas. No esperes a enero para ponerte en marcha. 

Puedes apartar unas horas al día para pasear por alguna zona distinta de tu ciudad. Pasea y piensa en aquellas cosas en las que quisieras invertir tu tiempo este nuevo año. Se acerca una nueva temporada y nuevas oportunidades para emprender cosas nuevas y conectar con tu familia en casa.  Enfócate en ellas. El ejercicio y el aire fresco también te ayudarán a despejar la mente y gestionar esas emociones de tristeza y frustración.

Antes de  mirar al futuro, tal vez quieras apartar unos minutos de tu paseo para pensar en esos sentimientos difíciles. Los expertos nos advierten que es importante NO EVITAR la tristeza. Las emociones de frustración o situaciones difíciles de la vida son duras, pero lo mejor es gestionarlas y sentirlas.  Date espacio para pensar en aquellas cosas que te han dolido, piensa en estos sentimientos durante unos momentos, llora si es necesario, piensa en lo que te han enseñado y en lo fuerte que eres y cómo puedes superar aquello que has dejado atrás.

Respira hondo, dedicando los minutos que veas necesarios para tratar con estos sentimientos y luego esfuérzate por enfocar tus pensamientos en el futuro. Haz todo lo posible por no darle vueltas al mismo sentimiento triste o frustrante y recuerda que nadie es perfecto, la vida está llena de dificultades y algunas situaciones no se resolverán a pesar de que te preocupes por ellas.  Algunas veces cuando paseo decido que al final de una calle, cuando llegue a la plaza, por ejemplo, me esforzaré por pensar en algo distinto. Recuerda que nadie ni nada debe robar tu paz. Si estas emociones son demasiado duras para ti, pide ayuda. No estás solo.

2 Corintios 5:17

De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

USA BIEN TU TIEMPO y haz algo productivo en estas fechas que realmente disfrutes. Solo o acompañado, puedes usar este mes navideño para hacer cosas que te llenen de ilusión e incluso puedes compartir algún hobby con los más jóvenes o mayores en casa que seguramente tienen algo más de tiempo durante este descanso.

painting-project

Muchas personas se agobian por el compromiso de comprar regalos y cumplir con las expectativas de esta temporada. Recuerda que no tienes que ser arrastrado por las festividades a tu alrededor. Participa en ellas a medida que tengan sentido para ti.  

Recuerda que nunca podrás complacer a todas las personas todo el tiempo, pero si estás satisfecho en cómo inviertes tu tiempo y cómo lo usas para enriquecerte a ti mismo y a los que te rodean, las cosas cobrarán el significado que tú les des. Elige algo sencillo para regalar si es necesario hacer un obsequio, pero enfoca tu energía en aquello que llene tu corazón, como un proyecto, la lectura, salidas al campo o cualquier otra actividad. Invita a alguien y hazlo con ellos, puede ser el mejor regalo que le des a otra persona- tu tiempo. Si hay costumbres que cada año haces y no te aportan más que estrés o agobio, ¡cámbialas!

Tened una reunión familiar acerca de como enfocaréis la Navidad este año pensando en el porqué de los regalos, visitas familiares y la sinrazón del derroche que suele haber durante estas fechas. Si lo hablamos en familia durante una salida o reunión especial, nos asombraremos de la madurez que los más pequeños en casa tendrán para colaborar en unas Navidades más sencillas, ecológicas o solidarias.  Todo es hablarlo y trabajar en equipo.  Cuando los hijos pueden aportar ideas será más fácil que se adapten a un nuevo plan para la Navidad.   

Una abuela se agobiaba cada año para decorar la casa y tenerla a punto para La Nochebuena con dulces, turrones y chocolates para la familia, pero el agobio de preparar la comida y decorar su casa para todos llegó a los oídos de sus nietos los cuales le sorprendieron en noviembre con una tradición nueva.  ¡La abuela pone la casa y entre todos traemos la comida y decoramos el árbol y el nacimiento el mismo día de Nochebuena! Luego vienen los primos después de Reyes y ayudan a guardarlo todo. Los nietos y los hijos adaptaron las festividades para quitarle un gran peso a la abuela que ahora estaba encantada de tener en casa lo que realmente añoraba en Navidad, su familia, sus risas y presencia.

Colosenses 4:5-6

Andad sabiamente para con los de afuera, redimiendo el tiempo. Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno.

COMPARTE tiempo y conversaciones con personas que te aporten ánimo y una amistad sincera. No pases por alto a los niños que te rodean.

144148951

Un juego de escondite o dejar que te sirvan una fabulosa comida invisible, puede ser justo lo que tú y ellos necesitáis para recargar esas pilas. Ellos están deseando jugar y pasar tiempo con las personas que más quieren.

Sean tus propios hijos, sobrinos, nietos o incluso vecinos, deja que sus risas y juegos te den una dosis de su cariño y amor. Ellos también necesitan sentirse queridos y añoran compartir tu tiempo aunque a veces en la era de la tecnología moderna no lo parezca. Tal vez tengas que convencerles al principio, pero te aseguro que lo agradecerán.

Así que no es necesario que evites todas esas reuniones familiares o invitaciones de amigos o vecinos. Puedes elegir la que más te guste, aunque tal vez tengas que esforzarte un poco más para asistir a alguna de esas festividades. Verás que si cambias tu actitud hacia ellas y tus expectativas, pueden ser menos desagradables de lo que pensabas.  Pídele a una amigo que te acompañe si te sientes solo. Verás que si te enfocas en las posibilidades del futuro año y no en las comparaciones de cómo eran antes las cosas, tus expectativas no serán tan exigentes y podrás disfrutar de nuevas situaciones navideñas, con las mismas personas o incluso con personas distintas.

Si hay personas que traen recuerdos de rencor o rencillas, no permitas que éstas te roben la paz. Nadie es perfecto, perdónalas y no permitas que tengan control de tus emociones.

Romanos 12:17-21

No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres. Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres.

No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor.

 Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza.

 No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal.

ESCUCHA a los demás. No te enfoques sólo en ti mismo, tus problemas o tus penas. Busca maneras de ser un agente de ánimo para alguien que necesite de tu amistad o ayuda. Incluye a tus hijos cuando extiendas una mano amiga. Esto se puede convertir en un estilo de vida para tu familia que tus hijos seguramente continuarán. La compasión es contagiosa. 

good-deed

Estar dispuesto a ayudar o tal vez a invertir en la vida de alguien cercano, como familiares, tus hijos, vecinos o quien Dios ponga en tu camino, no tiene porqué suponer un esfuerzo monetario. Es cierto que en estas fechas se pide dinero por todas partes para todo tipo de obra social o ayuda en la comunidad, pero muchas veces el gesto más sencillo puede aportar una gran ayuda. Invita a un amigo a pasear y déjale hablar, no busques solucionar los problemas de los demás, muchos sencillamente necesitan que alguien les escuche. Prepara un café en casa para compartir, ofrécele tu ayuda a alguien que lo necesite, como por ejemplo ayudar a colocar las decoraciones navideñas a una persona mayor o acompañarle al supermercado para llevar la compra a casa. Muchas veces lo que más impacto tiene en la vida de alguien es ESTAR Y ESCUCHAR.

Romanos 12:15

Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran.

SIENTE EL AMOR DE DIOS POR TI.  Amigo, la Biblia enseña que Dios te ama. No ama las cosas en nuestras vidas que nos alejan de su perfecto amor, ni la maldad que el ser humano ha ido dejando en este planeta tan perfectamente creado para su maravillosa creación. Sin embargo Dios está más cerca de lo que piensas. Su bondad es incomparable, su amor es indescriptible, su paz es incorruptible. Si no has conocido el gran amor de Dios en tu vida, ¡hoy es el día! Te invito a escuchar lo que muchas personas han encontrado en la Vida de Jesús, en La Luz del Evangelio! www.miesperanza.es

feet-1

LEVÁNTATE, USA BIEN TU TIEMPO, COMPARTE, ESCUCHA Y SIENTE EL AMOR DE DIOS POR TI.  

Aquí os he dejado algunos consejos para darle la vuelta a nuestro estado de ánimo, meditando precisamente en el sentido espiritual de estas fechas. Aunque las fechas históricas no concuerden con los relatos de la Biblia y sabemos de sobra que muchas influencias extra bíblicas han saturado a lo largo del tiempo nuestra forma de entender el adviento formando una especie de sincretismo entre costumbres folklóricas y tradiciones religiosas, no obstante es imposible negar que para miles, esta celebración se ha enfocado por siglos en la venida de Jesús y el mensaje de los Evangelios.

¿Habrá algo práctico y duradero para aplicar a nuestras vidas que podamos extraer de esta historia tan sencilla y a la vez extraordinaria de la Navidad? Yo creo que sí. La historia bíblica  nos relata que Dios se hizo hombre y nos mostró un camino nuevo a seguir. El amor incondicional, la paz y una vida nueva, libre del peso y la oscuridad del pecado de la humanidad, la gracia y misericordia aplicada a nuestros malos hechos, todo ello me impulsa a pensar, ¿si Dios hizo esto por mí, no puedo yo hacerlo por mi prójimo? Aquí es donde encuentro la base de mi fe en Cristo y su Palabra.

Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.     Juan 8:12

Jesús nació para ser la luz del mundo. Cambió la perspectiva de las cosas, dándole un giro distinto a los vaivenes de la vida. ¡El propósito de nuestra existencia se encontraría en el milagro de una vida renovada en Jesús! Una vida como cualquier otra llena de alegrías y tristezas, sonrisas y lágrimas, tiempos buenos y difíciles. Y en esa realidad la Palabra de Dios nos habla a través de las enseñanzas de Jesús,

Juan 16:33

Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Así es que las preocupaciones y dificultades disminuyen a medida que nuestro deseo  de estar, ser, dar y confiar incrementa. ¡Esta es una de mis listas favoritas para la  Navidad!

lista-de-navidad

Finalmente os dejo este pasaje profético del libro de Isaías hablando de la misma venida del Mesías, y yo me uno a las multitudes que con corazones dispuestos nos hemos acercado y nos acercaremos a su Luz, a su Amor… a su Paz.

Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria del Señor ha nacido sobre ti.  Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá el Señor y sobre ti será vista su gloria.

Y andarán las naciones a tu luz, y los reyes al resplandor de tu nacimiento.

Alza tus ojos alrededor y mira, todos éstos se han juntado, vinieron a ti; tus hijos vendrán de lejos, y tus hijas serán llevadas en brazos.     Isaías 60:1-4 

Angela

Cosas de Casa, Crecimiento Personal, Familia, Recetas

Tiempo de cambios (incluye Receta de Calabaza con Gambas)

Hoy por culpa de la globalización,  muchas veces nos quedamos lejos de nuestro hogar y de las personas que amamos.  En mi caso tengo mis tres hijos casados y cada  pareja  vive en un continente. ¡Vaya! ¡Uno nunca se espera eso!  Pero los hijos crecen, se transforman en adultos y van detrás de mejores oportunidades y eso nos es fácil!

El síndrome del nido vacío afecta con más o menos intensidad a cada una de nosotras, pero nos afecta.  Hablemos de eso: de cómo los cambios afectan nuestra vida y cómo podemos aprender a adaptarnos a los cambios. Cualquier cambio aún que sea agradable produce cierta tensión. Por lo menos esta es la conclusión de una investigación de  “American Association for the Advancement of Science”  hecha por Dr.Thomas Holmes, profesor de psiquiatría a la Universidad de Washington. Holmes descubrió que muchos cambios seguidos pueden producir enfermedades o estados depresivos profundos.  

Durante la investigación Holmes desarrolló una escala de puntos para cambios que afectan a los seres humanos. Cuando varios de estos cambios ocurren dentro de un período de un año con una persona y se suman más de 300 puntos, es un alarma para que esta persona tome su tiempo para adaptarse,  ayuda mucho a reírse de sí mismo, tener más paciencia con uno mismo y con los demás. ¡Ojo! Esta escala no es para  auto diagnosticarse. Es solamente una herramienta para prevenir futuros problemas. Os paso un ejercicio muy práctico para hacer con su cónyuge o compañero de cambios: Se puede hacer  siempre como forma de prevención y no como diagnóstico. Espero que sea útil para ti y para tu familia.

1. Señale los cambios que has experimentado en los últimos 12 meses. Sumar los puntos;
2.  Piense sobre las tensiones personales y familiares que puedan relacionarse con estos cambios;
3. ¿Qué cambios tú y tu cónyuge pueden hacer para disminuir las tensiones relacionadas?4.  Apunte los cambios para comentárselos con tu  cónyuge compañero, etc.

EVENTO                                                                                             PUNTOS             
Muerte del cónyuge …………………………………………………………………………………..100   
Divorcio   ………………………………………………………………………   73
Separación conyugal   …………………………………………………………..65
Encarcelamiento   ………………………………………………………………63
Muerte de algún miembro de la familia    ……………………………………  63
Accidente personal o enfermedad    ……………………………………….…53
Matrimonio   …………………………………………………………………..   50
Despido del trabajo   ………………………………………………………….  47
Reconciliación matrimonial   …………………………………………………..45
Jubilación    ……………………………………………………………………..45
Cambio en la salud de algún miembro de la familia   ………………………   44
Embarazo   …………………………………………………………………… … 39
Dificultades sexuales    ………………………………………………………… 39
Llegada de un nuevo miembro en la familia   ……………………………….   39
Cambio económico   ………………………………………………………… . . 38
Muerte de un amigo    ………………………………………………………….. 37
Cambio para otra clase de trabajo   …………………………………………. .  36
Cambio en el número de discusiones con el cónyuge   ……………………     35
Cambios en las responsabilidades en el trabajo   …………………………..     29
Hijo o hija dejando la casa    ………………………………………………….. . 29
Problemas con la familia política   …………………………………………….   29
Grandes éxitos personales   …………………………………………………… . 28
Inicio o término del trabajo de la esposa   ……………………………………   26
Inicio o término de los estudios   ……………………………………………… 26
Revisión de costumbres personales   …………………………………………   24
Problemas con el jefe   ………………………………………………………….. 23
Cambios en la condiciones o horarios de trabajo   ……………………………. 20
Mudanza de casa   …………………………………………………………… …. 20
Mudanza de colegio   ………………………………………………………… ….20
Cambios en el ocio   ……………………………………………………………..  19
Cambios de actividades sociales   ……………………………………………   18
Pago o prestamos inferior a 10.000 €  …………………………………………..17
Cambios en los hábitos del sueño   …………………………………………….16
Cambios en el número de reuniones de familia   …………………………….. 15
Cambios en los hábitos de alimentación   …………………………………….. 15
Vacaciones   ………………………………………………………………… …….. 13
Violaciones menores de la ley  ………………………………………………….. 11  

“Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo”. Se queréis seguir leyendo el texto está en Eclesiastés 3.1-8, donde aprendemos que hay tiempo para todo en la vida y necesitamos tener paciencia activa, o sea, paciencia con esperanza.Os dejo una receta brasileña muy rica y fácil de hacer para un día especial!

CALABAZA CON GAMBAS

INGREDIENTES
1 calabaza mediana redonda
600 g de gambas peladas
4 cucharadas soperas de aceite
1 cebolla picadita
1 cucharada de zumo de limón
2 cucharadas soperas de tomate frito (o 10 tomatitos cereza partidos por la mitad)
250 ml de leche de coco (o nata para cocinar)
1 tarrina de queso Filadelfia (250 g)
1 ramita de cilantro
Sal y pimienta rosa de molinillo

MODO DE HACER
1. Con un cuchillo hacer una tapa en la calabaza y con una cuchara retirar las semillas. Untarla por fuera con aceite. Envolver la calabaza con su tapa en papel aluminio y asar en horno pre calentado a 180º por 1 hora. Pinchar la calabaza con un palillo para verificar si está asada. Horno Microondas: poner la calabaza con su tapa en un plato, cubrir con la tapa de microondas y asar a potencia alta por 20 minutos y con un palillo verificar su cocción. Dejar enfriar.
2. En una sartén con el aceite pochar la cebolla. Añadir las gambas y rehogar por 3 minutos, añadir el zumo de limón, los tomatitos y rehogar por 1 minuto. Añadir la leche de coco, remover, salpimentar y añadir el cilantro picadito. Apagar el fuego
3. Untar la calabaza por dentro con el queso con una cuchara, añadir la crema de gambas, tapar y llevar al horno pre calentado durante 15 minutos para que se caliente. Servir con arroz blanco.

                                ¡Chicas, espero que la probéis y decidme  si os ha gustado!                                 ¡Besos!

Rosa

Crecimiento Espiritual, Crecimiento Personal, Espiritualidad

“Esto” me cambió para siempre

Siempre me han gustado los buenos modales, la cortesía ¡y la gente cortés! Creo que es uno de esos valores que se están borrando, lamentablemente. Parte de la cortesía es dar gracias a las personas por abrirnos una puerta, hacernos un favor, entregarnos un regalo, cedernos el paso, etc. Ese es un ángulo de “la gratitud”, pero en realidad, es mucho más que un acto de cortesía o de buenos modales.  La gratitud es un tema del corazón.

Hace ya unos años que Dios hizo una revolución de gratitud en mi vida. Déjame contarte.

Nunca me resultó difícil practicar el “dar gracias” como algo social y cortés. Mis padres y abuelos me lo inculcaron desde muy pequeña. Sin embargo, no vivía con un corazón agradecido. ¡Esa es la gran diferencia!

El Señor usó un libro de la autora Ann Voskamp para revelarme mi carencia, mi pecado al no vivir agradecida. ¡Y me llevó por todo un recorrido en la Biblia relacionado con el tema! Me hizo «descubrir» qué importante es para Él la gratitud de su pueblo y lo que realmente significa vivir de esa manera. Me cambió para siempre.

¿Sabes? Antes de eso me resultaba muy fácil ver lo que me faltaba, comparar mi vida con la de otras personas y quejarme sin medida. Las tres cosas son una afrenta para Dios. Las tres cosas nos hacen olvidar que en realidad no hemos hecho nada para merecer lo que tenemos. Si lo creemos de otro modo, hemos sido engañadas por el enemigo del alma, usando el orgullo como arma.

Cuando nos enfocamos en lo que nos falta, no agradecemos lo que ya tenemos. Y eso da lugar a la queja. Dios detesta la queja, algo de lo que ya hemos hablado antes. Cuando comparamos nuestra vida con la de otra persona perdemos el gozo y damos lugar a que surja la envidia. Desde el principio Dios nos dijo que no codiciáramos lo de otros. En Salmos 50:23 encontré un pasaje que abrió mis ojos a la importancia de vivir agradecidas.

«El que ofrece sacrificio de acción de gracias me honra» (LBLA).

«Quien me ofrece su gratitud, me honra» (NVI).

La gratitud de nuestro corazón honra a Dios, ¿por qué? Porque reconoce su bondad, reconoce su misericordia, su gracia, su fidelidad, su amor inagotable. No podemos decir que amamos a Dios y no vivir agradecidas. Ambas cosas van de la mano. ¡Cuánto le agradezco al Señor que me enseñara esta verdad en su propia Palabra!

Entendí que había dejado que la ingratitud se arraigara en mi corazón y perdí de vista que Dios había sido, y es, extremadamente bueno. La lista podía comenzar por el regalo de una salvación inmerecida, el poder respirar, caminar, ver, tener familia, amigos, ¡y tanto más! También aprendí que vivir así alegra el corazón porque no se puede vivir agradecido y a la vez estar amargado o triste constantemente.

Además, Dios usó 1 Tesalonicenses 5:18 para mostrarme que la gratitud no solo le honra, sino que es un mandato suyo para nuestras vidas:

«Sean agradecidos en toda circunstancia, pues esta es la voluntad de Dios para ustedes, los que pertenecen a Cristo Jesús» (NTV).

Así que ya no tenía opción, no podía elegir entre ser agradecida o no. Si realmente quiero obedecer a mi Padre, entonces vivir agradecida es parte de mi obediencia.

Pero, como todas las cosas, esto no ocurre de la noche a la mañana. Primero le pedí perdón al Señor por el pecado de mi ingratitud y por no reconocer su bondad inmerecida. Y, además, le pedí que creara en mí un nuevo corazón, un corazón agradecido, y que me enseñara a cultivarlo (el proceso continúa). 

Fue así como comencé a llevar un «diario de gratitud», a contar bendiciones; no importa cuán grande o pequeño sea, todo es un regalo de Dios (Santiago 1:17).  No es nada complicado, simplemente anotar aquellas cosas por las que podemos dar gracias a Dios, cada día o siempre que puedas, de modo que se convierten en un testimonio de la fidelidad de Dios y aprendemos a reconocer su bondad… ¡a vivir agradecidas!

Mi querida lectora, estamos en noviembre, mes que tradicionalmente dedicamos a este tema. ¿Te ha hablado Dios a través de este mensaje? ¿Estás viviendo agradecida o estás atrapada en el pozo de la ingratitud? ¡Hoy puedes, de la mano del Señor, comenzar a vivir diferente! Y comenzar a honrar a Dios siendo una mujer agradecida. Motivos nos sobran, Cristo es el primero.

Bendiciones,

Wendy

(Publicado originalmente en wendybello.com)

Cosas de Casa, Crecimiento Personal, Espiritualidad, Familia, Recetas

Barritas de avena con queso y manzana

Mi hijo y marido se fueron de viaje este fin de semana y estuve sola.  Pensé en tomar el tiempo todo para mí.  Tenía un sinfín de proyectos inacabados por la casa.  Al final tuve una migraña y estuve en la cama.  Esto fue resultado de un noticia triste:  una persona muy importante en mi vida había fallecido en Brasil.  

Nada salió como planeado, pero esta mala noticia me hizo pensar.  A veces quiero mi rincón, mi momento, silencio, y tiempo para hacer lo que más me gusta.  Me di cuenta que el tiempo pasa y no vuelve.  Tengo solamente el ahora con las personas que amo.  Nadie puede garantizar el día de mañana. 

Así que de querer este tiempo a solas (que de vez en cuando es muy necesario) pasé a esperar mis dos chicos con el corazón abierto.  Esta receta es resultado de ello.  La encontré, tenía todos los ingredientes y voila.  Así que el menú de la cena de llegada fue una tabla de quesos con una sopa de patatas y verduras  y este postre con nata montada.    Les gustó mucho llegar a casa de un fin de semana en las montañas de senderismo y que la casa estuviera oliendo tan bien. 

Esta sopa es muy socorrida.  Lo hice en la olla de cocción lenta pero la puedes hacer en cualquiera.  La base que da el sabor super especial es la cebolla frita en mantequilla.  Una vez lo he freído añadí patatas, zanahorias y apios.  Una vez cocidos, he ajustado de sal y añadí un pequeño brick de nata para cocinar.  Es muy fácil sabrosa y ideal para las noches de otoño.

Ahora a la receta esperada:
Barrita de Avena con Queso y Manzana

Ingredientes:

1 taza de mantequilla (temperatura ambiente)

1/4 taza de azúcar

3/4 taza de azúcar moreno

2 tazas de avena1 taza de harina

1 cucharita de bicarbonato sódico

1/2 cucharita de sal

2 cucharitas canela

1/2 cucharita de nuez moscada

1 taza de nueces troceadas

1 taza de queso fresco (el que tiene textura de yogurt)

1 cucharada de miel

1 huevo

1 cucharita de vainilla líquida

2 manzana ralladas

1 recipiente mediano cuadrado o redondo.

Preparación de la masa:

Mezclar la mantequilla con los azúcares. Una vez mezclado, añadir harina, avena, bicarbonato, sal, canela, nuez moscada y las nueces.  Puedes usar una batidora.  Yo lo he mezclado con una espátula.  Dividir la masa en dos y cubrir el fondo del recipiente con una de las mitades, distribuyendo igualmente por todas partes.  Asar en horno precalentado a 180º C por 10 minutos.  

Relleno: Mientras tanto, mezclar el queso, miel, huevo batido, vainilla y manzanas ralladas.  
Una vez pasados los 10 minutos añadir el relleno y por encima lo restante de la masa distribuido igualmente.  Presionar suavemente para que las capas se peguen, pero que no se mezclen. 

Asar por 35 minutos más o menos, o hasta que se dore.  Ya podéis disfrutarlo, tibio con helado de vainilla o nata, o frío como barrita de desayuno  ¡Es delicioso!

“Pero el amor del Señor es eterno y siempre está con los que le temen; su justicia está con los hijos de sus hijos, con los que cumplen su pacto y se acuerdan de sus preceptos para ponerlos por obra.” –Salmos 103:17-18

Mara

Crecimiento Personal, Espiritualidad

Edurne Mencia: cuando crecer duele

En los años que han transcurrido desde que tomé decisión por Cristo, ha habido muchas y variadas situaciones en las que me he visto obligada a crecer. Especialmente desde que Dios me llamó a servirle como misionera en la selva de Venezuela.

En estos años ha habido momentos de soledad, de duda, de miedo. Ha habido mudanzas, cambios, robos. Hemos vivido en toda la gama desde la abundancia hasta la escasez más absoluta. En resumen… un poco de todo.

Todas estas situaciones que uno vive, le hacen, sí o sí, crecer como persona y crecer en la fe. 

Pero ha habido una situación en especial que me ha hecho crecer y crecer mucho…

…soportar el daño que otros creyentes me han hecho.

 Y es que, a veces, crecer duele. 

No puedo precisar cuántas veces he podido llorar sobre estos versículos:

Lucas 6:27-36

Pero a vosotros los que oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen; bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian.

Al que te hiera en una mejilla, preséntale también la otra; y al que te quite la capa, ni aun la túnica le niegues. A cualquiera que te pida, dale; y al que tome lo que es tuyo, no pidas que te lo devuelva. Y como queréis que hagan los hombres con vosotros, así también haced vosotros con ellos.

Porque si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? Porque también los pecadores aman a los que los aman. Y si hacéis bien a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis?

Porque también los pecadores hacen lo mismo. Y si prestáis a aquellos de quienes esperáis recibir, ¿qué mérito tenéis? Porque también los pecadores prestan a los pecadores, para recibir otro tanto. 

Amad, pues, a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada; y será vuestro galardón grande, y seréis hijos del Altísimo; porque él es benigno para con los ingratos y malos.

Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso.

Durante mucho tiempo no podía creer que fueran mis propios hermanos en la fe los que más daño me hicieran. Calumnias, mentiras, tergiversaciones, malas intenciones…

Se supone que eso no pasa en una iglesia ¿no?

Error.

Pasa. Y pasa mucho.

¿Qué es una iglesia al fin y al cabo? Es un conjunto de pecadores redimidos. Algunos más, algunos menos. Algunos se esfuerzan por no pecar, otros no tanto. Algunos que no reconocen sus errores, otros que se equivocan, los confiesan y los superan. Pero, al final, una iglesia no deja de ser un grupo de pecadores.

Comprender esto e intentar vivir Lucas 6:27-36 ha sido mi secreto para crecer a pasos agigantados.

Te confieso que ha sido un recorrido durísimo, con altos y bajos, mucho dolor y muchas lágrimas. Pero un proceso también liberador que me ha ayudado a acercarme más a Dios y a que Él pueda trabajar en mi vida de manera que solo puede hacerse a través del sufrimiento.

Hoy quiero compartirte algunas lecciones que he aprendido por el camino y que han sido de gran utilidad para mi vida:

Dios me perdonó a mí más de lo que cualquiera pueda hacerme

Cuando Jesús entregó Su vida en la cruz, cargó sobre Sus hombros mi pecado. Todo. El pasado, el presente y el futuro. Él escogió perdonar y me perdonó más, mucho más, que cualquier ofensa que algunas personas me puedan hacer. ¿Quién soy yo para no perdonar a alguien después de todo lo que se me ha perdonado a mí? ¿Acaso yo no ofendo a Dios y a otras personas y espero perdón para mis fallas?

No puedo controlar lo que otros piensan y dicen, pero sí puedo controlar lo que yo pienso y digo.

Hay gente a la que nunca le vas a caer bien. Hay personas que nunca van a entenderte, que no te va a tomar en cuenta, que va a malinterpretar todo lo que dices y que va a criticarte hagas lo que hagas. Yo no tengo ningún control sobre eso. No puedo meterme en la cabeza de otras personas y cambiar su opinión sobre mí. Pero sí puedo controlar lo que yo pienso, digo y hago. Sí puedo controlar no tomar la ofensa y poner la otra mejilla. Sí puedo controlar mi actitud ante esa persona que me está haciendo daño. Puedo y debo.

El amor es una decisión

Dios decidió amarme a pesar de mi pecado (Romanos 5:8), a pesar de mis ofensas, de mis transgresiones. Yo decido amar a pesar de. Amar sobre todas las cosas, sabiendo que el amor ferviente, el amor intenso, el amor no condicionado por lo que recibe de vuelta, sino por el Espíritu Santo que mora en nosotras, cubrirá multitud de pecados (1 Pedro 4:8)

El perdón libera

El perdón nos hace libres. ¿Te das cuenta de que, muchas veces, te sientes ofendida por algo que te han hecho y la otra persona está tan tranquila porque ni siquiera sabe que te ha ofendido? Tú estás fatal, te sientes mal, herida, maltratada… y la otra persona vive su vida sin mayor problema. Otras veces, la persona que te hiere sabe que te ha herido. Y busca tu reacción… escoger perdonar nos libera de comportarnos tal y como los demás pretenden que lo hagamos y nos da la oportunidad de comportarnos de la manera que Dios espera de nosotras.

Mi enemigo no es mi hermano

No, no lo es. El creyente que te hace daño está manejado por el enemigo de nuestra alma. A Satanás le encanta crear conflicto dentro de la iglesia. Él sigue como, Julio César, la máxima de “divide y vencerás”. Cuanto más divididos estemos en el cuerpo de Cristo, mejor podrá atacarnos y destruirnos. Saber en todo momento quién es nuestro enemigo real, nos ayuda a tomar las cosas con una perspectiva distinta.

¿Estás luchando con el trato que otras personas te dispensan, especialmente con el trato displicente de otros creyentes? Utiliza esta temporada en tu vida como un aliciente para crecer, como una herramienta para fortalecerte en el Señor.

Contenta en Su servicio,

Edurne