Bible Journaling, Equipo

Equipo: Iva Kirilova

Mi nombre es Iva, tengo 31 años y aunque mis orígenes están en Bulgaria, llevo viviendo en España desde hace 24 años, donde junto a mi marido hemos formado una preciosa familia con dos pequeños, una nena de 6 años (Noa) y un nene de 3 años (Luca).

Me dedico al mundo de las manualidades y el scrapbooking. Doy talleres a niños y mayores y tengo un canal de Youtube donde publico tutoriales, llamado Scrap i Pebre. A principios del 2017 también creé un canal de Youtube donde compartir sobre el Señor, comentar libros cristianos, decorar la Biblia y demás. Se llama “Caminando junto a ÉL”.

Conocí al Señor hace 12 años de la mano de una de mis mejores amigas, aunque no fue hasta hace dos años cuando realmente le entregué mi vida y mi corazón. Desde entonces estudio la Palabra por mi cuenta, he comenzado a congregarme en una iglesia donde he encontrado a gente maravillosa, y en general mi vida ha dado un cambio tremendo y positivo. Por ello quiero dedicar mis días a conocer más al Señor y cumplir con el propósito que tiene para mi en su obra. 

Colaborar en Dulce Fragancia será un enorme placer y ojalá sea de bendición para otros como seguro que lo será para mi. Gracias por aceptarme en este bonito grupo.

Bible Journaling, Crecimiento Personal, Equipo, Espiritualidad, La Biblia, Uncategorized

La cosecha está madura

“Mi alimento consiste en hacer la voluntad de Dios, quien me envió, y en terminar su obra. Ustedes conocen el dicho: “Hay cuatro meses entre la siembra y la cosecha”, pero yo les digo: despierten y miren a su alrededor, los campos ya están listos para la cosecha. A los segadores se les paga un buen salario, y los frutos que cosechan son personas que pasan a tener la vida eterna. ¡Qué alegría le espera tanto al que siembra como al que cosecha! Ya saben el dicho: “uno siembra y otro cosecha”, y es cierto. Yo los envié a ustedes a cosechar donde no sembraron; otros ya habían hecho el trabajo, y ahora a ustedes les toca levantar la cosecha”. [Juan 4:34-38]
¿Os pasa también a vosotras que únicamente en la Biblia encontráis tantísimo conocimiento y dirección en un solo párrafo? La sociedad en la que vivimos nos marca una serie de conceptos e ideas preconcebidas que aceptamos sin reservas y de repente Jesús nos habla y hace caer todos los muros que hemos estado construyendo por nuestra cuenta. Me explico. Siempre pensé que en el mundo hay muchísima necesidad espiritual (de lo cual estoy convencida), el tema es que siempre pensé también que se encuentra en países más pobres o menos desarrollados que en España. De ahí mi idea de pensar en un misionero y venirme a la cabeza el fantástico trabajo que hace este colectivo en países africanos y asiáticos. ¿Y yo qué? ¿Qué puedo hacer para Jesús si mi vida está anclada en este lugar y a las circunstancias que estoy viviendo? Esta pregunta puede suponer una queja aunque también una justificación. Y Él me contesta: “Despierta y mira a tu alrededor, los campos ya están listos para la cosecha”. No importa dónde estemos ni qué estemos haciendo, ni tan siquiera si nos gusta o no la circunstancia, estamos aquí y ahora por la voluntad de Dios y Él tiene un propósito para cada una de nosotras, porque allá donde haya una sierva de Dios hay una necesidad espiritual que nosotras podemos ayudar a suplir. Los campos ya están listos, los campos en los que estamos ahora mismo, no aquellos a miles de kilómetros, no los de la ciudad de al lado, en estos que nos rodean HOY.

Sólo por la inmensa gracia de Dios ya deberíamos estar más que dispuestas a cumplir con esta tarea y aún así el amor del Señor es tan grande que nos dice “A los segadores se les paga un buen salario”. ¡Cuántas bendiciones tiene preparadas para el que obedece!
Y ahora el turno es del enemigo, que viene a decirnos que no estamos preparadas, que no estamos capacitadas, a llenarnos de dudas y hacer que nos alejemos del camino correcto. Sin embargo tenemos las palabras de Cristo que son todo lo que necesitamos: “Mi alimento consiste en hacer la voluntad de Dios”. En Dios reside el alimento, la fuerza, la capacidad, todas las herramientas que precisamos para poder hacer cualquier cosa que forme parte de su voluntad. Y como nos enseña la Palabra en Éxodo 31:1, al que llama, Dios equipa. 

Hace un tiempo me preguntaron cuál era mi llamada más profunda y mi respuesta fue “pescar almas para Cristo” y ahora después de leer este texto puedo añadir que no sólo fui llamada a pescar sino también a cosechar. ¿Y tú? ¿Qué vas a cosechar hoy?

Iva

Bible Journaling, Espiritualidad, La Biblia, manualidades

Diario de Oración estilo Midori

Hoy compartimos el video de Iva sobre un diario estilo Midori para que puedas pasar tiempo en oración y organizar tus pensamientos. 

Es una libreta que también puedes adaptar a otros objetivos, pero hoy queremos invitaros a que la oración haga parte importante de tu año 2019.

El Señor está cerca de quienes le invocan,de quienes le invocan en verdad.Salmos 145:18

Iva

Bible Journaling, Crecimiento Personal, Espiritualidad, La Biblia, manualidades

Una nueva perspectiva sobre las manualidades

Hola hola!!

Mi entrada de hoy está relacionada con las manualidades, aunque más que mostraros un proyecto concreto, os quiero hablar de la perspectiva que ya hace algún tiempo Dios me mostró.

Muchas de nosotras dedicamos parte de nuestro tiempo a algún hobby manual: el scrapbook, la tarjetería, tejer, crochet, repostería, decoración y muchas cosas más que nos encantan. Y qué maravilloso es poder crear, ¿verdad? ¿Os habéis preguntado alguna vez por qué nos produce tanta satisfacción? Para mi la respuesta reside en que cuando creamos nos sentimos conectadas al Señor, ya que nos recuerda que fuimos creadas a su imagen y semejanza, que aplicado a lo que estamos hablando viene a ser “creadas para crear”. Fuimos creadas para crear, creadas con creatividad. El crear y la creatividad son dones preciosos que Dios nos ha regalado. ¿Y tal vez haya algo más bonito que utilizar los dones divinos para honrar y glorificar a Aquel que por su inmensa gracia nos los dio?

No nos dejemos llevar por esos pensamientos que nos dicen “lo que hago tampoco es nada del otro mundo”, “otras lo hacen mejor que yo”, “lo que hago no tiene mucha utilidad” y tantas otras mentiras que el enemigo quiere hacernos creer. Y ahora lee bien lo que Dios le dijo a Moisés sobre Bezalel: “y lo he llenado del Espíritu de Dios, de sabiduría, inteligencia y capacidad creativa para hacer trabajos artísticos” [Éxodo 31:3-4]. Tú y yo también estamos llenas del Espíritu de Dios y por lo tanto de sabiduría, inteligencia y capacidad creativa para ponerlas al servicio de Dios. Y cada cosa que creamos es vista con los ojos de un Padre amoroso y compasivo. Así que no hay excusa que valga, ¿todos esos proyectos que tanto te gusta ver en Pinterest? Tú también los puedes hacer, porque el Señor te equipa con todos los recursos que necesitas.

Y hoy mis preguntas para ti son ¿Qué estás creando hoy?¿Cómo vas a utilizarlo para honrar a Dios? Tal vez puedas alegrar un corazón con una tarjeta de agradecimiento por ser una buena amiga en tiempos difíciles, o tal vez puedas cocinar algún postre para ese vecino que nunca te saluda pero al que Dios también ama profundamente, o incluso tejer una mantita para el bebé de esa mami que te cruzas a diario. Seguro que ahora mismo te están viniendo algunas ideas de lo que tú podrías hacer. Y si no es así, pregúntale al Señor, porque Él está deseando hacerte saber cómo te quiere utilizar. Dios pone un montón de oportunidades ante nosotras de usar nuestros dones creativos para amar a los que están a nuestro alrededor y así honrarle y hacerle sonreír, como un padre orgulloso.

Os dejo alguna fotito de una de las maneras en que uso el don de creatividad, que me permite compartir sobre la Palabra de Dios en las redes sociales. Se trata del Journaling Bible. Y reconozco que muchas veces no me gusta el resultado, pero ¿sabes qué? El Señor no mira el resultado, mira el corazón. Es mi oración que el Señor te guíe para que encuentres la manera de ponerte manos a la obra para servir a otros con tu don de la creatividad.

Un abrazo y bendiciones!

Iva