Cosas de Casa, Recetas

GALLETAS DE LA RESURRECCIÓN

Comparto hoy una receta didáctica de galletas para hacer con tus hijos o nietos (de 6 años en adelante, más o menos) el día antes del domingo de Resurrección o en la época de Semana Santa. Ten una Biblia a mano para leer la historia de la pasión de Cristo mientras mezclas los ingredientes y enseñas el verdadero significado de la Semana Santa. ¡ Hay una sorpresa al final !


Necesitas: 250 g. nueces, 1 cucharita vinagre, 3 claras de huevo, sal, 250 g. azúcar, una bolsa de plástico con cremallera, una cuchara de madera, cinta adhesiva, un bol para mezclar los ingredientes, una batidora, y una Biblia


Instrucciones: Muy importante pre-calentar el horno a 180ºC. Pon nueces en la bolsa cerrada y dejar que los niños la golpeen  con la cuchara de madera para romperlas en pedazos pequeños. Explicar que después de ser arrestado Jesús fue golpeado por los soldados romanos. Leer Juan 19: 1-3.


Permite que cada niño huela el vinagre. Pon una cucharita de vinagre en el bol. Explicar que crucificaron a Jesús en una cruz, y cuando tenía sed en la cruz le dieron vinagre para beber. Leer Juan 19: 28-30
Añadir las claras de huevo al vinagre. En muchas culturas los huevos representan la vida. Explicar que Jesús dio su vida para que nosotros tuviéramos vida eterna. 

Leer Juan 10: 10 -11.


Añadir unos pocos cristales de sal al bol. Poner un poco de sal en la mano de cada niño para que lo pruebe. Explicar que la sal representa las lágrimas de los amigos y seguidores de Jesús y la amargura de nuestro pecado. Leer Lucas 23:27


Hasta ahora los ingredientes no apetecen mucho.

Ahora añadir 250 g. de azúcar. Explicar que la parte más dulce de la historia es que Jesús murió por amor a nosotros. El quiere que le conozcamos y que pertenezcamos a El. 

Leer Salmo 34:8 y Juan 3:16

Batir a máxima velocidad con batidora unos 12 minutos hasta que formen picos que mantengan su forma rígida como merengue. Explicar que el color blanco representa la pureza de la vida que ha recibido el perdón de pecado por medio del sacrificio de Cristo en la cruz. Leer Isaías 1:18 y Juan 3: 1-3


Añadir suavemente las nueces a la mezcla. Poner la masa por cucharadas en una bandeja cubierta con papel de horno. Explicar que cada montón de masa representa la tumba de piedra donde pusieron el cuerpo de Jesús. Leer Mateo 27: 57-60

Meter la bandeja en el horno pre-calentado, cerrar la puerta, y APAGAR el horno. 
Dar a cada niño un pedazo de cinta para sellar la puerta del horno. 
Explicar que los romanos sellaron la tumba de Jesús y que la guardaban durante 3 días. Leer Mateo 27: 65-66.

¡ AHORA  A LA CAMA !

Explicar que pueden sentirse tristes dejando las galletas en el horno toda la noche. Los seguidores de Jesús también sintieron tristeza cuando vieron la tumba sellada donde el cuerpo de Jesús fue puesto.


Pero por la mañana (Domingo de Resurrección), abre el horno y reparte las galletas. Notar que tienen grietas. Y la sorpresa es que por dentro están huecas. 

Explicar que el domingo cuando los seguidores de Jesús llegaron a la tumba, descubrieron que estaba vacía. Jesús había resucitado. Y fueron a compartir la noticia. Ayudar a los niños a compartir las galletas y a contar las Buenas Nuevas de que Jesús está vivo.

Leer Mateo 28: 1-9.

Susie

Crecimiento Personal, Familia

Explorando el mundo en la sobremesa

Hola, soy Susie … con una idea para cuando recibas invitados en casa. Ahora que el tiempo es mejor, es un buen momento para recibir en casa a nuevas familias o personas que hayas conocido este año.  En España hay personas de todo el mundo, y te animo a invitar a casa los amigos internacionales que tengas o que quieras conocer mejor.

Uso un atlas mundial como un registro de invitados. Esto funciona entre familias y parejas, y es genial para solteros.  Después de comer, en la sobremesa, sacamos el atlas e invitamos a cada persona a mostrarnos en el mapa ese lugar donde nació o se crió. ¿A quién no le gusta hablar de su historia personal?  Los demás pueden preguntar y comentar, y es un tiempo de aprender mucho de primera mano sobre otra cultura. 

Luego, pido que cada invitado esriba su nombre y lugar de origen en un papel que guardo dentro del atlas en la página del mapa de su país. Es una manera simple de mostrar interés en mis invitados y profundizar en el conocimiento de su familia y cultura; además, sirve para recordar momentos gratos de compañerismo. 

Este atlas funciona como registro de invitados, y es un recordatorio para mi familia de que cada persona y cada cultura tienen valor, porque somos creados por el mismo Dios quien ama a todos.  

Porque Dios amó al mundo y envió a Su Hijo … Evangelio de Juan 3:16 

Susie