Crecimiento Personal, Salud y Belleza

10 Hábitos saludables que combaten a la ansiedad

Es un asunto cada día más relevante en el mundo de hoy.

Esta publicación está basada en un artículo de una revista digital brasileña llamada M de Mulher.  No es una tradución pero está basado e inspirado en el artículo.  Todas las fotos son de Pinterest.

1) Prestar atención a la alimentación.

Muchas buscamos refugio en la comida. Por lo tanto, cada vez que nos sentemos para comer, hay que prestar atención a la comida, comer despacio y masticar bien los alimentos. Esto proporcionará una mayor sensación de saciedad.

2) Ejercicios Físicos.

Si quieres hacerte con el control de las reacciones de la mente y el cuerpo, maximiza los ejercicios. Las situaciones de estrés y tensión están directamente relacionados con la ansiedad. Por lo tanto, para combatirlo, la actividad física puede ser una gran alternativa.

3) Evitar los estimulantes.

La ansiedad  puede ser estimulada sin que nos demos cuenta. Por lo tanto, evitar el alcohol, las bebidas con cafeína, té verde y los cigarrillos. Estas sustancias son estimulantes y pueden aumentar los sentimientos de nerviosismo.

4) Cuida tu ambiente

La ansiedad se asocia con los excesos. Así que cuando llega el momento de relajarte (durante las comidas, por ejemplo) escapa de ambientes agitados y evita distracciones como ver la televisión, usar el ordenador o el teléfono. Esto te ayudará a tener una comida tranquila, adecuada y agradable.

5) Controlar el azúcar

En el momento de la ansiedad, muchas personas optan por comer dulces. Si el deseo es grande, dar preferencia a los alimentos bajos en calorías, como la gelatina, postres con fruta o la misma fruta.

6) Cambiar de enfoque.

Tenemos la tendencia de enfocarnos en los alimentos. Desvía el enfoque y busca otras actividades como escuchar música o ver a una película. Hay que centrarse en la importancia de tener un pasatiempo como vía de escape.  Siempre habrá una alternativa.

7) Los tés e infusiones.

Los tés que contienen sustancias sedantes suaves también ayudan en el auto-control. Dar preferencia a las infusiones de valeriana, manzanilla o tila. Hay una gran variedad en el mercado.

8) Concentración y respiración.

Por lo general en momentos en los que la ansiedad es alta, hay cambios en la respiración, que pasa a ser rápida y corta. En estos momentos, es esencial concentrarse y lentamente dejar que la respiración sea completa y profunda.

9)  Ocupar la mente.

Dentro de lo saludable, mantén tu vida completa en actividades para tu mente.  Si la mente está ocupada, hay menos espacio para los pensamientos que te llevan a la ansiedad.

10) Conócete a ti misma.

Algo muy importante es conocerse y comprender los puntos que deben ser mejorados. Averigua cuáles son tus debilidades para trabajar en ellas. Este proceso ayuda a controlar la ansiedad.

Pensamientos finales:

Espero que os haya sido interesante.  A mí me gustaron estas ideas porque son muy prácticas.  Veo que mi fe y confianza en la Biblia se entrelazan con estos consejos y hay valores bíblicos que se encuentran en todos los puntos.  Uno de los más importantes para mí es el control de la mente y de mis pensamientos.

Yo he desarrollado la disciplina de echar lo negativo y llenar mi mente con pensamientos buenos.  No es algo natural para mí pero estoy progresando en ello.  Estos versículos me han inspirado para hacerlo.

Por último, hermanos, piensen en todo lo verdadero, en todo lo que es digno de respeto, en todo lo recto, en todo lo puro, en todo lo agradable, en todo lo que tiene buena fama. Piensen en toda clase de virtudes, en todo lo que merece alabanza.

Filipenses 4:8

y toda altanería que pretenda impedir que se conozca a Dios. Todo pensamiento humano lo sometemos a Cristo, para que lo obedezca a él.

2 Corintios 10:5

No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Romanos 12:12

Mara