Salud y Belleza

Maquillaje después de los 30

¿Qué cuidados debemos tener?

¡Hola mujeres! ¿Cómo estáis? Hoy vamos a hablar de unos cuidados que deben duplicarse después de los 30.

Los cuidados deben venir de adentro hacia afuera. Una buena nutrición es parte de este cuidado para mantener la piel exuberante, el uso de protector solar debe ser diario, incluso en los días fríos.

  • Para comenzar a maquillarse, la piel debe estar muy limpia e hidratada.
  • La base debe ser líquida y no se recomienda aplicar mucho polvo ya que potencia las líneas de expresión.
  • Sigue un paso a paso muy simple para que tu piel luzca increíble:
  • Lavar con jabón específico para su piel;
  • Hidrata en caso de que tengas la piel muy seca, ya que las personas de piel grasa o mixta pueden saltarse este paso y aplicar protector solar, puede ser con o sin color.
  • Si no tiene, aplique la base líquida de su tono de piel, es una capa muy fina de polvo solo para sellar la base. Usa un rubor para darle un aspecto saludable e iluminador.

¡Un paso a paso muy fácil que te hará aún más bella!

Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos,

sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios.

1 Pedro 3:3-4

Andréia

Salud y Belleza

La protección todo el año

¡Adiós al verano!

¿Adiós al protector solar?

Como cantaba el Dúo Dinámico “el final del verano llegó y tú partirás”. Una hermosa balada escrita en la década de los años 60. Quizás otras la recordarán por el último capítulo de la emblemática serie de televisión: “Verano Azul”. De todas formas, aquí tenéis el enlace del video precioso para que podáis disfrutar :http://www.rtve.es/alacarta/videos/verano-azul/final-del-verano-llego-tu-partiras/2689541/

Según el calendario, cambiamos de estación del año en el Hemisferio Norte. Existen varias circunstancias de las cuales hemos empezado a ser conscientes en las últimas décadas, como pueden ser: el deterioro en la capa de ozono, el calentamiento global o cambio climático, etc. Todo esto nos lleva a experimentar que el verano se retrase en empezar o que se vaya alargando en el tiempo y que las altas temperaturas nos afecten cada vez más de forma directa a nuestra piel, entre otras cosas.

Por este motivo, el uso del protector solar o bloqueador solar , como le llaman en algunos países, se ha ido generalizando. La realidad es que no importa el color de nuestra piel; todas estamos expuestas al sol, no solamente en largas horas tendidas en la arena de la playa. Aunque este no es un artículo que pretende realizar un estudio comparativo sobre la amplia gama de este producto de venta en farmacias y supermercados o una recomendación del mejor SPF (Sun Protection Factor), solo mencionaré que en efecto, su uso debe ser cada vez más común y cotidiano.

Pero ¿somos realmente conscientes de su consumo a lo largo del año? Así es queridas amigas, el protector solar o bloqueador debe aplicarse a diario y de forma constante durante todo el año. Por supuesto, que en el caso de bebés y niños, la aplicación de este producto debiera ser de obligado cumplimento. Sin olvidar a las personas que presentan piel con muchos lunares o piel atópica que puede estar sufriendo por dermatitis o soriasis.  Estas necesitan una atención especializada, además del cuidado diario.

Y alguna me puede preguntar ¿pero y para que sirve que me proteja del sol? Los efectos dañinos que nos puede causar una sobre exposición al sol o actividades al aire libre sin protección pueden ser: quemaduras irregulares en nuestra piel, manchas en nuestra piel, lunares irritados o finalmente melanoma, entre otros. 

Queridas amigas, no dejemos de cuidar nuestra piel ni de cuidar a nuestros más allegados. Como el patriarca Job le dice a Dios en el capítulo 10:11 – 13. “ me vestiste de piel y carne. Y me tejiste con huesos y nervios. Vida y misericordia me concediste. Y tu cuidado guardó mi espíritu. Estas cosas tienes guardadas en tu corazón; Yo sé que están cerca de ti”.

Nilda