Mujeres que Inspiran, Salud y Belleza

Crema natural para después del sol y unos pensamientos: ¿cuánto vales?

Compartimos una receta totalmente natural al final de esta publicación … no sé la pierdas.

Hace unos días atrás estaba viendo por televisión a una mujer famosa hablando de su trayectoria que incluye el mundo empresarial, belleza, fama y música. Es multimillonaria. Muchas mujeres quieren ser como ella. Ha triunfado en muchas áreas, pero en su interior existe el vacío: dolor de los fracasos amorosos y baja autoestima. Muchas veces nos enfocamos y hasta queremos ser como algunas de estas famosas, pero en realidad quien da el valor que buscamos, exterior e interior, es Dios.

Ester era una mujer extremadamente bella. Dios la bendijo, y al leer sobre su historia se puede ver que todo tenía un propósito. Esa belleza fue la que ayudó que lograra entrar al palacio del rey y pudiese salvar a su pueblo judío. Dios, a cada una de nosotras, nos dota con diferentes dones: unas cantan, otras escriben, dan clases, etc. No deberíamos compararnos las unas con las otras porque cada una está aquí en este mundo para cumplir un propósito único.

He visto mujeres con una belleza impresionante pero cuando las conoces en profundidad, hasta parece contradictorio: son “feas” porque son superficiales, vanidosas, y huecas por dentro. Ester era una mujer bella y llena de Dios, obediente y llena de sabiduría.

De ella aprendemos:

  • Una mujer que pone su confianza en Dios, Él la pone en gracia delante de todos.
  • La inteligencia, integridad y valor son importantes, aún en nuestros días.
  • No dejes que lo bueno lo llamen malo, ni lo malo bueno, sé una mujer temerosa de Dios y que sea agradable a sus ojos.
  • Todas somos hermosas porque Dios no se equivoca.  ¡¡Ámate!!

UNA ORACIÓN AL SEÑOR

Padre, queremos ser como Ester. Queremos ser mujeres piadosas, sinceras, y auténticas. Queremos ser mujeres conforme a tu corazón, queremos servirte en donde nos pongas y que seamos luz. Permíteme mirarme tal como tú me miras y no permitas que las cosas de este mundo me desenfoquen.  Danos esa valentía que tuvo Ester para enfrentar a cada uno de los obstáculos y no tomar decisiones por nosotras mismas. Gracias por dirigir nuestros pasos en esta vida. En el nombre de Jesús. Amén

Ahora que comenzó el verano, comparto esta receta:

GEL RELAJANTE PARA DESPUÉS DEL SOL

(Propiedades relajantes y anti-inflamatorias)

240 ml de aloe vera en gel

12 gotas de aceite esencial de camomila

12 gotas de extracto de caléndula

12 gotas de aceite esencial de geranio

12 gotas de aceite esencial de lavanda

12 gotas d aceite de hemp.

Mezcla todo, ponlo en una botella de cristal y te lo pones por todo el cuerpo después de tomar el sol.

JELISA

Salud y Belleza

Crema hidratante natural

Hola chicas, os traigo hoy una receta de crema hidratante que aprendí a hacer con una amiga que me ha regalado y luego nos enseño como hacerlo en nuestro taller de manualidades. 

¡Gracias Crystal por compartir con nosotros la receta!

¡Es tan buena de olor y textura que me encanta el resultado, la utilizo a diario! 

Ademas de muy sana, sin adictivos químicos nocivos a salud.

¡En navidad me hago unas cuantas para regalar!

Ahí va la receta:

– Aceite de coco a gusto, cuanto quieras, como 3 tazas por ejemplo.

– 1 sobre de te verde, yo utilicé el Macha

– Aceite esencial de lavanda unas gotitas

Derretir el aceite de coco sin dejar hervir, sacarlo del fuego y añadir el sobre de té y las gotas de aceite esencial, mezclar bien y dejarlo enfriar. Cuando este cuajando batir con la batidora hasta que se quede una crema suave, aireada y sedosa.

¡Ya está!

Ahora solo guardar en un tarro bonito, decorar y utilizar o regalar.

Me encanta el texto de Proverbios 31 que habla sobre la mujer,  en el verso 30 dice:

Engañoso es el encanto y fugaz la belleza;

la mujer que respeta al Señor es digna de alabanza.

La belleza exterior es fugaz pero la relación con el Señor nos hace tan bien internamente que refleja en nuestro rostro y actitudes. Nos trae salud al cuerpo y a alma.

¡El Señor es nuestro tesoro más preciado!

Sueli