Crecimiento Espiritual, Crecimiento Personal

Teresa de Ávila

Aunque pueda parecer, hoy no hablo de religión. Si quieres darme una etiqueta, profeso una fe en Cristo y soy parte de una Iglesia Protestante Evangélica. Sin embargo, no creo en la “religión” en sí, creo en una persona, Jesús. Creo que me gusta más la etiqueta menos conocida: Seguidora de Cristo.  

Siempre me ha interesado conocer la biografía de hombres y mujeres que fueron instrumentos a lo largo de sus vidas.  Muchos de ellos fueron tenidos como excéntricos, raros. Así son todos considerados, cuando van contra corriente. La vida cristiana es así, es nadar hacia una dirección cuando todo te invita a ir hacia otra dirección.

Me gusta leer que vez tras vez, Teresa de Ávila volvía a la disciplina de la oración y allí encontraba paz. Dios nos habla a través de la Biblia y de la oración.  Cultivemos estas disciplinas para oír a Dios y encontrar paz.  

Me gusta mucho lo que he leído en este trabajo de disertación de un cristiano protestante estudiando la vida de Teresa de Ávila:     

“La cruz de Cristo nos descubre como hijos de la misma gracia, y como amigos de la misma comunión del Espíritu.  En esta comunión, bajo la cruz, Teresa de Ávila no es solo una “santa” o una “doctora” española, sino, y sobretodo, hermana de todos los amigos de Dios en la tierra.”
Trabajo completo AQUÍ

Algunos de los escritos de Teresa de Ávila: 


“En la cruz está la vida, y el consuelo, y ella sola es el camino, para el cielo.”
“Nada te turbe, nada te espante, todo se pasa, Dios no se muda, La paciencia,  todo lo alcanza, Quien a Dios tiene, nada le falta. Sólo Dios basta.”
“Vivo sin vivir en mí, Y tan alta vida espero, Que muero porque no muero.”

LA CRUZ

La Cruz

En la cruz esta la vida. Y el consuelo,

Y ella sola es el camino para el cielo.

En la cruz esta el Señor de cielo y tierra

Y el gozar de mucha paz, aunque haya guerra,

Todos los males destierra en este suelo,

Y ella sola es el camino para el cielo.

De la cruz dice la Esposa a su Querido

Que es una palma preciosa donde ha subido,

Y su fruto le ha sabido a Dios del cielo,

Y ella sola es el camino

Para el cielo es una oliva preciosa

La santa cruz, que con su aceite nos unta y nos da luz.

Toma, alma mía, la cruz con gran consuelo,

Y ella sola es el camino para el cielo.

Es la cruz el árbol verde y deseado

de la Esposa que a su sombra se ha sentado

Para gozar de su Amado, el Rey del cielo,

Y ella sola es el camino para el cielo.

El alma que a Dios está Toda rendida,

Y muy de veras del mundo desasida

La cruz le es árbol de vida y de consuelo,

Y un camino deleitosoPara el cielo.

Después que se puso en cruz El Salvador,

En la cruz esta la gloria y el honor,

Y en el padecer dolor, vida y consuelo,

Y el camino seguro para el cielo.

Espero que este texto te pueda infundir el deseo de conocer más de Cristo, quien nos invita a todos a una vida de devoción, a ser diferentes, y a mirar a la cruz.

Mara